Archivo de la etiqueta: Fuerzas Armadas

1º de abril, Día de la Victoria. Recuerdos gijoneses de hace 78 y 70 años

El periódico VOLUNTAD del 1 de abril de 1947 anunciaba los actos organizados para ese día en Gijón

No queríamos dejar pasar este LXXVIII aniversario del final de la Guerra de España sin una aportación de la hemeroteca de VOLUNTAD a eso que ahora llaman, tan mal, «memoria histórica». Hace setenta años se conmemoraba aquel estallido de la paz ocurrido ocho años antes. Aún se conmemoraría treinta años más.

Clic sobre la imagen de arriba para ampliarla y leerla cómodamente.

Sic transit gloria mundi.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo 01.- Voluntad, 02.- Gijón, 05.- España, 07.- Enseñanza, Justicia social, Política local

Fiesta de la Inmaculada Concepción, Patrona de España

Diario VOLUNTAD, domingo 8 de diciembre de 1946

Diario VOLUNTAD, domingo 8 de diciembre de 1946

No dejemos pasar este jueves sin recordar la gran fiesta de hoy, la Purísima Concepción, o la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María, Patrona Mayor de España. Quizá si lo hubiéramos hecho antes, no habríamos pasado la vergüenza de ver hoy muchos comercios abiertos en esta abandonada villa de Jovellanos (quien había hecho el voto de sangre de la Inmaculada, por cierto)… Es ironía, evidentemente.

El suelto del viejo VOLUNTAD que reproducimos arriba se olvida —lástima de años de desmemoria, ya en 1946— de que desde el siglo XVIII es oficialmente la Inmaculada Concepción la Patrona Mayor de las Españas. Y desde mucho antes la oficiosa, por así decirlo. (Patrón Mayor es Santiago Apóstol, y Copatrona, Santa Teresa de Jesús). Sugerimos pulsar sobre la imagen para aumentarla y leerlo.

Patrona es también, efectivamente, de centros de enseñanza locales, algunos ya desaparecidos. Y de la Infantería. Cuyos acuartelamientos también desaparecieron de Gijón hace tiempo, en esta era Argentina / de socialismo y cocaína (Valle-Inclán). Así que les dejamos con el soberbio Himno de la Infantería:

Ardor guerrero vibre en nuestras voces
y de amor patrio henchido el corazón,
entonemos el himno sacrosanto
del deber, de la Patria y del honor ¡Honor!
De los que amor y vida te consagran
escucha España la canción guerrera,
canción que brota de almas que son tuyas,
de labios que han besado tu bandera.
De pechos que esperaron anhelantes
besar la cruz aquella
que formaban la enseña de la Patria
y el arma con que habían de defenderla.

Nuestro anhelo es tu grandeza
que seas noble y fuerte.
Nuestro anhelo es tu grandeza
que seas noble y fuerte.
Y por verte temida y honrada
contentos tus hijos irán a la muerte.
Y por verte temida v honrada
contentos tus hijos irán a la muerte.

Si al caer en lucha fiera ven flotar
victoriosa la bandera,
ante esa visión postrera
orgullosos morirán.

Y la Patria, al que su vida le entregó
en la frente dolorida
le devuelve agradecida
el beso que recibió.

El esplendor de gloria de otros días
tu celestial figura ha de envolver
porque aún te queda la fiel Infantería
que, por saber morir, sabe vencer.

Y volarán tus hijos
ansiosos al combate,
tu nombre invocarán.
Y la sangre enemiga en sus espadas
y la española sangre derramada
tu gloria y sus hazañas cantarán.

Y estos soldados de tu Infantería
sienten que se apodera de sus pechos
con la épica nobleza y gallardía
el ansia altiva de los grandes hechos
te prometen ser fieles a su historia
y dignos de tu honor y de tu gloria.

Primera plana de VOLUNTAD del 8 de diciembre de 1946. La fiesta de la Inmaculada cayó en domingo aquel año. También eran tiempos revueltos: pulsar sobre la imagen para ampliarla y poder leer las noticias

Primera plana de VOLUNTAD del 8 de diciembre de 1946. La fiesta de la Inmaculada cayó en domingo aquel año. También eran tiempos revueltos: pulsar sobre la imagen para ampliarla y poder leer las noticias

Deja un comentario

Archivado bajo 01.- Voluntad, 02.- Gijón, 05.- España, 07.- Enseñanza, Cofradías y hermandades

En la fiesta de la Virgen del Carmen

Voluntad 17 de julio de 1962
Gijón, Carreño y Villaviciosa siempre han sido concejos devotos de la Virgen del Carmen. Como toda Asturias, como España entera; pero en especial entre nosotros, por el carácter marinero de esta advocación. Aunque a la Madre de Dios del Monte Carmelo le estén dedicados altares, templos y capillas también tierra adentro.

