Siguen las burradas en Cabueñes

Y en Somió, parroquia a la que pertenece La Guía. La penúltima y sus graves consecuencias las detalla bastante bien, aunque el estilo literario no sea impecable (y aunque lo de Gijón/Xixón y Oviedo/Uviéu sea simplemente lamentable), la Presidente de la Asociación de Vecinos de Cabueñes-La Pontica, Ana García, en La Nueva España.

La avenida de La Pecuaria, cuestión de tamaño
Las prioridades urbanísticas del Ayuntamiento de Gijón y la falacia de la sostenibilidad ambiental

La avenida de La Pecuaria, cuestión de tamaño

La avenida de La Pecuaria, cuestión de tamaño

Con la inauguración a bombo y platillo de la avenida de La Pecuaria, el pasado 26 de febrero, han quedado claras las prioridades urbanísticas de nuestros gobernantes del Ayuntamiento, por si algunos hubiesen tenido dudas al respecto.

Si entre las alegaciones que la Asociación de Vecinos de Cabueñes-La Pontica presentó al documento de prioridades del PGO de Gijón/Xixón destacábamos la carencia de un plan de movilidad, entendiendo que todo plan de ordenación debería incluir un plan de transporte fundamentalmente colectivo y sostenible, las primeras acciones de nuestros gobernantes nos señalan claramente por dónde hubieran ido los tiros si ese plan se hubiera puesto sobre el papel.

Limitándonos a los alrededores de Cabueñes, que conozco y vivo de forma más cercana y directa, en cuestión de pocas semanas se dobla, sin tráfico que lo justifique, la ahora «carreterona» de Albert Einstein, se funden ocho millones de euros en lo más duro de la crisis en otra enorme avenida hasta el Hospital y se aprueba un gigantesco aparcamiento subterráneo en el entorno de La Laboral a sumar a los cientos de plazas de superficie que, como hongos venenosos, fueron saliéndole a su entorno paisajístico.

Y, mientras tanto, ya no es que no hayan previsto paradas o «dibujado» carriles bus en esas avenidas, es que ni siquiera se prevé que pasen por allí líneas de autobuses públicos. Y, en paralelo, se suprime además la inversión en el metrotrén.

Estas son las «prioridades» de nuestro Consistorio, el uso indiscriminado del vehículo privado frente al transporte público, que por cierto, contribuye con un 40% a las emisiones de CO2.

En dicho documento de prioridades se presenta un extraño modelo de ciudad compacta, policéntrica y sostenible, pero los hechos demuestran la falacia de esa pretendida sostenibilidad medioambiental. Con el desdoblamiento de Albert Einstein y La Pecuaria se ha destruido de un plumazo y sin pena ni gloria la reserva de diversidad biológica que constituía el entorno de Viesques y los tramos bajos de los ríos Piles y Peñafrancia. Desde la Plataforma Ciudadana contra el Muro de Cabueñes denunciamos en su día la carencia de un informe medioambiental para acometer la obra de la nueva avenida; quizás hace diez años, cuando fue planificada la obra, este informe no era obligatorio, pero sí hubiera sido necesario. Lo delicado y único de ese entorno de humedales y vegetación de ribera es de sobra conocido, el mismo Ayuntamiento tiene editado un libro-guía escrito por Santiago Martín sobre las aves acuáticas que se refugiaban en la zona. No puede hablarse hipócritamente de sostenibilidad ambiental y poner simultáneamente barreras arquitectónicas infranqueables para todas las especies vegetales y animales que se dicen necesitadas de protección.

