Ideas «luminosas». Lo difícil que resulta llevar bombillas LED a reciclar

«Una vez que llegan al final de su vida útil lleva las bombillas fluocompactas, los fluorescentes y las bombillas LED a un punto limpio de COGERSA o a un establecimiento de venta [de] iluminación donde encontrarás los contenedores adecuados para su depósito. De esta forma garantizas su correcto reciclado».

«Una vez que llegan al final de su vida útil lleva las bombillas fluocompactas, los fluorescentes y las bombillas LED a un punto limpio de COGERSA o a un establecimiento de venta [de] iluminación donde encontrarás los contenedores adecuados para su depósito. De esta forma garantizas su correcto reciclado».

Bueno. Ya ven arriba las indicaciones que da COGERSA (Compañía para la Gestión de los Residuos Sólidos en Asturias, Sociedad Anónima Unipersonal) para el reciclado de bombillas. Lo tomamos de la ficha Bombillas de su Carpeta del reciclaje, http://www.cogersa.es/metaspace/file/52241.pdf.

Tras terminar su vida útil, las bombillas LED, así como las fluocompactas o «de bajo consumo», resultan tremendamente contaminantes. ¿Un viaje a un punto limpio para tirar una bombilla? A no ser que se viva al lado, es poco realista plantearlo. A la mayoría de los vecinos de Gijón y su comarca los puntos limpios les quedan lejos. ¿Almacenarlas en casa para poder llevarlas más adelante, con el riesgo de rotura y contaminación? Poco realista también.

Ah, pero tenemos la solución. Llevarlas «a un establecimiento de venta [de] iluminación donde encontrarás los contenedores adecuados para su depósito».

Hoy la compra de bombillas se efectúa sobre todo en grandes superficies y, especialmente, en grandes y medianos supermercados, próximos a las viviendas.

Pues pruebe usted a depositar las bombillas que ya no funcionan en los supermercados ALIMERKA, la mayor cadena de Asturias. Seguramente va a encontrarse con que no tienen contenedores para ellas. Le tocará volver a casa con la bombilla vieja, procurando que no se rompa con tanto trajín. No son los únicos supermercados o hipermercados que no disponen de contenedores para bombillas y fluorescentes.

(El caso de ALIMERKA es en esta ocasión especialmente desafortunado. Porque venden bombillas CEGASA, lo cual es muy de agradecer. A buen precio y de calidad razonable; la principal de las marcas españolas del sector que aún sobreviven. Aunque parte de sus productos estén ahora fabricados en China. Consecuencia, probablemente, de haber sido traicioneramente marginados por los Gobiernos de turno, como Voluntad explicaba hace ocho años).

¿No podría COGERSA ocuparse de que esos contenedores estén disponibles para el público en todos los puntos de venta? Así la voluntad de reciclar resultaría más creíble, y menos arduo el hábito de hacerlo. Así, de paso, sus responsables se distraerían de intentar colarnos una gran incineradora para acabar de asfixiarnos.

1 comentario

Archivado bajo 02.- Gijón, 03.- Comarca, 05.- España, Carreño, Medio ambiente, Política local, Sanidad, Villaviciosa

Los peces rojos. (Cuánto más guapo era Gijón)

Los peces rojos (1955)
Anoche estuvimos viendo otra vez «Los peces rojos», película dirigida en 1955 por el gran José Antonio Nieves Conde (1915-2006), el de las memorables «Balarrasa» (1950) y «Surcos» (1951). Con guión del no menos grande Carlos Blanco Hernández (1917-2013), gijonés. Decorados del luarqués Gil Parrondo, gran elenco de actores… De cuando en España aún había industria cinematográfica y se hacía cine de verdad. Antes de los Premios Goya, vamos.

Entre los actores, alguna novel gijonesa. Si quieren seguir esa historia, la contaba hace algo más de cuatro años el cuaderno de bitácora Gijón en el Recuerdo (clic sobre el título para acceder a la entrada). Lástima que llamen «La Voluntad» al diario VOLUNTAD, cuya cabecera nunca llevó artículo determinado. Diario que tuvo, por cierto, mucho que ver con el rodaje en Gijón (además de en Madrid y Extremadura) de «Los peces rojos».

