Archivo de la categoría: 07.- Enseñanza

Ruido en domingo: la intolerable tolerancia gijonesa (Día del Libro o día de la aspirina)

El primer domingo después de Pascua, el Domingo in albis, cae este año en la fiesta del mártir San Jorge, el Matadragones, y en el Día del Libro. Ya saben: el 23 de abril fue enterrado Miguel de Cervantes y murieron el Inca Garcilaso de la Vega y William Shakespeare (éste, según el calendario juliano: que Inglaterra siempre fue un país bastante atrasado). Fatídico año aquél de 1616. Aunque no tanto como éste de 2017, en el que el Ministerio de Educación del PP, con la aquiescencia de sus adláteres y su supuesta oposición, ha eliminado definitivamente al autor del Quijote y a otros muchos de las enseñanzas no ya obligatorias, sino incluso optativas del Bachillerato. El Nuevo Orden Mundial (N.O.M.) quiere asegurarse de la subnormalidad de las nuevas generaciones.

¿Qué tiene todo esto que ver con el ruido? Bastante. Empezando por la imposibilidad de concentrarse en la lectura. Con la violación del descanso dominical, también. Y con lo incompleto de las ordenanzas municipales, como a continuación veremos.

Gijón. Avenida de los Héroes del Simancas, por mal nombre Pablo Iglesias (el del PSOE). Una de las más ruidosas de la villa. Los domingos y festivos suponen una cierta tregua para los vecinos, muy bienvenida.

Local que últimamente ocupaba la Sidrería Parrilla «La Xuanina», que cerró sin previo aviso hace unos meses. Obras. (¿Con licencia municipal?). Trabajando en domingo, lo cual ya es suficientemente grave y muestra en qué decadencia estamos sumidos. Trabajando con maquinaria extremadamente ruidosa.

Consultada la Ordenanza municipal del ruido del Ayuntamiento de Gijón, resulta que las limitaciones a estas actividades son horarias (se prohíben entre las 22:00 y las 08:00) pero no se hace mención de domingos y festivos.

O sea: se permite la violación del descanso dominical propio y ajeno. Porque no hay manera de descansar con ese ruido. La contaminación acústica, con su secuela de dolores de cabeza, es dueña hasta del domingo.

Ni leer a gusto se puede así. Y, Señor, ya no nos queda ni el Calmante Vitaminado Pérez Giménez, otra víctima de la democracia

Destacamos hoy este atropello en concreto. Pero en Gijón son constantes, en todos sus barrios. La tranquilidad y el descanso, necesarios en la vida civilizada e imprescindibles para la salud, han sido proscritos.

Deja un comentario

Archivado bajo 02.- Gijón, 05.- España, 07.- Enseñanza, Justicia social, Medio ambiente, Política local, Sanidad

1º de abril, Día de la Victoria. Recuerdos gijoneses de hace 78 y 70 años

El periódico VOLUNTAD del 1 de abril de 1947 anunciaba los actos organizados para ese día en Gijón

No queríamos dejar pasar este LXXVIII aniversario del final de la Guerra de España sin una aportación de la hemeroteca de VOLUNTAD a eso que ahora llaman, tan mal, «memoria histórica». Hace setenta años se conmemoraba aquel estallido de la paz ocurrido ocho años antes. Aún se conmemoraría treinta años más.

Clic sobre la imagen de arriba para ampliarla y leerla cómodamente.

Sic transit gloria mundi.

Deja un comentario

Archivado bajo 01.- Voluntad, 02.- Gijón, 05.- España, 07.- Enseñanza, Justicia social, Política local

LXXV aniversario de Miguel Hernández. ¡Ay España de mi vida, / ay España de mi muerte!

Homenaje a Vicente Aleixandre, 1935. Miguel Hernández es el primero de pie, por la izquierda. A continuación, Juan Panero, Luis Rosales, Antonio Espina, Luis Felipe Vivanco, Rafael Montesinos, Arturo Serrano Plaja, Pablo Neruda, Leopoldo Panero. Sentados: Pedro Salinas, María Zambrano, Enrique Díez-Canedo, Concha Albornoz, Vicente Aleixandre, Delia del Carril y José Bergamín. Sentado en el suelo, Gerardo Diego. Nótese el número de poetas falangistas, además de otros que un año después también apoyarían el Alzamiento Nacional

Medios y redes sociales nos han bombardeado hoy con el recuerdo de Miguel Hernández, muerto hace setenta y cinco años. Un recuerdo casi siempre deficiente: ora desmemoriado, ora selectivo, ora falsificado.

