Estado de derecho, concejo sin derecho y ex-hijos adoptivos

La Nueva España

La Nueva España

Se supone que al filibustero Rodrigo Rato Figaredo se le retiró el nombramiento como Hijo Adoptivo de Gijón por acuerdo del pleno municipal de 14 de noviembre de 2014.

Decimos «se supone» porque a dicho acuerdo apenas se le ha dado publicidad. Porque vino tras la renuencia explícita y burlona de la alcaldesa casquista Carmen Moriyón, que lo dilató cuanto pudo. Porque vino precedido por las idas y venidas de los concejales y dirigentes del PP local, tan pronto en contra como a favor. Porque el final de las dudas fue de astracanada, con un portavoz del Partido Popular (Manuel Pecharromán) afirmando que «a los políticos honestos [sic] les asquea la corrupción y la falta de ética de los corruptos y por este motivo el PP ha decidido apoyar la propuesta», poco antes de que saltaran sus propias andanzas de micro-Rato.

Y porque no vino acompañada de la retirada del título de Hijo Predilecto de Gijón al infame genocida Santiago Carrillo Solares, promovido por el PP (la recordada Pilar Fernández Pardo) el mismo año de 2010 que le trajo el galardón al político saqueador de cajas de ahorros, bancos y haciendas.

También porque la alcaldesa Carmen Moriyón Entrialgo nunca ha explicado su rechazo a retirarle el honor indebido al saqueador. ¿Por no volverse atrás, ella que tan encomiásticamente lo alabó en la entrega de galardones? ¿Por instrucciones de su fundador y jefe perpetuo, Francisco Álvarez-Cascos Fernández? ¿O por historias de Leones y Rotarios?

Por eso en Voluntad hemos venido dando la lata con el asunto aún después de esa supuesta retirada del galardón. Especialmente en nuestra cuenta de Twitter.

Rodrigo Rato, mientras tanto, vuelve mañana al banquillo. En un verdadero Estado de derecho, en un Estado de justicia, le habrían dado garrote vil en plaza pública hace ya tiempo. (Quedaría magnífico un cadalso en la Plaza del Marqués). Por supuesto, Santiago Carrillo no habría muerto en la cama. Y es probable que ningún concejal de Gijón de los últimos cuarenta años se hubiera librado de las galeras.

Deja un comentario

Archivado bajo 02.- Gijón, 05.- España, Justicia social, Política local

Consejos de buena voluntad para AGROPEC

Como este año no parecen haberse molestado en hacer cartel ad hoc (el que aparece en algún sitio es el del año pasado, con las fechas de éste) ponemos el de la Feria Internacional de Avicultura, Colombicultura y Cunicultura «Villa de Gijón» que se celebra dentro de AGROPEC

Como este año no parecen haberse molestado en hacer cartel ad hoc (el que aparece en algún sitio es el del año pasado, con las fechas de éste) ponemos el de la Feria Internacional de Avicultura, Colombicultura y Cunicultura «Villa de Gijón» que se celebra dentro de AGROPEC

 AGROPEC (Feria del campo y de las industrias agrícolas, ganaderas, forestales y pesqueras), actualización un tanto pretenciosa de la Feria de San Miguel, sigue siendo una cita de interés, a pesar de las frankenvacas y otras extravagancias. Dio comienzo ayer viernes y continuará, si Dios quiere, hasta mañana domingo.

Quizá habría sido más razonable celebrarla el próximo fin de semana, por la mayor cercanía a la festividad de la Dedicación de la Archibasílica de San Miguel Arcángel, 29 de septiembre, que es el jueves que viene.

Una primera visita deja sensaciones mezcladas. Las peores, las que se refieren al ruido. Haría bien la organización en prohibir a puestos, bares y chiringuitos que pongan música. Ahuyenta, desazona, desorienta, afea y sólo contribuye al ruido general, que perjudica a personas y animales.

Hablando de bares y chiringuitos, las concesiones y permisos deberían revisarse de acuerdo con una feria como ésta. Su calidad y aspecto son pésimos, e inexistente en ellos la oferta de comida tradicional, cervezas artesanas, vinos asturianos, sidra ecológica etc.

La venta directa de leche por parte de los ganaderos sería una excelente adición.

La presencia y promoción de razas y variedades autóctonas se agradece, pero debería ser aún mayor, preferente. Y es necesario animar a los agricultores del concejo de Gijón y los limítrofes para que participen. Su presencia es escasa (como grande es el mérito de los que sí acuden y exponen sus productos).

Y no confíen en los medios públicos (autonómicos y, especialmente, municipales) para su publicidad. Ni siquiera es adecuada la de las lamentables webs del Ayuntamiento de Gijón (prácticamente ignoran a AGROPEC y ni siquiera enlazan correctamente a páginas actualizadas).

