Preservar la Fe en Gijón y comarca (II): para prácticos, perezosos, neófitos y niños

Edición gijonesa del Catecismo del Padre Astete

Edición gijonesa del Catecismo del Padre Astete

Recomendábamos anteayer el Catecismo Mayor de San Pío X. Aprovechamos este Domingo II después de Pascua para sugerir otra opción mucho más breve: el Catecismo de la Doctrina Cristiana, por el Padre Gaspar Astete, de la Compañía de Jesús. Con el que aprendieron millones de católicos de todo el mundo hispano desde el siglo XVI hasta el XX.

Se trata de un compendio extraordinario tanto por su brevedad y concisión como por lo completo que resulta. Lo esencial de la Fe católica está perfectamente resumido en este catecismo. Respondía a un criterio pedagógico de probada eficacia: se memoriza, incluso antes de comprender completamente el significado de todas sus preguntas y respuestas. Para cuando es necesario comprenderlas, se recuerda. Con el Catecismo del Padre Astete en la memoria se puede mantener la Fe y la ortodoxia y rebatir cumplidamente a los Bergoglios, Ratzingers o Gómez Cuestas de turno. Un católico así formado no se deja engañar, si no quiere.

A título de anécdota, podemos considerar un poco asturiano a este catecismo. No ya por sus ediciones locales, como la que ilustra esta entrada. El Padre Gaspar Astete, jesuita (nada que ver con los actuales arrupitas-nicolasitas) nació en 1537 en Coca de Alba, Reino de León. Las adiciones posteriores a su catecismo fueron obra, sobre todo, de Gabriel Menéndez de Luarca; y también de Benito Sanz y Forés que, aunque valenciano de Gandía, fue Obispo de Oviedo y gran protector del Santuario de Covadonga.

Como siempre quedan fieles, el Catecismo del Padre Astete sigue imprimiéndose. Además pueden encontrarse ediciones en línea, como en este enlace.

Gozó también de gran popularidad el similar Catecismo del Padre Jerónimo Martínez de Ripalda, contemporáneo de Astete y jesuita como él. De los sucesores, o más bien catecismos populares ampliados, resultaba aceptable el Catecismo de la Doctrina Cristiana, Texto Nacional, de Primer, Segundo y Tercer Grado. Publicados por el Secretariado Catequístico Nacional a partir de la década de 1950, fueron utilizados hasta al menos la de 1980 por parte de los sacerdotes y religiosos que intentaban conservar la Fe en la marea del posconcilio. En cambio el llamado Catecismo Escolar, reforma del Nacional perpetrada por la Conferencia Episcopal Española poco después de ser creada ésta a fines de la década de 1960, además de cursilerías sin fin contiene herejías graves. Los posteriores textos escolares, dicen que de Religión, aprobados por la citada Conferencia Episcopal son sencillamente aberrantes.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo 02.- Gijón, 03.- Comarca, 05.- España, 07.- Enseñanza, Carreño, Hispanoamérica, Villaviciosa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s