Archivo de la etiqueta: principado

Se constata que a ALIMERKA y a COGERSA les importa poco el reciclado de materiales peligrosos

El 16 de febrero último hablaba Voluntad de lo difícil que resulta llevar bombillas LED a reciclar, a pesar de la publicidad de COGERSA. Y de la ausencia de contenedores para ese fin en los supermercados de ALIMERKA, por ejemplo.

Por ver qué nos podían decir ambas empresas, se les dirigió un tuit directo con enlace a nuestra entrada:

¿Saben cuáles fueron las respuestas?

Lo han adivinado. No las hubo.

Deja un comentario

Archivado bajo 01.- Voluntad, 02.- Gijón, 03.- Comarca, Carreño, Medio ambiente, Sanidad, Villaviciosa

Ideas «luminosas». Lo difícil que resulta llevar bombillas LED a reciclar

«Una vez que llegan al final de su vida útil lleva las bombillas fluocompactas, los fluorescentes y las bombillas LED a un punto limpio de COGERSA o a un establecimiento de venta [de] iluminación donde encontrarás los contenedores adecuados para su depósito. De esta forma garantizas su correcto reciclado».

«Una vez que llegan al final de su vida útil lleva las bombillas fluocompactas, los fluorescentes y las bombillas LED a un punto limpio de COGERSA o a un establecimiento de venta [de] iluminación donde encontrarás los contenedores adecuados para su depósito. De esta forma garantizas su correcto reciclado».

Bueno. Ya ven arriba las indicaciones que da COGERSA (Compañía para la Gestión de los Residuos Sólidos en Asturias, Sociedad Anónima Unipersonal) para el reciclado de bombillas. Lo tomamos de la ficha Bombillas de su Carpeta del reciclaje, http://www.cogersa.es/metaspace/file/52241.pdf.

Tras terminar su vida útil, las bombillas LED, así como las fluocompactas o «de bajo consumo», resultan tremendamente contaminantes. ¿Un viaje a un punto limpio para tirar una bombilla? A no ser que se viva al lado, es poco realista plantearlo. A la mayoría de los vecinos de Gijón y su comarca los puntos limpios les quedan lejos. ¿Almacenarlas en casa para poder llevarlas más adelante, con el riesgo de rotura y contaminación? Poco realista también.

Ah, pero tenemos la solución. Llevarlas «a un establecimiento de venta [de] iluminación donde encontrarás los contenedores adecuados para su depósito».

Hoy la compra de bombillas se efectúa sobre todo en grandes superficies y, especialmente, en grandes y medianos supermercados, próximos a las viviendas.

Pues pruebe usted a depositar las bombillas que ya no funcionan en los supermercados ALIMERKA, la mayor cadena de Asturias. Seguramente va a encontrarse con que no tienen contenedores para ellas. Le tocará volver a casa con la bombilla vieja, procurando que no se rompa con tanto trajín. No son los únicos supermercados o hipermercados que no disponen de contenedores para bombillas y fluorescentes.

(El caso de ALIMERKA es en esta ocasión especialmente desafortunado. Porque venden bombillas CEGASA, lo cual es muy de agradecer. A buen precio y de calidad razonable; la principal de las marcas españolas del sector que aún sobreviven. Aunque parte de sus productos estén ahora fabricados en China. Consecuencia, probablemente, de haber sido traicioneramente marginados por los Gobiernos de turno, como Voluntad explicaba hace ocho años).

¿No podría COGERSA ocuparse de que esos contenedores estén disponibles para el público en todos los puntos de venta? Así la voluntad de reciclar resultaría más creíble, y menos arduo el hábito de hacerlo. Así, de paso, sus responsables se distraerían de intentar colarnos una gran incineradora para acabar de asfixiarnos.

1 comentario

Archivado bajo 02.- Gijón, 03.- Comarca, 05.- España, Carreño, Medio ambiente, Política local, Sanidad, Villaviciosa

Marañuelas: ¿Carreño (y Gozón), expoliados?

