Ya hemos reflexionado bastante

Una vez más perplejos, pero no sorprendidos, de ver las típicas fotos de monjitas de hábito y sonrisa en los colegios electorales (¿a quién votarán?, ¿a abortista a, o a abortista b?, ¿a laicista a, o a laicista b? ¿a aberrosexualista a, o a aberrosexualista b?) nos fijamos más bien en otra noticia atroz, pero tampoco sorprendente. Que, ¿sorprendentemente?, hace un rato ha retirado de su portada electrónica La Nueva España. Negritas nuestras:

Un senegalés apuñala en Fomento a dos jóvenes que se negaron a darle tabaco
Un policía fuera de servicio localizó al agresor, que fue detenido, en una discoteca del Náutico
Una de las víctimas está ingresada en la uvi en estado grave

04:14
R. GARCÍA

La Policía detuvo ayer de madrugada a un senegalés de 39 años, y con antecedentes penales por delitos violentos, acusado de apuñalar a dos jóvenes -un chico y una chica de 22 años- a los que previamente había increpado en las inmediaciones de un bar situado en la calle Rodríguez San Pedro. Los testigos de los hechos aseguran que el presunto delincuente le había pedido tabaco a la chica poco antes de la agresión. Los dos jóvenes fueron trasladados al Hospital de Cabueñes. El chico, cuya identidad responde a las iniciales J. M. C., permanece ingresado en la tercera planta del centro médico. Su amiga, T. A. S., sufre lesiones graves y se encuentra en la unidad de cuidados intensivos.

El suceso tuvo lugar en la zona del Fomento, a escasos metros de la calle en la que hace un mes varios jóvenes agredieron brutalmente a Francisco Javier Casáis, el avilesino que falleció una semana después en el Hospital Central como consecuencia de las lesiones. El nuevo incidente se produjo alrededor de las siete de la madrugada del sábado. El detenido, al que según los testigos «no le habían permitido la entrada en ninguno de los bares de la zona», se dirigió entonces a una joven que acababa de salir de un establecimiento. El acusado le pidió tabaco a la chica y fue entonces cuando comenzó una fuerte discusión. Un joven salió del bar para proteger a su amiga y le pidió al ahora detenido «que se fuera». Haciendo caso omiso de las palabras de su interlocutor, el senegalés sacó una navaja del bolsillo de su pantalón y apuñaló al joven en el costado. Posteriormente, el detenido arremetió contra la chica propinándole hasta tres navajazos en el abdomen y el tórax. El arrestado abandonó tras la agresión el lugar de los hechos camuflándose entre los testigos.

Un policía destinado en Tenerife que en esos momentos se encontraba disfrutando de su tiempo libre, localizó una hora después al senegalés en una discoteca situada en la zona del Náutico. El funcionario, ayudado por varios ciudadanos, logró retener al agresor en las inmediaciones del Centro Comercial San Agustín, hasta que llegaron al lugar de los hechos agentes de la Policía Local. El detenido, que tenía la ropa manchada con sangre y no llevaba encima documentación alguna, opuso gran resistencia a la detención llegando incluso a arrojar la navaja con la que había apuñalado a los jóvenes al interior del coche patrulla en el que fue conducido a la Comisaría. Los agentes tomaron declaración al acusado a última hora de la tarde de ayer. Está previsto que el agresor pase a disposición judicial mañana.

El apuñalamiento de estos dos jóvenes tuvo lugar a escasos metros de la zona en la que varios adolescentes agredieron brutalmente hace un mes a Francisco Javier Casáis. La muerte de Casáis motivó la apertura de un amplio debate ciudadano sobre el horario de cierre de los establecimientos hosteleros y la necesidad de aumentar la vigilancia local en las áreas de ocio. Las asociaciones de vecinos reclamaron entonces más vigilancia en la zona de «movida nocturna» de la ciudad. La Junta de Seguridad, reunida el jueves 10 de noviembre, decidió aumentar la vigilancia policial en zonas como el Náutico, el Fomento y Cimadevilla.

«Sólo quería que dejara en paz a mi amiga»
«Al ver que me arroyaba sangre por una pierna fue cuando me di cuenta de que me había pinchado», relata el joven atacado
04:14
R. GARCÍA

«Cuando vi que me arroyaba sangre por una pierna fue cuando me di cuenta de que me habían pinchado. Hasta entonces no lo había notado». El joven que en la madrugada de ayer fue apuñalado por un senegalés en la zona del Fomento, J. M. C., reflexionaba así desde su cama en el Hospital de Cabueñes. Tras declarar ante los agentes encargados de la investigación del caso, el gijonés relataba lo vivido en una noche en la que él sólo quiso proteger a una amiga.

«Cuando salí del bar en el que estábamos todos, vi que ella estaba discutiendo con alguien y le pedí al chico que se tranquilizara. Yo ni siquiera sabía lo que había pasado, pero quería que él se fuera de allí para que la dejara en paz», relataba ayer el joven en conversación con este periódico.

