Mal recibimiento al patrón

Pancarta en la entrada gijonesa de la autopista (ahora autovía) Y

Santiago Carrillo Solares no es el santo patrón de Gijón, aunque a alguno pueda asaltarle la duda. Lo es San Pedro Apóstol. Hoy, fiesta de San Pedro y San Pablo, los dos pilares de la Iglesia, no ha habido en esta villa ni en su concejo nada que pueda asemejarse a una Santa Misa en su honor (nos referimos a la Misa de verdad, naturalmente), ni ninguna otra celebración digna. En cambio sí es el día señalado para la entrega de las distinciones municipales acordadas el pasado diciembre. Entre las que destacan, como saben los lectores de Voluntad, la de «hijo predilecto» para el genocida comunista (y gran amigo de Francisco Álvarez-Cascos), y la de «hijo adoptivo» para el plutócrata agiotista Rodrigo Rato Figaredo, inspirador de la destrucción de la Caja de Ahorros de Asturias. Destrucción que se consuma hoy, bajo la dirección de Manuel Menéndez Menéndez, en Oviedo, con la aprobación de su integración en eso que llaman Effibank.

Como era de esperar, con la nueva Alcaldesa todo sigue igual. Hasta conserva y alaba la infame e infamante Semana Negra. Carmen Moriyón Entrialgo, nuevo capítulo de Il Gattopardo. Seguid tirando voladores.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo 02.- Gijón, 05.- España, Justicia social, Política local

Una respuesta a “Mal recibimiento al patrón

  1. Nuestro muy estimado colega GC – Gijón católico (cuaderno de bitácora indudablemente católico por su intención; pero por el objeto de sus crónicas, más bien Gijón Novus Ordo, Missae & Saeclorum, o Gijón vaticanosegundista, que no es lo mismo que católico) parece empeñado en exaltar a la nueva alcaldesa, en contraste con la inefable Mapi Fernández Felgueroso. Hombre, mejorar a la alcaldesa anterior en las formas no debe resultar difícil. Evitar el compadreo, o comadreo, con ciertos prohombres de la clerigalla gijonesa es encomiable. Pero, además de que el cambio no es para tanto, tampoco es para todo. Representante de una derecha liberal acomplejada, ignorante y adherida al pensamiento único del progresismo, despreciando la verdad y la historia, Carmen Moriyón Entrialgo se ha deshecho en alabanzas al genocida Santiago Carrillo Solares, baldón de Gijón y del género humano, y al plutócrata saqueador Rodrigo Rato Figaredo. Con regocijo lo cuenta la edición de Benavente para Gijón del bilbaíno Correo ex Español (cabecera El Comercio):

    Gijón premia «la innegable brillantez de la hoja de servicio de estos gijoneses»
    La Corporación hace propios los galardones del anterior equipo, con Rato y Carrillo como protagonistas

    30.06.11 – 02:39 –
    OLGA ESTEBAN | GIJÓN.

    «Carrillo es un referente de la izquierda civilizada», defendió Carmen Moriyón
    De Rato dijo que «personalidades de su talla son imprescindibles»

