Adiós, julio. Hola, don Juan. ¿Adiós, Paco(s)?

No queremos dejar que se vaya julio (mes que, aunque la modernista clerigalla gijonesa no lo sepa, está dedicado a la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo) sin añadir algún comentario de Voluntad a los muchos que ha suscitado el discurso de toma de posesión de Francisco Álvarez-Cascos Fernández como presidente de la comunidad autónoma que suplanta institucionalmente a nuestra región, el pasado día dieciséis. Sobre la composición de su gobierno no juzgaremos todavía, dado que entre sus miembros hay alguno en principio no enteramente impresentable, lo cual es novedad. Sobre sus palabras y, sobre todo, sobre sus citas mucho se ha escrito y declarado estos días. Casi todo deleznable, como corresponde a la casta que en Asturias domina la política y los medios.

Los lectores habituales de Voluntad ya conocen nuestra nada amable opinión de los colaboradores de La Nueva España, especialmente de los de su edición gijonesa. Una excepción es Ceferino Menéndez Buelga, cuyos artículos, además de bien escritos, se alejan de la banalidad al uso. Este es el que el 20 de julio dedicaba a las palabras de Álvarez-Cascos:

Sin la venia
Regionalismo regeneracionista
Sobre los ejes del aparato ideológico de FAC y Álvarez-Cascos

Aunque pueda parecer lo contrario, ni es un trabalenguas ni pretende serlo. Para los analistas ávidos de etiquetas bien podría ser la que encabeza la fórmula que defina ideológicamente a Foro Asturias. Y es que, sin perjuicio del ejercicio de transversalidad política que tan buenos rendimientos electorales le ha deparado, ése ha sido el hilo conductor en los discursos del ya presidente del Principado, desde el fundacional pronunciado el 2 de enero en el hotel Regente, hasta el de su toma de posesión del pasado sábado.

De las muchas referencias habituales a asturianos ilustres, dos han terminado por convertirse en el leitmotiv nada casual de sus intervenciones: Jovellanos y el Melquíades Álvarez del Partido Reformista. Nada casual en cuanto que ambos son elementos clave, cada uno a su manera, de los dos momentos en los que el regeneracionismo asume un innegable protagonismo en la vida política española: las Cortes de Cádiz y la Restauración. Como no es casual que los dos sean momentos de grave crisis institucional, motivado el primero por la invasión napoleónica y el asalto al Antiguo Régimen y el segundo por la decadencia de régimen ideado por Cánovas. Y sin que tampoco sea casual que ese protagonismo se despliegue en ambos casos a caballo entre el fin de un siglo y el comienzo de otro.

A nadie escapará la enorme carga simbólica que, desde el actual momento de crisis de esta Segundo Restauración, a principios del siglo XXI, implica tomar como referencia ideológica la doctrina política enarbolada por Melquíades Álvarez a principios del XX en plena zozobra de la I Restauración.

Sea como fuere, el propio Cascos dejó, a mi entender, sobradamente clara esa inspiración regeneracionista en este fragmento clave de su intervención: «Decía Ortega y Gasset, militante del partido de Melquíades Álvarez, que el problema que tenían los reformistas españoles es que ellos eran una generación sin maestros. Nosotros afortunadamente no, sabemos de donde venimos, tenemos espejos donde mirarnos, amamos nuestro pasado y queremos continuar la noble tarea histórica de hacer una Asturias mejor, más culta, más ilustrada, más justa y más próspera, donde no quepan ni la indignación, ni la marginalidad, ni la exclusión. Queremos, y lo decimos bien alto en esta noble Junta General del Principado, sentirnos orgullosos de ser asturianos».

En cuanto al regionalismo, invocaba Álvarez-Cascos, en su discurso del pasado sábado, «un aliento histórico regional muy fuerte que se remonta hasta Jovellanos», que «viene avalado por la peculiaridad histórica, geográfica, administrativa, cultural y lingüística de nuestra región» y que, partiendo de una concepción integral, fue dotándose de un matiz más económico, al que se sumó, entre otros, «el propio Melquíades Álvarez, que había fundado el Partido Reformista gracias al apoyo de algunos importantes empresarios e indianos asturianos, y que siempre puso su organización en defensa de los intereses económicos y políticos de Asturias».