Porque el poeta de Orihuela, el mejor con gran diferencia de los poetas «rojos», es también el menos recordado fuera de ocasiones como la de este martes. El menos leído, al margen de algún poema suelto. El más incómodo para la culture izquierdista oficial. Una nota disonante en la orquesta roja, que lo convierte en inadecuado para los bombos mutuos que desde hace un siglo han encumbrado a la «intelectualidad» bolchevizante.

Miguel Hernández Gilabert militó unos (pocos, se afilió en el verano de 1936) años en el Partido Comunista. Es verdad. Hizo la guerra como comisario político en el Ejército rojo. Es verdad. Pero no se dedicó a los saqueos, torturas y asesinatos de retaguardia, a diferencia del ripioso y panfletario Rafael Alberti y la mujer de éste. Con quienes tuvo un famoso incidente en plena guerra, que se saldó con Miguel Hernández agredido por María Teresa León. Que el poeta aguantó impávido: el que fuera cabrero era también un caballero.

Tras la derrota, Miguel Hernández no huyó. Su pena de muerte fue conmutada. El que iba a ser su suegro (en la posguerra contrajo matrimonio canónico con la madre de sus hijos, Josefina Manresa) había sido asesinado por los rojos poco después de iniciada la guerra. Su tuberculosis lo mató, en la enfermería del Reformatorio de Adultos de Alicante, tal día como hoy de 1942.

En todo momento se interesaron por él e intentaron protegerlo amigos y admiradores tan importantes entonces como José María de Cossío, Rafael Sánchez Mazas, Mercedes Fórmica y su marido Eduardo Llosent Marañón, Carlos Sentís… Falangistas todos ellos. Más otros del campo católico (Miguel Hernández había sido católico devotísimo, y su breve desviación a la izquierda vino condicionada por la influencia del «cristianismo» progresista, muy minoritario entonces pero ya existente: la «democracia cristiana», culpable de tantos males de España y de la Iglesia). En 1939 habían obtenido incluso su libertad, aunque luego fuera juzgado y condenado. El régimen fue trasladándolo de prisión, y hasta a algún sanatorio, con el fin de que su salud mejorara. Murió cristianamente, y sus restos compartieron cementerio durante algún tiempo con los de José Antonio Primo de Rivera. Tras las anuales exequias por éste, Mercedes Fórmica y otros mandos destacados de la Sección Femenina iban a rezar el Rosario ante la tumba de Miguel Hernández.

Su enemistad con quienes permanecerían en los círculos de poder del Partido Comunista en los años posteriores; el testimonio de su honradez, que por sí misma afeaba el comportamiento de los demás y lo convertía en incómodo para ellos, con toda probabilidad le habrían condenado a un destino peor de haber optado por el exilio en la Unión Soviética o en cualquier otro lugar donde los comunistas ejercerían después poder (en plena posguerra mundial, los sicarios de Carrillo asesinaban impunemente a otros frentepopulistas españoles en el sur de Francia, por citar sólo un ejemplo).

Miguel Hernández fue un patriota sincero y apasionado. Un «españolista» radical, como se dice ahora. Durante la guerra, la propaganda roja intentó utilizar también la pulsión patriótica. Pero no resultaba creíble: el Frente Popular mantuvo y extremó incluso la prohibición republicana del grito, subversivo, de ¡Viva España! En Miguel Hernández, en cambio, era perfectamente creíble. Tanto, que aún hoy el poder de estos versos suyos nos conmueve. Incluso cuando, en su confusión, llamaba a la juventud al bando equivocado:

Los quince y los dieciocho,
los dieciocho y los veinte…
Me voy a cumplir los años
al fuego que me requiere,
y si resuena mi hora
antes de los doce meses,
los cumpliré bajo tierra.
Yo trato que de mí queden
una memoria de sol
y un sonido de valiente.

Si cada boca de España
de su juventud, pusiese
estas palabras, mordiéndolas,
en lo mejor de sus dientes:
si la juventud de España,
de un impulso solo y verde,
alzara su gallardía,
sus músculos extendiese
contra los desenfrenados
que apropiarse España quieren,
sería el mar arrojando
a la arena muda siempre
varios caballos de estiércol
de sus pueblos transparentes,
con un brazo inacabable
de perpetua espuma fuerte.

