Para preservar la Fe en Gijón y comarca

El último gran catecismo emanado de Roma. El posterior, llamado para mayor escarnio «Catecismo de la Iglesia Católica», no es tal.

El último gran catecismo emanado de Roma. El posterior, llamado para mayor escarnio «Catecismo de la Iglesia Católica», no es tal.

Con los medios y los mentideros comentando hoy cosas «nuevas» que vienen del Vaticano (donde, si queda algún católico, está escondido), queremos aportar unos sencillos consejos útiles para preservar la Fe en Gijón, que valen también para Villaviciosa y Carreño:

Evite rigurosamente las parroquias. Están todas okupadas.

Lo mismo cabe decir de todos los colegios «católicos» de la región.

Si en la liturgia usan cualquier cosa que no sea latín (aparte del Kyrie eleison, que es griego), no es católica.

Si el sacerdote no lleva sotana o el religioso no lleva hábito, son ful seguro. (También pueden ser ful aun llevándolo, pero aquí cabe la duda).

Los «mensajes», «apariciones» y «revelaciones privadas» que se reciben en los alrededores de la villa son más ful que el Vaticano II. Que ya es decir.

Prestar atención a la información «religiosa» de los medios locales (con la excepción de Voluntad, naturalmente) es peor todavía. Todo parecido con la verdad es pura coincidencia, no deseada.

A los difuntos se los vela en casa, no en los llamados tanatorios. Sus restos no se incineran jamás.

Si se empeña en leer la Sagrada Escritura (lo que los cursis llaman la Biblia), debe ser una traducción de la Vulgata latina de San Jerónimo. La versión Torres Amat/Scio de San Miguel es buena y muy fácil de encontrar. Las que dicen ser traducciones «de los textos originales» (no hablemos ya de las de «lenguaje actualizado» o de las «ecuménicas», más falsas que Judas) son, aparte de una estafa, generalmente protestantizantes o ateizantes (que viene a ser lo mismo). Los seglares sin instrucción específica deberían limitarse al Nuevo Testamento, excluyendo el Apocalipsis de San Juan.

Ninguna doctrina, devoción, liturgia o práctica posterior a 1962 es buena (en liturgia, mejor si se usan los libros anteriores a 1951). Las de antes, de San Pedro a Pío XII, son siempre coherentes: Dios es inmutable y la doctrina de su Iglesia, también.

La única regla segura: lo que siempre se hizo y siempre se creyó. Lo que creían y practicaban nuestros abuelos venerables. Lo demás, sin excepción, viene del Príncipe de Este Mundo. Los que recuerden su catecismo ya saben quién es éste.

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo 01.- Voluntad, 02.- Gijón, 03.- Comarca, 09.- Medios, Carreño, Villaviciosa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s