Las celebraciones actuales distan mucho de estar a la altura de esta fiesta. Ni en la actitud y atuendo de los asistentes, casi siempre inapropiados y hasta indignos; ni en su aspecto eclesiástico, litúrgico o piadoso, éstos hoy enteramente intolerables.

Por eso escogemos esta portada del diario VOLUNTAD de 17 de julio de 1962, que daba noticia de los actos del día anterior de aquel año. Aquel año fatídico en que dio comienzo en Roma el conciliábulo Vaticano II. El principio del fin de cuanto de digno y bueno tenían las funciones eclesiásticas y, por doctrinal consecuencia, hasta de cuanto de digno y bueno conservábamos entonces en España.

Deja un comentario

Archivado bajo 01.- Voluntad, 02.- Gijón, 03.- Comarca, 05.- España, Carreño, Cofradías y hermandades, Política local, Villaviciosa

Majaderos e irresponsables hasta lo criminal, conduciendo a la sociedad al abismo

Un fumadero de opio

Entre la clase política de la España «democrática» quizá los majaderos y los irresponsables hayan predominado sobre los absolutamente perversos. Al menos en número. Justo es reconocer que majaderos e irresponsables no faltaban en la etapa anterior: de aquellos polvos, estos lodos.

O de aquellos humos. Como los de inconfundible olor a «porro» que salían de los escaños socialistas en las primeras Cortes del juancarlismo… Antes de que se les ocurriera prohibir fumar. Fumar tabaco, se entiende: los estupefacientes son políticamente correctos.

En una España con un problema desproporcionado de drogadicción generalizada y frivolizada, tiene que venir La Nueva España a darle voz ayer a un majadero del calibre de un tal José Luis Terrón, «Director del Observatorio de Comunicación y Salud de Barcelona», cuya fotografía demuestra que, sobre todo a cierta edad, cada uno tiene el aspecto que merece. Y que suelta perlas como las que le colocamos a manera de pie de foto:

Frases de un majadero: «Consumo de droga siempre ha habido, el prohibicionismo no lleva a ningún lado». «Los discursos de prevención que se dirigen a los jóvenes son distantes y paternalistas, hay que cambiarlos». Etc.

Frases de un majadero:
«Consumo de droga siempre ha habido, el prohibicionismo no lleva a ningún lado».
«Los discursos de prevención que se dirigen a los jóvenes son distantes y paternalistas, hay que cambiarlos». Etc.

No, mire usted. El fracaso no está en las políticas «prohibicionistas». La única prohibición que en este sentido ha hecho daño ha sido la desde hace muchos años vigente para la Armada, a cuyos buques se prohíbe disparar contra los de los narcotraficantes. En la Ex-paña actual casi todo lo malo está «despenalizado», y en consecuencia ha crecido exponencialmente. Un vistazo a la historia señala que las prohibiciones y penalizaciones del tráfico y consumo de drogas se pusieron en vigor después de que se comprobara que constituían un problema grave.

Hoy el problema es más grave que nunca. La historia es maestra de la vida, decían los clásicos. Así que aprendamos de ella. Gran Bretaña no es ejemplo bueno para casi nada, pero a veces, antaño, brillaba su espíritu práctico. A principios del siglo XX el consumo de opio, generalizado desde el anterior, causaba estragos. La violencia con que se perseguía a traficantes hacía disminuir el problema, pero no bastaba.

Empezaron a sentenciar a largas penas de deportación y trabajos forzados a los consumidores. Incluso si eran de clase social privilegiada (entre los británicos, éstos solían resultar impunes).

Acabaron con el consumo y con el problema en pocos años.

Aplicando el mismo criterio a todos los estupefacientes, aquí acabaríamos además con una porción considerable de la propia «clase política».

Vamos: que todo serían ventajas. Por una raya de cocaína te toca plantar cien mil árboles, chaval. Por un porro, ciento cincuenta mil.

Justicia, sanidad y ecología.

Deja un comentario

Archivado bajo 05.- España, 09.- Medios, Justicia social, Medio ambiente, Sanidad

Que cumplan su propia Constitución

Bandera de EspañaDesde la Muy Noble y Leal Villa de Gijón, en el Principado de Asturias, no podemos permanecer impasibles ante lo que está ocurriendo en el Principado de Cataluña. La «declaración solemne» aprobada ayer en el llamado «Parlamento de Cataluña» con los votos de «Juntos por el Sí» y de las «Candidaturas de Unidad Popular» (CUP), es una declaración de secesión en toda regla, llamando a la «desconexión» del resto de España y de la legalidad del Estado y del Gobierno de la nación.

