Archivo de la categoría: 01.- Voluntad

Turismo interior y observancias de Semana Santa

No es la Semana Santa época de vacaciones, en el sentido que este término ha cobrado desde la década de 1960. Existe para el recogimiento y la devoción religiosa: su única razón de ser es la conmemoración de la pasión, muerte y resurrección de Nuestro Señor Jesucristo.

Desde la noche de hoy hasta la tarde del sábado deberían estar cerrados todos los establecimientos de ocio y asueto, incluyendo los de hostelería, con las obvias excepciones de los hoteles y similares. Como siempre se hizo, a excepción de los breves períodos de desmadre, hasta que llegó el desmadre definitivo.

A veces las circunstancias obligan a eso que ahora se unifica bajo el término «turismo». Viene esto a cuento porque unos familiares de un propio de Voluntad, muy necesitados de descansar y reponerse, le contaban hoy que han optado por retirarse estos días a un balneario de Ponga.

Si tomasen ejemplo los muchos asturianos empeñados en hacer «turismo» estos días y escogiesen el turismo interior, el beneficio para nuestra región, para todos nosotros, sería considerable.

Los demás, a asistir a las procesiones. (En cambio, de los ridículos oficios de la secta vaticanosegundista mejor lejos).

A quien no le gusten las procesiones, ni las observancias tradicionales de estas fechas, ni las expresiones públicas de Fe, les queda, naturalmente, el turismo exterior. A países paganos o protestantes. Lo malo es que dejarán muy bajo el pabellón español, y darán mal ejemplo. Pero mejor que lo den lejos.

Aunque lo más honrado por su parte sería renunciar a estas vacaciones, y dedicarse discretamente a sus trabajos y tareas.

Como todos los años Voluntad, por su parte, cesa toda actividad hasta la tarde del Sábado Santo.

Deja un comentario

Archivado bajo 01.- Voluntad, 02.- Gijón, 03.- Comarca, 05.- España, Carreño, Cofradías y hermandades

1º de abril, Día de la Victoria. Recuerdos gijoneses de hace 78 y 70 años

El periódico VOLUNTAD del 1 de abril de 1947 anunciaba los actos organizados para ese día en Gijón

No queríamos dejar pasar este LXXVIII aniversario del final de la Guerra de España sin una aportación de la hemeroteca de VOLUNTAD a eso que ahora llaman, tan mal, «memoria histórica». Hace setenta años se conmemoraba aquel estallido de la paz ocurrido ocho años antes. Aún se conmemoraría treinta años más.

Clic sobre la imagen de arriba para ampliarla y leerla cómodamente.

Sic transit gloria mundi.

Deja un comentario

Archivado bajo 01.- Voluntad, 02.- Gijón, 05.- España, 07.- Enseñanza, Justicia social, Política local

El Ayuntamiento de Gijón, otra vez indiferente a los intereses locales

Reverso de una notificación del Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica remitida por correo ordinario este año. Nótese, además del mal troquelado que mutila tanto la información como el documento de pago (en el anverso), la ausencia de la Caja Rural de Gijón entre las entidades bancarias mediante las que puede efectuarse el pago

El pasado viernes publicaba Voluntad una pregunta sencilla al Ayuntamiento de Gijón acerca del Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica, la impopular «viñeta»: ¿Cómo es posible que entre las entidades bancarias donde puede efectuarse el pago, no figure la Caja Rural de Gijón?

En la misma entrada se explicaba por qué no sirve de excusa que su gestión se haya cedido a los Servicios Tributarios autonómicos.

Aunque nos consta que Voluntad es seguido desde el consistorio, quisimos asegurarnos remitiéndoles la pregunta directamente, unos días más tarde, vía Twitter:

No ha habido respuesta.

Deja un comentario

Archivado bajo 01.- Voluntad, 02.- Gijón, 03.- Comarca, Justicia social, Política local

Destruir para construir… ¿Es construir?

Los seguidores de Voluntad conocen nuestra preocupación por el deterioro urbanístico de Gijón (y de Candás y de Villaviciosa). Un proceso que lleva décadas produciéndose y que vuelve a acelerarse. La desaparición de los edificios bellos, representativos o simplemente interesantes y su sustitución por horrores anónimos y cosmopolitas. La destrucción de los paisajes de la villa y sus alrededores. La supresión de rincones con historia y encanto y su sustitución por calles feas y sin alma.