Jovellanos y el Melquíades Álvarez del Partido Reformista, pues, como ejes de un aparato ideológico cuyo desarrollo deberá Foro Asturias afrontar, en un reto que evoca al asumido por Adolfo Suárez con UCD, desde el ejercicio del poder, circunstancia que, obvio es decirlo, comporta ventajas e inconvenientes de cuyo balance final dependerá, en gran medida, la viabilidad de FAC como proyecto político a medio y largo plazo.

Prueba de la inteligencia del articulista es que, de los precedentes citados por el flamante presidente autonómico, no se fija en el más llamativo, contra lo que han hecho casi todos los demás comentadores: no se fija en el creador del regionalismo político asturiano, el carlista Juan Vázquez de Mella y Fanjul, con quien Francisco Álvarez-Cascos –como ya en su día destacamos en Voluntad— no tiene nada que ver, por más que se empeñe.

Pero lo mismo puede aplicarse a Jovellanos, tanto por encontrarse el ingeniero madrileño en sus antípodas, como por el empeño que pone en reivindicarlo, convenientemente falseado. Nada original en esto: su antecesor en el gobierno autónomo, Vicente Alberto Álvarez Areces, ya lo hacía al comienzo de su destructiva etapa como alcalde de Gijón. Antes aún, hace casi treinta años, el entonces senador de Alianza Popular ya estaba en esas. Curiosamente, fue un senador socialista quien le replicó, adecuadamente, que Gaspar Melchor de Jovellanos pertenece al pensamiento reaccionario español, no al liberal.

En un texto tan bien trabajado como el reproducido arriba, no puede reprocharse a don Ceferino Menéndez que busque la simetría, que es artificio de belleza. Pero resulta forzado calificar de «regeneracionismo» el propósito de las falsas Cortes de Cádiz (cuya ilegal convocatoria censuró Jovellanos, quien luego se sentó con los antiliberales, junto a Inguanzo y a Cañedo).

Forzado es también calificar de regionalista a Melquíades Álvarez (aunque en esto no cae nuestro articulista). Brillante orador y gran oportunista, se integró, como tantos otros republicanos, en el sistema caciquil de la llamada Restauración. Su asturianismo era inexistente. Solamente acertamos a recordar dos cosas buenas de Melquíades: que era amigo personal (aunque enemigo político) de Vázquez de Mella; y que en 1936 tuvo una muerte casi martirial (él, impío notorio), brutalmente asesinado a bayonetazos por los socialistas (él, republicano notorio) en una saca de la Cárcel Modelo.

Más reveladora de lo que Álvarez-Cascos quisiera es su cita de José Ortega y Gasset. Porque el legado de éste, su obra toda, puede resumirse en tres palabras: superficialidad, pretenciosidad, vacuidad. En esto sí que ha resultado buen discípulo el nuevo presidente autonómico. Que llame al ridículo Parlamentín ovetense «esta noble Junta General del Principado» lo demuestra.

En fin, y por el bien de Asturias, le deseamos al FAC una «viabilidad … como proyecto político a medio y largo plazo» similar a la que tuvo la UCD de Adolfo Suárez. Comparado con éste, con lo que encontró y con lo que dejó, José Luis Rodríguez Zapatero resulta un regeneracionista.

Terminó una edición más de la vergonzosa «Semana Negra», y otro Francisco, Paco Ignacio Taibo II, anda en todos los papeles amenazando con que no vuelve a celebrarse en Gijón. Las Juventudes Socialistas, alarmadas, advierten contra la pérdida de una «seña de identidad». El nuevo concejal de la cosa, Carlos Rubiera (de cuya interesantísima historia hablaremos otro día) parece darles la razón, al igual que la nueva alcaldesa, Carmen Moriyón.