Si el Cid volviera a clavar
aquellos huesos que aún hieren
el polvo y el pensamiento,
aquel cerro de su frente,
aquel trueno de su alma
y aquella espada indeleble,
sin rival, sobre su sombra
en entrelazados laureles:
al mirar lo que de España
los alemanes pretenden,
los italianos procuran,
los moros, los portugueses,
que han grabado en nuestro cielo
constelaciones crueles
de crímenes empapados
en una sangre inocente,
subiera en su airado potro
y en su cólera celeste
a derribar trimotores
como quien derriba mieses.

Bajo una zarpa de lluvia,
y un racimo de relente,
y un ejército de sol,
campan los cuerpos rebeldes
de los españoles dignos
que al yugo no se someten,
y la claridad los sigue
y los robles los refieren.
Entre graves camilleros
hay heridos que se mueren
con el rostro rodeado
de tan diáfanos ponientes,
que son auroras sembradas
alrededor de sus sienes.
Parecen plata dormida
y oro en reposo parecen.

Llegaron a las trincheras
y dijeron firmemente:
¡Aquí echaremos raíces
antes que nadie nos eche!
Y la muerte se sintió
orgullosa de tenerles.

Pero en los negros rincones,
en los más negros, se tienden
a llorar por los caídos
madres que les dieron leche,
hermanas que los lavaron,
novias que han sido de nieve
y que se han vuelto de luto
y que se han vuelto de fiebre;
desconcertadas viudas,
desparramadas mujeres,
cartas y fotografías
que los expresan fielmente,
donde los ojos se rompen
de tanto ver y no verles,
de tanta lágrima muda,
de tanta hermosura ausente.

Juventud solar de España:
que pase el tiempo y se quede
con un murmullo de huesos
heroicos en su corriente.
Echa tus huesos al campo,
echa las fuerzas que tienes
a las cordilleras foscas
y al olivo del aceite.
Reduce por los collados,
y apaga la mala gente,
y atrévete con el plomo,
y el hombro y la pierna extiende.

Sangre que no se desborda,
juventud que no se atreve,
ni es sangre, ni es juventud,
ni relucen, ni florecen.
Cuerpos que nacen vencidos,
vencidos y grises mueren:
vienen con la edad de un siglo,
y son viejos cuando vienen.

La juventud siempre empuja,
la juventud siempre vence,
y la salvación de España
de su juventud depende.

La muerte junto al fusil,
antes que se nos destierre,
antes que se nos escupa,
antes que se nos afrente
y antes que entre las cenizas
que de nuestro pueblo queden,
arrastrados sin remedio
gritemos amargamente:
¡Ay España de mi vida,
ay España de mi muerte!

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo 05.- España, 07.- Enseñanza, 09.- Medios, Justicia social

LXXVIII aniversario de Antonio Machado. (Ya estábamos reconciliados)

Tenemos en Gijón un colegio público que lleva el nombre del famoso escritor, poeta, dramaturgo y catedrático de instituto, sevillano de nacimiento y castellano de adopción, de cuya muerte en el exilio en Colliure se cumplen hoy setenta y ocho años. En la llamada Transición (con «T» mayúscula y con mucho incienso) lo convirtieron en un símbolo extraño. Tan extraño como la «reconciliación» que vinieron a imponernos, y que ha reverdecido últimamente, violenta y devastadora, en nombre de una no menos extraña «memoria histórica» que persigue borrar —aún más— la memoria del siglo XX.

En la etapa final de la llamada Transición, otro sevillano, un tal Alfonso Guerra (¿se acuerdan?) se presentó como especialista en Antonio Machado y en Mahler. Luego resultó que de ninguno de los dos sabía gran cosa. El mahleriano español por excelencia fue el recientemente fallecido José Luis Pérez de Arteaga, y a Antonio Machado lo teníamos hasta en la sopa desde mucho antes del ascenso del PSOE (r). Mas tanto nos vinieron a decir que se trataba de un poeta mal visto en el franquismo, que se había orillado su obra, etcétera, que nos hicieron dudar de nuestros propios recuerdos: ¿acaso no habíamos aprendido poemas de Antonio Machado en la escuela? ¿No venían, pues, en nuestros libros de texto de la época de Franco?

