Párkinson y otras pestes del siglo XXI

Si hasta un mal endémico de España como el diario ABC lo reconoce…

UN ESPAÑOL CONFIRMA LA RELACIÓN DIRECTA ENTRE LOS PESTICIDAS Y EL PÁRKINSON
EFE / Madrid
Día 30/11/2012 – 17:12 h
Han descubierto el mecanismo con el cual los pesticidas inducen la propagación y el inicio de esta patología

Un cerebro en una exposición / AFP

Un cerebro en una exposición / AFP

Un grupo de científicos en torno al español Francisco Pan-Montojo ha confirmado la relación directa entre la exposición crónica a pesticidas y el Parkinson, y la proteína implicada en la progresión de la enfermedad, según un estudio que publica hoy la revista «Scientific Reports». «Hemos descubierto el mecanismo con el cual los pesticidas inducen la propagación y el inicio de la patología de Parkinson en ratones», explica el neurocientífico a Efe.

En este artículo, los expertos confirman su hipótesis de que «la exposición crónica a pesticidas actuando sobre el intestino, sin necesidad de pasar a sangre, inicia la enfermedad de Parkinson que se transmite a través de los nervios que conectan el intestino al cerebro hasta afectar a la sustancia negra».

Ese es el «momento en el cual comienzan los síntomas motores (temblor, alteración de la postura y demás) que son característicos de la enfermedad». «Además, hemos identificado la proteína que, saltando de una neurona a la siguiente, podría ser la responsable de esta propagación», asegura a Efe.

En un estudio publicado en la revista científica «Plos One» en 2010 demostró que «la patología existía, pero no por qué existía». Ahora, los científicos han logrado determinar que los pesticidas «aumentan la secreción de (la proteína) alfa-sinucleína, una alfa-sinucleína que está normalmente modificada por parte de las neuronas entéricas».

Según el científico gallego, «esa alfa-sinucleína que sale al exterior de las células puede ser tomada por la neurona que está conectada con esta célula, con esta neurona del sistema nervioso del intestino».

Haber identificado la implicación de la alfa-sinucleína en la enfermedad de Parkinson supone «un paso más para darle más protagonismo si cabe a esa proteína». «Lo que hemos descubierto es que es modificada en estas células de forma anómala, empieza a ser secretada al exterior de la célula, y entonces es transportada hasta la siguiente célula, que es la que conecta con el sistema nervioso central», explica Pan-Montojo.

Este descubrimiento puede contribuir a «desarrollar mejores tests in vitro para ver la efectividad de determinados fármacos, para la prevención de que progrese la enfermedad”, a “diseñar fármacos que inhiban que la alfa-sinucleína agregue y se malforme como pasa cuando está expuesta a pesticidas”.

«Creo que es un paso más para que los políticos y la sociedad sean conscientes de los problemas que dan los pesticidas», subrayó.

Según el científico, «quizás sea el momento de intentar utilizar pesticidas que no induzcan estos problemas en las células entéricas, o sea, en las células del intestino, para que las neuronas del intestino no secreten esa sustancia».

Durante los últimos meses, según el experto, «se ha demostrado que la alfa-sinucleína sale de las células y que se puede transportar en las células, y eso demostraba lo que se veía, que la enfermedad progresaba».

«Ahora, el hecho de que los pesticidas sean los que inicien esa primera salida de la alfa-sinucleína de las células, de las neuronas, y que después sea transportada a la siguiente y que eso de alguna forma modifique la neurona a la que llega, a la que vuelve a secretar, etc. Eso es la primera vez que se ve», subraya.

El grupo de científicos ha observado en ratones que al extirpar uno de los nervios vagos, el simpático, el que está conectado a la médula espinal, se retrasa la aparición del Parkinson, de los síntomas motores.

«Esto es otra forma de demostrar que la alfa-sinucleína es la que se encarga. Es la primera vez también que se demuestra que cuando uno corta la comunicación, por lo menos las estructuras que estaban anteriormente conectadas y ya no lo están, no están afectadas cuando se trata a los ratones con pesticidas», dice.

Para el científico, esto «verifica que sólo con que el pesticida (en este caso rotenona) actúe sobre el intestino, ya no hace falta que llegue a la sangre ni nada, sino que sólo actuando en el intestino ya hace que se detone todo el proceso».

Cauto y sin pillarse los dedos, el doctor Pan-Montojo afirma creer «que es un paso más para que los políticos y la sociedad sean conscientes de los problemas que dan los pesticidas» y que «quizás sea el momento de intentar utilizar pesticidas que no induzcan estos problemas».

