¡A los toros!

Seis festejos taurinos, seis, en esta gijonesa Feria de Begoña, que empieza (Dios mediante) el 8 de agosto. Y una exhibición ecuestre el día 6. No está mal. Veremos qué tal el ganado; y lamentaremos sin duda la presencia de algún diestro de esos de la prensa del colorín. Todo sea por honrar a Nuestra Señora.

Lamentable, ya de antemano, el paleto añadido en bablúa a los carteles de la feria: «Gijón-Xixón». En la línea de llamar a la plaza de toros «Plaza de Toros de “El Bibio”» (sic). Deben ser los frutos de la LOGSE.

Buen artículo hoy en La Nueva España de Ceferino Menéndez Buelga:

Ignorancia inexcusable
El lamentable desconocimiento del diputado Llamazares sobre la tradición taurina en Asturias

En el curso de una reciente entrevista radiofónica, el diputado de IU por Madrid, Gaspar Llamazares –durante cuyo mandato como coordinador de IU la coalición se situó al borde de la desaparición parlamentaria, lo que no le impide seguir aferrado a su escaño pese a haberse visto obligado a renunciar a su cargo tras el batacazo electoral de 2008–, dio un auténtico recital de acabada combinación de ignorancia y escaso apego a la verdad.

Pretendiendo evadirse del papel de sus coaligados catalanes en la prohibición de los festejos taurinos, el señor Llamazares, natural de La Rioja, quiso adornarse afirmando que, como asturiano, pertenecía a una región en la que no existe tradición taurina, pese a lo cual no es partidario de la prohibición en el «conjunto del Estado». Es de lamentar que don Gaspar, a diferencia de cualquier asturiano medianamente ilustrado, ignore que la fiesta de los toros no sólo tiene una arraigada tradición en Asturias sino que probablemente la primera referencia histórica a la misma en toda España la recoge la Crónica General de Alfonso X cuando señala que durante las Cortes convocadas en Oviedo por Alfonso II, en el 815, «lidiaban cada día toros».

Pero no quedó en esto el manifiesto, palmario y desenfadado desapego a la verdad del que hizo gala este licenciado en Medicina «masterizado» en La Habana –no pretendo establecer relación alguna entre uno y otro extremo, aunque, ciertamente, no la descarto–. Con la misma soltura con la que afirmó la inexistencia de tradición taurina en una región en la que la misma consta documentada desde hace casi mil doscientos años, este ex seminarista reconvertido en azote de sotanas y crucifijos no dudó en sentar pomposa cátedra sosteniendo que la regulación del Estatuto de Autonomía de Cataluña sobre el Consejo de Justicia declarada inconstitucional es idéntica a la del Estatuto de Andalucía. Ante la incredulidad –por cierto, escasamente documentada– del periodista, con una presencia de ánimo propia de un Vyshinski, apeló a su condición de ponente de ambos estatutos para desafiar las dudas de su interrogador.

Si en el caso de los toros la mala fe puede disculparse con la ignorancia, en éste ni siquiera la ignorancia disculpa la mala fe. El Tribunal Constitucional declaró inconstitucional el artículo 97 del Estatuto catalán porque calificaba al consejo autonómico como «órgano de gobierno del poder judicial» que «actúa como órgano desconcentrado del Consejo General del Poder Judicial». Ninguna de esas dos calificaciones figuran en el artículo 144-1 del Estatuto andaluz, y son precisamente las que vician de inconstitucionalidad el precepto porque, como señala el Tribunal Constitucional, «ningún órgano, salvo el Consejo General del Poder Judicial, puede ejercer la función de gobierno de los órganos jurisdiccionales integrados en el Poder Judicial, exclusivo del Estado».

Bien pensado, no es de extrañar esa forma de actuar en quien, a buen seguro, habrá interiorizado como inexcusable el uso sistemático de la mentira mamado en las, a tal efecto, generosas ubres de la más rancia tradición estalinista. La misma que le permite seguir defendiendo a la satrapía cubana sin otro rubor que el que, en su caso, se desprenda de sus despreocupadas y alegres jornadas, playeras o de otro orden, en la isla caribeña. A fin de cuentas, el mamífero artidioláctico de la familia de los bóvidos no puede por menos que sentirse irresistiblemente impelido a frecuentar las elevaciones naturales de terreno.

