El PP contra la Madre de Dios

La Capilla de la Virgen de Begoña, levantada en el s. XVIII y destruida por el Frente Popular (hoy Partido Popular) en 1936. Reconstruida tras la liberación, fue destruida definitivamente por los carmelitas modernistas durante el juancarlismo

Y contra toda la corte celestial. El pasado miércoles, nuestro apreciado colega GC – Gijón Católico –aquejado de moderantismo severo, lo cual estropea su buena intención en ciertas ocasiones, pero no en ésta– titulaba «Ya la tenemos armada» la noticia de que el nuevo Gobierno, con la complicidad de los mal llamados «agentes sociales» (sindicatos que, todos juntos, no representan ni al diez por ciento de los trabajadores, y organizaciones empresariales en las que los emprendedores brillan por su ausencia) se apresta a ir suprimiendo las fiestas religiosas, con excusas ridículas. El Partido Popular ha demostrado sobradamente ser más laicista que la otra pata del PPSOE, el Partido Socialista.

Víctima de esta política sectaria va a ser, entre otras, la fiesta de la Virgen de agosto, la Asunción de Nuestra Señora, que en Gijón celebramos como la Virgen de Begoña, patrona de nuestros festejos veraniegos y centro de la Semana Grande de esta villa. Y, como apostilla GC: «no es arriesgado aventurar que, de persistir el absurdo traslado para años venideros, se acabará sacrificando una de estas dos festividades [Carnaval y San Pedro] (y apostamos lo que quieran a que será la de San Pedro) en beneficio de la Virgen de agosto».

El carnaval es, sin duda, perpetuo para los que, con máscara de católicos (y de jerarquía católica) callan como bellacos ahora que las medidas laicistas son del PP. PP en el que, naturalmente, incluimos al Foro-FAC.

1 comentario

Archivado bajo 02.- Gijón, 03.- Comarca, 05.- España, Medio ambiente, Política local

Una respuesta a “El PP contra la Madre de Dios

  1. El pasado jueves, Juan Manuel de Prada publicaba en el diario ABC un artículo sobre esta medida del Gobierno «popular»:

    TRASLADANDO FIESTAS

    Si Zapatero hubiese tenido la ocurrencia de trasladar las fiestas a los lunes, y de cargarse de paso festividades de gran arraigo como la Asunción de la Virgen o el día de Todos los Santos, habríamos escuchado enseguida –con voz tonante y airada– que su propósito no era otro sino descristianizar la sociedad. Pero quien ha tenido la ocurrencia ha sido Rajoy; y, misteriosamente, nadie le ha atribuido semejante propósito. De donde se deduce —risum teneatis— que si las festividades religiosas se las carga un gobierno de izquierdas, hemos de presumir que su propósito es descristianizar la sociedad; en cambio, si quien se las carga es un gobierno de derechas, hemos de presumir que su propósito es «racionalizar el calendario laboral y reactivar la economía». Que la economía vaya a reactivarse por quitar cuatro días de fiesta, o por correrlos al lunes, es una sandez que sólo se le habría ocurrido a aquellos arbitristas demenciales de los que se cachondeaba Quevedo; pero vivimos en una época tan confusa que las sandeces más grotescas pueden pasar fácilmente por ideas geniales.

    El mundo liberal siempre tuvo la obsesión de cepillarse el calendario cristiano. Primero lo intentó con el desquiciado calendario napoleónico; y, fracasado aquel empeño arbitrista, se dedicó, al tiempo que la Iglesia reducía sus fiestas de precepto, a multiplicar las suyas, hasta tupir el calendario con una caterva de fiestas civiles, a cada cual más relamida y rimbombante. Las fiestas verdaderas, que sólo pueden ser religiosas, no tienen más sentido que santificar la vida: se basan en la necesidad que el hombre tiene de encontrarse a sí mismo bajo la luz de una fe comunitaria; y se cumplen en la recepción de un don espiritual. Las fiestas civiles, que son falsificaciones paródicas de las religiosas, nunca cumplieron ninguna de estas dos funciones; pero su proliferación insensata logró enturbiar el sentido originario de las fiestas religiosas, hasta equipararlo con el de las fiestas civiles, como mera ocasión para el ocio consumista. Una vez lograda esta equiparación turbia, se prueba ahora a cambiar de fecha las fiestas religiosas, o a borrarlas del calendario, en la confianza de que su traslado o supresión no ocasionará mayores resistencias que el traslado o supresión de las insustanciales fiestas civiles. Y como quien anuncia esta barrabasada no es Zapatero, sino Rajoy, ni los católicos rechistamos, en lo que se demuestra que la ofuscación ideológica ha logrado desecar el meollo de nuestra fe, convirtiéndola en una sucesión de automatismos vacuos; en esto consiste el fariseísmo.

    Existe un axioma biológico infalible: a medida que disminuye lo vivo, aumenta lo automático. Cuando las fiestas religiosas se convierten en un automatismo vacuo importa poco, en efecto, que se cambien de día. Si fuesen fiestas vivas, su traslado por decreto nos resultaría tan desquiciado y abusivo como una orden ministerial que nos exigiese celebrar nuestro cumpleaños en domingo, o parir durante el mes de vacaciones; pues ese traslado obedece a la misma visión mecanicista –automática– del hombre, reducido a un gurruño de carne sin necesidades espirituales, para quien las fiestas se han convertido en meras ocasiones para el ocio consumista. ¡A trabajar y a consumir, españolitos sin fe, que hay que «reactivar» la economía!

    «Al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará», leemos en el Evangelio. Así se recompensa la fe de los tibios. Después de todo, la ocurrencia de Rajoy de quitarnos o trasladarnos las fiestas religiosas puede que sea un instrumento del designio divino.

    El escritor Juan Manuel de Prada ha evolucionado, siempre a mejor, en los últimos años. Es razonable esperar que, de seguir así, abandone por completo el Novus Ordo. Entonces ya no se le escaparán gazapos cuasi heréticos como «la necesidad que el hombre tiene de encontrarse a sí mismo bajo la luz de una fe comunitaria». Por lo demás, suscribimos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s