No hay a quién votar (irreflexivamente)

Arzallus (PNV) y Álvarez-Cascos (PP, ahora FAC), amigos para siempre (foto El Correo)

Cuatro años después de aquel primer «Irreflexivamente» dedicado por Voluntad a las elecciones municipales y autonómicas de entonces, seguimos en las mismas. Los candidatos que se presentan a las municipales son todos, todos tan romos y tan poco a la altura de Gijón –lo propio cabe decir de Carreño y Villaviciosa–, que hemos preferido ilustrar la entrada con ese cartel de Rodríguez-Rajoy-Zapatero-Brey. (Sí, se lo hemos cogido a esos inconscientes que piden el voto en blanco; no ponemos enlace, porque hace falta ignorar la abyecta ley electoral vigente, para proponer una tontería, el voto en blanco, que beneficia a los partidos «mayoritarios»: como más abajo razonamos, lo único que cabe es la abstención). Lo mismo también de los candidatos autonómicos. Si ponemos en la segunda foto a Francisco Álvarez-Cascos, en feliz compañía con el nazionalista proetarra Javier Arzallus (el PNV todavía echa de menos al ex Vicepresidente del Gobierno, amigo cabal de los separatistas y siempre dispuesto a darles lo que pedían; lo cual, por cierto, además de en detrimento de España entera, iba con frecuencia en detrimento de Asturias), no es sólo por variar, porque ya se lo hayamos mostrado en feliz compañía con el genocida Santiago Carrillo, o porque una de Isabelita Pérez-Espinosa tirándole los tejos resulte demasiado sicalíptica. Es sólo porque F.A.-C. es el «líder nacional» del F.A.C., «Foro Asturias».

De Izquierda Unida/Los Verdes/etc., es decir, del PSOE bis, más cutre y más sectario, no nos apetece hablar: cuestión de higiene. Tampoco de la constelación de grupinos de extrema izquierda (IU bis), ni de las restantes microescisiones del PP, ni de los extravagantes analfabetos funcionales que se presentan con varias siglas. Ni del club de Rosa Díez (UPyD).

Así que, con el único fin de contribuir a la reflexión sabatina, alejados de desorientaciones episcopales y de atolondramientos propios de una sociedad arruinada que se viene abajo, les proponemos para este domingo el siguiente programa tipo:

08:00 Regina Caeli y aseo.
09:00 Paseo higiénico, lejos de los colegios electorales y de nuestros lamentables periódicos impresos.
10:00 Oír la Santa Misa en Santo Tomás de Granda.
11:00 Gran desayuno dominical.
12:00 Si el tiempo acompaña, al monte hasta bien después de las 20:00.

Y que voten ellos.

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo 01.- Voluntad, 02.- Gijón, 03.- Comarca, 05.- España, Carreño, Política local, Villaviciosa

3 Respuestas a “No hay a quién votar (irreflexivamente)

  1. Agencia FARO:

    Análisis 22 mayo: unas elecciones (otra vez) trucadas

    Madrid, 23 mayo 2011, festividad de la Aparición del Apóstol Santiago en la Batalla de Clavijo. El sufragio universal, escribió don Félix Sardá y Salvany, es mentira universal. Cuando unas elecciones municipales y autonómicas se celebran y se analizan en clave de elecciones generales, la mentira es aún mayor. Contra esta práctica (habitual ya en la democracia juancarlista) se advertía el pasado 7 de mayo, en el seminario de formación del Círculo Cultural Antonio Molle Lazo «Tradición constitucional y constitución tradicional del municipio. Pueblos, villas y ciudades ante las próximas elecciones».

    Y así ha sido. Cegados por décadas de tiranía política y mediática, angustiados por la pavorosa recesión en que las políticas gubernamentales y europeas han sepultado a España, espoleados por una jerarquía eclesiástica liberal y suicida, muchos españoles han vuelto a votar en esa clave en las elecciones autonómicas de trece de las comunidades autónomas, más las dos ciudades autónomas, de las diecisiete en que la Usurpación tiene divida a lo que de España queda, y en las elecciones locales (ayuntamientos, diputaciones y cabildos insulares) en todo el territorio. Y lo han hecho en favor de esa izquierda vergonzante que se hace llamar «centro-derecha»: el Partido Popular, principalmente; más la coalición Convergencia y Unión en Cataluña, el PNV en las Provincias Vascongadas, UPN en Navarra, el PRC en el territorio ahora conocido como Cantabria y la recién aparecida escisión del PP en Asturias, el FAC.