    Repetía Gijón solemnidad y agradecimiento a sus vecinos más ilustres. Pero estrenaba otras muchas cosas. La ciudad entregó ayer, en el día de su patrón, sus honores y distinciones y lo hizo en un escenario viejo y nuevo al mismo tiempo. En el teatro de la Laboral, un año más. Pero con nueva Corporación y nueva alcaldesa. Con nuevos portavoces municipales. Porque cuando Paz Fernández Felgueroso, desde el atril, se refería a la «señora alcaldesa de Gijón», quedaba claro que se estrenaban papeles. Y la alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón, lo hizo con un significativo discurso en el que no cabían más elogios y agradecimientos para las dos personas que lo eran ya de por sí pero que ella confirmó como protagonistas de la velada: Santiago Carrillo y Rodrigo Rato, hijos ya Predilecto y Adoptivo de la ciudad. A ellos se refería la primera edil cuando destacó la «innegable brillantez de la hoja de servicio de estos gijoneses». Aunque en sus elogios estaban también incluidos, es de suponer, el resto de galardonados: la Asociación Tertulia Cultural El Garrapiellu; Carmen Gómez Ojea; María Teresa Álvarez; Francisco Prado Alberdi; la Unidad de hospitalización a domicilio del Hospital de Cabueñes; José Manuel Menéndez Rozada y la Autoridad Portuaria de Gijón.
    Pero los ojos, al menos los de la alcaldesa, estaban especialmente puestos en Carrillo y Rato, ambos en el centro de la polémica por su elección como homenajeados de la ciudad. Y ayer, sentados uno al lado del otro, se aplaudieron mutuamente y recibieron el aplauso de los cientos de personas que acudieron al acto institucional del día de San Pedro. A Carrillo se refirió en primer lugar Carmen Moriyón, a su biografía, «en ocasiones polémica», pero sobre todo a su valor como «referente de la izquierda civilizada, por sus esfuerzos de recuperar el comunismo en España, apartándolo de la dictadura soviética». De él destacó su «influjo innegable en sus camaradas». Y a él achacó el hecho de que, en la transición democrática, «nuestra clase política estuviera muy por encima de las circunstancias históricas». Habló de Carrillo largo y tendido, de su «lealtad institucional y capacidad de diálogo» y de su trabajo con «adversarios políticos». Hubo menciones a Adolfo Suárez y a Torcuato Fernández Miranda y al «proyecto común» que todos defendieron en torno a la Monarquía.
    No menos elogios mereció Rodrigo Rato, ahora presidente de Bankia, antes ministro, vicepresidente del Gobierno, dirigente del Fondo Monetario Internacional… «Quién sabe lo que le deparará el futuro». Eso no lo sabe la alcaldesa, pero sí tiene claro que «personalidades de su talla económica y política son imprescindibles en estos momentos». Alguien a quien describió como un «político liberal comprometido con la función social de las grandes corporaciones», no sólo desde Bankia, dijo, sino también en su colaboración con la organización Sauce de ayuda al obispo de Battambang, Kike Figaredo.
    Pero la primera edil no quiso sólo honrar a los premiados sino también a quienes les premiaron, a la anterior Corporación municipal, de la que destacó que fuera capaz de acordar las distinciones por unanimidad, «que no es uniformidad», que fuera capaz de «unir y no enfrentar», de buscar «modelos de comportamientos y virtudes» en los nombres elegidos y honrados ayer. Entre esos modelos, la «innegable labor de difusión de la cultura asturiana» del Garrapiellu; la «contribución al desarrollo de Gijón» de Rozada; la «lucha e inquietud por aprender y soñar» de Alberdi; los ejemplos de trayectoria de Gómez Ojea y María Teresa Álvarez… Y también la importancia del puerto gijonés para el «desarrollo estratégico» de Asturias. Y el aprendizaje que obtuvo de sus compañeros de Cabueñes, los de la Unidad de hospitalización a domicilio, porque con ellos vio claro, al llegar el «fracaso como sanadores del cuerpo», que entonces se puede ser «sanador de la mente y acompañar al enfermo hasta el final».
    Estrenaba así Carmen Moriyón su agenda de actos institucionales. Como se estrenaban también en la entrega de galardones el portavoz de IU, Jorge Espina y el que hizo las veces en el PSOE, José María Pérez, en ausencia del jefe de filas de la oposición, Santiago Martínez Argüelles (que se unió a la entrega a última hora, llegado de la asamblea de Cajastur). No era nueva en estas tareas la portavoz del PP, Pilar Fernández Pardo, protagonista en cambio de otra novedad: fue la primera vez que un miembro de la Corporación hacía de madrina o padrino y glosaba la figura de uno de los premiados. Lo hizo ella con María Teresa Álvarez. A la vez, Paz Fernández Felgueroso se subía al escenario del teatro de la Laboral, pero lejos del sillón presidencial: era la encargada de introducir el reconocimiento a la Autoridad Portuaria y su Medalla de Oro de la Villa.
    Lo cierto es que la exalcaldesa se llevó una mención específica de casi todos los galardonados, que le agradecieron a ella personalmente, y a toda la Corporación anterior, los reconocimientos. Pese a todo, quedó claro que la actual hacía propios unos reconocimientos que habían quedado decididos hace muchos meses.
    Como la velada iba de novedades las hubo también en los tiempos, con una entrega que se alargó más de lo habitual. Y en las formas: fue quizás la primera vez que un acto como el de ayer arrancaba con más bromas y risas que solemnidad y también la primera ocasión en la que uno de los premiados se quejaba desde el atril. Fue Carmen Gómez Ojea. Y su protesta: que no había sido informada de que debía hablar en el acto y ni siquiera de la hora de comienzo. «Que conste». Al final habló. Mientras, tras ella (lo mismo que sucedió con el resto) se proyectaban imágenes y fotografías de su vida, de sus viajes.
    Velada de novedades. Y de reivindicaciones feministas. Y obreras. De nervios y emociones. Los que consiguió controlar Alberdi, haciendo caso al médico, que se lo ha prohibido. Y los que no pudo evitar, precisamente, un facultativo, José María Cueto Felgueroso, el único que tuvo que interrumpir sus palabras. El aplauso del público le permitió respirar y retomar el discurso. Velada de agradecimientos infinitos. De referencias económicas, literarias, musicales e incluso filosóficas. Y de mucho calor, contra el que tan buenos fueron los abanicos como los programas del acto. Y por encima de todo, de elogios a Gijón, ciudad «de trabajo y desarrollo, moderna y solidaria».

    Si de verdad en Gijón fuese a cambiar algo (y bien que lo necesita este desgraciado concejo), habría estado bien empezar por revocar esos nombramientos de hijo predilecto y adoptivo (y casi todos los otros galardones). Pero a las limitaciones ya señaladas de Carmen Moriyón y de su partido F.A.C., hay que añadir la de su coalición no declarada con el P.P. de Pilar Fernández Pardo, promotores principales del homenaje al asesino comunista Carrillo. (Hay que ver qué pronto se olvidó de su pleito con F.A.-C., la buena de Pili Fernández Pardo: tan poco deseosa de regresar a Zamora, como de que sus votantes le escupan por la calle).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s