Deja un comentario

Archivado bajo 02.- Gijón, 03.- Comarca, 09.- Medios, Carreño, Medio ambiente, Política local, Villaviciosa

Pretenciosidad paleta y cosmopolitista. Ni Gijón ni la cerveza se merecen esto

La Nueva España 30 de agosto de 2016
¿Asturies Summer Beer Festival?

¿Va a ser en la plaza de toros del Bibio, o en el Bibiu Bullring?

¿Cerveza para perros?

¿Se puede ser más ridículo?

Ya. En el mismo sitio, y con el mismo patrocinio y bombo consistorial, celebraron la Gijón Oktoberfest… En julio. Y en Gijón; que, como todo el mundo sabe, está en Baviera.

Los herederos y sucesores, claro, de los que empezaron a celebrar la Feria de Abril en Gijón, en los sevillanos tiempos del augusto Felipe González Márquez. Los socios de los que han empezado a comer el «Desarme» carbayón en Gijón.

Pero lo de la mezcla de «bablúa» e inglés en el título del invento éste septembrino, bate récords de ridículo, horterada, cutrez y cosmopolitismo paleto.

Llamarlo «Festival Asturiano de la Cerveza» sería quizá un poco pretencioso, pero correcto y cabal. Antidemocrático. Preconstitucional. Del «heteropatriarcado», vamos.

(Saben los lectores de Voluntad que en esta redacción nos gusta mucho la cerveza. Y la sidra. Y el vino).

Ayer patrocinaban estas cosas el PSOE e IU (de ello sabe mucho el promotor de la nueva ocurrencia cervecística, militante socialista destacado, beneficiado y protegido cuando atendía por Sergio Solares, antes de reconvertirse en Serxu, asturchale furioso); hoy las patrocinan Foro-PP-Podemos. La misma casta de horteras y paletos con aspiraciones. Y sin miramientos para con esta pobre villa de Gijón.

1 comentario

Archivado bajo 02.- Gijón, ¿Llingua?, Política local

VOLUNTAD instantáneo: @Voluntad_tuits en Twitter

@Voluntad_tuits
Sea retuiteando los mensajes de otros con información relevante para nuestros lectores, sea reenviando tuits ajenos con comentarios propios, o con nuestros propios mensajes, Voluntad mantiene una actualización permanente y ágil que puede consultarse aquí mismo, en la barra lateral derecha, o mejor aún en https://twitter.com/Voluntad_tuits.

Ni siquiera hace falta tener una cuenta en Twitter para consultar la nuestra. Quienes ya tengan la suya, harán bien en suscribirse a la de Voluntad.

Deja un comentario

Archivado bajo 01.- Voluntad, 02.- Gijón, 03.- Comarca, 05.- España, 07.- Enseñanza, 09.- Medios, 10.- Radio, ¿Llingua?, Carreño, Cofradías y hermandades, Cuba, Deporte, Hispanoamérica, Justicia social, Medio ambiente, Navidad, Política local, Sanidad, Villaviciosa

Qué poco cuesta. (Que aproveche)

Qué poco cuesta escribir un artículo, digamos, gastronómico. Que se lo pregunten si no a los (ir-) responsables del bilbaíno Correo ex Español, edición de Benavente para Gijón, cuya sección sobre fogones lleva décadas a cargo de, digamos, plumas inadecuadas.

Así, por ejemplo, Luis Antonio Alías se marcaba ayer una reseña de Casa Zarracina. Es un viejo chigre que siempre —quizá más antes— nos resultó simpático. Así que aprobamos el tono aprobatorio del artículo. Que merecía más que una rápida búsqueda en Google sobre el apellido y el topónimo Zarracina, alguna ocurrencia, alguna cursilería, alguna vulgaridad, y el recurso a lugares comunes más falsos que Judas, como el de que «Gijón siempre se sintió liberal» (Voluntad ha demostrado cumplidamente lo contrario, para ilustración de papagayos).

En fin. Hay que contribuir a mantener las pocas casas de comidas de toda la vida que nos van quedando. Aquí está la ocurrente reseña:

Casa Zarracina

Preserva sus platos y su ambiente con el cuidado de quien se sabe patrimonio histórico del barrio pesquero

El Comercio 24 de agosto de 2016
Hace mucho tiempo, igual que un cuento infantil, cuando Cimadevilla y el Carmen chocaban –allá donde luego se puso La Escalerona– con una muralla protectora del pequeño casco urbano, que los carlistas andaban sueltos y Gijón siempre se sintió liberal, alguien abrió este rinconín para servir vino de pellejo y sidra de zapica.

Que se apellidara Zarracina dice poco; hubo un Zarracina cuyas industrias manzaneras perviven, otro que fue alcalde. También se apellidaba así un jefe de la policía local de fines del XIX y la primera dama de honor de la reina de las fiestas de La Calzada en 1933. Y dos aldeas por Deva y Poago llevan tan sonoro topónimo.

