Hoja del lunes: Los exterminadores de EL COMERCIO

En el tránsito hacia su vergonzosa y desnaturalizadora venta al grupo El Correo (ahora Vocento), El Comercio contribuyó no poco a la desaparición de la Hoja del Lunes de Gijón. Parece que a aquella antañona cabecera gijonesa le vienen nuevas dificultades, que hasta pueden poner en peligro su supervivencia; o eso se cuenta en el siguiente mensaje.

Los exterminadores de «El Comercio»

Julio Maese Guisasola (director general) y Goyo Ezama Meabe (director financiero) persisten en sus planes de exterminio: cerrarán la rotativa de EL COMERCIO en Gijón y se llevarán el decano de la prensa asturiana a una planta de impresión en la localidad zamorana de Benavente, desde donde a diario se deberá transportar y distribuir el periódico por toda Asturias. La rocambolesca operación de deslocalización que quieren perpetrar estos dos individuos supondrá, además, el fulminante despido de 29 trabajadores sin posibilidades de recolocación.

Por la información que le ha sido revelada a Dick Turpin, esto es sólo la punta del iceberg contra el que se estrellará EL COMERCIO en los próximos años. Los terrenos que ocupa el periódico con mayor tirada en Gijón y el segundo en Asturias son pasto de la especulación inmobiliaria. Al parecer, ya han sido vendidos a una constructora para llenar la zona de viviendas. El rotativo se ubicaría en otra zona de la ciudad, en locales mucho más discretos, por lo que como primer paso sería necesario liquidar la rotativa y dejar sin trabajo a casi una treintena de trabajadores, algunos de los cuales llevan más de treinta años trabajando para esta empresa.

Sobra decir que con esa operación urbanística, los 600.000 euros de beneficio que acumuló EL COMERCIO en el último ejercicio (sí, este periódico despide a pesar de sus ganancias) quedarían reducidos a la categoría de calderilla. Hace unos años, corrió con insistencia el rumor de que una de las grandes constructoras asturianas había ofrecido cerca de doce millones de euros por dichos terrenos, ubicados entre las calles Luarca, Teodoro Cuesta y Diario EL COMERCIO, antigua calle Ferrocarril. Los beneficios, por supuesto, no se quedarían en territorio astur, sino que se irían volando a Madrid y Bilbao, los centros de poder del Grupo Vocento (brazo mediático del BBVA), que lleva ya unos cuantos años vampirizando y descapitalizando el periódico gijonés. A este gente poco o nada les preocupa EL COMERCIO. Se trata tan sólo de chuparle la sangre hasta donde sea posible y luego, como ha ocurrido en otros casos, abandonarlo malherido.

Este escenario nos anima a seguir con las movilizaciones y a intensificarlas. Son cerca de 5.000 las firmas contra el cierre de la rotativa que hemos reunido en apenas dos semanas y seguimos sumando apoyos de personas y colectivos. Uno de los últimos, muy significativo, es el de Kiosqueros Asturianos Asociados (KIASA), un colectivo que, dicho sea de paso, lleva años sufriendo la prepotencia y la negativa al diálogo por parte de los citados señores Maese y Ezama.

Seguimos en la lucha.

DICK TURPIN

P. D.: Se agradece la redifusión de este correo, ya que EL COMERCIO no tiene intención alguna de facilitar que se difundan informaciones como ésta.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo 02.- Gijón, 03.- Comarca, 05.- España, 09.- Medios, Justicia social, Medio ambiente

4 Respuestas a “Hoja del lunes: Los exterminadores de EL COMERCIO

  1. Astúrica Augusta

    Si desaparece de Gijón la rotativa de El Comercio, ¿qué hará el subvencionado semanario asturchale Les Noticies? ¿Se tirará en Benavente el pretencioso panfletito del nacionalismo “asturiano”? ¿Le encontrará otro acomodo el PSOE/IU/BA/Verdes/etc.? ¿O quizá el PP, que tanto lo corteja?

  2. Nueva carta de Dick Turpin, recibida en Voluntad:

    Queridos Reyes Magos:

    Sus obligaciones como bandolero, dándole madera a algunos delincuentes de guante blanco, no le han permitido a Dick Turpin hasta ahora cursar esta carta, así que lo hace con urgencia y brevedad, confiando en que os llegue en tiempo y forma y atendáis las demandas que en ella se recogen.