    La primera distorsión a la que se han arrojado políticos y medios del sistema ha consistido en hablar de la «gran victoria» del PP y del retroceso de la abstención. Como veremos a continuación, según los resultados oficiales provisionales de las elecciones del domingo 22 de mayo, ambas afirmaciones son falsas. Empecemos por las elecciones locales, que por su cercanía al español de a pie deberían ser las más importantes y son, en cambio, las más ninguneadas.

    El Partido Popular crece, es verdad. Pero crece muy poco, teniendo en cuenta la desastrosa gestión del Gobierno de Rodríguez Zapatero y de los ayuntamientos y diputaciones en manos del PSOE: el PP pasa de 7.916.075 votos en 2007 a 8.474.031 en 2011. Es decir: un aumento de poco más de medio millón de votos, sobre un censo de treinta y cuatro millones y medio de votantes potenciales. A esto debe añadirse la trampa de la ley D’Hondt, que regala a las candidaturas elegidas los votos válidos que no alcanzan representación, votos en blanco incluidos. La diferencia sobre el Partido Socialista se debe más bien a la caída en votos de éste: casi millón y medio de sufragios perdidos, de 7.760.865 en 2007 a 6.276.087 en 2011.

    Crecen también moderadamente los votos en favor de Izquierda Unida, a pesar de que esta coalición se coaliga a su vez con el PSOE siempre que puede y está salpicada de los mismos casos de corrupción y pésima gestión de los socialistas. Y crece espectacularmente la nueva marca electoral de ETA, Bildu, que –como los lectores de FARO saben– ha podido presentarse a estas elecciones gracias al Tribunal Constitucional y al acuerdo entre el PSOE y el PP, coaligados de hecho en el gobierno autónomo vasco. En Guipúzcoa, la provincia vasca más aterrorizada desde hace cuarenta años, «gana» Bildu con el 34,60% de los votos emitidos (y con una abstención del 37,27% del censo, notablemente superior a la media nacional; es decir, muchos más votantes que Bildu). En Álava (con abstención también superior a la media nacional), en cambio, gana claramente el PP por número de votos, pero queda el tercero en el de concejales, por detrás del PNV y de Bildu: el chantaje nacionalista es más fuerte cuanto más pequeñas son las poblaciones. Y el PP ha abandonado a los pocos valientes que se atrevían a desafiar al terror separatista.

    La abstención general apenas decrece: pasa del 36,03% en 2007 al 33,77% ayer, a pesar de la intensa campaña para llevar a los votantes a las urnas. Crece, además, el rechazo a las elecciones en otras formas: los votos nulos pasan del 1,17% hace cuatro años al 1,70% en estas últimas votaciones. Los votos en blanco, otra forma de rechazo (bien que torpe, pues como se ha dicho más arriba estos votos se computan en favor de las candidaturas más votadas), crecen del 1,92% en el año 2007 al 2,54% ayer. En total casi un millón de votantes que repudian la farsa, que se añaden a los casi doce millones de abstencionistas. Es decir: veintidós millones han votado a las candidaturas presentadas; trece millones las han repudiado. Trece millones, al lado de los ocho y medio de votos recibidos –muchos de ellos por personas que han votado tapándose las narices– por el partido que se está declarando vencedor, el PP. Recuérdese, por cierto, que la Comunión Tradicionalista pidió la abstención, con unas pocas excepciones en las elecciones municipales, a las que más abajo nos referimos.

    En Cataluña casi la mitad de los censados con derecho a voto, el 44,99%, ha optado por la abstención. Esta región da otro de los escasos datos positivos de ayer. La Plataforma por Cataluña (PxC) obtiene, según los datos provisionales oficiales, al menos sesenta y siete concejales. Parece que las impugnaciones de arbitrariedades en las mesas electorales van a conseguir que se reconozcan otros dos concejales más elegidos en Reus, y puede que en otros lugares. PxC obtiene concejalías en la segunda mayor ciudad de Cataluña, Hospitalet de Llobregat; así como en Mataró, Santa Coloma de Gramenet y Sant Boi del Llobregat. Se consolida y aumenta en Vich, en Olot y en El Vendrell, y obtiene concejalías en Manlleu, en Salt y en Ripoll. La Comunión Tradicionalista había autorizado el voto a las candidaturas de PxC, con los mismos criterios que a las candidaturas municipales independientes. Parece que los elegidos cumplen dichos criterios. Enhorabuena, pues.

