¿Central Lechera Antiasturiana? Las pifias de CAPSA

El negro presente que nos pinta CAPSA: si es ecológica, la mantequilla es austríaca. Y no sólo la mantequilla

La Central Lechera Asturiana fue una excelente iniciativa nacida al calor de la Organización Sindical Española, los sindicatos verticales del régimen anterior. Una cooperativa de ganaderos que evitaban así ser explotados por las empresas lácteas privadas, y que facilitaba al consumidor leche fresca y derivados lácteos en condiciones, en principio, óptimas.

Pasaron los años. Muchos cooperativistas fueron abandonando su actividad. Otros abandonaron la ganadería razonable por la industrial estabulada. Se cometieron errores tan graves como ir abandonando la comercialización de leche fresca en beneficio de la de larga duración, un subproducto difícilmente justificable pero hoy omnipresente. Y, sobre todo, se puso el control de la Central Lechera en manos de ejecutivillos al uso, que constituyeron la Corporación Alimentaria Peñasanta y hasta la desnaturalizaron con el ridículo anglicismo «Capsa Food». Tal Corporación controla hoy varias marcas más, además de la asturiana.

El caso es que uno va a comprar mantequilla de producción ecológica, y le hace ilusión ver el letrero que la anuncia «de la Central Lechera Asturiana». El chasco viene cuando lee la letra pequeña (y no tan pequeña).

«Mantequilla de los Alpes». «Origen de la leche: Austria».

Es decir: tras tantas campañas —algunas francamente buenas— para asociar con Asturias la imagen de la leche y la mantequilla de calidad, sin aditivos, la misma empresa asturiana la deshace: si es ecológica, es austríaca. Con su misma marca Asana anuncia también leches ecológicas y queso gouda, todo ello elaborado con leche procedente de Austria.

El daño que esto produce es tan estúpido como incalculable. ¿Habrá alguna reacción? De momento, los sindicatos ganaderos actuales (tan desorientados como poco representativos) andan ocupados en exigir la extinción del lobo. Un lobo cuya protección data de la misma década que vio nacer a la Central Lechera Asturiana. Y el Gobierno autonómico, tan europeísta, tan capitalista, tan amigo de los impuestos confiscatorios, no dice ni hace nada. Salvo agobiar a los ganaderos con campañas de saneamiento mal planteadas y peor ejecutadas, y con burocracia y fiscalidad asfixiantes.

Pobre Asturias.

Deja un comentario

Archivado bajo 02.- Gijón, 03.- Comarca, 05.- España, Carreño, Justicia social, Medio ambiente, Política local, Sanidad, Villaviciosa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s