Apaga y vámonos

Telebasura ¡no! Apágala tú antes de que ella te desconecte.Nuevamente tenemos que felicitar al responsable de La Nueva España de Gijón, Francisco García Alonso, por su columna de hoy. La televisión es incompatible con la vida familiar, con la vida intelectual, con la vida espiritual, con la vida ordenada. En un hogar cristiano no hay televisor. Un pueblo de teleadictos es una masa de dóciles esclavos.

Billete de vuelta
Apaga y vámonos

Lo peor de la televisión no es su capacidad para amontonar basura y vender detritus a precio de caviar: lo más lamentable es su efecto narcótico de doble dirección, pues entontece a los que miran, embobados en precaria hipnosis, y consigue que pierdan el sentido del ridículo los que la hacen, en una suerte de aquelarre infame que escapa ya del horario nocturno y se sirve en coctelera a cualquier hora. Va a ser verdad que, como discurría con sorpresa la bisabuela a la vista del invento, en la «caja tonta» sólo caben cerebros minúsculos. Y aún peor es cuando la pantalla se llena de predicadores y se convierte en púlpito. Apaga y vámonos, que donde permanece encendido un televisor seguro que hay alguien que no está leyendo un libro.

P.S.
¿Cómo es posible que alguien aparentemente con tan buen criterio dé la columna que La Nueva España de Gijón reserva para un sacerdote «católico» (tan católico como Mapi Fernández Felgueroso, es decir) a Javier Gómez Cuesta, ahora que Dios se dignó librarnos de Díaz Bardales y de José Luis Martínez, q.s.g.h.? ¿Quién le aconseja o impone a los peores representantes de la clerigalla herética y descreída?

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo 02.- Gijón, 03.- Comarca, 05.- España, 09.- Medios

Una respuesta a “Apaga y vámonos

  1. El propio Francisco García parece responder hoy en La Nueva España al post scríptum de esta entrada de Voluntad del martes 29 de mayo. Con su increíble y arrebatada apología de la atrocidad perpetrada en la iglesia parroquial mayor de San Pedro Apóstol de Gijón por el arrupita-nicolasita Rupnik y sus secuaces, titulada además (sin atisbo de ironía) «Elogio del arte sacro», parece colocarse del lado del progresismo oficialista «católico» (o sea, esa forma políticamente correcta de alejarse del catolicismo, pero sin estridencias, que en España es usada incluso por conocidos integrantes de la Conferencia Episcopal).

    Nuestro moderado colega GC – Gijón Católico dedicaba ayer al asunto Rupnik una entrada, continuación de otra anterior en que habían dado la primicia de lo que Gómez Cuesta y Cía. preparaban para nuestra pobre parroquia mayor. Aconsejamos leerlas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s