Los colegas de Gaspar Llamazares Trigo han vuelto a manchar los muros de la plaza de toros del Bibio con sucias pintadas. Como forman parte de la tela de araña de la extrema izquierda subvencionada, todo queda en casa (consistorial).

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo 02.- Gijón, 05.- España, 07.- Enseñanza, ¿Llingua?, Cuba, Hispanoamérica, Medio ambiente, Política local, Sanidad

6 Respuestas a “¡A los toros!

  1. Vicente Eduarte

    Hola; es la primera vez que contacto con Vds. Me parece un sitio perfecto para seguir la realidad de mi Asturias Patria Querida. Aunque nacido en La Habana, nieto de cuatro asturianos, hijo de un playu y hermano de otro, me siento asturiano de verdad y no como otros.
    Os felicito y seguiré conectándome a vuestra página.
    Que Dios os bendiga y también a España.

  2. Vicente Eduarte

    Como el artículo va de toros, qué alegría que Don Alfonso X, El Sabio, se hiciera eco de los acontecimientos taurinos. La pena es que su heredero en la corona de España, actualmente, no diga ni mú.
    Saludos cordiales,

    • Es que, don Vicente, Juan Carlos no es heredero de Don Alfonso X, ni de la corona de España. Como mucho es heredero del General Franco, aunque no le haya importado traicionar a éste igual que antes había traicionado a su propio padre. Juan Carlos es el presidente de la república constitucional coronada, también llamada Estado de las Autonomías.

      En relación con este nuevo silencio cómplice del Jefe de Estado al que usted se refiere, reproducimos un despacho de la agencia FARO de hace ocho días:

      Madrid/Buenos Aires, 3-4 agosto 2010. FARO se ha ocupado ya de la infame prohibición de la fiesta de los toros en Cataluña a partir del año 2012, aprobada por el no representativo Parlamento autonómico. A propósito de la misma y de la nula reacción del Jefe de Estado y de su entorno, el torero jubilado Francisco Camino Sánchez, Paco Camino, en declaraciones a La Gaceta –periódico claramente favorable al Usurpador y a la Constitución de 1978– ha afirmado respecto de Juan Carlos y su familia: «debería haber mostrado una mayor implicación», «más cuando les estamos dando de comer todos los españoles». «Yo les pido que se manifiesten un poco a favor, aunque a la Reina [se refiere a la consorte del Usurpador] ya sabemos que no le gustan». A Sofía, como es sabido, no le gusta España ni nada español, a excepción del dinero de los contribuyentes españoles.

      El diestro de Camas defendió la «libertad» contra las «doctrinas de prohibición que vienen de la época comunista». Refiriéndose nuevamente a Juan Carlos y los suyos, Paco Camino dijo: «encima de que están comiendo la sopa boba, la Casa Real no se moja». «Efectivamente, la Familia Real debería haberse mojado algo, no se moja ni el labio. El pan y la panceta, todo para ellos». (Huelga decir que el calificativo de «Real» es de La Gaceta, no de FARO).

      No sólo es la sopa boba. Ni el insultar al Apóstol Santiago el 25 de julio. Ni siquiera el firmar, promulgar y mandar obedecer cuantas leyes anticristianas le pongan delante (Constitución de 1978, divorcio, aborto, experimentación con embriones humanos, uniones aberrosexuales…). Además de todo eso, el nombre de Juan Carlos y el de sus hijos, entre otros, aparece a menudo –como los lectores habituales de FARO saben– cuando se habla de negocios nacionales e internacionales, generalmente turbios, contra los propios intereses españoles. En Argentina, a propósito de los manejos de los Kirchner contra Repsol YPF, escribe Alberto Asseff en Pucara, «periódico virtual vocero no oficial del pensamiento y/u opinión del Partido Nacionalista Constitucional – UNIR», nº 1, 2ª época, con fecha 26 de julio:

      “LA FÓRMULA DEL ‘NEGOCIO’ PERFECTO: YPF

      “Voy a dar la fórmula del ‘negocio’ perfecto. Es la siguiente:

      “Hay una gran empresa (YPF). La quiero controlar, pero no deseo poner plata para ello. ¿Qué hago? Le pido al gobierno –del que soy íntimo– que hostigue a la empresa, la apriete, le exija que invierta y demás. Llega un punto en que la empresa privada decide que para sobrevivir debe ceder un porcentaje accionario y gran parte del control de gestión a alguien influyente amigo del gobierno que la hostiliza. Pero como hay que vestir esa cesión de acciones, ¿qué se pergeña? Que el nuevo socio influyente con el gobierno (que obviamente es el K)…capitalice rentas futuras. Es decir, SIN PONER UN PESO ME QUEDO CON EL 15% DE LAS ACCIONES (por ahora) Y EL CONTROL DE LA EMPRESA. ‘Negocio’ redondito.

      “Para más información acerca del ‘negocio’ perfecto preguntarles a Eskenazi y también al rey Juan Carlos (con todo respeto, seguro).”

  3. Los lectores de Voluntad saben que no somos devotos de Cuca Alonso. Pero, oh sorpresa, acierta plenamente esta vez, y coincide con lo que desde este cuaderno de bitácora se ha sostenido. La Nueva España:

    Para llorar y reír
    El presidente de la lidia debería poner orden, pues las dos orejas concedidas a El Cordobés suponen una afrenta a la fiesta

    Es difícil evaluar en su conjunto, desde la perspectiva del arte de la tauromaquia, lo acontecido ayer en la plaza de toros de El Bibio. A no ser que la sesión la contemplemos desde dos aspectos, es decir, como un espectáculo cómico-taurino. Con tres actores, o mejor dicho cuatro. Dos saltimbanquis, un torero de verdad y un presidente. De los dos primeros, Jesulín y El Cordobés, el asunto se veía venir; ambos han hecho historia en El Bibio a base de bufonadas, mal estilo y falta de respeto a la fiesta. Bien, pero se les contrata, vienen, hacen su papel y ahí se tendría que terminar la cuestión, premiándoles de acuerdo con su justo merecimiento, o sea, con nada.

    El empresario justifica su presencia en una plaza que es centenaria diciendo que tienen su público. Público no taurino, sin duda, que admira y se recrea en sus avatares familiares, su vida sentimental y sus gracias sociales. Muy bien, quieren verlos, vitorearlos, pero ocurre que estamos en los toros, y los toros son una cosa muy seria, los toros se honran, han de cuidarse en todas sus formas y leyes o esto se termina. Y es ahí donde el presidente debería poner orden. Señor mío, las dos orejas concedidas ayer a El Cordobés constituyen una afrenta a la fiesta. Dirán que las pidió el público. No. Primero, ¿dónde estaba la mayoría? Y, segundo, ¿constaba en el ánimo de los solicitantes un criterio taurino de verdad? Tampoco, y usted lo sabe de sobra.

    Del ganado se puede decir que cubrió el expediente; regular de presentación, no se cayó ninguno, embistieron, dieron juego. El primero, «Opresor», salió enterándose; era para Jesulín, que lo llevó a terrenos del 10, que es tanto como jugar en casa, pero ni así. Rectificó en todos los pases, dio mantazos a manta y con un sablazo en el costillar y dos descabellos se lo quitó de encima. En el segundo, más de lo mismo.

    Los pies de El Cordobés hay que verlos, no paran un instante, saltan, corren, parecen tener el baile de San Vito. Cita con la muleta y si el toro no entra, el trapo pasa por encima del lomo y asunto resuelto. Ni estilo, ni arte ni na. Una oreja. En el segundo dio la vuelta al ruedo con el toro vivo, corriendo tras él, pero lo arregló con cuatro saltos de rana. Otra oreja. La indignación cundía entre los verdaderos taurinos, que incluso pedían a un auténtico profesional, allá arriba, en el palco que preside la plaza.

    El torero. Hubo quienes no entendieron cómo El Juli se presta a formar parte de tal terna. Hizo una magnífica faena en el primero, que remató de pinchazo y estocada, justo la misma muerte que dio El Cordobés al suyo, pero ni un pañuelo; no es hombre de salsa rosa ni nada parecido, y el agravio comparativo se dio. Qué bochorno. En el que cerraba plaza le tocó una birria de toro, ensillado, sin presencia, pero noble y persistente en la embestida, entraba de largo metiendo bien la cabeza, y el maestro lo aprovechó al máximo. Hizo una faena preciosa, serena, templada, plena de arte. Mató al volapié. Dos orejas, pero… Salieron por la puerta grande los dos, el saltimbanqui y el torero. Esto no puede seguir así.