Hace casi un año advertíamos en Voluntad contra el peregrino proyecto de «unificar» y poner uniforme oficial a las marañuelas de Candás (mejor, de Carreño) y de Luanco (mejor, de Gozón). Mas, ay, ya sabemos que la necedad se impone. Oficialmente, las marañuelas dejan hoy de ser de Candás y de Luanco para convertirse en «Alimentos del Paraíso Natural» con «sello de calidad del Principado». Una campaña, la de los «Alimentos del Paraíso Natural», que puede no haber sido mala idea, pero que está siendo gestionada de manera pésima. Pero, atención: si la redacción del Comercio es correcta, Carreño y Gozón habrían perdido la exclusividad del producto, algo que hasta ahora tenían sin necesidad de que nadie lo regulase. Negritas nuestras:

Les marañueles ya están en el Paraíso

Los tradicionales dulces de Candás y Luanco ya lucen el sello de calidad
La Consejería de Desarrollo Rural aprobó el reglamento de uso para su elaboración, aplicando los requisitos artesanales locales

Artesanas del horno de Luanco, durante el proceso de elaboración artesanal de las marañuelas. / P. G.-P.

Artesanas del horno de Luanco, durante el proceso de elaboración artesanal de las marañuelas. / P. G.-P.

Fue una carrera de largo recorrido que hoy alcanzará su meta final que no es otra que la garantía de un producto elaborado con los cánones tradicionales y artesanales. Así quedará recogido en el decreto que hoy publicará el Boletín Oficial del Principado de Asturias (BOPA), en el que el típico dulce candasín y luanquín contará con el amparo que ofrece el sello de calidad del Principado ‘Alimentos del Paraíso Natural’.

La consejería aprobó el documento definitivo del reglamento que regulará su producción. Para ello fue preciso unificar criterios y aprobar las diversas formas de elaboración, especialmente por parte de los artesanos de Candás. No fue así en Luanco al aceptar una sola fórmula de sus ingredientes. Ahora, con la entrada en vigor de la norma que regula su elaboración, cualquier artesano interesado podrá hacer uso de esta marca siempre y cuando se ajuste al método de confección descrito. Para garantizar estas condiciones, una firma externa se encargará de efectuar los controles anuales garantes del cumplimiento.

En el proceso se implicaron la consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales, la Unión de Comerciantes del Principado de Asturias y el Ayuntamiento de Carreño.

Así, la definición del producto queda como una «pasta seca a base de harina, mantequilla y azúcar con un peso aproximado de cuarenta gramos por unidad». En cuanto a las materias primas, las elaboradas en Luanco serán a base de harina de trigo, azúcar blanca, mantequilla de vaca, huevos enteros, yemas de huevo y limones.

La variante candasina supone el añadido de ingredientes como el anís y la canela, entre otros.

«Cualquier artesano interesado podrá hacer uso de esta marca». ¿Sólo de Carreño y de Gozón, como es de justicia, o también los «artesanos» de Avilés que ya la usan? ¿Y los de Gijón? ¿De la Pola? ¿De Peñamellera? ¿De Villalpando? ¿De Majadahonda? ¿De Pekín?

¡A ver si el escatológico titular debería ser más bien

Les marañueles ya están en el camposanto!

La protección del producto se impuso a las rivalidades locales

La historia de les marañueles de Candás y Luanco está marcada especialmente por la defensa de su origen. En el debate se escucharon muchas opiniones que, únicamente, dejaron claro que la única peculiaridad del dulce es su forma de presentación. O sea una maraña que simula algunos nudos empleados por los marineros. El resto, como la base de los productos empleados, son clásicos de la repostería con las peculiaridades del empleo de los huevos con su yema y clara o solo con yemas. Las variedades que se dan en su confección en Candás, con anís, canela y otros añadidos para potenciar el sabor también son empleadas en Luanco en las diferentes elaboraciones caseras.

Durante la tramitación del sello de calidad, los artesanos productores de ambas villas se olvidaron de estas diferencias, apostando por la protección de los productos que lo definen.