En Voluntad recordamos el viejo dicho: A enemigo que huye, puente de plata. Sería una excelente noticia que se marchase esa «seña de identidad» de ruido, suciedad, blasfemia, delincuencia, exaltación de terroristas, competencia desleal, «mordidas», intoxicaciones «de origen desconocido» colapsando los servicios de urgencias, exhibiciones de mala educación de Taibo, y despilfarro extraordinario de fondos públicos.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo 02.- Gijón, 03.- Comarca, 05.- España, 09.- Medios, ¿Llingua?, Política local

4 Respuestas a “Adiós, julio. Hola, don Juan. ¿Adiós, Paco(s)?

  1. Una noticia más acerca del ambiente delicuencial de la «Semana Negra». Voluntad no las ha reunido todas, ni mucho menos: pero varias más, de otros años, se encontrarán en nuestras entradas y comentarios anteriores. La Nueva España (por cierto, ¿qué será un «bar latino»? ¿Quizá del Lacio, Península Italiana?):

    La Policía investiga un apuñalamiento en un bar de la «Semana negra»
    R. G.

    La Policía Nacional investiga estos días la agresión que tuvo lugar durante la madrugada del pasado sábado en un bar latino de la «Semana negra». Un vecino de Oviedo de 34 años fue apuñalado en varias ocasiones y presentaba heridas de arma blanca en varias partes de su cuerpo. La víctima se recupera favorablemente de sus lesiones tal y como informaron ayer los portavoces de la Comisaría.

    Los agentes de El Natahoyo continúan entretanto recabando datos en torno a otro suceso de similares características que tuvo lugar el primer fin de semana de celebración del ferial. En esta ocasión la pelea con navajas tuvo lugar en el mismo bar latino que situado dentro de la zona dedicada a la hostelería en el recinto de la «Semana negra».

    Las investigaciones continúan. La Policía recaba estos días testimonios entre los testigos de los hechos por lo que no se descarta que en los próximos días pudieran producirse novedades en los trabajos.

    Fíjense bien en el cuerpo de la noticia: no se trata de un apuñalamiento, sino de dos. Suma y sigue.

  2. Tradición Astur digital, ayer.

    Más Vázquez de Mella e imitaciones

    No queríamos que terminase el mes de octubre sin referirnos a un asunto que, desde el discurso de toma de posesión de Francisco Álvarez-Cascos Fernández como presidente del gobierno autónomico de Asturias, el pasado julio, no ha dejado de aparecer en los periódicos regionales. Nos referimos a la invocación a don Juan Vázquez de Mella y Fanjul que volvió a hacer el Sr. Álvarez-Cascos en ese discurso.

    El Círculo Cultural Juan Vázquez de Mella ya reaccionó el pasado febrero contra ese mal uso del nombre del Verbo de la Tradición, por parte de un político que se encuentra tan alejado del tribuno carlista asturiano. Pero en la prensa asturiana actual no abundan los periodistas ni los columnistas bien preparados. Así que hemos tenido que leer cosas sorprendentes. He aquí algunas de ellas, en orden cronológico inverso:

  3. El pobre Lorenzo Cordero, metiendo la pata hasta el corvejón y creyéndose listísimo, el 16 de octubre en La Voz de Asturias: «Regionalismo Nacional».
  4. «Arturo Román» el 7 de agosto en La Nueva España: «Cascos vuelve a la autopista».
  5. Luis Arias Argüelles-Meres, con algún acierto pero bastante perdido, como casi siempre, el 26 de julio en La Nueva España: «Asturianismo y regeneracionismo».
  6. El candidato socialista Javier Fernández, con la cooperación de J.E. Mencía, exhibiendo ignorancia el 24 de julio en La Nueva España: «El político debe dar ejemplo, en cuestión de transparencia no admito lecciones de nadie».
  7. José A. Ordóñez pontifica sobre regionalismo, asturianismo y tradicionalismo, sin más fuentes que el exdirigente socialista Bernardo Fernández y sin acertar en un solo juicio, el 20 de julio en La Nueva España: «Las fuentes asturianistas de Cascos».
  8. Ceferino Menéndez Buelga el 20 de julio en La Nueva España: «Regionalismo regeneracionista».
  9. Este último artículo lo glosó muy acertadamente el cuaderno de bitácora Voluntad: «Adiós, julio. Hola, don Juan. ¿Adiós, Paco(s)?».
  10. Juan José «Xuan Xosé» Sánchez Vicente hace el ridículo y sangra por la herida, el 18 de julio en La Nueva España: «Sánchez Vicente califica de “forgaxina” las alusiones regionalistas de Álvarez-Cascos».
  11. En resumen: el regionalismo, el asturianismo y Vázquez de Mella siguen siendo patrimonio tradicionalista, a pesar de pataletas y de citas interesadas.

