La CUP contra la Calle de la Merced: parecidos razonables (I)

CUP «Xixón» y CUP «Països Catalans»

CUP «Xixón Sí Puede» y CUP original de los «Països Catalans»

Hace ya años que los adheridos a la tela de araña de la extrema izquierda subvencionada en Gijón se sienten atraídos por el modelo de la filoetarra CUP (Candidatura de Unidad Popular) catalana, tan de actualidad estos días. En las elecciones municipales de 2011 hubo una candidatura llamada CUP-X, «Conceyu d’Unidá Popular de Xixón». La utilización de las siglas CUP era evidente (como lo es la similitud con el nombre de la actual «Candidatura de Unidad Popular Xixón Sí Puede») y sus planteamientos buscaban aproximarse todo lo posible a los de la extrema izquierda de Cataluña.

Pero aquella candidatura de mayo de 2011 obtuvo 730 miserables votos, un 0,48% de los emitidos en el concejo. Muy lejos de los que cuatro años más tarde facilitó la operación Podemos: 29.750 votos, 21,01% y seis concejales que convirtieron a la encabezada por Mario Suárez del Fueyo en llave del gobierno municipal.

La CUP catalana, como la gijonesa, tiene con la derecha nacionalista-oportunista («Juntos por el Sí» en el llamado Parlamento de Cataluña, Foro A.C. en el consistorio gijonés) una relación que se mueve entre el reproche, la obstrucción y la colaboración. Esta última predominó en el fracasado intento de quitarle su nombre a la Calle de la Merced para dárselo al exalcalde José Manuel Palacio, q.e.p.d.

La iniciativa fue de «Xixón Sí Puede»; Foro puso los votos y el ardor guerrero en su defensa. ¿Qué movió a la CUP gijonesa a querer borrar el nombre, varias veces centenario, de la calle donde se sitúa el colegio estatal que padece a su jefe local, Mario Suárez?

Parecidos razonables: en la diócesis del tristemente célebre bisbette separatista Novell se sitúa la localidad de Berga, gobernada por la CUP de allá. Pues bien, se proponen borrar de su callejero todos los nombres católicos, empezando por las advocaciones de la Santísima Virgen María, y hasta la Plaza de la Cruz, para sustituirlas por los de insignes rojo-separatistas (incluyendo los de varios asesinos conocidos).

La Calle de la Merced de la villa de Gijón nos recuerda el convento y la capilla que en ella hubo, de la Orden Real y Militar de Nuestra Señora de la Merced y la Redención de los Cautivos. Fundada, por cierto, en Barcelona, en el siglo XIII.

El sectarismo y la intolerancia de Mario Suárez del Fueyo son conocidos. Como lo es el de sus patronos madrileños de Podemos, que empezaron a buscar el estrellato con su campaña contra las capillas de la Universidad Complutense de Madrid.

Pero, a la Alcaldesa Moriyón y sus secuaces, ¿quién les instila el aborrecimiento contra Nuestra Señora, el desprecio por los vecinos de Gijón,  por su historia y por sus tradiciones?

¿Será el Lions Club?

Continuaremos el próximo mártes, si Dios quiere.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo 02.- Gijón, 05.- España, 07.- Enseñanza, ¿Llingua?, Hispanoamérica, Política local

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s