VOLUNTAD 22 de febrero de 1955

Diario VOLUNTAD. Gijón, 22 de febrero de 1955

Viendo la película, fue inevitable volver sobre nuestro recuerdo melancólico: además de ¡cuánto mejor era el cine de antes!, fue sobre todo ¡cuánto más guapo era Gijón!

Deja un comentario

Archivado bajo 01.- Voluntad, 02.- Gijón, 05.- España, Medio ambiente

In memoriam: José Luis Pérez de Arteaga, Radio 2, Radio Nacional de España

José Luis Pérez de Arteaga. Madrid, 1950-2017. R.I.P. (foto Rtve.es)

José Luis Pérez de Arteaga. Madrid, 1950-2017. R.I.P. (foto Rtve.es)

Titulamos así esta entrada, ahora que la versión oficial es «Radio Clásica, Radiotelevisión Española», a manera a la vez de homenaje, de recuerdo y de obituario no sólo del fallecido este miércoles, sino de toda una radio, si no aún fallecida, sí desfalleciente.

Pésima noticia hoy para los aficionados a la música y a la radio. Nos ha dejado José Luis Pérez de Arteaga. Con él nos dejan también los restos de la época dorada de Radio 2, antes Segundo Programa de Radio Nacional de España, ahora Radio Clásica. Una emisora que sigue siendo notable, pero que está muy por debajo de lo que fue y de lo que debe ser. El que se ha ido es simplemente insustituible.

Así lo cuenta la web de RTVE (a la que aconsejamos acceder para escuchar el audio):

Adiós a José Luis Pérez de Arteaga, el hombre que sabía explicar la música

Nuestro compañero, el crítico y musicólogo José Luis Pérez de Arteaga, ha fallecido esta noche a los 66 años. Desde hace más de 30 años, Pérez De Arteaga era una de las voces más emblemáticas de Radio Clásica.

En 1985 empezó a dirigir y presentar El mundo de la fonografía, un espacio centrado en el área del sonido grabado, en novedades discográficas, producciones históricas, conmemoraciones y efemérides, siempre evocadas a través de registros fonográficos.

En Radio Nacional era colaborador de El ojo crítico y en Radio 5 dirigía En clave de 5. Su voz también era habitual en las retransmisiones del Concierto de Año Nuevo para TVE y en las retransmisiones de los conciertos de la Orquesta y Coro Nacionales de España.

José Luis Pérez de Arteaga era uno de los biógrafos mahlerianos más importantes de nuestro país. Su primer libro fue publicado en 1987 y 20 años después publicó un segundo volumen, donde además de la biografía de Gustav Mahler incluyó un completísimo inventario discográfico.

Nació en Madrid en 1950. Allí empezó sus estudios musicales siendo muy joven y los amplió en Londres. Se licenció en Derecho y en Ciencias Empresariales, pero fue la música, la gran pasión de su vida, la que guió sus pasos profesionales. Fue redactor de la revista Ritmo, como responsable de la sección de crítica discográfica de dicha publicación. Coordinó la revista Reseña y fue redactor y miembro del consejo de dirección de la revista Scherzo. Formó parte del jurado internacional del Premio Mundial del Disco y colaboró a lo largo de los años con El PaísABCLa Razón y El Independiente.

Fue vocal del Ministerio de Cultura en el Patronato del Festival de Granada y desde 1994 miembro de su Comisión Artística. Fundó en 1996, junto a Xavier Güell, el conjunto de música contemporánea Proyecto Gerhard y fue director artístico del mismo.

Desde mucho antes, en su primera juventud era ya figura señera en el mundo musical y discográfico español. Cortés, siempre correctamente ataviado de traje oscuro y corbata, polígloto e ingenioso, era excelente como entrevistador y capaz de lidiar con cualquier transmisión en directo y con sus contingencias. Cuando Radio 2 fue quedándose sin locutores profesionales (fue el último refugio de los excelentes locutores de Radio Nacional de España, apartados por moda y por sectarismos políticos), los programas de José Luis Pérez de Arteaga no sufrieron, debido a su excelente dominio de la voz y a su amenidad.