La dejación de responsabilidades y la criminal tolerancia que hasta ahora han sido las normas de actuación del Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy Brey, y de su Partido Popular (con la no menos criminal cooperación del resto de los partidos parlamentarios) ha conducido a esta situación. Situación que empezó con la «transición democrática» y con la Constitución de 1978, con sus falsas «nacionalidades» y sus estatutos de autonomía.

Sin embargo, es exigible que al menos apliquen ahora esa misma Constitución que nos han impuesto, y que con tanta unción invocan cuando les apetece.

Es conocido el artículo 155 de la misma:

  1. Si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general.

  2. Para la ejecución de las medidas previstas en el apartado anterior, el Gobierno podrá dar instrucciones a todas las autoridades de las Comunidades Autónomas.

Y si el Gobierno no suspende el Estatuto de Autonomía de Cataluña, no hace detener y procesar a los dirigentes secesionistas y no pone fuera de la ley a los partidos separatistas, conviene recordar el artículo 8 de la misma Constitución:

  1. Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional.

Contra quien sea. Lo contrario sería traición.

Deja un comentario

Archivado bajo 02.- Gijón, 05.- España

Otro obituario tardío: Gonzalo Gutiérrez Lanza

Hoy viajamos hacia el occidente.

El 28 de enero último Voluntad reproducía el obituario, publicado en Verbo (antes había aparecido en ABC), de un ilustre jurídico militar gijonés, Gonzalo Muñiz Vega. En él se mencionaba a otro compañero suyo, también asturiano, Gonzalo Gutiérrez Lanza. Como no encontrábamos mucha información sobre éste, nos hemos dirigido al autor, el Profesor Miguel Ayuso, quien ha tenido la amabilidad de hacernos llegar este otro obituario, remitido en el otoño de 2010 al mismo diario ABC, pero extrañamente no publicado…

Gonzalo Gutiérrez Lanza: El último Auditor

De Guerra. El que el Duque de Alba reclamaba con urgencia a Felipe II, pues sin él «se hallaba manquísimo». Institución que encarnaba el espíritu de la secular jurisdicción militar, unida al mando, y que la reforma de 1988 arrumbó para sustituirla, sin gran ventaja, por un sedicente modelo «exquisitamente independiente» que, en cambio, se ha demostrado no menos sumiso al mando, ahora —eso sí— ministerial. Con las debidas excepciones que, como es natural, han pagado su osadía.

Gonzalo Gutiérrez Lanza, asturiano de Tapia de Casariego, tenía la energía que tan frecuentemente toca a los hijos del Principado de Asturias. Le adornaba también el sentido de la justicia, que acrecentó con el cultivo de la ciencia y la prudencia del derecho: número 1 de su promoción del Cuerpo Jurídico Militar, en la que ingresaron juristas tan doctos como el más tarde catedrático José Ramón Parada, enseñó igualmente Derecho penal en la Facultad de Derecho de Burgos. Culto y socarrón, fue un compañero excepcional y un jefe inolvidable. Junto con el zamorano Carlos Granados Mezquita, representaba lo mejor de la legendaria Auditoría de Guerra de la 6ª Región Militar, con cabecera en Burgos, donde hice mis primeras armas jurídico-militares a partir de 1985, cuando todavía conservaba el aura heroica adquirida durante los años setenta por los procesos al terrorismo de ETA. Gutiérrez Lanza, por cierto, mostró entonces ejemplarmente su independencia insobornable, al discrepar ásperamente de ciertas decisiones adoptadas por otros compañeros con el contento del Gobierno del General Franco. Actitud que años después, ya en plena «transición», mantendría con un signo sólo en apariencia opuesto al solicitar, como Fiscal, el procesamiento del Consejo de Ministros a cuenta del extrañamiento de los terroristas de ETA que cumplían condenas impuestas por la jurisdicción militar, en buena parte en Burgos.

Por eso, erraba el colega más moderno en el escalafón, y llegado en cambio a la cima de la carrera mientras Gonzalo se había retirado de Coronel, que le lisonjeaba en una cena: «Siempre fuiste el referente para los oficiales liberales». La respuesta, obviando la cursilería del palabro y la errónea presunción de liberalismo por el interpelante, brotó precisa y rápida: «Pues ya ves, ahora soy fascista». Fina ironía que denunciaba el conformismo de tantos, al tiempo que dejaba en claro su genio y figura permanentes.

En su entierro, en una luminosa mañana otoñal castellana, sentí que sepultábamos también al viejo Cuerpo Jurídico del Ejército. Descansen en paz.