    Como pequeña nota al margen, constatemos el completo fracaso del llamado «Partido Carlista-E.K.A.». A pesar de cierta cobertura por parte de los medios, especialmente de los nacionalistas, las dos candidaturas municipales que el falso partido carlista consiguió presentar –Bilbao y Pamplona– han quedado las últimas, por debajo del centenar de votos. Las que presentó a las «Juntas Generales» de Vizcaya han obtenido resultados aún más ridículos, como los cinco votos de Ermua. La impostura tiene cada vez menos éxito.

    Parecido análisis puede hacerse de las elecciones autonómicas. En Navarra, la vieja UPN-PP, fragmentada en las candidaturas de UPN, PP y CDN, obtiene sólo 23 escaños (19 UPN y 4 el Partido Popular) de los 50 que tiene el Parlamento autonómico (mal llamado «Foral»). Aquí también aparece con fuerza la proetarra Bildu, con 7 escaños, que se suman a los 8 de Na-Bai y a los 3 de la variante regional de Izquierda Unida. El PSOE obtiene 9.

    En Asturias, donde quizá sea más aguda la percepción general de que PSOE y PP son exactamente lo mismo y actúan de hecho coaligados, ambos partidos se derrumban ante la irrupción del nuevo formado por el ex Vicepresidente del Gobierno Francisco Álvarez-Cascos. el FAC («Foro Asturias») que obtiene 16 escaños en el parlamento autonómico, por 15 del PSOE, 10 del PP y 4 de Izquierda Unida. Parecidos resultados se dan en los dos principales concejos de la región, Gijón y Oviedo; aunque en el conjunto del Principado el PSOE pierde pocos concejales en las municipales. Se da la paradoja, sin embargo, de que el citado Álvarez-Cascos sea él mismo compendio de los peores vicios del PP y del PSOE.

    Mención aparte merece también Melilla, donde (con una abstención del 37,89%) el Partido Popular ha obtenido un holgado 53,93% de los votos emitidos. A pesar, sin embargo, de la aberrante política pro mahometana seguida por el PP en esta ciudad (al igual que en la villa de Madrid y en la comunidad autónoma del mismo nombre), que ha llegado a oficializar la salvaje fiesta mahometana del cordero, en una ciudad donde no había presencia de moros hasta la década de 1950, la llamada «Coalición por Melilla», partido mahometano integrado en la comunista Izquierda Unida, y manejado desde Marruecos, ha desencadenado una oleada de violentos disturbios, motines, incendios y agresiones –prácticamente ignorada por los medios del sistema– desde que se conoció que sólo obtenía el 23,70% de los votos. Los responsables de dicha CpM habían obtenido una fetua o decreto prohibiendo votar por «cristianos», procedente de un muftí de Jordania; lo cual se supo en las mismas fechas en que el «Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso» y el «Real Instituto para Estudios Interreligiosos» de Jordania celebraban en el Vaticano un coloquio con el escandaloso título «Valores humanos y religiosos compartidos por cristianos y musulmanes para una educación común».

    En resumen: tras el despilfarro electoral, retrocede –un poco– el liberal, laicista, europeísta, abortista, divorcista, proseparatista y aberrosexualista PSOE; avanza –un poco– el liberal, laicista, europeísta, abortista, divorcista, proseparatista y aberrosexualista PP. Los municipios españoles quedan en manos de la misma espesa trama caciquil y progresista que los dominaba hasta ahora. La oligarquía sigue tan tranquila como en la víspera. La derecha sociológica respira aliviada; la izquierda sociológica, con el pequeño avance de IU y el gran avance de Bildu-Batasuna, también. España, hoy, está peor que ayer. Son las consecuencias del sufragio universal, aderezado con eso que llaman «mal menor» y «voto útil».