Y también se argumenta con bonitas palabras la necesidad preservar del tráfico a nuestros vecinos de La Guía, pero la solución para ello es llenar de semáforos la zona y diseñar un cruce a la altura de la avenida del Jardín Botánico. Está claro que todas las personas que quieran ir a visitar el Botánico tendrán que seguir cruzando por La Guía, y todos los vecinos que vengamos de Cabueñes y Deva, tendremos que seguir molestándoles también, pues no es posible girar a la izquierda en dicho cruce. La verdad es que aún no he leído una sola línea que justifique hacer allí un cruce con limitación de giros a la izquierda en lugar de una rotonda. En estos tiempos precisamente que se plantean rotondas para todo, la misma avenida recién estrenada ya dispone de tres, y hay otras dos más para llegar a Viesques, el campus universitario cuenta con otra media docena por lo menos, algunas simplemente para acceder a algún aparcamiento, hay otra más sobre el mismísimo río El Piles, e incluso se planea hacer otra casi encima de la playa. ¿Por qué entonces precisamente allí se optó por un cruce? Sólo se me ocurre una razón: forzar el tráfico hacia la Laboral y estrangularlo en el entorno de Cabueñes para obligar a la prolongación de la «carreterona» hasta la ronda de acuerdo con el diseño del plan parcial de urbanización que ahora está en los tribunales.

Vamos a ver, los vecinos de Cabueñes no nos oponemos a la mejora de las comunicaciones, lo creemos incluso especialmente necesario en el entorno del Hospital, y nos gustaría también mucho que se mejorasen los accesos de nuestro pueblo, algunas veces imposibles con tanto coche aparcado malamente a los lados de los estrechos caminos. Ciertamente nos gustaría también, creemos que como a cualquier ciudadano, que se apostase por los transportes públicos y por ciudades menos sometidas a la tiranía de los coches y mas «habitables» por las personas, pero consideramos que todo debería guardar sus justas proporciones.

Si la autopista de Oviedo/Uviéu está congestionada un día sí y otro también, estúdiese la ampliación entonces; si el acceso a la ciudad por la rotonda de Ceares y El Llano se satura constantemente, estúdiense soluciones; pero si lo que se pretende es un acceso rápido al entorno del Hospital y la Laboral, háganse los estudios que correspondan y diséñese al tamaño que sea imprescindible. No se invadan humedales únicos gratuitamente, no se inunde con contaminación sonora ni lumínica innecesaria a los vecinos de la zona, no se pretenda engañar a los vecinos de La Guía con falsos argumentos cuando lo que subyace es un indisimulado deseo de edificar de forma masiva, y no se contamine más de lo que la ciudad puede soportar de forma sostenible.

Pero no, se desdoblan viales, se hacen ruidosas y contaminantes carreteronas al más puro estilo americano y se quiere que además los ciudadanos comulguemos con ruedas de molino. Creo que ahora comprendo el significado simbólico de esa figura enorme que nos han colocado tiesa en la rotonda de Albert Einstein: va a ser una especie de arco de triunfo actualizado, por el que todos los vecinos tenemos que pasar.

En Voluntad nos hemos ocupado a menudo de Cabueñes: de la asesinada Pecuaria, del PGOU (ahora travestido en PGO, tras ser anulado por los tribunales), de la Universidad Laboral (ahora travestida en Ciudad de la Cultura «Vicente Alberto Álvarez Areces»), de la devastación del Gijón rural, de la destrucción del medio ambiente. Usen la ventana de búsqueda, en la columna de la derecha: les ampliará todos estos asuntos.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo 02.- Gijón, ¿Llingua?, Justicia social, Medio ambiente, Política local

4 Respuestas a “Siguen las burradas en Cabueñes

  1. El Comercio se da por enterado, a medias:

    «La señalización de la Pecuaria es inoperante», critican desde La Guía
    J. ESCUDERO | GIJÓN.

    La apertura hace algo más de un mes de la avenida de la Pecuaria no ha mejorado la circulación en la zona Este de la ciudad. Así lo denuncia la asociación de vecinos de La Guía en un escrito remitido al Ayuntamiento aprobado el pasado lunes en la junta ordinaria de la directiva. Los vecinos manifiestan de esta forma su preocupación «por el creciente incremento de tráfico en nuestro barrio motivado por la deficiente o inoperante señalización a raíz de la puesta a punto del funcionamiento del nuevo vial de la Pecuaria».