Hace mucho que llegó el momento de abandonar por completo los pesticidas. Los políticos del sistema, en cambio, van en sentido opuesto: imponiéndonos los cultivos transgénicos, por ejemplo, diseñados en gran medida para su compatibilidad con pesticidas extremadamente violentos, o integrando pesticidas ellos mismos. Y qué decir de los productos agrícolas importados de Marruecos o de China y de su extrema e incontrolada toxicidad. O de la destrucción del medio ambiente que el uso de pesticidas acarrea.

Todo lleva nombres extranjeros: Parkinson, Frankenstein… Es de suponer que, cuando el deterioro ya nos impida consumir, el partido único juancarlista y sus jefes europeos y transoceánicos tendrán previsto darnos la última dosis. El chute.

Haciendo memoria y buscando en archivos, aparece esto que el suplemento Crónica de El Mundo publicó el domingo 7 de febrero de 201o. Negritas nuestras:

HALLAZGO / INVESTIGACIÓN EN RATONES
El párkinson empieza por el estómago
Pesticidas que se emplean para atacar plagas en los frutales, la sarna y las pulgas pueden ser el origen del mal. Así lo ha demostrado en ratones un investigador gallego de 31 años «emigrado» a Alemania
PACO REGO

la bombilla se le encendió mientras veía el CD de la reunión en su apartamento. Un hombre bastante mayor que él, de pelo cano y frente despejada, al que Paco conocía de sobra por los libros, acababa de dejar en el aire una idea sorprendente. Los sabios llegados, en 2005, desde todas partes del mundo a Berlín le escuchaban atentos en directo. Decía el veterano patólogo Heiko Braak, de 68 años, que en el Párkinson no sólo el sistema nervioso central está alterado (como ya era conocido), sino que lo está también el intestino. Pero ni él ni nadie sabían por qué. Paco, recuerda ahora, se quedó pensativo. «Me llamó tanto la atención que en los días siguientes me puse a darle vueltas al asunto de una manera impaciente», explica el médico coruñés Francisco Pan-Montojo Puga, 31 años, desde su laboratorio en Dresde (Alemania). «Pedí una beca a la Fundación Barrié de la Maza y me puse a estudiar aquello que tanto me había sorprendido al ver aquel CD. Y tuve suerte. He dado con una tecla del Párkinson muy importante para el desarrollo de tratamientos preventivos más eficaces».

Cuatro años después, a razón de 12 horas diarias de experimentos y mucho pensar, Paco, como gusta que le llamen, ha podido cantar eureka. Ha descubierto la ruta que la enfermedad sigue en el organismo: comienza, según él, en el sistema nervioso del intestino y desde ahí emigra al cerebro en cuyas neuronas el mal se instala definitivamente produciendo temblores, rigidez y otros trastornos característicos. El origen, asegura el científico gallego, está en los pesticidas, entre ellos, la rotenona, un tóxico ecológico que se emplea para eliminar las plagas en los frutales, la sarna y las pulgas. Lo que hizo fue suministrar el producto mediante una sonda gástrica en concentraciones tan bajas que no se detectaban en el sistema nervioso central ni en la sangre periférica, pero sí en el intestino, donde se producía un efecto demoledor.

«Lo he podido demostrar con los ratones: los pesticidas que ingerimos y el Párkinson están relacionados», explica Paco. «Al mes y medio de haberles suministrado el tóxico, la enfermedad ya da señal en los animales. Hemos conseguido por primera vez un modelo animal que reproduce el Párkinson desde el principio hasta la aparición de los síntomas motores. Cuando esto ocurre en los humanos, el mal progresa de manera acelerada e imparable. No hay cura».

El hallazgo, publicado en la revista científica PloS One, de la Public Library Science (http://www.plosone.org/home.action) estadounidense, de acceso libre -las demás cobran 700 dólares a los científicos por publicarles los artículos y 30 a quien quiera leer un trabajo cualquiera- ha llegado en un momento de reflexión y cambio. Son cada vez más numerosas las voces cualificadas que abogan por una manera nueva de interpretar esta enfermedad neurodegenerativa [afecta a más de 130.000 personas en España, el 20% con menos de 50 años] y su propio tratamiento. «Lo que usted ha hecho cambiará la forma de ver y tratar el Párkinson», fue lo primero que oyó Paco de su jefe de investigación, el anatomista Richard Funk, de la Universidad Técnica de Dresde donde el joven doctor ha realizado el estudio dentro de un programa internacional tutelado por el prestigioso Instituto Max Planck de investigación alemán.

Fue su padre, ingeniero de caminos, quien le animó a cruzar los Pirineos. Por eso, cuando oye los parabienes de estos días, Paco se los toma en parte como una especie de ajuste de cuentas con el pasado. «En casa me decían que eligiera otra profesión que me permitiera vivir mejor, que eso de ser investigador era muy duro en España. Y vaya si lo es. Pero soy feliz así. Yo volvería encantado a mi tierra, aún soy joven y puedo dar todavía más de mí, pero sé que no tendría los apoyos que me dan en Alemania», se lamenta otro más del extenso pelotón de cerebros exiliados. En septiembre de 2005 Paco ponía rumbo a Dresde para trabajar como médico residente en el departamento de Neurología del Hospital Universitario Carl Gustav.