Lo dicho. Si la mostrenca redacción de la noticia que elabora El Comercio ha de entenderse literalmente, los elaboradores de marañuelas van a tener que lamentar no haber optado, ya que denominación querían, por dos diferenciadas: «Marañuelas de Candás» (o «de Carreño», las mejores) y «Marañuelas de Luanco» (o «de Gozón»). Ponerse en manos del Gobierno autonómico conlleva demasiados riesgos innecesarios.

 

Deja un comentario

Archivado bajo 01.- Voluntad, 03.- Comarca, Carreño, Política local

Babayu del mes

Recuperamos una iniciativa de hace cinco años, porque recién estrenado este mes de diciembre La Nueva España y el Club Prensa Asturiana de Gijón nos han proporcionado un candidato idóneo. Vean, vean el título y la ilustración de una noticia de hace dos días:

«El franquismo veía en otras culturas un peligro para la nación», afirma Inaciu Galán

El escritor repasa las dificultades de la lengua asturiana en la época de Franco

J.M.R. 02.12.2016 | 04:00
Inaciu Galán, ayer, antes de comenzar su ponencia. ENOL TEIJIDO

Inaciu Galán, ayer, antes de comenzar su ponencia. ENOL TEIJIDO

«El franquismo supuso un importante freno al desarrollo del asturiano». Así de contundente se mostró ayer el…

Les babayaes son de grueso calibre. (Lo es también, por cierto, la de La Nueva España al esperar que alguien pague una suscripción electrónica para leerlas). Los viejos seguidores de Voluntad quizá recuerden la entrada que dedicamos en 2009 a Oro negro, obra de José León Delestal que recibió el primer premio del Certamen de Teatro Asturiano convocado por VOLUNTAD (diario de F.E.T. y de las J.O.N.S.) en 1940. Sólo un año después de terminada la guerra. Estrenada ese mismo año por la Compañía Asturiana de Comedias, en Pola de Siero y en Gijón. Obra en bable, naturalmente. Lo que ingenuamente llamábamos bable, antes de que en la década de 1980, ya convertido en «bablúa» a imitación del euskera batúa, empezase a mutar en llingua asturiana. Poco más hay que añadir a aquella entrada de hace siete años. Recomendamos su relectura.

Treinta años tiene el rapaz de la foto, Ignacio «Inaciu» Galán, «escritor» y «periodista». Vividor, en realidad, del tetu de la «llingua», su única actividad conocida, que es negocio para muchos y pretende serlo aún más. A costa de los caudales públicos, por supuesto. De ahí la lucha por la «oficialidá», en la que se ha destacado nuestro candidato a babayu del mes.

—Oiga, ponga por lo menos babayu’l mes.

—De acuerdo. Por esta vez seamos llingüísticamente correutos.

Y mientras tanto, la pregunta inevitable. El Generalísimo Franco murió hace cuarenta y un años. ¿Cuándo dejarán de echar a su régimen la culpa de todo, incluso de los males inventados? Si la comparación —cosas de la «memoria histórica»— es con la Segunda República, quizá convenga recordar que fue la Constitución de ésta la primera —la primera en la historia de España— que proclamó lengua oficial al español o castellano. Lengua oficial en solitario, sin mención de ninguna otra. Quizá convenga también recordar que en Asturias el Frente Popular —el Frente Popular de los rojos, que se cargó la República ya en febrero de 1936, aunque ahora insistan en llamarlos «republicanos»— estaba formado por partidos centralistas y jacobinos. Quizá convenga también recordar que la práctica totalidad de los cultivadores de la literatura en bable, con muy pocas excepciones, se alinearon con el bando nacional. Y que los rojos mataron a alguno de ellos.

El que escribe tiene delante Tarronazos y Caxigalines, libro de Gabino Muñiz García-Robés Manín de la Llosa publicado en 1953. Uno de los muchísimos aparecidos bajo «el franquismu totalitariu y centralista». Entre sus páginas, un recorte de VOLUNTAD de 1957: «4 de marzo, fecha señera. Hace veintitrés años que se unieron Falange Española y las J.O.N.S.».

