Archivo de la etiqueta: impuestos

El Ayuntamiento de Gijón, otra vez indiferente a los intereses locales

Reverso de una notificación del Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica remitida por correo ordinario este año. Nótese, además del mal troquelado que mutila tanto la información como el documento de pago (en el anverso), la ausencia de la Caja Rural de Gijón entre las entidades bancarias mediante las que puede efectuarse el pago

El pasado viernes publicaba Voluntad una pregunta sencilla al Ayuntamiento de Gijón acerca del Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica, la impopular «viñeta»: ¿Cómo es posible que entre las entidades bancarias donde puede efectuarse el pago, no figure la Caja Rural de Gijón?

En la misma entrada se explicaba por qué no sirve de excusa que su gestión se haya cedido a los Servicios Tributarios autonómicos.

Aunque nos consta que Voluntad es seguido desde el consistorio, quisimos asegurarnos remitiéndoles la pregunta directamente, unos días más tarde, vía Twitter:

No ha habido respuesta.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo 01.- Voluntad, 02.- Gijón, 03.- Comarca, Justicia social, Política local

Pregunta sencilla al Ayuntamiento de Gijón

El Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica, la impopular «viñeta», es municipal. Aunque lo gestionen los Servicios Tributarios autonómicos.

Pues bien. ¿Cómo es posible que entre las entidades bancarias donde puede efectuarse el pago, no figure la Caja Rural de Gijón?

Tanto el facilitar los trámites a los vecinos de nuestro concejo, como la defensa de lo propio, son deberes de ese Ayuntamiento. Que tiene, o debe tener, peso más que suficiente para hacer valer sus criterios ante la administración autonómica.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo 02.- Gijón, 03.- Comarca, Justicia social, Política local

Hórreos y paneras, en peligro. (Aquí peligra todo)

Hórreos y paneras derribados por la ZALIA en San Andrés de los Tacones en 2009 (foto Luis Sevilla, El Comercio)

Hórreos y paneras derribados por la ZALIA en San Andrés de los Tacones en 2009 (foto Luis Sevilla, El Comercio)

La voracidad recaudatoria de los ayuntamientos democráticos ha extendido a hórreos y paneras el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). Ello a pesar de que el derecho consuetudinario asturiano, y el sentido común que tan bien queda reflejado en él, los considera bienes muebles. Esta medida viene a sumarse a una normativa enloquecida y enloquecedora y pone a nuestros hórreos en serio peligro de desaparición, como hace unos días destacaba hasta El Confidencial madrileño.

Ese peligro es grave en Gijón, y parecido puede decirse de los concejos limítrofes. Izquierda Unida de Gijón (olvidando angelicalmente su complicidad en la destrucción masiva de hórreos en el municipio) ha sorprendido con una propuesta bastante sensata: la de dejar exentos de IBI a hórreos y paneras de más de cien años. Extrañamente pacata, sin embargo, viniendo de un partido político tan dado a estridencias. Todos los hórreos y paneras deben quedar exentos de IBI.

¿Queda algo nuestro, de lo poco que nos han dejado, que no peligre bajo este régimen voraz, desvergonzado y torpe de Foro + Podemos + PP + PSOE + C’s + IU etc.?

Deja un comentario

Archivado bajo 02.- Gijón, 03.- Comarca, 05.- España, Carreño, Justicia social, Medio ambiente, Política local, Villaviciosa

Retraso en las devoluciones: ¿Agencia Tributaria o agencia electoral?

Forges - Le sale a devolverUna discreta encuesta nos lo confirma: son muchos los contribuyentes que este año aún no han recibido la devolución del IRPF, cuando en años anteriores la habían recibido meses atrás. Declaraciones sin problemas, presentadas temprano…

Además de la no disponibilidad de fondos (contra lo que muchos parecen seguir creyendo, el Gobierno del PP y de Rajoy deja al Estado más endeudado aún que lo encontró), la sospecha de otro motivo resulta inevitable.

Han convocado elecciones generales el 20 de diciembre.

Nadie en su sano juicio está satisfecho con el Gobierno del Partido Popular.

Pero el optimismo típico de esas fechas, incrementado por la paga extraordinaria de Navidad (ese recuerdo de la ominosa dictadura, para quienes, cada vez menos, aún cobren salarios estables o pensiones) y por la mayor disponibilidad de fondos que proporcionará la devolución, puede obrar milagros en las urnas. Resucitar muertos, quizá. El olor será lo de menos.

Deja un comentario

Archivado bajo 05.- España, Justicia social, Navidad

Teatro Jovellanos etc.

Tipos IVA entradas teatro en la Eurozona

Sin comentarios.

El PPSOE (y el FAC no es más que su intersección, o su intermedio) ha reducido el patio de butacas a patio de Monipodio.

Deja un comentario

Archivado bajo 02.- Gijón, 05.- España, Justicia social

¡Qué romántico!

