La mala noticia

Su reverencia Vilumbreras en El Comercio del pasado domingo (qué apropiado resulta el acompañamiento de las tonterías de UPyD e IU)

La buena noticia es que hoy es el X domingo después de Pentecostés y además la fiesta de la dedicación de la muy hispánica y romana Basílica de Nuestra Señora de las Nieves.

«La buena noticia» es también título que parece gustar para sus columnas en la prensa supuestamente local a los clérigos ignaros y torticeros que semanalmente enhebran lugares comunes, tonterías y herejías, para la perdición de los lectores. Así lo usaba José Luis Martínez, a quien Dios haya perdonado, en La Nueva España. Y así lo usa un tal Javier Vilumbrales Álvarez en el bilbaíno Correo ex Español, edición de Benavente para Gijón (mancheta El Comercio). Según lo que dicho periódico pone bajo la fotografía de un señor de gafas y camisa abierta, es «Capellán del Hospital de Jove y adscrito al Sagrado Corazón».

El domingo pasado nos avisaron de que este poco reverendo señor soltaba una pataleta contra Voluntad. Como en las casas gijonesas de bien ya no entra el ex Comercio, intentamos leerlo en línea. Con buen criterio que no esperábamos, los responsables de la edición digital no habían publicado a Vilumbrales. Agradézcanos éste, pues, que lo pongamos ahora en Internet.

A Vilumbrales se le ha indigestado Voluntad. Su artículo es un refrito de citas nuestras, a menudo inexactas, con las comillas mal colocadas, y algunas objeciones suyas (llamémoslas así, piadosamente) que se reducen a lamentarse por que la clerigalla de esta diócesis sea objeto de crítica. Nada refuta (porque no puede) de lo que Voluntad ha publicado. Nada lamenta de la destrucción de la Fe católica entre nosotros.

La buena noticia es que nos ha proporcionado un buen rato, hombre, al escribir lo siguiente: «La jerarquía asturiana debería actuar frente a insultos, injurias y calumnias». Así que eso pide Vilumbrales: que la «jerarquía asturiana» (sic) «actúe» contra Voluntad. Los escándalos, las herejías, los sacramentos inválidos, los abusos litúrgicos que son norma en la Archidiócesis de Oviedo, los reduce Vilumbrales a «insultos, injurias y calumnias». O sea: lo grave no es que se produzcan, sino que se denuncien.

La mala noticia para este clérigo de incógnito es que Voluntad sigue aquí, con un pequeño muestrario de las aberraciones de los colegas de Vilumbrales, y con el propósito de seguir poniéndolas en evidencia.

Quizá debería Vilumbreras denunciar y pedir que se actúe contra las prácticas contra la moral y contra la vida humana que diariamente tienen lugar en el Hospital de Jove, del que su reverencia es capellán. Y empezar por administrar válidamente el sacramento de la extremaunción, y no esas cosas ridículas con que despacha a los enfermos. Y por vestir sotana, como es su obligación.

La buena noticia de hoy para Vilumbrales es que gracias a Voluntad tendrá más lectores. Afortunadamente no le durarán: su reverencia escribe francamente mal, tanto en la forma como en el contenido.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo 01.- Voluntad, 02.- Gijón, 03.- Comarca, 09.- Medios, Sanidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s