Hace dos años celebrábamos el cincuentenario de Radio 2. Es como si en 1965, para compensar la clausura triunfalista y devastadora del conciliábulo Vaticano II aquel año, se nos hubieran concedido cosas tan extraordinarias como el Segundo Programa de Radio Nacional de España, con el que tantos crecimos educándonos musicalmente. ¡Aquellos largos programas de música barroca! ¡Aquellos ciclos de grandes compositores! Al mismo tiempo que la música ramplona se imponía en las otras emisoras, en los templos y en los colegios, en la radio teníamos escapatoria. (En el ámbito local gijonés, el mismo año nacían la Empresa Municipal de Aguas y la Caja Rural de Gijón; más compensaciones, sin duda, de las amarguras que se nos venían encima).

Radio 2 compartía con las demás cadenas de Radio Nacional de España la misma música de continuidad, interpretada en su caso por una orquesta sinfónica. Con una oración por el eterno descanso de José Luis Pérez de Arteaga y con esa música cerramos esta entrada:

Deja un comentario

Archivado bajo 05.- España, 09.- Medios, 10.- Radio

Hórreos y paneras, en peligro. (Aquí peligra todo)

Hórreos y paneras derribados por la ZALIA en San Andrés de los Tacones en 2009 (foto Luis Sevilla, El Comercio)

Hórreos y paneras derribados por la ZALIA en San Andrés de los Tacones en 2009 (foto Luis Sevilla, El Comercio)

La voracidad recaudatoria de los ayuntamientos democráticos ha extendido a hórreos y paneras el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). Ello a pesar de que el derecho consuetudinario asturiano, y el sentido común que tan bien queda reflejado en él, los considera bienes muebles. Esta medida viene a sumarse a una normativa enloquecida y enloquecedora y pone a nuestros hórreos en serio peligro de desaparición, como hace unos días destacaba hasta El Confidencial madrileño.

Ese peligro es grave en Gijón, y parecido puede decirse de los concejos limítrofes. Izquierda Unida de Gijón (olvidando angelicalmente su complicidad en la destrucción masiva de hórreos en el municipio) ha sorprendido con una propuesta bastante sensata: la de dejar exentos de IBI a hórreos y paneras de más de cien años. Extrañamente pacata, sin embargo, viniendo de un partido político tan dado a estridencias. Todos los hórreos y paneras deben quedar exentos de IBI.

¿Queda algo nuestro, de lo poco que nos han dejado, que no peligre bajo este régimen voraz, desvergonzado y torpe de Foro + Podemos + PP + PSOE + C’s + IU etc.?

Deja un comentario

Archivado bajo 02.- Gijón, 03.- Comarca, 05.- España, Carreño, Justicia social, Medio ambiente, Política local, Villaviciosa

Hoy, el patrono de los periodistas

VOLUNTAD, Gijón, martes 29 de enero de 1957

VOLUNTAD, Gijón, martes 29 de enero de 1957

Pues sí. Hoy, día veintinueve de enero, se celebra en la Iglesia romana la festividad de San Francisco de Sales, obispo, confesor y doctor, patrono de los periodistas. Este año de 2017 cae en el cuarto Domingo después de Epifanía. No se dejen liar por los calendarios modernos, que dan otras fechas. Para confirmar lo que decimos pueden ver a la derecha (y leerlo, que lo merece) un suelto de la primera plana de VOLUNTAD de tal día como hoy hace sesenta años, en tiempos más seguros en materia litúrgica (y en otras).

Mucho han cambiado las cosas desde entonces. Casi todas para mal, o más bien para peor. Para los periódicos y para los periodistas han empeorado especialmente. ¿Se acuerda alguno aún de cuando éste día era verdaderamente festivo para ellos? Hoy lo habría sido doblemente: por domingo (con los beneficios añadidos que suponía la difunta Hoja del Lunes) y por el Patrón.

Quienes hoy se dediquen a esta profesión y a pesar de ello no hayan perdido el norte ni el oremus, entenderán y disfrutarán este Orbayu firmado por Javier (el director de VOLUNTAD en aquellos días, el gran Francisco Villalgordo), de la misma primera plana. Los demás también agradecerán leerla, por lo bien escrita (buen estilo, algo escaso en el periodismo actual), por su tono de donosa gracia y porque resulta evocadora:

VOLUNTAD, Gijón, martes 29 de enero de 1957

VOLUNTAD, Gijón, martes 29 de enero de 1957

Y es que no podemos evitarlo. Casi cualquier tiempo pasado fue verdaderamente mejor.

