Babayu del mes

Recuperamos una iniciativa de hace cinco años, porque recién estrenado este mes de diciembre La Nueva España y el Club Prensa Asturiana de Gijón nos han proporcionado un candidato idóneo. Vean, vean el título y la ilustración de una noticia de hace dos días:

«El franquismo veía en otras culturas un peligro para la nación», afirma Inaciu Galán

El escritor repasa las dificultades de la lengua asturiana en la época de Franco

J.M.R. 02.12.2016 | 04:00
Inaciu Galán, ayer, antes de comenzar su ponencia. ENOL TEIJIDO

Inaciu Galán, ayer, antes de comenzar su ponencia. ENOL TEIJIDO

«El franquismo supuso un importante freno al desarrollo del asturiano». Así de contundente se mostró ayer el…

Les babayaes son de grueso calibre. (Lo es también, por cierto, la de La Nueva España al esperar que alguien pague una suscripción electrónica para leerlas). Los viejos seguidores de Voluntad quizá recuerden la entrada que dedicamos en 2009 a Oro negro, obra de José León Delestal que recibió el primer premio del Certamen de Teatro Asturiano convocado por VOLUNTAD (diario de F.E.T. y de las J.O.N.S.) en 1940. Sólo un año después de terminada la guerra. Estrenada ese mismo año por la Compañía Asturiana de Comedias, en Pola de Siero y en Gijón. Obra en bable, naturalmente. Lo que ingenuamente llamábamos bable, antes de que en la década de 1980, ya convertido en «bablúa» a imitación del euskera batúa, empezase a mutar en llingua asturiana. Poco más hay que añadir a aquella entrada de hace siete años. Recomendamos su relectura.

Treinta años tiene el rapaz de la foto, Ignacio «Inaciu» Galán, «escritor» y «periodista». Vividor, en realidad, del tetu de la «llingua», su única actividad conocida, que es negocio para muchos y pretende serlo aún más. A costa de los caudales públicos, por supuesto. De ahí la lucha por la «oficialidá», en la que se ha destacado nuestro candidato a babayu del mes.

—Oiga, ponga por lo menos babayu’l mes.

—De acuerdo. Por esta vez seamos llingüísticamente correutos.

Y mientras tanto, la pregunta inevitable. El Generalísimo Franco murió hace cuarenta y un años. ¿Cuándo dejarán de echar a su régimen la culpa de todo, incluso de los males inventados? Si la comparación —cosas de la «memoria histórica»— es con la Segunda República, quizá convenga recordar que fue la Constitución de ésta la primera —la primera en la historia de España— que proclamó lengua oficial al español o castellano. Lengua oficial en solitario, sin mención de ninguna otra. Quizá convenga también recordar que en Asturias el Frente Popular —el Frente Popular de los rojos, que se cargó la República ya en febrero de 1936, aunque ahora insistan en llamarlos «republicanos»— estaba formado por partidos centralistas y jacobinos. Quizá convenga también recordar que la práctica totalidad de los cultivadores de la literatura en bable, con muy pocas excepciones, se alinearon con el bando nacional. Y que los rojos mataron a alguno de ellos.

El que escribe tiene delante Tarronazos y Caxigalines, libro de Gabino Muñiz García-Robés Manín de la Llosa publicado en 1953. Uno de los muchísimos aparecidos bajo «el franquismu totalitariu y centralista». Entre sus páginas, un recorte de VOLUNTAD de 1957: «4 de marzo, fecha señera. Hace veintitrés años que se unieron Falange Española y las J.O.N.S.».

¡Qué persecución tan insoportable sufría el «asturiano»!

Sí. Va a haber que adjudicarle a Inaciu Galán el «babayu del mes».

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo 01.- Voluntad, 02.- Gijón, 05.- España, 09.- Medios, ¿Llingua?, Política local

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s