¡Qué persecución tan insoportable sufría el «asturiano»!

Sí. Va a haber que adjudicarle a Inaciu Galán el «babayu del mes».

Deja un comentario

Archivado bajo 01.- Voluntad, 02.- Gijón, 05.- España, 09.- Medios, ¿Llingua?, Política local

Ampliación del Musel, peor (y más dañina) que el Aeropuerto de Castellón

Un tribunal de Madrid requiere a Enagás

La Nueva España, domingo 27 de noviembre de 2016

Desde hace ya años es constante el goteo de noticias sobre las irregularidades en la ampliación del Musel (que desde el principio denunciamos en Voluntad por innecesaria, además de destructiva). A veces ese goteo se acelera; luego, no se sabe (aunque se intuya) por qué clase de presiones, disminuye. Estos últimos días se encadenan unas cuantas. Tomamos tres de La Nueva España. No reproducimos todo el texto; las negritas son nuestras. Empezamos por una de hoy, retrocedemos al domingo y volvemos de nuevo a este martes.

Enagás asegura que la sentencia del Supremo no le obliga a demoler la regasificadora

La compañía prepara el envío al Tribunal de las medidas tomadas para cumplir el fallo

M.C. 29.11.2016 | 03:15

Enagás, operador logístico del sistema gasista español y propietario de la regasificadora de El Musel, insistió ayer a través de un portavoz en que los fallos del Tribunal Supremo que anularon la autorización administrativa a la planta gijonesa no obligan a la compañía a su demolición.

Los servicios jurídicos de la sociedad están redactando el informe que ha requerido a la compañía el Tribunal Supremo, en el que explicarán qué ha hecho hasta el momento Enagás para «cumplir» la sentencia que anuló la autorización administrativa de la planta por incumplir el Reglamento de Actividades Molestas, Insalubres, Nocivas y Peligrosas (Raminp), que estaba vigente cuando se inició la tramitación administrativa de la planta de regasificación. El Raminp obligaba a construirla a más de dos kilómetros de cualquier núcleo habitado, lo que no ocurre en el caso de la regasificadora.

La instalación, que nunca ha entrado en servicio, terminó de construirse en octubre de 2012 y fue una de las justificaciones que en su día se dieron para la obra de ampliación de El Musel. Actualmente la planta permanece “hibernada” por decisión del gobierno central ante la caída de la demanda de gas natural en España.

Pero la literalidad de la sentencia y del requerimiento parecen contradecir la versión que ahora da ENAGÁS.

Un tribunal de Madrid requiere a Enagás para que derribe la regasificadora

La planta del puerto de El Musel nunca entró en servicio y costó 382 millones de euros

J.M. Ceinos 27.11.2016 | 04:47

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha requerido a Enagás, S.A. (la principal compañía de transporte de gas natural en España) y al Ministerio de Industria, para que en el plazo de diez días informen por escrito a dicho tribunal sobre las actuaciones que han realizado o prevén realizar para la demolición de la planta de regasificación de gas natural del puerto exterior de El Musel, que nunca entró en servicio. Contra la resolución del Tribunal Superior de Justicia de Madrid cabe interponer recurso de reposición.

Tras las denuncias presentadas por varios colectivos ciudadanos contra la construcción de la planta de regasificación, en 2013 el Tribunal Superior de Justicia de Madrid anuló la autorización administrativa para la construcción de dicha instalación, por lo que los demandantes consideran desde entonces que la sentencia debe conducir a su demolición.

Ya en el año 2008 la plataforma contra la regasificadora advertía de que la planta incumplía el radio legal de seguridad: 2.000 metros como mínimo con las viviendas más próximas, en este caso las situadas en el barrio de El Muselín.

La planta se construyó en terrenos de la ampliación de El Musel, después del compromiso adquirido, en septiembre de 2005, por el entonces presidente del Gobierno de la nación, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero. La regasificadora fue incluida en el plan energético nacional en 2006, tras haber sido excluida por los gobiernos precedentes del Partido Popular, con el argumento de que la instalación no tenía justificación, dado que en Bilbao y en la ría de Ferrol ya había regasificadoras.