Recuperamos un artículo publicado hace un mes en Cosas de Arquitectos. Revista digital de Arquitectura, por Juan Ignacio Vallet. Él se refiere al caso de la ciudad portuaria argentina de Rosario. Cámbiese por Gijón y se verá que su aplicabilidad, mutatis mutandis, es evidente.

Destruir para construir… ¿es construir?

Como estudiante de arquitectura tengo la cualidad de mirar un poco más en detalle el paisaje urbano mientras recorro la ciudad y además aprendí con el tiempo que muchas veces lo mejor se encuentra mirando al cielo y no solamente hacia adelante.

En ese ejercicio diario e inconsciente que realizo noté con gran tristeza en estos últimos años cómo la especulación inmobiliaria destruyó innumerables inmuebles de principios de siglo de un valor arquitectónico incalculable.

Destruir para construir…

Vale aclarar que estas líneas no tienen como finalidad atacar la evolución lógica que se da en todas las grandes ciudades con respecto a la construcción de edificios, reconociendo que hoy por hoy la demanda exige albergar en pequeños lotes una cantidad mayor de personas que la que era necesaria hace un siglo.

Rosario es una ciudad que ha evolucionado en muchos aspectos los cuales entiendo aceleraron este proceso de modernización y de estructuración en la forma en que se encara el problema de la vivienda.

La enorme oferta de universidades e institutos hicieron que se convierta en un polo de atracción de jóvenes no sólo de las ciudades o pueblos cercanos sino también de provincias limítrofes, que vienen a formarse como profesionales y cuya estadía no implica los 5 o 6 años que normalmente demanda una carrera universitaria sino que luego de recibidos deciden instalarse definitivamente en Rosario. Sumado a esto está la presencia del puerto, el más importante del país, el cual ha generado que las empresas más importantes en el rubro cerealero tengan sus oficinas en la ciudad demandando personal capacitado el cual se instala en la ciudad de forma temporal en algunos casos y en forma definitiva en muchos otros. Es innegable que todas están circunstancias y muchas otras hacen que el modo en que se va configurando una ciudad tenga que cambiar y adaptarse a los nuevos requerimientos.

… ¿es construir?

Ahora bien, este progreso implica que muchas viviendas de un alto valor patrimonial sean destruidas. Y al referirme de valor patrimonial no hablo únicamente de la vivienda en sí y su forma de construcción, distribución interna, su ornamentación, etc. Hablo de aquellas cosas tan o más importantes que lo material que no se ven a simple vista. Al destruirse una vivienda construida en el 1900 se pierden años de recuerdos, momentos, rituales familiares, sabores, olores, sonidos, silencios, costumbres, risas, llantos. Esas viviendas fueron protagonistas de las grandes inmigraciones que poblaron este país desde toda Europa y claramente volver a empezar de cero en estas tierras fue una tarea muy dura y para nada fácil. Dejar tu tierra, abandonar tus raíces y embarcarte a otro continente en un largo viaje en el cual en los pequeños bolsos solo entraban unas pocas prendas pero muchos miedos e incertidumbres.

En pos de la modernización hemos cambiado viviendas de grandes puertas de madera o hierro —tras de las cuales había un trabajo artesanal y representaban muchas de ellas obras de arte en sí— las cuales invitaban a descubrirlas, por edificios de ingresos ínfimos, con cámaras de vigilancia y rejas; cambiamos grandes habitaciones compartidas por hermanos los cuales a fuerza de la imaginación creaban infinidad de mundos de fantasía para jugar, por habitaciones semejantes a una caja de zapatos donde escasea la imaginación y la única manera de divertirse o pasar el tiempo es a través de un televisor y una PlayStation; cambiamos una abuela amasando una pasta con salsa casera, una rica torta, un café batido con amor, una comida reunidos en familia, por el delivery más cercano, comiendo solo o reunidos hipnotizados por la televisión; cambiamos juntarnos en el gran patio familiar de las viviendas chorizo a tomar mates y conversar de la vida, por sentarnos frente a una pc o un Smartphone a chatear.