-Imagino que sus hallazgos del Párkinson estarán patentados.

-Sí, están a mi nombre.

-¿El laboratorio donde usted investiga no se lleva nada? Suele ser lo habitual…

-Ni un euro. No lo aceptaron. Me dijeron que como ellos no pagaban el estudio, pues en este caso el dinero lo pone la Fundación Barrié de la Maza, no les parecía justo participar económicamente de lo que pueda generar mi investigación.

-¿Ha hecho el cálculo?

– Noooo [risas]. El objetivo no es necesariamente forrarme, sino forzar a las empresas a que inviertan en la investigacion y desarrollen fármacos basándose en mi modelo. Estoy casi seguro de que se abrirá un abanico nuevo de medicamentos. ¿Cuánto dinero supone eso? Ni idea. Ahora bien, si a un laboratorio le interesa mi trabajo, ya sabe cómo encontrarme.

Podría ser un filón. Según los cálculos más optimistas, el número de pacientes con «parálisis agitante» -así llamó en 1817 el médico británico James Parkinson a la enfermedad que décadas después llevaría el apellido de su descubridor- se doblarán en 25 años en todo el mundo. Entonces habrá alrededor de 15 millones de personas diagnosticadas, siendo China el lugar con la tasa más alta, por encima de la mitad de los casos.

-¿Cree que lo que ha visto en los ratones se puede trasladar a los humanos?

-Claro, es cuestión de tamaño.

LAS CLAVES

El pesticida. Autorizado. La rotenona es uno de los pocos insecticidas que la Unión Europea permite usar en la agricultura ecológica. La OMS lo clasifica como «moderadamente peligroso».

Oferta. Blanco e inodoro. Comercialmente, el pesticida se vende en distintos envases (fotos inferiores), como polvo cristalizado de color blanco, inodoro e insoluble en agua.

Parálisis. Por contacto o ingestión. Así actúa este producto sobre el sistema nervioso de los insectos, impidiendo su desarrollo e inhibiendo la respiración celular. Finalmente, el animal se paraliza y muere en poco tiempo.

Pescado. Especies foráneas. En Estados Unidos, las Islas Vírgenes y Hawai la rotenona se utiliza legalmente a gran escala para aniquilar los peces exóticos que llegan a sus ríos. Es la forma elegida para recuperar las poblaciones de peces nativos de agua dulce.

Fíjense en nuestras últimas negritas de arriba: así nos protege la Unión Europea. Parece que en los últimos años se ha eliminado la rotenona de los pesticidas autorizados en el reglamento comunitario de agricultura ecológica, y que las instituciones europeas recomiendan a los países miembros su prohibición general: http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=CELEX:32008D0317:ES:HTML. En cualquier caso, puede adquirirse fácilmente vía Internet (por lo general la que se ofrece procede de China, ¡cómo no!). El estudio objeto de la noticia, además, puede ampliarse a otros pesticidas.

Y en el último párrafo: los gringos, mientras tanto, se afanan en envenenar el océano. Del Pacífico español al Parkinson cosmopolita.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo 03.- Comarca, 05.- España, 07.- Enseñanza, 09.- Medios, Medio ambiente, Política local, Sanidad

Una respuesta a “Párkinson y otras pestes del siglo XXI

  1. Marian

    Fanjun Meng, de 29 años, y Chunyang Zhang, de 26 años, se ahogaron en una piscina del hotel Branson. Ambos provenían de China y trabajaban en el laboratorio de patología anatómica en la Universidad de Missouri-Columbia. Meng fue profesor visitante y su esposa, Zhang, era una especialista en investigación.

    De acuerdo a la información en la página web de la universidad, Meng estaba trabajando en la búsqueda de una posible relación entre pesticidas y el Párkinson.

    La Policía dijo que la investigación estaba en curso en cuanto a la causa del ahogamiento, pero antes había dicho que no había señales de un crimen.

    Recientemente este neurocientífico español ha sido nombrado en los telediarios por descubrir la relación entre los pesticidas y el Párkinson.

    No sé muy bien que pensar.

    El español trabaja para quienes provocaron la muerte de los científicos chinos, sin ser consciente, o le espera también un final en extrañas circunstancias…

    En todo caso me alegro de que esto salga a la luz y espero que no se pierda la información con el paso del tiempo, como ya ha pasado anteriormente.

    Por cierto, el síndrome tóxico, ¡también fue causado por pesticidas y no como se dijo por el aceite adulterado de colza!

    ¿Serán los de siempre?

    Los que conocen el caso saben a qué multinacional me estoy refiriendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s