La construcción de la regasificadora del puerto exterior de El Musel costó 382 millones de euros y, en su día, era una de las piezas del denominado «polo energético» de El Musel, que también se fue al traste.

La ampliación del Musel, un derroche obsceno (al que se añaden agujeros de millones y millones de euros sin justificar) para un puerto que cada día tiene menos tráfico:

La familia Ruiz de Velasco cierra sus oficinas en Gijón y Avilés

La sociedad naviera fundada en 1941 en Asturias y con sede actual en Madrid sale de Actividades Generales Portuarias

M.C. 29.11.2016 | 03:53

Ruiz de Velasco, uno de los operadores portuarios históricos en El Musel y el puerto de Avilés, va a cerrar sus oficinas en Asturias mañana miércoles y también acaba de salir del accionariado de la empresa estibadora Actividades Generales Portuarias S. L., que realiza los embarques de productos acabados de las factorías asturianas de ArcelorMittal.

Compañía de origen gijonés fundada en 1941 por Andrés Ruiz de Velasco, llegó a disponer en 1981 de una flota propia de 18 buques. La empresa cuenta actualmente con tres oficinas en España, su sede central en Madrid y las dos que va a cerrar en Asturias en Gijón y Avilés, respectivamente.

Su principal vinculación al mundo portuario asturiano era en los últimos tiempos las participaciones que tenían tanto Ruiz de Velasco S.A. como la familia Ruiz de Velasco Coca (a través de Inversora Técnica Financiera) en la estibadora Actividades Generales Portuarias, en la que estaban asociados al grupo Algeposa.

Tanto la sociedad de inversión de los hermanos Ruiz Coca como Ruiz de Velasco SA han salido a mediados de este mes del accionariado de Actividades Generales Portuarias. La salida se realizó mediante una reducción de capital de un millón de euros y una posterior ampliación de capital de 100.000 euros suscrita enteramente por Inversiones Algeposa, que ha quedado como accionista único.

En cuanto al cierre de las oficinas de Ruiz de Velasco en Gijón y Avilés, cesarán de hecho su actividad el 30 de noviembre, si bien la empresa mantendrá a uno de sus seis trabajadores hasta el cierre del ejercicio. En los últimos tiempos estas oficinas se dedicaban al despacho de aduanas y consignación de buques, fundamentalmente. Uno de sus principales clientes es Arcelor. El motivo aducido para el cierre es, al parecer, la falta de rentabilidad del negocio.

[…]

En 2006 una de las sociedades del grupo Andrés Ruiz de Velasco, Elogia, Energía y Logística, solicitó una concesión de 28.200 m2 en los muelles de La Osa para instalar una fábrica de biodiésel. No lo pudo hacer, al decantarse la Autoridad Portuaria por la oferta que presentó el grupo Jiménez Belinchón —tras abrir un trámite de competencia— aunque aquel proyecto nunca llegó a ejecutarse, renunciando la adjudicataria tras haber colocado la primera piedra.

La ampliación del puerto del Musel. Un escándalo con sordina. Recientemente definido como «el mayor latrocinio de la historia de Asturias», no sólo salpica, sino que empapa, a la Port Authority (la ridícula denominación cosmopolita y democrática de la que fue benemérita Junta de Obras del Puerto). Moja también a la totalidad de los partidos políticos participantes del Gobierno autónomo y del Ayuntamiento de Gijón en las legislaturas anteriores. Especialmente a sus máximos representantes. Y a muchas fuerzas vivas locales. El castellonense Fabra, famoso por su colosal aeropuerto sin vuelos, ingresó en prisión. Si se guardase la proporción con la atrocidad del Musel (y si el Código Penal lo permitiese), los responsables de ésta deberían ser condenados a galeras para el resto de sus días…

Deja un comentario

Archivado bajo 01.- Voluntad, 02.- Gijón, 03.- Comarca, 05.- España, 09.- Medios, Carreño, Medio ambiente, Política local

