Estado de derecho, concejo sin derecho y ex-hijos adoptivos

La Nueva España

La Nueva España

Se supone que al filibustero Rodrigo Rato Figaredo se le retiró el nombramiento como Hijo Adoptivo de Gijón por acuerdo del pleno municipal de 14 de noviembre de 2014.

Decimos «se supone» porque a dicho acuerdo apenas se le ha dado publicidad. Porque vino tras la renuencia explícita y burlona de la alcaldesa casquista Carmen Moriyón, que lo dilató cuanto pudo. Porque vino precedido por las idas y venidas de los concejales y dirigentes del PP local, tan pronto en contra como a favor. Porque el final de las dudas fue de astracanada, con un portavoz del Partido Popular (Manuel Pecharromán) afirmando que «a los políticos honestos [sic] les asquea la corrupción y la falta de ética de los corruptos y por este motivo el PP ha decidido apoyar la propuesta», poco antes de que saltaran sus propias andanzas de micro-Rato.

Y porque no vino acompañada de la retirada del título de Hijo Predilecto de Gijón al infame genocida Santiago Carrillo Solares, promovido por el PP (la recordada Pilar Fernández Pardo) el mismo año de 2010 que le trajo el galardón al político saqueador de cajas de ahorros, bancos y haciendas.

También porque la alcaldesa Carmen Moriyón Entrialgo nunca ha explicado su rechazo a retirarle el honor indebido al saqueador. ¿Por no volverse atrás, ella que tan encomiásticamente lo alabó en la entrega de galardones? ¿Por instrucciones de su fundador y jefe perpetuo, Francisco Álvarez-Cascos Fernández? ¿O por historias de Leones y Rotarios?

Por eso en Voluntad hemos venido dando la lata con el asunto aún después de esa supuesta retirada del galardón. Especialmente en nuestra cuenta de Twitter.

Rodrigo Rato, mientras tanto, vuelve mañana al banquillo. En un verdadero Estado de derecho, en un Estado de justicia, le habrían dado garrote vil en plaza pública hace ya tiempo. (Quedaría magnífico un cadalso en la Plaza del Marqués). Por supuesto, Santiago Carrillo no habría muerto en la cama. Y es probable que ningún concejal de Gijón de los últimos cuarenta años se hubiera librado de las galeras.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo 02.- Gijón, 05.- España, Justicia social, Política local

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s