Más abajo explicamos el porqué de este título. Dispersados los humos de les fogueres de San Juan, hoy, fiesta de su Natividad, La Nueva España nos brinda un artículo de Luis Miguel Piñera, que recuerda el ingenio y buen humor que reinaban en esta villa antes de su devastación por esta era argentina / de socialismo y cocaína (Valle-Inclán):

Algunos apodos en el Gijón decimonónico
Casi todos los vecinos de la ciudad tenían su nombre popular, sobre todo en Cimavilla
LUIS MIGUEL PIÑERA

En el pasado de Gijón, ¿habría algún ciudadano que no tuviera un apodo? Parece difícil, y además el mote pasaba de padres a hijos. Incluso alguno de esos apodos pasó al callejero local, por ejemplo, La Argandona, la hermana de Jovellanos, pero también varios más. El camino del Pintu, junto a El Sucu, se llama así oficialmente desde 1990 pero ya muchos años antes recordaba (porque la voluntad popular así lo quiso) a José Sánchez Suárez «El Pintu» famoso enterrador en Ceares, y que vivía en ese camino. Una calle emblemática de Cimavilla, la calle de Atocha, de hecho no recuerda a la que fuera -antes de Nuestra Señora de la Almudena- la patrona de Madrid. Nunca en Gijón hubo un culto especial a esa virgen de Atocha, ni su imagen estuvo en ninguna capilla local. La cosa es más prosaica. En antiguos libros de nacimiento, matrimonio y defunción vemos a vecinos de Cimavilla residentes en la calle de La Tocha, o La Toxa, un apodo sin duda. De vivir en la calle de La Tocha derivó la cuestión en vivir en la calle de Atocha.

¿Dónde podemos informarnos del tema de los alias y sobrenombres gijoneses? Por ejemplo en un trabajo del cura Enrique García Rendueles, fallecido en el año 1955, el autor de «Los nuevos bablistas» y la letra del «Himno a Covadonga». El largo nombre del manuscrito es «432 antiguos apodos de Gijón (1850-1890) anotados por D. Enrique García Rendueles, presbítero, con la colaboración de su padre D. Ricardo (1853-1928) y Doña Rufina Morán la Bandera», y se puede consultar en la Biblioteca Asturiana del padre Patac. Pero además Vicente García Oliva publicó un artículo sobre el tema en la revista «Lletres Asturianes», número 51 de marzo de 1994, titulado «Nomatos de Xixón recoyíos por don Enrique García Rendueles», y por supuesto está el trabajo de Luciano Castañón titulado «Apodos y sobrenombres de Gijón». Primero se publicó en el Boletín del RIDEA (número 114, año 1985) y luego en la antología sobre Castañón titulada «Escritos Gijoneses». También vemos una larga lista de apodos gijoneses en la prensa local del 25 de abril de 1887 y en el libro «Cimadevilla recuperada. Atlas playu» que la asociación de vecinos Gigia editó en el año 1999. Anotamos algunos de esos apodos recogidos de esas fuentes.

DE HOMBRES: El Fungu, El Porcelanu, El Güérfanu, Esparteru, El Princesu, Toliví, El Talaboru, Perico el Bolo, Xuan el Francés, El Casín, Palombín, Xuan del Aire, Xuan de los Trapos, Perico Pión, El Frayau, El Tanfonín, Patacú, Antonio saca el rau, El Truenu de Xixón, Juan de la Fandanga, Pachuchenora, Sietededos, Andresín de Marixuaca, Blancofino, Casimiro el Güevu, Xuaniquera, Joaquinillo Rodajas, El Esperteyu, Mingo Hueco, El Tronu, Ginigini, Xuan de los Cuentos, El Mariquetu, Quince Nietos, Cigoreya, Coxu la Palanca, Bemol, Peluca, El Penosu, Papones el Carlista, El Desoreyau, El Zancarru, Guapitamente, Madruga, El Mamón, El Morcilleru, El Gochín, Barriguina, El Chepa, El Calafate, Cara de Cádaba, Llagrimina, Garibaldi, Filimiquis, Churulú.

DE MUJERES: La Funga, La Marota, Gasparina, La Millota, La Muerte, La Escapadita, Cagarriales, Zampuca, María los Perros, Juana el Majo, La Pesamentera, La Xícara, La Balumba, La Esguanchada, La Quinciana, Gala Ventanes, La Musela, La Pucha, Rita el Fornu, La Zapica, Viuda los Dentones, La Fandango, La Fraila, La Perola, La Guatusca, Mil Hombres, María los Buscaniños, La Farruca, La Chiguirita, La Culopera, La Cacarañada, La Chuchona, La Pedorrea, La Muda, La Chaquetona, Colegiata, Colasa Peseta, La Coxa la Palicia, La Faldapa, Lechepresa, Les de la Estafeta, La Cebona, La Xata la Mula, La Castañona, Tina Santa, Les Entrometes, La Chigra, La Peruya, María la Pondala, La Levita, María la Pelada, Trafulca, La Toxa, La Vigarina, La Truchera…

(Echamos de menos, saltando al otro lado de San Lorenzo, a la hoy castigada Guía, por ejemplo, algunos tan distinguidos como la Pifa y su hijo el Pifu, asociados para siempre a la mejor caldereta imaginable y a una casina del siglo XVIII que la especulación se empeñó en derribar. Aunque se nos pueda objetar que aquello es el concejo de Gijón, pero no la villa).