    (Fíjense si estaremos de acuerdo con la autora, que por esta vez no vamos a hacer sangre de cosas como «a El Cordobés»).

  4. Demasiado favorable a Carmen Moriyón (la cual, como saben los lectores de Voluntad, está dando más que motivos de preocupación), sin duda fruto del hartazgo producido por años de tiranía consistorial del PPSOE/IU/etc., por lo demás este artículo expone hechos y acierta de pleno. La Nueva España:

    Otra de toros… y de palcos
    Las cuentas del edil socialista José María Pérez sobre las entradas taurinas y otras perversiones

    10:48
    MANUEL LLANO PUENTE

    No hay duda de que los nuevos mandatarios municipales no son políticos procedentes de la casta. Su inexperiencia les ha llevado a renunciar a alguno de los múltiples privilegios que disfrutaban sus predecesores. Pero esta loable actitud ha enrabietado a los profetas de la igualdad hasta el punto de no admitir que unos neófitos vengan a darles lecciones de austeridad a ellos, los más solidarios del mundo, eso sí, con el dinero ajeno.

    Pues sí, señores. Los ciudadanos gijoneses agradecemos que la nueva corporación devuelva siete de los doce palcos de toros para beneficio de las exiguas arcas municipales por mucho que el portavoz adjunto del grupo socialista se esfuerce en criticar esta medida. La carta del señor José María Pérez sólo sirve para rememorar la frase de George Orwell: «El lenguaje político está diseñado para que las mentiras parezcan verdades». Por citar algunos ejemplos, el señor ex-concejal habla del pliego de condiciones como si éste fuera algo sagrado e intocable. El señor Pérez sabe perfectamente que las condiciones de un contrato forman parte de una negociación previa donde puede prevalecer el interés general o el particular, sin que al empresario le importe regalar más o menos entradas al Ayuntamiento ya que sólo tiene que repercutir lo donado en el precio de las localidades que pone a la venta y que tienen que pagar los que se rascan el bolsillo.

    Otra justificación que realiza el ex-edil socialista para el cúmulo de entradas que se adjudicaban se basa en «la atención a visitas notables» (cita como ejemplo la invitación al señor Rodrigo Rato). Peor nos lo pone. El señor Rato tiene suficiente poder adquisitivo para pagarse su entrada sin quebranto económico alguno y resulta vergonzoso que se la tengamos que pagar los ciudadanos. ¿No será que detrás de este ejemplo trata de esconder la justificación a las miles de localidades (toros, hípico, fútbol, Circo del Sol, Teatro Jovellanos, etc) que se reservaban habitualmente para solaz y ahorro de concejales, familiares, amigos y clientes políticos en general?

    Tampoco le cuadran las cuentas al portavoz socialista. Le parecen poco los 22.600 euros de ahorro por siete palcos. Pues a los ciudadanos nos parece fantástico porque ese dinero, poco o mucho, estaba destinado a satisfacer intereses particulares. Y es obvio recordarle que no hay mejor política de izquierda que la que se predica con el ejemplo, aunque esto les suene a música celestial a algunos que se autocalifican como progresistas.

    Espero que no piense el señor Pérez como la ex-ministra de su partido, aquélla que decía que el dinero público no era de nadie. El dinero público es de todos nosotros y por eso necesitamos unos gestores que miren por él como si fuera propio, aunque eso suponga reducir coches oficiales, tarjetas de crédito, teléfonos móviles, viajes turísticos solidarios, gastos suntuosos y las citadas entradas para espectáculos.

    La señora Moriyón, quizás por que está acostumbrada a ganarse el sueldo trabajando, ha conectado con los intereses reales de la ciudadanía, tomando medidas concretas que todos entendemos. Aunque la oposición no le otorgue ni los cien días de gracia para juzgar su labor, es posible que los gijoneses le otorguemos muchos años en el poder mientras siga soplando este aire fresco y limpio por la Casa Consistorial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s