    No reclama Dick Turpin nada para él, porque tiene lo necesario para mantener su labor de denuncia a lo largo de todo el año 2011: ordenador, internet, una nueva cuenta de correo electrónico, información contrastada, una audiencia cada vez mayor y la mala leche necesaria en estos casos. Quiere pediros sólo algunas cosillas para tres nuevas celebridades locales, los tres mayores enemigos que tiene a día de hoy el diario EL COMERCIO, decano de la prensa asturiana. Hablamos, ya lo sabéis porque sois magos e inteligentes, de Julio Maese Guisasola, Gregorio Ezama Meabe e Íñigo Noriega Gómez, que están poniendo todo su empeño y sus malas artes en hundir un periódico saneado económicamente y hasta hace poco respetable y querido por la ciudadanía gijonesa y asturiana.

    -Para el señor Maese, director general de EL COMERCIO, Dick Turpin os pide un cerebro, porque siempre le ha hecho ilusión tener uno. Dinero no necesita, ya que recibe sueldo de director general (mucho más de lo que merece) y es accionista del periódico, así que se llevará un buen pellizco con el inmoral pelotazo urbanístico que él y sus socios de rapiña van a ejecutar en los terrenos del diario mientras mandan la rotativa a Zamora y envían a una treintena de trabajadores a la cola del paro. Como dice un conocido, “Aquí el más tontu monta relojes de madera y encima le sobren pieces”.

    -Para el señor Ezama, director financiero y/o gerente de EL COMERCIO (también conocido como ‘El Exterminador’ o ‘Chulería Bilbaína’), Dick Turpin os pide un traje negro con rayas blancas, sombrero de Al Capone y metralleta de tambor, que es la indumentaria habitual de trabajo de tipos de su calaña. También os pide que le recordéis que la explotación laboral es algo muy feo y muy indecente: el nuevo modelo laboral que está implantando en su cortijo empresarial es el de periodistas que cobran veinte euros por página, sin contrato ni cotización alguna a la Seguridad Social, o comerciales que trabajan en condiciones de esclavo.

    Imagen cortesía de Dick Turpin

    -Para el señor Noriega, director a secas (y últimamente muy deprimido por el fracaso preelectoral de Francisco Álvarez-Cascos), Dick Turpin os pide un completo manual de Ética Periodística, porque al parecer este hombre piró esa asignatura en su época de estudiante de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra. Tiene el morro de dar charlas defendiendo la libertad de expresión mientras veta y silencia las movilizaciones de ‘sus’ trabajadores y escribe artículos en los que defiende el valor que para un periódico tiene la rotativa (no se refiere a EL COMERCIO, por supuesto) o lamenta el drama del desempleo en empresas ajenas. Todo ello, mientras intenta sin éxito que la sociedad asturiana no se entere de lo que está pasando en el decano de la prensa asturiana. Tremenda desfachatez la de este supuesto periodista, que ha decidido agarrarse a la poltrona sin importarle los daños colaterales.

    Imagen cortesía de Dick Turpin

    Aquí me detengo, no sin antes recordaos que los Reyes Magos también sois bienvenidos en el grupo ‘No a los despidos en El Comercio’ que funciona en Facebook. En breve se alcanzará en él los 1.000 amigos y ya son cerca de 12.000 las firmas que los trabajadores han reunido contra los despidos en una empresa que, no lo olvidéis, cerró 2010 con cerca de 600.000 euros de ganancia y se embolsará al menos diez millones de euros con la venta en secreto de sus actuales terrenos.

    Dick Turpin
    dick.turpin2011@gmail.com
    dick.turpin@gmx.es

  3. RobinRuben

    Acaba de darse un nuevo caso de interés: el Tribunal Superior de Justicia de Asturias ha decretado (el pasado 18 de noviembre de 2014) que es NULO DE PLENO DERECHO el despido ejercido sobre un trabajador de la redacción de El Comercio en su delegacion avilesina, hecho ocurrido en diciembre de 2013 bajo lo que la empresa denominó “despido disciplinario”. El auto del TSJPA niega que se trate de un asunto relacionado con faltas de disciplina o de irregularidad laboral alguna por parte del periodista, confirmando explícitamente que tal despido obedeció sencillamente a “una vulneración de los derechos fundamentales del trabajador” por parte de la empresa, a raíz de la obtención de un contrato firmado en julio de 2013, con el que, en principio, EL COMERCIO-LA VOZ DE AVILÉS regularizaba con el periodista su relación laboral, contraída con el rotativo cinco años atrás (julio 2008). El tribunal confirma asimismo que tal despido “disciplinario” encubría una represalia (bastante torticera, por cierto) al trabajador, ejercida desde el mismo momento de la firma del contrato hasta su expulsión, llevada a cabo en un plazo de cinco meses, simplemente por reclamar sus derechos laborales elementales. Ahora, prosigue la sentencia, EL COMERCIO-LA VOZ DE AVILÉS está obligada a readmitir de modo inmediato al redactor, añadiendo a esta medida el abono íntegro de la totalidad de mensualidades atrasadas debidas a la víctima de esta lamentable tropelía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s