    Según los vecinos de La Guía, esta «inoperante» señalización «está evitando la implantación de una parada de autobús de la línea 1 en sentido descendente a la ciudad reiteradamente solicitada desde la asociación de vecinos». De hecho, desde hace varios meses el colectivo vecinal viene reclamando la ubicación de una parada en la calle de Dionisio de la Huerta para dar servicio al barrio, ya que las más cercanas se encuentran junto a la Urbanización de La Guía o en El Molinón.

    No es la primera vez que la asociación vecinal critica la forma en la que se ha conectado la avenida de la Pecuaria con la del Jardín Botánico y Albert Einstein. Nada más inaugurarse el nuevo vial, los colectivos de La Guía, Somió y Cabueñes reclamaron una rotonda para distribuir el tráfico y así permitir todas las opciones de giros posibles. Ya en ese momento los portavoces vecinales tacharon la señalización de «equívoca». No en vano, en apenas 50 metros cuadrados se amontonan diez carriles, varios pasos peatonales y ciclistas, una treintena de semáforos y un mosaico de señales de dirección obligatoria, giro prohibido y paso de cebra.

    Prohibiciones de giro

    En este pequeño espacio se juntan tres prohibiciones de giro en función del vial por el que se circule. Así, los vehículos que vayan al centro de la ciudad a través de la avenida del Jardín Botánico no podrán girar a la izquierda por Albert Einstein, por lo que el único itinerario posible es atravesar La Guía hasta el puente del Piles. Precisamente, esta prohibición es la que más protestas ha provocado entre los vecinos, pues todavía son muchos los conductores que siguen tomando esta vía para llegar hasta Gijón en lugar de la avenida de la Pecuaria, con el irremediable paso de vehículos por La Guía.

    Por otra parte, los conductores que cojan la Pecuaria en sentido al centro no podrán girar a la izquierda en dirección a la avenida del Jardín Botánico. Por último, las personas que tomen este vial hacia la Universidad Laboral y el Hospital de Cabueñes no podrán utilizar la Pecuaria al estar prohibidos los giros a la izquierda.

    • ¿Para cuándo la cárcel para Mapi Fernández Felgueroso y Antonio Trevín Lombán, entre otros? Motivos hay más que suficientes: botón de muestra, la siguiente noticia. (Sus sucesores siguen en la misma línea, como hoy vuelve a demostrar la entrada principal de Voluntad). La Nueva España. Negritas nuestras:

      Lne.es » Gijón
      La abultada factura de la Pecuaria
      El Tribunal de Cuentas cuestiona la gestión socialista en la circunvalación del campus al evidenciar irregularidades en su contratación

      C. JIMÉNEZ

      El nuevo vial de circunvalación del campus universitario de la ciudad, conocido como avenida de la Pecuaria, el proyecto de mayor envergadura de los cuarenta que emprendía el Ayuntamiento de Gijón en 2009 con cargo al Fondo Estatal de Inversión Local -el denominado «plan E»- evidencia una controvertida contratación, a juicio de los técnicos del Tribunal de Cuentas. El informe del órgano fiscalizador señala, entre otras irregularidades sobre esta infraestructura, que fue licitada por un importe superior en 835.357,66 euros al presupuesto real de la obra. La contratación correspondía al Gobierno socialista que hasta mayo de 2011 lideraba Paz Fernández Felgueroso.

      El vial se abría al tráfico el 26 de febrero de 2010, formando con la avenida de Albert Einstein -desdoblada también con los fondos del «plan E»- un gran eje de 2,1 kilómetros de longitud. El Ayuntamiento tenía planificada su construcción desde hacía más de diez años y con su apertura se lograba descongestionar el tráfico de la antigua carretera de Villaviciosa, único acceso hasta entonces hacia la Universidad Laboral, el Parque Tecnológico, el Hospital de Cabueñes y el tanatorio que moviliza ocho millones de personas al año.