    Círculo Cultural Juan Vázquez de Mella de Asturias

    Desde Voluntad se agradece el comentario favorable.

    • Nota del Círculo Cultural Juan Vázquez de Mella:

      LXXXIV aniversario Juan Vázquez de Mella

      Se cumple este primer Domingo de Cuaresma de 2012 el 84º aniversario de la muerte en Madrid del Excmo. Sr. D. Juan Vázquez de Mella y Fanjul, Verbo de la Tradición y creador del regionalismo político asturiano.

      Según algunas fuentes, desde el aniversario anterior el Ayuntamiento de Gijón ha dejado de estar en manos socialistas. Sin embargo no se ha procedido a devolver el nombre de su calle a don Juan Vázquez de Mella, ni a dárselo a una de las nuevas calles que ahora llevan el nombre de genocidas, terroristas y otros varios enemigos de Dios, de la Patria y de la humanidad.

      En los difíciles momentos que Asturias y España atraviesan, y ante el empeoramiento manifiesto de la situación en todos los órdenes, vamos a recordar unas muy relevantes palabras de don Juan:

      La tiranía.- Es una planta que sólo arraiga en el estiércol de la corrupción Es una ley histórica que no ha tropezado con una excepción. En un pueblo moral, la atmósfera de virtud seca esa planta al brotar. Ningún pueblo moral ha tenido tiranos y ninguno corrompido ha dejado de tenerlos.

        Obras Completas de Juan Vázquez de Mella. Tomo XXIV, 105.
  12. Era mucho esperar, claro, que el Ayuntamiento Foro Álvarez-Cascos/PP librase a Gijón de la «Semana Negra». Se sufrirá otro año, con implicaciones que en parte resume Javier Morán en La Nueva España.

    El Cormorán
    Campaña con ultimátum

    A lo largo de esta virulenta campaña electoral asturiana, con tantos techos de cristal sobre los que arrojar piedras, la aportación singular gijonesa no vino de la mano de programas, embestidas y demás aparataje arrojadizo, sino con la formulación de un ultimátum que al final produjo esa solución en el último minuto tan propia de los relatos de intriga. En efecto, la «Semana negra» gijonesa, la que alcanzará su vigésima quinta edición, se extenderá por los predios del antiguo astillero Naval Gijón, verdadero vestigio del negro destino industrial gijonés. El acontecimiento semanonegrero volverá de este modo al litoral del oeste gijonés, donde nació en los oscuros muelles de El Musel, no porque fueran tenebrosos, sino por estar tiznados por el carbón que circuló un día por las venas asturianas camino de otras costas. Gijón dejó de sacar mineral negro por su puerto y comenzó entonces a introducir el otro género negro. El ruidoso y cultural certamen se topa así con un espacio donde el estruendo puede que afecte a un entorno limitado del vecindario, y en un lugar por el que aproximadamente ya pasó lustros atrás, cuando el astillero muerto era el del Cantábrico. Por aquel entonces, la zona más afectada por el bullicio fue el albergue Covadonga, emplazado en aquel momento en el antiguo macelo municipal. Pero como los transeúntes sin techo no suelen ser categoría social demasiado reivindicativa, los inquilinos del matadero no presentaron querellas sobre el particular. Pero a causa de esas coincidencias curiosas fue hacia 1993 o 1994 cuando, durante un campo de trabajo de universitarios en dicho albergue, pude comprobar que, con el cabecero de la cama pegado a uno de los muros exteriores de aquel caserón, era como tener la «Semana negra» metida dentro del alma. ¡Ay!, el alma de Gijón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s