Lo malo de los estudiosos actuales suele ser que su formación tiene grandes fallas. Luis Miguel Piñera, por ejemplo, parece ignorar que en «el pasado de Gijón» no había ningún «ciudadano» (Aux armes, citoyens…); había vecinos. Parece ignorar también que «cura» es el sacerdote encargado de una parroquia; en sentido estricto, curas sólo lo eran los antiguos párrocos propietarios. Así que el «cura Enrique García Rendueles» no existió nunca; sí, en cambio, el presbítero don Enrique García-Rendueles, buen latinista y carlista distinguido, capellán que fue de la Juventud Jaimista local, entre otras cosas. Voluntad ya ha abundado en la importancia que tuvo el carlismo gijonés, y el artículo precedente viene a confirmarla, tanto por vía de autores como de apodos.

Tanta importancia, que para eliminarla el frentepopulismo local parece haber adoptado una nueva táctica. A la supresión de nombres (como antes suprimían a los hombres) añaden el falseamiento.

Falseamiento tan mal hecho que sólo los dineros que la rapiña consistorial arrebata a los gijoneses le consiguen algún eco. En la agenda de la edición gijonesa del mismo diario, por ejemplo: «En el salón de recepciones del Ayuntamiento de Gijón, a las 19.00 horas de hoy, tendrá lugar la presentación del libro “Del romanticismu al rexonalismu: escritores carlistes na lliteratura asturiana”, con el que el escritor Javier Cubero ganó el II Premio de Ensayo Fierro Botas. La entrada es libre».

¡Caramba! El Ayuntamiento de Mapi Fernández Felgueroso y de Vicente Alberto Álvarez Areces (del que sólo hace unos días volvía a recordarse una nueva supresión de nombres, carlistas unos, de bienhechores otros, del callejero gijonés), ¿premiando y promocionando un libro sobre escritores carlistas?

Empecemos por el autor. Europa Press tenía ayer la humorada de llamarlo «escritor y estudioso». Hombre, escribir sí que escribe, sobre todo en Internet, en mil cuadernos de bitácora, foros y Wikipedias; o más bien copia y pega (y deforma un poco), como ha hecho con contenidos de Voluntad, sin citar la fuente. Estudioso, en cambio, es algo que no le cuadra mucho, a juzgar por su historial académico. La ficción, por el contrario, sí que se le da bien al rapacín: él solito se ha inventado un supuesto «Partíu Carlista d’Asturies», de existencia meramente virtual y un solo y exclusivo miembro, él mismo (el único partido carlista de Asturias es, como es sabido, la Comunión Tradicionalista). El probe, en su afán por reescribir la realidad, llega a referirse al catedrático y periodista Guillermo Estrada Villaverde, ministro de Carlos VII y yerno de Juan María Acebal, como «presidente del Partido Carlista de Asturias», términos y cargos inexistentes en tiempos de Estrada, y aún hoy. El Carlismo nunca ha tenido «presidentes».

Sigamos por el premio. Lleva el nombre de Federico González-Fierro Botas, S.I., q.s.g.h. ¿Un Ayuntamiento laicista, homenajeando a un jesuita? González-Fierro, a quien Dios haya perdonado, era uno de esos modernistas que no están muy seguros de creer en Dios, y tampoco les importa. En la línea secularizada de los arrupitas, le dio por «lo social» (entendido a la izquierdista manera) y, luego, por el bablúa ese que empezó a inventarse en la década de mil novecientos setenta. En esa jerga está escrito el librito premiado. Poco que ver con el bable en que escribían Juan María Acebal, el Obispo Manuel Fernández de Castro o Enrique García-Rendueles (carlistas) o el Padre Galo Fernández (simpatizante). Pero sí tiene que ver con los analfabetos delirios de la «Concejalía de Cooperación Internacional, Cultura Tradicional y Política Lingüística», o sea, con el comunista Jesús Montes Estrada, alias Churruca, que oficiará la presentación del librín de marras.

¿Cómo, pues, con semejantes mimbres se teje el cesto que presentan hoy en el salón de recepciones (sic) del Ayuntamiento? Puede explicarlo la conexión paterna del autor con la tela de araña de la extrema izquierda subvencionada; añádase la también paterna amistad con el fabulador Francisco Prendes Quirós, máximo calumniador local contra el Carlismo, socialista instalado consorte y mapista reconocido, informal pero permanente asesor «cultural» de la Alcaldesa.

El Frente Popular municipal no dispone de nadie intelectualmente solvente: tienen que echar mano de cualquier cosa. Según Europa Press, al hablar de los autores citados el rapaz «relaciona su ideología [sic] carlista con el movimiento romántico europeo de la época». El Carlismo, que es el tradicionalismo político español, no tiene nada de ideología, ni de europeo, ni de romántico. No hay romance, pues, entre el socialcomunismo local y el Carlismo: hay desvergonzada ignorancia e invención fallida. Lo que la troupe de la Mapi paga con lo que nos quita.

2 comentarios

Archivado bajo 01.- Voluntad, 02.- Gijón, ¿Llingua?, Política local