      La ex alcaldesa Paz Fernández Felgueroso y el ex delegado del Gobierno Antonio Trevín coincidían en señalar en la inauguración de la nueva avenida la mejora de la fluidez de los tráficos pero también la capacidad de la obra para generar actividad en el sector empresarial, pues durante su ejecución se habían generado 130 puestos de trabajo. Pues bien, en este aspecto el órgano fiscalizador apunta que en la ejecución del contrato no se realizó un seguimiento específico en la contratación de desempleados y se incumplió, además, el requisito de ejecución inmediata pues «las obras se iniciaron con retraso», según se recoge en el anteproyecto de fiscalización de las contrataciones desarrolladas por las administraciones locales con cargo al fondo estatal de inversión local.

      El Tribunal de Cuentas advierte en su informe, asimismo, que el Ayuntamiento de Gijón licitó el proyecto en 5.799.999 euros y acabó adjudicándolo en 5.145.759 euros, pese a que el presupuesto de ejecución era de 4.964.642 euros. El órgano fiscalizador del Estado concluye en su informe, tras recabar datos del Gobierno central, que el incremento sobre el precio inicial fue de 835.357 euros. Finalmente, el importe ejecutado ascendió a 5.654.737,41 euros.

      En la comparación entre las certificaciones y las partidas contenidas en el presupuesto de ejecución material de la obra se ha comprobado que se certificó un capítulo no previsto en el presupuesto por importe de 616.211,65 euros sin tramitar ninguna modificación para ello. Desde las filas del Grupo Socialista eludieron entrar a valorar en profundidad las apreciaciones de los técnicos del ente fiscalizador en tanto que no sea definitivo. En cualquier caso, su portavoz, Santiago Martínez Argüelles, apuntó que estas contrataciones tenían un sistema «de doble filtro», y se encontraban «muy contrastadas», por lo que resulta extraño que se hayan podido producir estas diferencias.

      Sin embargo, al cotejar las certificaciones con las partidas contenidas en el presupuesto de ejecución de la obra, el Tribunal detectó que una partida presupuestada en 60.000 euros acabó certificándose por 96.396 euros. El órgano fiscalizador sólo ha planteado reparos importantes a este proyecto de entre las 616 que realizaron las administraciones locales asturianas con cargo al «plan E».

      La nueva avenida representaba también un nuevo acceso para las parroquias de Cabueñes y Somió.

  2. Los especuladores del Frente Popular municipal quiere cargarse la carbayera de Zarracina. La Nueva España:

    Los vecinos acusan a Felgueroso de eliminar un área protegida para urbanizar Cabueñes
    La plataforma contra el muro sostiene que el Ayuntamiento ocultó la supresión de la catalogación de la carbayera de Zarracina

    M. CASTRO

    La Plataforma Vecinal contra el Muro de Cabueñes acusó ayer a la alcaldesa de Gijón, Paz Fernández Felgueroso y al edil de urbanismo, Pedro Sanjurjo, de tratar de ocultar la exclusión del catálogo urbanístico de Gijón de la carbayera de Zarracina, que hasta ahora gozaba de protección como patrimonio natural del concejo.

    La descatalogación de esta carbayera, que linda con la zona prevista en el plan parcial de Cabueñes para construir los accesos de esta futura urbanización a la Ronda Sur, fue omitida de la documentación relativa a las modificaciones del catálogo urbanístico que ha hecho públicas el Ayuntamiento de Gijón a través de su página web. La plataforma se percató de la modificación tras consultar en el propio Ayuntamiento, la documentación en papel sobre el catálogo.

    La portavoz de la plataforma, Cristina Moreno, dejó entrever que detrás de la eliminación de la protección de esta zona natural están los intereses especulativos, para mejorar los accesos a la autopista de la futura urbanización de Cabueñes. Si se permite cortar los robles, sería posible construir un vial de cuatro carriles, al ampliar la carretera actual, que está encajonada entre dos zonas hasta ahora protegidas, como son la citada carbayera y la senda fluvial del Tragamón.