Menos mal que alguien más lo dice

Este domingo, además del vigésimo después de Pentecostés, se celebra la fiesta de los Santos Ángeles Custodios. Patronos de la Policía. Nos hemos desayunado con la noticia de que el centralismo liberal y provinciano, espoleado por los tristemente célebres recortes del Partido Popular, arrebata a la Comisaría de la Policía Nacional de Gijón —la más atareada de Asturias— la sala del 091, la centralita de llamadas de emergencia, que es trasladada a Oviedo. Seguimos en las mismas. Ya lo intentaban en tiempos de Jovellanos, pero desde 1833 (triunfo del golpe de Estado liberal-despótico en la Corte de Madrid) lo hacen sin freno.

Asunto policial, además de sanitario —psiquiátrico— es el que hoy nos ocupa. O lo era, antes de que el PSOE emprendiera sus despenalizaciones, confirmadas y consolidadas luego por el PP. Majaderos e irresponsables hasta lo criminal, conduciendo a la sociedad al abismo, hemos llamado en Voluntad a los que han banalizado las drogas, especialmente las mal llamadas blandas, y han convertido a España en una nación psicótica, adicta a los estupefacientes. El Comercio, sorprendentemente, nos daba la razón el pasado 18 de septiembre.

«Se ha banalizado fumar porros, pero es muy grave»

Eduardo Carreño, especialista en conductas adictivas, constata «un notable aumento de adictos al hachís» en su consulta
«No hace falta un consumo prolongado para que se produzcan alteraciones mentales, como esquizofrenias o trastornos de conducta»

Olaya Suárez. Gijón
Eduardo Carreño, en su consulta de la Calle Asturias / Álex Piña

Eduardo Carreño, en su consulta de la Calle Asturias / Álex Piña

El consumo de cannabis y hachís puede llevar aparejadas graves alteraciones mentales. Entre las más comunes está la esquizofrenia de origen químico, que provoca, entre otros síntomas, alucinaciones, delirios, trastornos de pensamiento y trastornos de movimiento. Eduardo Carreño, médico especialista en conductas adictivas, constata un «gran aumento» del consumo de cannabis y hachís, «principalmente durante el último año, aunque en los dos anteriores también habíamos apreciado un crecimiento».

La mayoría de consumidores de este tipo de drogas que acude a su clínica son «o bien jóvenes menores de edad que son enviados por los padres en cuanto se enteran de la adicción o bien personas de entre 30 y 40 años que llevan años consumiendo sin ser conscientes de las consecuencias del hábito». Porque el principal problema, explica este experto, es que «se ha banalizado tanto el consumo de cannabis como el de hachís, de hecho, se ha extendido la creencia de que es más saludable fumarse un porro de marihuana que un cigarro de tabaco y es totalmente falso, una falacia».

«No hace falta un consumo prolongado para que aparezcan las primeras consecuencias y alteraciones mentales. Hay varios factores que influyen, entre ellos la predisposición de cada individuo, la vulnerabilidad del cerebro, la pureza de la droga y la cantidad que se fume», apunta.

Se da la circunstancia de que en los últimos años se ha detectado un incremento de la pureza de las plantas de marihuana, lo que repercute directamente en los efectos en el organismo. Entre los trastornos más habituales están la ansiedad, trastornos afectivos, síndromes amotivacionales, esquizofrenias, ataques de pánico y trastornos de conducta.

Psicosis inducida

Una muestra del aumento del consumo de este tipo de sustancias estupefacientes es que solo durante el último año Eduardo Carreño ha atendido a tres personas que llegaron a su consulta con cuadros de psicosis inducida por consumo de cannabis, una cifra muy superior a la de años anteriores. La psicosis inducida es un trastorno delirante grave que puede prolongarse en el tiempo y que se produce en asociación con estados de intoxicación o abstinencia de la droga consumida.

