In memoriam José Ignacio Rivero

José Ignacio Rivero (izq.) junto a su asistente Óscar Grau, en Miami en el 2009 (foto KOLTUN / Café Fuerte)

Voluntad procura prestar atención a la historia del periodismo asturiano, en la cual el periodismo asturcubano ocupa lugar de honor. Por eso reproducimos este despacho de la agencia FARO:

Miami, 3 agosto 2011. A las cinco de la mañana, hora local, ha fallecido en esta ciudad de la Florida el prestigioso periodista cubano, que fuera director del Diario de la Marina de La Habana, decano de las Américas, don José Ignacio Rivero, a los 90 años de edad. El óbito tuvo lugar en el domicilio de su hija Mª Lourdes Rivero de González del Valle, tras varias semanas de complicaciones cardiopulmonares. La muerte de su esposa Mariíta Mederos Beci, hace siete meses, le había afectado profundamente. José Ignacio Rivero fue toda su vida periodista católico de combate. En 1960 la tiranía castrista le asaltó el periódico y tuvo que escapar de la isla, tras asilarse en la Embajada del Perú; Raúl Castro amenazó que no importaba que Rivero se fuera al extranjero, que le irían a buscar donde estuviera. Recibió múltiples distinciones y condecoraciones, y era caballero de la Orden Ecuestre del Santo Sepulcro.

Nacido en La Habana el 28 de octubre de 1920, de distinguida familia asturcubana, su padre fue el gigante del periodismo Pepín Rivero, y su abuelo nada menos que Nicolás Rivero Muñiz, comandante de los Reales Ejércitos de Carlos VII durante la Tercera Guerra Carlista, y natural de Villaviciosa (Asturias). En el Diario de La Marina hubo a menudo colaboradores carlistas, como el periodista asturiano Jesús Evaristo Casariego.

Según recoge el cuaderno de bitácora Café Fuerte, a José Ignacio Rivero «le tocó dirigir al Diario de la Marina en los días de mayor turbulencia de la historia cubana», dijo en Miami Óscar Grau, su secretario personal desde 1944. «Para mí, José Ignacio fue más que un amigo, un verdadero hermano». Grau conversó con Rivero la tarde de este martes. «Se fue apagando lentamente, se deterioró mucho después de la muerte de su esposa, que fue su único amor y compañera por sesenta y siete años de matrimonio». Grau atinó a rescatar el crucifijo de marfil que colgaba en el despacho de Rivero, y escapó por la azotea cuando el edificio del diario fue asaltado por las hordas castrocomunistas. En el destierro siguió siendo su asistente, hasta la muerte de quien siempre llamó «el Director».

José Ignacio Rivero publicó un Diario de la Marina con frecuencia semanal, desde una oficina de Miami Beach, hasta abril de 1961. Durante los primeros años de destierro publicó también las revistas Impresiones, Foto Impresiones y Relámpagos. Fue director del ABC de las Américas, publicado en Washington D.C. y en Puerto Rico, y corresponsal del diario madrileño ABC en la capital de los Estados Unidos, así como columnista de los mejicanos Diario del Yucatán y El Porvenir, y del Diario de las Américas de Miami.

Autor de los libros Prado y Teniente Rey (1983), Contra viento y marea (1990) y Biografía de un crimen (2009), ha dejado en fase final de edición Ex corde, reflexiones y pensamientos acumulados a lo largo de su vida.

José Ignacio Rivero había declarado: «Tengo la convicción muy dentro de mí que no seré yo, pero que algunos de mis descendientes recuperarán la legítima propiedad del periódico y del edificio, y que sacaremos el Diario de la Marina otra vez en La Habana». Su última aparición en un acto público tuvo lugar el pasado mes de mayo, cuando recibió el Premio Herencia Cubana 2011 en la Universidad de Miami. Le sobreviven sus hijas María de Lourdes, Beatriz, Inés María y Magdalena Sofía, doce nietos y catorce biznietos. El sepelio tendrá lugar, D.m., este domingo 7 de agosto, de las 18 a las 22 horas, en la Funeraria Caballero Rivero Woodlawn, 8200 SW 40 St., en Westchester. Se celebrará una misa por su eterno descanso el lunes 8, a las 10:30 de la mañana, en la Iglesia de Epiphany, 8235 SW 57 Ave., Miami. La familia pide que en lugar de flores se envíen donaciones a la Agrupación Católica Universitaria en Miami.

Requiescat in pace.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo 05.- España, 09.- Medios, Cuba, Hispanoamérica, Villaviciosa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s