Antonio Machado y sus versos nunca dejaron de ser populares, y fueron especialmente queridos por buena parte de los falangistas del régimen anterior. Sus libros siguieron publicándose. Y hasta la oficial Televisión Española le dedicó programas. Arriba insertamos uno emitido por primera vez el 10 de julio de 1973. Recuerden, Francisco Franco murió —en el poder, y en la cama— el 20 de noviembre de 1975.

—Pero aquello era ya el tardofranquismo. Se habían suavizado mucho.

¿De veras? ¿Qué me dice de este otro programa? Se estrenó en TVE el 17 de mayo de 1967…

La verdad es que estábamos perfectamente reconciliados, antes de que el juanismo, la democracia y la neoizquierda vinieran a des-reconciliarnos.

De paso, arrojaron al olvido a Manuel Machado, hermano de Antonio y (a decir incluso de escritores y críticos adscritos a la izquierda, como Andrés Trapiello) mejor poeta que él. Mas, así como Antonio anduvo próximo a la izquierda (pero puso tierra por medio con el criminal Frente Popular), Manuel se adscribió sin dudarlo al bando nacional durante la Guerra de España, y al régimen nacido de ésta. Lo cual, para quienes desde hace tiempo manejan eso de la «memoria histórica», lo convirtió en recuerdo a borrar.

Deja un comentario

Archivado bajo 02.- Gijón, 03.- Comarca, 05.- España, 07.- Enseñanza, Justicia social

Fiesta de la Inmaculada Concepción, Patrona de España

Diario VOLUNTAD, domingo 8 de diciembre de 1946

Diario VOLUNTAD, domingo 8 de diciembre de 1946

No dejemos pasar este jueves sin recordar la gran fiesta de hoy, la Purísima Concepción, o la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María, Patrona Mayor de España. Quizá si lo hubiéramos hecho antes, no habríamos pasado la vergüenza de ver hoy muchos comercios abiertos en esta abandonada villa de Jovellanos (quien había hecho el voto de sangre de la Inmaculada, por cierto)… Es ironía, evidentemente.

El suelto del viejo VOLUNTAD que reproducimos arriba se olvida —lástima de años de desmemoria, ya en 1946— de que desde el siglo XVIII es oficialmente la Inmaculada Concepción la Patrona Mayor de las Españas. Y desde mucho antes la oficiosa, por así decirlo. (Patrón Mayor es Santiago Apóstol, y Copatrona, Santa Teresa de Jesús). Sugerimos pulsar sobre la imagen para aumentarla y leerlo.

Patrona es también, efectivamente, de centros de enseñanza locales, algunos ya desaparecidos. Y de la Infantería. Cuyos acuartelamientos también desaparecieron de Gijón hace tiempo, en esta era Argentina / de socialismo y cocaína (Valle-Inclán). Así que les dejamos con el soberbio Himno de la Infantería:

Ardor guerrero vibre en nuestras voces
y de amor patrio henchido el corazón,
entonemos el himno sacrosanto
del deber, de la Patria y del honor ¡Honor!
De los que amor y vida te consagran
escucha España la canción guerrera,
canción que brota de almas que son tuyas,
de labios que han besado tu bandera.
De pechos que esperaron anhelantes
besar la cruz aquella
que formaban la enseña de la Patria
y el arma con que habían de defenderla.

Nuestro anhelo es tu grandeza
que seas noble y fuerte.
Nuestro anhelo es tu grandeza
que seas noble y fuerte.
Y por verte temida y honrada
contentos tus hijos irán a la muerte.
Y por verte temida v honrada
contentos tus hijos irán a la muerte.

Si al caer en lucha fiera ven flotar
victoriosa la bandera,
ante esa visión postrera
orgullosos morirán.

Y la Patria, al que su vida le entregó
en la frente dolorida
le devuelve agradecida
el beso que recibió.

El esplendor de gloria de otros días
tu celestial figura ha de envolver
porque aún te queda la fiel Infantería
que, por saber morir, sabe vencer.

Y volarán tus hijos
ansiosos al combate,
tu nombre invocarán.
Y la sangre enemiga en sus espadas
y la española sangre derramada
tu gloria y sus hazañas cantarán.

Y estos soldados de tu Infantería
sienten que se apodera de sus pechos
con la épica nobleza y gallardía
el ansia altiva de los grandes hechos
te prometen ser fieles a su historia
y dignos de tu honor y de tu gloria.