En el pasado las viviendas eran grandes, vivían varias familias, ocupaban una importante superficie de la manzana pero contrariamente a lo que se piensa sus habitantes eran unidos, solidarios, compañeros, se ayudaban, se apoyaban, conocían a sus vecinos. Hoy por hoy los departamentos son muchos más pequeños lo cual no implica cercanía sino todo lo contrario, cada hijo está en su pieza encerrado con la pc o el celular, escasea el dialogo y predomina la televisión, desconocemos a nuestros vecinos, desconfiamos de todos, no nos importa ayudar.

Quizás sea una visión anticuada pero es doloroso pasar por una vivienda antigua demolida y verla así, con sus ambientes desmembrados, vestigios de paredes revestidas de viejos azulejos, paredes destruidas. Es una herida desgarrada en esa manzana que la comprende, una herida que por más que se intente cerrar con un nuevo edificio de varios pisos nunca va a terminar de cicatrizar, porque hay risas que ya no se oyen, hay olores que ya no invaden la manzana, hay sonidos que no están y esto es obvio porque ya los dueños de esas risas, esos olores y esos sonidos no están entre nosotros físicamente… Pero viven en la memoria, en el corazón y en el alma de quienes los conocieron.

Mi nombre es Juan Ignacio Vallet, tengo 37 años, soy casado con 2 hijos y soy estudiante de la Facultad de Arquitectura, Planeamiento y Diseño de la Universidad Nacional de Rosario donde restan 8 materias para recibirme. Siempre me interesó escribir artículos de Arquitectura y poder tener la posibilidad de que alguien los publicara.

Deja un comentario

Archivado bajo 01.- Voluntad, 02.- Gijón, 03.- Comarca, Carreño, Hispanoamérica, Medio ambiente, Política local, Villaviciosa

Un poco de sana provocación en diecinueve de marzo

Hoy, 19 de marzo de 2017, es el tercer Domingo de Cuaresma. Razón por la cual la fiesta litúrgica del glorioso patriarca San José se traslada a mañana lunes, día en que Voluntad, homenajeando a la llorada Hoja del Lunes, descansa. Lo cual, sumado a la creciente irritación que nos causa la falsa y desmelenada «memoria histórica», nos mueve a recuperar un artículo de portada del diario VOLUNTAD de 19 de marzo de 1939 (que también cayó en domingo). Recuerden, todavía faltaban unos días para el Parte de la Victoria, 1º de abril de aquel año: «En el día de hoy, cautivo y desarmado…».

VOLUNTAD, Gijón, domingo 19 de marzo de 1939

Y es que alguien tiene que devolver la irritación a los reescribidores de la historia empeñados en olvidar y hacer olvidar lo obvio.

Deja un comentario

Archivado bajo 01.- Voluntad, 02.- Gijón, 05.- España, Justicia social

Si usa Twitter, no deje de seguir a VOLUNTAD: @Voluntad_tuits

@Voluntad_tuits
Si es usuario de la red social Twitter, no debe perderse @Voluntad_tuits. Hágase seguidor. No sólo se difunden nuestras nuevas entradas, sino otros contenidos propios, comentarios y una selección de noticias y tuits ajenos sobre Gijón, Carreño, Villaviciosa, Asturias, España y los otros temas de los que Voluntad habitualmente se ocupa.

Si no es usuario de Twitter, síganos igual. Puede hacerlo en la barra lateral derecha de este cuaderno de bitácora (asegúrese de que su navegador acepta «galletas informáticas», vulgo cookies) o simplemente yendo a https://twitter.com/Voluntad_tuits.

Y hasta el próximo martes, si Dios quiere.

Deja un comentario

Archivado bajo 01.- Voluntad, 02.- Gijón, 03.- Comarca, 05.- España, 09.- Medios, Carreño, Villaviciosa

Se constata que a ALIMERKA y a COGERSA les importa poco el reciclado de materiales peligrosos

El 16 de febrero último hablaba Voluntad de lo difícil que resulta llevar bombillas LED a reciclar, a pesar de la publicidad de COGERSA. Y de la ausencia de contenedores para ese fin en los supermercados de ALIMERKA, por ejemplo.

Por ver qué nos podían decir ambas empresas, se les dirigió un tuit directo con enlace a nuestra entrada:

¿Saben cuáles fueron las respuestas?

Lo han adivinado. No las hubo.

Deja un comentario

Archivado bajo 01.- Voluntad, 02.- Gijón, 03.- Comarca, Carreño, Medio ambiente, Sanidad, Villaviciosa