En plena trifulca J. M. C. sintió «como si me hubieran tocado». El senegalés ahora detenido acababa de clavarle en el abdomen una navaja. «La gente empezó a rodearme, una chica me trajo betadine y yo me senté en un portal», recuerda el herido. Poco antes del suceso el joven gijonés había decidido volver para casa «pero después encontré a una amiga y decidí quedarme un poco más», concluyó. Tras la agresión, el joven fue conducido al Hospital de Cabueñes. Fue allí donde se enteró de lo que le había sucedido a su amiga, que continúa ingresada en la unidad de cuidados intensivos del centro médico gijonés. La evolución de ambos es favorable, según fuentes médicas.

La discusión entre las víctimas y el agresor, que no llevaba encima ningún tipo de documentación en el momento de los hechos, tuvo lugar «por un motivo banal sin conocimiento ni enemistad previos entre las partes», tal como aseguraron ayer fuentes policiales. Sucesos de este tipo son, según los agentes, «muy difíciles de evitar».

A pesar de lo violento del caso, el apuñalamiento no sorprendió demasiado a quienes ayer se encontraban a las siete de la madrugada disfrutando de la noche en la zona de Fomento. «El senegalés venía buscando bronca», aseguraba uno de los jóvenes que se cruzó con el ahora detenido, «le pidió tabaco a un chico y como no se lo dio intentó agredirlo también pero consiguió escapar», relataba este joven. El senegalés no fue el único detenido en una noche en la que además los funcionarios policiales de la ciudad arrestaron a otro ciudadano acusado de amenazar con un martillo a un viandante.

Patéticos, ridículos e insultantes son los intentos de La Nueva España (que sigue sin enterarse de que en español no se dice «arrestar», cosa que sólo puede hacer un juez o un mando militar, no la policía; se dice «detener») de camuflar las verdaderas dimensiones del delito en el desorden (por otra parte intolerable) que se ha instalado en Fomento.

Tenemos a un senegalés, un negro probablemente mahometano, que campa por sus respetos en España, como tantos miles más. Al que se le ha hecho creer que todo se le debe, porque todo se le da. Que sabe que la policía española no es dura, y que las cárceles representan para ellos vida fácil y regalada, aunque para los españoles sean un infierno. Que tiene antecedentes penales por delitos violentos, lo cual desmiente al portavoz policial que pretende que los «sucesos de este tipo son … muy difíciles de evitar».

¿Pretende poner freno a estos sucesos, que no son aislados, sino generalizados y en vertiginoso aumento, alguno de los partidos cuyas candidaturas están siendo votadas hoy? No, con la honrosa excepción de la Plataforma por Cataluña (PxC), pero sólo en el Principado catalán.

Así que, si usted ha votado, perdónenos, es usted tonto. Y suicida.

Y, si no ha votado aún, no haga el tonto: no vote. ABSTENCIÓN.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo 02.- Gijón, 05.- España, 09.- Medios, Justicia social, Política local

4 Respuestas a “Ya hemos reflexionado bastante

  1. ¿Para qué existís? ¿Qué pretendéis? ¿A dónde vais?¿Por qué os dirigís a mi? ¿Por qué no os esfumáis? ¿Quiénes sois?

    • Sr. Roces: Por favor, no exhiba de este modo su mala conciencia. Resulta casi obsceno.

      Si se siente interpelado por nuestros humildes comentarios, enhorabuena: quizá esté usted en camino de conversión. Pero si la lectura de Voluntad le desasosiega en demasía, puede optar por no leernos, en esta libérrima sociedad que nos han proporcionado los demócratas como usted.

  2. Bernardo Solís

    Estimados señores:
    Hemos visto en su publicación que han incluido el nombre de nuestra entidad cultural, Ateneo Jovellanos, en uno de sus enlaces. Les rogamos lo retiren de su página, ya que la entidad permanece al margen de cualquier ideología, sea política, religiosa o de otra índole, respetando el derecho de nuestros socios a tomar partido por las que consideren oportunas. Pero nosotros estamos en la obligación de permanecer neutrales e independientes. Es por eso, que, con todo el respeto hacia su cuaderno, les solicitamos nos desvinculen del mismo.

    Un saludo,

    Bernardo Solís
    Responsable de comunicación
    Ateneo Jovellanos de Gijón

    • No sabe el Sr. Solís con qué gusto hemos procedido a atender su petición.

      El enlace al sitio web del Ateneo Jovellanos se hallaba en este cuaderno de bitácora desde su aparición, hace cinco años. Entre otros de interés vario para los gijoneses. Además, Voluntad ha dedicado reportajes a unos cuantos actos del Ateneo; para ser precisos, a unos pocos que merecieron nuestra atención, de entre los numerosos y generalmente prescindibles que el Ateneo Jovellanos organiza. Este repentino afán por desligarse, ¿tendrá algo que ver con la pataleta del Sr. Carlos Roces Felgueroso que abre los comentarios a esta entrada?

      Sí, es un alivio retirar el enlace a una entidad cuyo «responsable de comunicación» pone «al margen de cualquier ideología, sea política, religiosa [sic] o de otra índole». Voluntad está también al margen de cualquier ideología, incluso de la del pensamiento único dominante. Sin embargo, quienes son capaces de hablar de «ideología religiosa» [otra vez sic], además de antirreligiosos (y adheridos, por tanto, a la ideología dominante), son bobos de solemnidad. Bobos solemnes: he ahí, resumida en dos palabras, la historia y el presente del Ateneo Jovellanos.

      Y que nos disculpen aquellos (pocos) que han sido excepción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s