Primera plana de VOLUNTAD del 8 de diciembre de 1946. La fiesta de la Inmaculada cayó en domingo aquel año. También eran tiempos revueltos: pulsar sobre la imagen para ampliarla y poder leer las noticias

Primera plana de VOLUNTAD del 8 de diciembre de 1946. La fiesta de la Inmaculada cayó en domingo aquel año. También eran tiempos revueltos: pulsar sobre la imagen para ampliarla y poder leer las noticias

Deja un comentario

Archivado bajo 01.- Voluntad, 02.- Gijón, 05.- España, 07.- Enseñanza, Cofradías y hermandades

In memoriam Lucinda González Caso

El ParvulitoHace hoy un mes, el 4 de octubre de 2016, fallecía en Somió doña Lucinda González Caso. Ese nombre dirá poco a la mayoría de los gijoneses. Si ponemos que falleció la Señorita Luci, algo dirá a unos cuantos más.

La Señorita Luci. Aunque casada y con dos hijas (una de ellas muerta en accidente hace bastantes años), así era conocida por los niños a los que eficacísimamente enseñaba esta maestra en una única habitación alquilada de un piso de la calle del Coronel Pinilla (hoy del Profesor Miguel Ángel González Muñiz), enfrente del que habitaba con su familia. Un par de horas por la mañana (sábados incluidos) y otro par por la tarde bastaban para aprender con ella mucho más que en los colegios de esta villa. Bueno, también mandaba unos pocos deberes, de esos ahora demonizados por asociaciones sectarias que pretenden representar a «madres y padres de alumnas/os».

Afectuosa y recta, con esa autoridad de las maestras de antes (que no necesitaban ser «profesoras» ni licenciadas en no se sabe qué), dejó buen recuerdo en cuantos recibieron su enseñanza, a pesar de que no dudaba en castigar de rodillas o en dar un par de bofetones cuando era conveniente.

Copias, dictados, dibujos, cuentas y problemas, memorización… Métodos tradicionales, probados por muchos años de éxito, hacían que quienes pasaban de sus clases a otras aulas llevasen una enorme ventaja sobre sus nuevos compañeros en lengua española, matemáticas, geografía y otras materias. Hasta en la religión iba bien encaminada: cuando apareció el Catecismo Escolar de la Conferencia Episcopal vaticanosegundista, la Señorita Luci torcía el gesto ante aquel libro heterodoxo y mantenía el Catecismo de la Doctrina Cristiana (Texto nacional).

Aquello empezó a hacerse difícil con la nefasta Ley General de Educación de 1970, la Ley Villar Palasí que señaló el principio del fin de la enseñanza de calidad en España e impuso la escolarización obligatoria, entre otras medidas tercermundistas.

La Señorita Luci aguantó cuanto pudo, beneficiando con su trabajo a muchos niños gijoneses. De orígenes familiares en la Marina, hasta hace pocos años vivía con su marido, José Arturo Rodríguez Castro, y en frecuente relación con sus hermanos; todos fallecieron en breve espacio de tiempo y últimamente doña Lucinda habitaba en la Residencia Plaza Real de Somió. Nos dejó a los noventa y dos años de edad. La sobrevive su hija Isabel, casada y con un hijo.

Requiescat in pace.

Deja un comentario

Archivado bajo 02.- Gijón, 03.- Comarca, 05.- España, 07.- Enseñanza, Villaviciosa

Veganos, animalistas e infanticidas

Este martes, fiesta de Todos los Santos, había en la gijonesa Plaza del Parchís un puesto de aspecto tan cutre y sucio como el de los sujetos que lo rodeaban. Pretendía promover el veganismo (y el animalismo, otro subproducto ideológico que le va ligado, y que nada tiene que ver con el legítimo amor a los animales), ese disparate que va más allá del vegetarianismo y elimina de la dieta no sólo la carne y el pescado, sino hasta los lácteos, los huevos, la miel… Algunos veganos van tan lejos que llegan a causar la muerte de sus mascotas alimentándolos a su manera: a los gatos, por ejemplo, que son carnívoros puros.