La cosa es que casa Zarracina abrió en el centro de la vida gijonesa, esquina de la blasonada casa- torre de los Jove Hevia y de la capilla de San Lorenzo, con la vieja pescadería enfrente, de la Rampa al Campo Valdés, y tras las tiendas del aire, barracas que se ponían y quitaban en un santiamén. Pronto elegida por pescadores, tenderos, obreros y veraneantes disfrutó una rápida popularidad.

Pero fueron Juan Antonio y Enriqueta, al llegar la mitad del pasado siglo, quienes obtuvieron el principal título que los asturianos conceden a todo lugar integrado plenamente en el paisaje y el sentimiento de una población: «ye de toda la vida».

¿Cómo lo lograron? Ascendiendo del pincho a la tapa, y de la tapa al plato que cada temporada propone y marca: parrochines, bocartinos, sardinas, tortillas de merluza, angulas del Piles y La Cantábrica, chopas, arroces marineros, mariscos –¡qué centollos y centollas!–, bonito en raja y en rollo…

Allí, entre la barra y la sala, creció Rafaela, la heredera, que aprendió de su madre a preparar unas soberbias huevas de merluza –les güeveres que tomábamos los neños de Cimavilla para crecer fuertes oyendo lo de «meyor que’l caviar»–, y a servir oricios antes que el resto de restaurantes los pusieran en carta. Oricios partidos con mazu y comprados por paladas en el Campo Valdés, ambrosía inigualable excepto a la hora de limpiar las mesas y desatascar el fregadero de pinchos: Casa Zarracina les dio bandeja y reverencia reservándonos el placer y evitándonos el enojo. Y con los oricios llegaron unes fabes potenciadas por sus corales que Rafaela borda, igual que la tarta de queso, alternativa digestiva y gijonuda a la fabada y el arroz con leche.

Con Rafaela está Francisco, su marido, luarqués de Faedal al que conoció veraneando por el Occidente y que lleva tres décadas organizando bienvenidas y atenciones. Él propone un último recuerdo para Rogelio, el camarero cordial y simpático que se nos fue en junio de un infarto mientras paseaba: tristezas hondas aparte, no resulta mala forma de partir.

Casa Zarracina. Gijón

CASA ZARRACINA

Calle: Ventura Álvarez Sala, 4. Gijón

Teléfono: 985 34 14 27

Cocina y sala: Segundo Francisco Riesgo Pérez y Rafaela Riesgo Fernández.

Descanso: miércoles.

Sidra: Coro.

Media a la carta: 30 euros.

Tarjetas de crédito: sí

Deja un comentario

Archivado bajo 02.- Gijón

Fiesta de San Lorenzo. Su capilla sigue en manos impías; su Muro y su playa, hechos un desastre

La desacralizada y humillada Capilla de San Lorenzo

La desacralizada y humillada Capilla de San Lorenzo

Fiesta de San Lorenzo, diácono y mártir, hoy miércoles. Un año más sin celebraciones que merezcan llamarse así. Un año más, y van…, con su capilla gijonesa aún desacralizada, okupada por el Rotary Club. La capilla que da nombre al Muro y a la playa.

Rotarios que en estos años han okupado también el Partido Popular gijonés. Aunque bien pueda decirse que éste supone un hábitat natural para el ridículo y anticristiano club de origen gringo. Sin que ello suponga, naturalmente, que hayan descuidado a la Agrupación Socialista de Gijón: hasta Mapi Fernández Felgueroso se ha rotarizado.

Pobre Gijón.

Deja un comentario

Archivado bajo 02.- Gijón, Medio ambiente, Política local

Sí, este lunes 25 debería ser festivo nacional. ¡Santiago y cierra, España!

Primera plana de VOLUNTAD en la fiesta de Santiago Apóstol de 1956. Clic sobre la imagen para ampliarla

Primera plana de VOLUNTAD en la fiesta de Santiago Apóstol de 1956. Clic sobre la imagen para ampliarla

Con especial dolor lo decimos desde Asturias, cuyos reyes fueron los primeros en renovar el patronazgo de Santiago el Mayor. Recordábamos el año pasado cuántas localidades de la comarca de Gijón lo tienen también como patrono particular. Pero en esta era del PPSOE+C’s+Unidos Podemos, cualquier muestra de normalidad es rechazada por el establishment.

Pero que quede constancia. El lunes 25 de julio de 2016 es fiesta nacional —y de guardar—. Aunque no lo sea «estatal» ni «autonómica», ni de precepto vaticanosegundista.

(No esperen protesta de la Conferencia Episcopal. Tragaron, con gusto, hace ya unos cuantos años. Y ahora andan ocupados buscándole fiesta a San Martín Lutero).

El Patrón de España

Deja un comentario

Archivado bajo 01.- Voluntad, 02.- Gijón, 03.- Comarca, 05.- España, Carreño, Política local, Villaviciosa