Mercurio que no has de beber, déjalo correr

O eso piensan Carmen Moriyón Entrialgo y su troupe, igual que lo pensaban Mapi Fernández Felgueroso y la suya. Perfecta continuidad entre alcaldesas, en todo lo malo (en todo, en suma); profunda armonía en el PPSOE/IU/FAC, más allá de alharacas superficiales. La superficie del agua no enseña el mercurio. Ni siquiera cambia la desvergüenza del apesebrado de Izquierda Unida, aunque sea ahora uno con menos años y menos pelo. Véase, si no, lo que cuenta La Nueva España:

Jove
«Moriyón no cumple con lo que prometió», denuncian los vecinos de La Piquera
«Nadie se hace cargo de las fuentes y la EMA no ofrece resultados de los análisis de contaminación por mercurio», lamentan en la zona
02:10
Pablo TUÑÓN

Roberto Fernández, izquierda, enseña a Geni Tamargo y Jorge Espina (IU) el estado de abandono de la fuente de La Piquera. [Foto Juan Plaza]

Roberto Fernández no se cansa de luchar en nombre de los vecinos de La Piquera (Jove) por el estado de la fuente de la zona y el abandono de sus alrededores. No se desanima aunque desde el gobierno local de Foro no le den razones para albergar esperanza. «De todo lo que nos prometió Moriyón antes de las elecciones, no cumplen con nada. Le he mandado cartas, papeles, más de 300 firmas de los vecinos, pero no hace ni caso», lamenta Fernández.El inicio de la lucha coincidió con el descubrimiento de que el agua de la fuente de La Piquera, así como las de El Muselín y La Parra, también en Jove, contiene mercurio. Moriyón les prometió afrontar el problema, algo que no ha sucedido. «Hemos tenido que encargar un estudio nosotros, que es caro, y dio positivo en mercurio. También lo han hecho Los Verdes. Además, la EMA dijo que controlaba el estado del agua de las fuentes, pero no nos ofrecen los resultados de los análisis», lamenta Fernández, que añade que «nadie se quiere hacer cargo de las fuentes». Lo ha intentado todo. «Si vas al Ayuntamiento, nada; a la EMA, tampoco; a Medio Ambiente, tampoco…», asegura. Su queja ha llegado incluso «a la Defensora del Pueblo».

Los análisis realizados por ecologistas revelaron en su momento datos escalofriantes. En un mes de julio, el agua de la fuente de El Muselín tenía 10 microgramos de mercurio por litro, cuando el máximo permitido es uno. La de La Piquera tenía siete microgramos por litro. Un cartel en la misma lo deja bien claro «Agua sin garantía sanitaria». En la de El Muselín, muchos vecinos siguen bebiendo. Todas las sospechas de los mismos se ciernen sobre las emisiones de la térmica de Aboño. «Desde que está la térmica ya no podemos coger agua. Además nos quema la huerta», lamenta Marino González, residente en El Muselín.

Pero las denuncias de los vecinos de La Piquera van más allá. Lamentan que no se limpie el entorno de su fuente, «donde acuden jóvenes a beber y comer» dejando restos incluso de ropa. «Lo que deben hacer es recoger la basura, no traérnosla a nosotros», denuncia Roberto Fernández, que asegura que cuando desbrozan en la zona tiran los restos dentro del bebedero. Sin embargo, otras partes con maleza están sin limpiar, como sucede en alguna cuneta de la carretera.

Jorge Espina, concejal de IU, transmitirá al gobierno local de Foro las denuncias vecinales sobre «el estado de abandono» de la parte alta de Jove. Además, Espina se comprometió a hacer lo posible para «obtener datos ciertos y actualizados de la posible contaminación por mercurio en las fuentes de la Piquera, el Muselín y la Parra».

Hace ya tres añitos que destacábamos en Voluntad («La izquierda plural contamina», esa misma izquierda plural consistorial que ahora representa Jorge Espina, que entonces gobernaba) el escándalo de la contaminación de las fuentes de Jove y parroquias limítrofes. Hace casi dos («Gijón, un basurero democrático») que la responsabilidad criminal de los irresponsables (HC) de la Térmica de Aboño quedaba clara. La Moriyón prometió electoralmente, y ahora, natural y democráticamente, se escaquea. Y el sucesor de Churruca (acompañado para la ocasión por una camarada que, a juzgar por la foto, parece aspire a seguir el camino de Dulce Nombre de María Gallego Canteli, aunque le falten aún unas cuantas arrobas) se cura en salud hablando de «obtener datos ciertos y actualizados de la posible contaminación por mercurio». Los vecinos, que no beban; las fuentes, que se pudran; las huertas, que se quemen; el suelo, que se contamine irremisiblemente; el Gijón rural, que deje de serlo. Así queda resumido el programa al respecto de todos los grupos políticos del consistorio.

Mientras tanto, el Ayuntamiento se preocupa por dejar aún más feo el centro de Gijón, gastando el dinero que los gijoneses no tienen (es decir, endeudándolos más) en obras inútilmente repetidas, hechas, deshechas y rehechas. En este caso, quitar los adoquines de la Plaza de Europa y poner asfalto en su lugar. Lo de siempre.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo 02.- Gijón, Justicia social, Medio ambiente, Política local, Sanidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s