Deja un comentario

Archivado bajo 01.- Voluntad, 02.- Gijón, 03.- Comarca, 05.- España, 09.- Medios, Justicia social

Marañuelas: ¿Carreño (y Gozón), expoliados?

Hace casi un año advertíamos en Voluntad contra el peregrino proyecto de «unificar» y poner uniforme oficial a las marañuelas de Candás (mejor, de Carreño) y de Luanco (mejor, de Gozón). Mas, ay, ya sabemos que la necedad se impone. Oficialmente, las marañuelas dejan hoy de ser de Candás y de Luanco para convertirse en «Alimentos del Paraíso Natural» con «sello de calidad del Principado». Una campaña, la de los «Alimentos del Paraíso Natural», que puede no haber sido mala idea, pero que está siendo gestionada de manera pésima. Pero, atención: si la redacción del Comercio es correcta, Carreño y Gozón habrían perdido la exclusividad del producto, algo que hasta ahora tenían sin necesidad de que nadie lo regulase. Negritas nuestras:

Les marañueles ya están en el Paraíso

Los tradicionales dulces de Candás y Luanco ya lucen el sello de calidad
La Consejería de Desarrollo Rural aprobó el reglamento de uso para su elaboración, aplicando los requisitos artesanales locales

Artesanas del horno de Luanco, durante el proceso de elaboración artesanal de las marañuelas. / P. G.-P.

Artesanas del horno de Luanco, durante el proceso de elaboración artesanal de las marañuelas. / P. G.-P.

Fue una carrera de largo recorrido que hoy alcanzará su meta final que no es otra que la garantía de un producto elaborado con los cánones tradicionales y artesanales. Así quedará recogido en el decreto que hoy publicará el Boletín Oficial del Principado de Asturias (BOPA), en el que el típico dulce candasín y luanquín contará con el amparo que ofrece el sello de calidad del Principado ‘Alimentos del Paraíso Natural’.

La consejería aprobó el documento definitivo del reglamento que regulará su producción. Para ello fue preciso unificar criterios y aprobar las diversas formas de elaboración, especialmente por parte de los artesanos de Candás. No fue así en Luanco al aceptar una sola fórmula de sus ingredientes. Ahora, con la entrada en vigor de la norma que regula su elaboración, cualquier artesano interesado podrá hacer uso de esta marca siempre y cuando se ajuste al método de confección descrito. Para garantizar estas condiciones, una firma externa se encargará de efectuar los controles anuales garantes del cumplimiento.

En el proceso se implicaron la consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales, la Unión de Comerciantes del Principado de Asturias y el Ayuntamiento de Carreño.

Así, la definición del producto queda como una «pasta seca a base de harina, mantequilla y azúcar con un peso aproximado de cuarenta gramos por unidad». En cuanto a las materias primas, las elaboradas en Luanco serán a base de harina de trigo, azúcar blanca, mantequilla de vaca, huevos enteros, yemas de huevo y limones.

La variante candasina supone el añadido de ingredientes como el anís y la canela, entre otros.

«Cualquier artesano interesado podrá hacer uso de esta marca». ¿Sólo de Carreño y de Gozón, como es de justicia, o también los «artesanos» de Avilés que ya la usan? ¿Y los de Gijón? ¿De la Pola? ¿De Peñamellera? ¿De Villalpando? ¿De Majadahonda? ¿De Pekín?

¡A ver si el escatológico titular debería ser más bien

Les marañueles ya están en el camposanto!

La protección del producto se impuso a las rivalidades locales

La historia de les marañueles de Candás y Luanco está marcada especialmente por la defensa de su origen. En el debate se escucharon muchas opiniones que, únicamente, dejaron claro que la única peculiaridad del dulce es su forma de presentación. O sea una maraña que simula algunos nudos empleados por los marineros. El resto, como la base de los productos empleados, son clásicos de la repostería con las peculiaridades del empleo de los huevos con su yema y clara o solo con yemas. Las variedades que se dan en su confección en Candás, con anís, canela y otros añadidos para potenciar el sabor también son empleadas en Luanco en las diferentes elaboraciones caseras.