Miguel AYUSO

Deja un comentario

Archivado bajo 02.- Gijón, 05.- España, 07.- Enseñanza, 09.- Medios

Gonzalo Muñiz Vega, ilustre jurídico-militar gijonés

Gonzalo Muñiz Vega

Gonzalo Muñiz Vega

El 22 de octubre del pasado año 2014 falleció en Madrid don Gonzalo Muñiz Vega, nacido en Gijón el 5 de abril de 1934, coronel jurídico del Ejército de Tierra y abogado. Extraordinariamente brillante en ambas facetas, en el último número de la revista Verbo (529-530, noviembre-diciembre 2014) le dedica un obituario el director de la misma, Miguel Ayuso Torres (quien también cuenta con buenos amigos en Gijón y ha visitado nuestra villa en varias ocasiones). Lo reproducimos a continuación. (Las negritas son de Voluntad).

IN MEMORIAM

Gonzalo Muñiz Vega

Con la muerte de Gonzalo Muñiz Vega (Gijón, 1934), el viejo Cuerpo Jurídico del Ejército pierde a uno de sus miembros más señeros. Pasó por las Auditorías de Guerra de Tenerife, Burgos y Madrid. Al hacerlo en la primera tuvo que impartir también justicia en el Sahara, pues dependía a la sazón de la misma. Recaló en la segunda durante la época en que se juzgaba al terrorismo de ETA y fraguó allí amistad con el extraordinario compañero —en todos los sentidos— que era Gonzalo Gutiérrez Lanza. La última, siempre delicada por los asuntos que veía, lo era aún más en los años de la llamada «transición» en que nuestro hombre hubo de servir en ella. Pero también estuvo destinado, en distintos momentos, en Guinea, el SECED, la Asesoría Jurídica del a la sazón recién creado Ministerio de Defensa y la Escuela de Estudios Jurídicos del Ejército. Poseedor, pues, de la mejor hoja de servicios de su generación, y de algunas otras, es natural que fuera mirado con recelo por muchos. También que hubiera de retirarse un poco por la fuerza, sin alcanzar el generalato, con el empleo de Coronel Auditor. No da para más la España de la envidia siempre atenta y la mediocridad campante.

Asturiano de aspecto bronco, tenía un corazón de oro. Quizá ésa es la cualidad que le distinguía en mayor medida, cuando se traspasaba una coraza capaz de acobardar al más templado. Por encima de su cabeza brillante, dotada de una inteligencia agudísima y una memoria asombrosa. Y aun de la leal defensa cerrada de sus firmes convicciones.

Fue también un abogado excepcional. Modesto en sus honorarios con los clientes modestos. Correoso y agudo en grado sumo. De los mejores que he visto pelear el pleito y actuar e informar en sala. Cosechó por ello notables éxitos, como la resonante victoria en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, con sede en Estrasburgo, frente a la sentencia dictada por un inefable Tribunal Militar Central carente de la debida imparcialidad. Los calificativos que prodigaba del modo de proceder de ese tribunal y sus integrantes eran tan contundentes como justos. Y, salvo breves períodos, pudieron prolongarse en el tiempo.

Frecuentó de joven oficial la tertulia que Eugenio Vegas animaba en su casa de Gurtubay con los restos de «Acción Española». Y participó en la fundación de la Ciudad Católica por el propio Eugenio junto con Juan Vallet de Goytisolo. En este seno acogedor lo traté —desde antes de mi ingreso en el Cuerpo Jurídico del Ejército— con el que habría de ser andando el tiempo el General Auditor Estanislao Cantero, otro raro ejemplo de probidad, bondad y entrega. Durante años acudió a las reuniones semanales de los martes en la sede de la calle del General Sanjurjo, donde destacaba por sus dotes de gran conversador, y a los congresos anuales, del Monasterio del Paular a la Gran Peña. También colaboró en estas páginas. Son de recordar, en este orden, sus estudios sobre la objeción de conciencia al servicio militar, de los primeros años setenta del siglo pasado, junto con otros artículos jurídico-políticos. Dio a la estampa además otros textos de buena factura sobre los temas de derecho penal y procesal que tan bien conocía.

Casado con la distinguida Mari Pepa Zubeldía, que lo ha cuidado con devoción durante los años en que ha convivido con el cáncer enroscado en la garganta, y que le privó de su voz campanuda tan característica, tornada en metálica e irreconocible, deja tres hijos (Gonzalo, Adela y Fernando) y cinco nietos. Descanse en paz el aguerrido y buen amigo.

1 comentario

Archivado bajo 02.- Gijón, 05.- España, Justicia social