Pero también hacen enfermar a los niños. O les desean la muerte, como recientemente hemos visto hacer a los antitaurinos con un niño enfermo de cáncer y aficionado a la fiesta brava. Lo cual no deja de ser paradójicamente consecuente: en su Weltanschauung progre, el infanticidio (el aborto) y la llamada eutanasia están tan presentes como el animalismo. A lo que los de hoy añadían el «billingüismu» en sus letreros: «veganismo/veganismu»…

Incluso en un medio del sistema, ABC, aparecía esta noticia el pasado 28 de octubre:

Expertos alertan del aumento de niños con déficits neurológicos por las dietas sin carne

Pediatras y nutricionistas aconsejan en una guía a las familias que no eliminen de la dieta de sus hijos determinados productos sin consultarlo antes con el médico

Los menús escolares cada vez tienen más en cuenta los aportes nutricionales - ABC

Los menús escolares cada vez tienen más en cuenta los aportes nutricionales – ABC

ESTHER ARMORA / Barcelona

Las modas alimentarias ya han empezado a impactar en la salud de la población. Pediatras y expertos en nutrición han encendido la luz de alerta sobre los riesgos de las dietas restrictivas (que excluyen de los menús la leche, la lactosa, el gluten o la carne) que cada vez más familias imponen a sus hijos, fruto de sus convicciones personales o de la información que reciben sin consensuarla antes con los médicos. El doctor Francisco Javier Martín, responsable del Servicio de Gastroenterología del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, ha afirmado esta mañana en la presentación del X Informe FAROS, que en los últimos años se ha detectado un aumento de niños con déficits neurologicos como consecuencia de la no ingesta de carne.

«Hay cada vez más familias que imponen dietas veganas (sin carne) a sus hijos, lo que les causa un déficit importante de vitamina B12, que afecta negativamente a su posterior desarrollo neurológico», advierte el experto y recomienda a los padres que «no destierren de los menús de sus hijos alimentos de gran aporte nutricional sin consultarlo antes con un especialista».

Sin leche, a la mínima molestia digestiva

«Al mínimo síntoma de malestar digestivo, muchos padres optan por dejar de proporcionar leche a sus hijos, porque dan por sentado que es fruto de una intolerancia a este producto tan demonizado», asegura el gastroenterólogo del Sant Joan de Déu y advierte del error que eso supone. «Si eliminas la leche del menú de tus hijos en una etapa de crecimiento sin que te lo aconseje un especialista fruto de una intolerancia o alergia, tu decisión está condicionando el correcto desarrollo de tu hijo», advierte Martín.

Basándose en la misma premisa, los expertos que han participado en la elaboración del X Informe FAROS, una guía para mantener una alimentación saludable, alertan sobre el peligro de perpetuar ciertos mitos alimentarios como que la lactosa o el gluten son perjudiciales. «Si alimentas a tu hijo sin gluten sin que sea celíaco le estás negando nutrientes que necesita de manera gratuita y sin ningún sentido», precisa la doctora Marta Ramón, responasble del Servicio de Endocrinología del Hospital Sant Joan de Déu.

La dieta mediterránea, una buena opción

En el informe, basado en las encuestas realizadas a 3.000 padres y profesores y elaborado en colaboración con la Fundación Alicia, los expertos señalan la necesidad de que las familias que decidan imponer a sus hijos una dieta vegana consulten su decisión con un nutricionista para que evalúe si es necesario completar la alimentación de sus hijos con suplementos vitamínicos.

Un año más los expertos destacan la dieta mediterránea como una buena opción alimentaria. «Desde el punto de vista nutricional es muy equilibrada, además contiene grasas beneficiosas para la salud, como las que aporta el aceite de oliva y el pescado», subraya Ramón.

En la rueda de prensa de presentación del informe han participado también Jaume Pérez Payarols, director de Innovación del Hospital Sant Joan de Déu; Steve Abrams, miembro de la Academia Americana de Pediatría y Alba Adot, dietista-nutricionista de la Fundación Alicia.

Penas de cárcel para los padres en Italia

Italia ha dado un paso más para proteger a los niños de las malas decisiones alimentarias de sus familias después de que un niño de Génova estuviera varios días en coma debido a las carencias en vitaminas fundamentales derivadas de una dieta de estas características. En este sentido, el Parlamento italiano tramita un proyecto de ley que plantea penas de cárcel para aquellos padres que alimenten a sus hijos con dietas veganas.

(Parece que, por una vez, en la disparatada República Italiana puede abrirse paso una propuesta sensata).

Deja un comentario

Archivado bajo 02.- Gijón, 05.- España, 07.- Enseñanza, ¿Llingua?, Sanidad