Durante la tramitación del sello de calidad, los artesanos productores de ambas villas se olvidaron de estas diferencias, apostando por la protección de los productos que lo definen.

Lo dicho. Si la mostrenca redacción de la noticia que elabora El Comercio ha de entenderse literalmente, los elaboradores de marañuelas van a tener que lamentar no haber optado, ya que denominación querían, por dos diferenciadas: «Marañuelas de Candás» (o «de Carreño», las mejores) y «Marañuelas de Luanco» (o «de Gozón»). Ponerse en manos del Gobierno autonómico conlleva demasiados riesgos innecesarios.

 

Deja un comentario

Archivado bajo 01.- Voluntad, 03.- Comarca, Carreño, Política local

Aquel Gijón que perdimos. Justificada nostalgia en el Año Nuevo

Calle Jovellanos, década de 1850. En primer plano, a la izquierda, el Antiguo Instituto; a continuación, el primer Teatro Jovellanos. Al fondo, la calle de los Moros

Calle Jovellanos, década de 1850. En primer plano, a la izquierda, el Antiguo Instituto; a continuación, el primer Teatro Jovellanos. Al fondo, la calle de los Moros

Primera entrada del año 2017 en este cuaderno de bitácora. Pero ya saben nuestros seguidores que Voluntad se actualiza diariamente (excepto los lunes) en su cuenta de Twitter.

El año nuevo hace buena excusa para volver la vista al pasado. Algo que en Gijón sólo puede hacerse con nostalgia. Si pensamos en la historia de la villa, en su urbanismo, su paisaje y sus edificios, el sentido de pérdida irreparable se impone.

Ahora que se discuten mil y un usos improcedentes para el edificio de la antigua Escuela de Comercio (por no hablar, que ya se habla demasiado y sin sentido, del Convento de las Madres Agustinas Recoletas de Cimadevilla, la añorada fábrica de tabaco), vamos a posar los ojos en la manzana anterior. El antiguo Instituto Jovellanos, segundo edificio que ocupara el Instituto de Náutica y Mineralogía fundado por don Gaspar (el primero fue destrozado para convertirlo en un chigre con hostal, por obra de cierto comunista con la activa complicidad del consistorio socialista). Bello y proporcionado edificio de una planta, la posterior adición de la segunda no lo afearía ni desfiguraría, al contrario de los recrecidos que se estilan desde que se impusieron los ayuntamientos «democráticos» en las últimas décadas del siglo XX.

A su derecha, el Teatro Jovellanos. El original. (El actual del Paseo de Begoña nació, como es sabido, llamándose Teatro Dindurra). Un bello edificio, casi copia a escala del Teatro Real de Madrid, levantado entre las décadas de 1840 y 1850. Obra del arquitecto Andrés Coello. Que pasó hasta al imaginario popular de los concejos limítrofes: en alusión a la enorme lámpara de araña que pendía de su techo, decíase aquello de «¿Viste l’araña?» «¡Vi l’arañón!» «¿Dónde lu viste?» «¡Vilu’n Xixón!» (porque a Gijón lo llamaban Xixón los campesinos de otras partes del centro de Asturias; nunca los gijoneses). El primero de España que tuvo iluminación eléctrica.

Pero llegó la cachonda Segunda República y enajenó el edificio, que fue derribado para levantar en su solar otro (bastante digno, pero muy inferior) destinado al Banco de España; donde hoy se aloja la Biblioteca Pública Jovellanos.

El fondo de la imagen, ya en la calle de los Moros, muestra edificios extraordinariamente interesantes, de los que ni traza queda. Despiertan la curiosidad, y hasta cierta fascinación, por los detalles que pueden distinguirse. ¡Qué Gijón tuvimos, qué Gijón pudimos tener! Pero nos han dejado esta pesadilla urbanística, entre Benidorm y Marrakech. Y empeorando.

Cualquier tiempo pasado parece verdaderamente mejor.

Deja un comentario

Archivado bajo 01.- Voluntad, 02.- Gijón, 03.- Comarca, 05.- España, ¿Llingua?, Medio ambiente, Política local