  2. Ante la nueva convocatoria electoral autonómica, comunicado de la diputación permanente de la Junta Carlista del Principado:

    Asturias 25 de marzo: abstención

    El domingo 25 de marzo de 2012 el sistema vuelve a llamar a los asturianos a las urnas, esta vez a repetir las elecciones al parlamento autonómico (que usa indebidamente el nombre de la Junta General del Principado) que tuvieron lugar el 22 de mayo del pasado año. Si los carlistas llamábamos a la abstención entonces, con más razón lo hacemos ahora, cuando todos los actores de la farsa partitocrática han probado sobradamente su irresponsabilidad, su venalidad y su incompetencia. El dispendio que supone este nuevo proceso electoral no se justifica de ninguna manera, como no se justifica la regalada existencia de los políticos profesionales que viven de la desgracia de nuestro pueblo. El mejor medio de mostrar nuestro rechazo es el de abstenernos de votar. El trabajo que hace falta para sacar a Asturias de la quiebra no pasa por las urnas.

    Comunión Tradicionalista Carlista del Principado de Asturias

    • Nota difundida ayer por la misma Junta:

      Hemos ganado las elecciones autonómicas

      La diputación permanente de la Junta Carlista del Principado de Asturias decidió esperar a que se conociera el recuento del voto emigrante (el llamado voto CERA, «Censo Electoral de Residentes Ausentes») antes de hacer público su análisis de los resultados de las elecciones autonómicas del pasado día 25 de marzo. Como cabía esperar, el escaño que gana el PSOE por unas pocas decenas de votos (no parece probable que prosperen los recursos presentados por Foro-FAC) ha sido la nueva gran noticia en los medios. Como si cambiara algo que la «izquierda plural» A (PSOE + IU) controle el mismo número de escaños que la «izquierda plural» B (Foro-FAC + PP), en espera de que la «izquierda singular» UPyD decida a quién apoya. La verdadera gran noticia, sin embargo, está mereciendo menos titulares.

      Nos referimos, naturalmente, a la colosal victoria de la abstención. Ateniéndonos a las cifras oficiales provisionales, y al margen de los pucherazos (que haberlos, haylos) nada menos que 396.777 votantes potenciales, el 44,08% del censo electoral asturiano, han rechazado el sistema negándose a votar, como había pedido públicamente la Comunión Tradicionalista. Si a esta cifra sumamos la de los 4.283 votos nulos, el 0,85%, y los 7.162 votos en blanco reconocidos, el 1,43%, resulta que han rechazado el proceso electoral 408.222 de los posibles votantes, el 46,36%. Podrían incluso añadirse los votos reconocidos a candidaturas de castigo, como «Escaños en blanco», que han sido 4.095: resultan 412.317, un punto porcentual más de rechazos. Sobre un censo electoral que apenas sobrepasa las novecientas mil personas, la abstención es abrumadora. De lo cual los carlistas nos congratulamos.

      Compárense esas cifras con las oficiales provisionales atribuidas a los partidos que han obtenido representación. El PSOE, al que se da por ganador, 159.811 votos (casi veinte mil menos que el año pasado, aunque la ridícula ley electoral le conceda más escaños); el Foro-FAC, 123.979 (casi cincuenta y cinco mil menos que el año pasado); el PP, 107.476 (casi setenta y un mil votos menos que el año pasado). Aumentan algo (para relativa sorpresa de los asturianos inteligentes) Izquierda Unida, 68.827 votos, y «Unión, Progreso y Democracia», 18.739 votos. El falso regionalismo y el nacionalismo prácticamente desaparecen.

      La normativa electoral vigente es ridícula, como hemos dicho, y además tiránica y totalitaria. Felicitamos a los que han rehusado participar en la farsa. Pero manifestamos también nuestra preocupación por el futuro de Asturias, porque todo sigue igual. En manos de la misma casta parasitaria que ha desmantelado y devastado nuestra región. Los políticos ahora electos son nuestros enemigos, pequeños sátrapas y a la vez dóciles instrumentos del gran capital, del Gobierno de Madrid y de la Unión Europea. Que la Santísima Virgen de Covadonga nos ayude a librarnos de ellos. Por el momento nos ha concedido esta pequeña victoria.

      Comunión Tradicionalista Carlista del Principado de Asturias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s