En personas con una predisposición biológica para el desarrollo de enfermedades mentales, el consumo de los denominados porros actúa como acelerante de la patología y agrava sus síntomas y efectos. Carreño aconseja a todas aquellas personas que tengan en su entorno a un consumidor habitual de hachís y cannabis a que lo animen para que acuda a una consulta médica en la que poder evaluar su estado de salud.

Los problemas derivados del aumento del consumo son ya palpables, si bien los efectos serán más evidentes en el futuro. «Ya estamos viendo las consecuencias, pero indudablemente los trastornos empezarán a ser más notables a medida que pase el tiempo si la tendencia continúa al alza», señala Carreño.

El médico especialista en conductas adictivas alerta de la necesidad de realizar campañas preventivas por parte de las administraciones públicas. «Se ha bajado un poco la guardia en lo que respecta a la prevención y es ahora cuando se están empezando a notar las consecuencias. Durante los años 80 y 90 las campañas informativas sobre el peligro de consumir heroína y cocaína fueron determinantes para conseguir un retroceso y una sensibilización en la sociedad. Ahora se ha reducido un poco el ritmo en esa prevención y lo estamos notando», considera.

«Tanto los padres de menores consumidores como los propios consumidores de cannabis o hachís tienen que tener muy presente que fumar un porro tiene graves consecuencias y es igual o más perjudicial que consumir otro tipo de sustancias estupefacientes de las que no se consideran blandas», resume Eduardo Carreño.

Deja un comentario

Archivado bajo 01.- Voluntad, 02.- Gijón, 03.- Comarca, 05.- España, 07.- Enseñanza, Carreño, Política local, Sanidad, Villaviciosa

Consejos de buena voluntad para AGROPEC

Como este año no parecen haberse molestado en hacer cartel ad hoc (el que aparece en algún sitio es el del año pasado, con las fechas de éste) ponemos el de la Feria Internacional de Avicultura, Colombicultura y Cunicultura «Villa de Gijón» que se celebra dentro de AGROPEC

Como este año no parecen haberse molestado en hacer cartel ad hoc (el que aparece en algún sitio es el del año pasado, con las fechas de éste) ponemos el de la Feria Internacional de Avicultura, Colombicultura y Cunicultura «Villa de Gijón» que se celebra dentro de AGROPEC

 AGROPEC (Feria del campo y de las industrias agrícolas, ganaderas, forestales y pesqueras), actualización un tanto pretenciosa de la Feria de San Miguel, sigue siendo una cita de interés, a pesar de las frankenvacas y otras extravagancias. Dio comienzo ayer viernes y continuará, si Dios quiere, hasta mañana domingo.

Quizá habría sido más razonable celebrarla el próximo fin de semana, por la mayor cercanía a la festividad de la Dedicación de San Miguel Arcángel, 29 de septiembre, que es el jueves que viene.

Una primera visita deja sensaciones mezcladas. Las peores, las que se refieren al ruido. Haría bien la organización en prohibir a puestos, bares y chiringuitos que pongan música. Ahuyenta, desazona, desorienta, afea y sólo contribuye al ruido general, que perjudica a personas y animales.

Hablando de bares y chiringuitos, las concesiones y permisos deberían revisarse de acuerdo con una feria como ésta. Su calidad y aspecto son pésimos, e inexistente en ellos la oferta de comida tradicional, cervezas artesanas, vinos asturianos, sidra ecológica etc.

La venta directa de leche por parte de los ganaderos sería una excelente adición.

La presencia y promoción de razas y variedades autóctonas se agradece, pero debería ser aún mayor, preferente. Y es necesario animar a los agricultores del concejo de Gijón y los limítrofes para que participen. Su presencia es escasa (como grande es el mérito de los que sí acuden y exponen sus productos).

Y no confíen en los medios públicos (autonómicos y, especialmente, municipales) para su publicidad. Ni siquiera es adecuada la de las lamentables webs del Ayuntamiento de Gijón (prácticamente ignoran a AGROPEC y ni siquiera enlazan correctamente a páginas actualizadas).

Deja un comentario

Archivado bajo 02.- Gijón, 03.- Comarca, 09.- Medios, Carreño, Medio ambiente, Política local, Villaviciosa