    No obstante, Moreno considera que son la Alcaldesa y Sanjurjo quienes tienen que dar explicaciones a los gijoneses sobre «con qué propósito se ha hecho este engaño alevoso» el el catálogo urbanístico que se aprueba a finales de este mes.

    Según la Plataforma contra el Muro de Cabueñes, la ocultación de información a los gijoneses, cuya prueba más clara es el caso de la carbayera, «contamina y echa abajo el catálogo urbanístico», por lo que exigen que «el catálogo se paralice inmediatamente».

    El colectivo que trata de evitar un nuevo desarrollo urbanístico en Cabueñes convocó ayer una rueda de prensa para desvelar la actuación del gobierno local respecto a la carbayera.

    Previamente ya habían presentado una alegación en el periodo de información pública, para que el Ayuntamiento reconsiderara la decisión de eliminar la protección al robledal en el nuevo catálogo urbanístico. El Ayuntamiento aún no les ha contestado.

    El colectivo pide a Montes Estrada que cumpla el compromiso de salvar el robledal
    M. C.

    Cristina Moreno lanzó ayer un guante al portavoz municipal de IU, Jesús Montes Estrada, quien se había comprometido a defender la carbayera que ahora está amenazada. «Esperemos que en este momento no le falle el pulso y siga defendiéndola, caiga quien caiga», señaló la representante de la plataforma vecinal.

    Moreno también aprovechó la comparecencia para lanzar una invectiva, aunque sin citarlo nominalmente, contra el secretario general del PSOE de Gijón, José Manuel Sariego, que «hace poco más de un año nos tildó de malos ciudadanos a los miembros de una plataforma molesta, incómoda y perseverante frente a la turbia y sospechosa gestión urbanística» del Ayuntamiento de Gijón y ahora con las ocultaciones en el catálogo se ve quienes son los «malos políticos, no sólo por la pésima gestión que pagamos todos los contribuyentes, sino por ser promotores del engaño y la burla al pueblo soberano».

    Cristina Moreno también señaló durante su comparecencia que el Ayuntamiento de Gijón es, por detrás de Cajastur, el mayor propietario de terreno en la zona prevista para desarrollar el plan parcial de Cabueñes, por lo que tiene interese directos para que esa urbanización que ha puesto en pie de guerra a los vecinos de la zona salga adelante.

    • La desvergüenza de Churruca Montes Estrada y del PPSOE/IU/BA etc. municipal les lleva hasta a intentar confundir las carbayeras. El Comercio:

      La Plataforma de Cabueñes acusa a Montes Estrada de «mentir» en el último Pleno
      11.07.10 – 02:21 –
      E. C. | GIJÓN.

      Jesús Montes Estrada aún no ha respondido a una carta enviada en abril de 2009 por la Plataforma Ciudadana contra el Muro de Cabueñes. Y en el Pleno de anteayer, el concejal de Cooperación ha querido «tranquilizar» a los vecinos, afirmando que «nadie va a tocar la carbayera de la Quinta del Infanzón». Pero la Plataforma no le cree y responde que «Churruca miente, pero no nos engaña, porque no tenemos ninguna duda de su posición y, en cambio, tenemos la certeza de haber sido traicionados por él».

      Y evocan toda la tramitación urbanística que afecta a la zona. «El Plan Teixidor 2007 sacrificaba la carbayera para permitir el lucro de Ovidio Blanco y otros, y la modificación, mal tramitada y aún no aprobada, del Catálogo Urbanístico de 2010 queda desprotegida. El único modo de mantener ese enclave es dejarlo integrado en el catálogo».

      La carbayera de la «Quinta del Ynfanzón» la protege la familia Vereterra, que es su propietaria. Que Churruca no se ponga medallas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s