¿Qué «y», ho?

García de la Concha y Tarancón

Víctor García de la Concha, siempre pegado a lo peor del poder. En esta fotografía de La Nueva España, tras Vicente Enrique y Tarancón, de quien era portavoz cuando el luego nefasto cardenal era nefasto Arzobispo de Oviedo

Los de l’Academia la Llingua deben estar festejándolo por todo lo alto: la Academia de la Lengua, de la cual ellos eran algo así como una imitación de monologuista en plan asturchale, compiten con ellos en hacer el ridículo. Bajo la dirección, entre pontifical y rastrera, del sacerdote secularizado villaviciosino Víctor García de la Concha (quien antes de colgar la sotana fue, entre otras muchas cosas malas, el director del periódico diocesano Esta Hora en su peor época, y eso que el actual Esta Hora 2000 se las trae), la Real Academia Española, convertida en una división del grupo PRISA y llena de nuevos académicos que no llegan a maestros de primeras letras, está perpetrando tales ataques contra la lengua española (transformación del diccionario en un caos políticamente correcto, supresión de letras, de acentuación ortográfica, etcétera) que ningún hispanohablante puede quedar indiferente. La actitud razonable ante las tropelías de la antaño docta casa la resumía bien ayer en El Mundo una carta al director de Mariano Ucelay de Montero, Embajador de España:

Las innovaciones de la RAE

Sr. Director:

Juro por mi honor no acatar ni una sola de las groseras simplificaciones y las degradantes innovaciones ortográficas con que la RAE –¿es aún merecedora de mayúsculas, incluso en sus siglas?– se apresta a atentar contra la dignidad de nuestro augusto idioma, del que, por cierto, no es dueña ni administradora (aunque tal parezca creerse). E invito, a quienes con mejores títulos –y mayor capacidad de convocatoria– puedan hacerlo, a levantar bandera de rebelión en defensa de nuestra lengua española y sus señas de identidad; y a cuantos por profesión, afición u oficio, por obligación o por devoción, hacen de ella uso escrito público o privado (literatos y editores, maestros y discípulos, periodistas y fedatarios, jueces y letrados, estudiosos y ensayistas, pensadores y simples cultivadores del género epistolar) llamo desde aquí a secundar esta rebelión. Y a propósito: es posible que la rae, o la RAE, llegue a conseguir un «cuórum» de silencios aquiescentes que le permita llevar adelante su nefasto proyecto. Lo que nunca conseguirá es… quórum.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo 05.- España, 07.- Enseñanza, 09.- Medios, ¿Llingua?, Hispanoamérica, Villaviciosa

Una respuesta a “¿Qué «y», ho?

  1. En Facebook, la mayor de las redes sociales de Internet, empieza a notarse la incomodidad que producen estos ridículos cambios a aquellos que aún no han perdido la costumbre de pensar. Surgen grupos como Contra el sectarismo de la Real Academia Española
    http://www.facebook.com/group.php?gid=114377728588968
    o páginas como Me niego a que la «i griega» pase a llamarse «ye»
    http://www.facebook.com/pages/Me-niego-a-que-i-griega-pase-a-llamarse-ye/104430506292879

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s