Ideas «luminosas»

¿Ha ido usted a recoger la bombilla de pequeño consumo que el Gobierno nos «regala» con nuestro propio dinero? ¿Es usted el lector tipo de Voluntad, es decir, habituado a pensar por sí mismo? Entonces se reconocerá en este despacho de la agencia FARO.

«Un pequeño gesto para ti. Un gran gesto para todos»

Madrid, 3 septiembre 2009, festividad de San Pío X. Un propio de FARO ha ido a Correos a recoger la bombilla «de Bajo Consumo» (sic, tanto por las mayúsculas como por el ridículo barbarismo, tan democrático, de «bajo» consumo –que en español será «pequeño»–, en la línea de la «alta» velocidad –que en español será «grande»–) que a razón de una por titular de factura eléctrica nos «regala» el Gobierno (de ocupación) de España, más concretamente el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, más concretamente aún el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), dentro del Plan Español para el Estímulo de la Economía y el Empleo (PlanE).

En esta ocasión, la abundancia de nombres pretenciosos y larguísimos tal vez responda no sólo al engolamiento paleto de los políticos del sistema, sino también al intento de fatigar a quien decida leer la caja de la bombilla. Porque aunque aparezca el nombre de España y el término «español» de forma no habitual en los productos del Gobierno Rodríguez Zapatero, la bombilla la fabrica la multinacional holandesa Philips en la China comunista (en el tipo de letra más pequeño de la caja: «Made in P.R.C.», es decir, «People’s Republic of China»).

Esto lo hace el Ministerio cuyo titular, Miguel Sebastián, nos había sorprendido el pasado enero con una propuesta justa y sensata: pedir el consumo de productos españoles para evitar la destrucción de, decía él, 120.000 empleos (luego han sido más los destruidos). Petición tan desusada en esta democracia, criticada enseguida por otros políticos de dentro y fuera de su propio partido, no podía responder a un propósito firme. Hace sólo tres días, la firma española CEGASA, fabricante de bombillas de pequeño consumo de calidad muy superior a las chinas, se ha visto obligada a acometer un segundo expediente de regulación de empleo. Para evitarlos habría bastado con que el Gobierno le hubiera asignado la fabricación de las pilas de este reparto demagógico.

De mucho tendrán que responder los gobiernos que España está sufriendo (también los del PP). Entre otras cosas, de su preferencia por las empresas extranjeras en perjuicio de las nacionales, y de su apoyo a la China comunista y complicidad con aquella tiranía, así como de las facilidades para el establecimiento en nuestra Patria de una verdadera plaga de tiendas chinas de pésimos productos, insultante apertura en domingos y festivos, nulo respeto a la normativa y privilegios fiscales que los españoles pagan. Además de su conocida implicación en negocios aún más turbios.

En plena recesión económica, el Gobierno (de ocupación) de España entrega el dinero de los españoles a las multinacionales extranjeras y a la oligarquía comunista china. No tienen en cuenta siquiera las espantosas condiciones de los trabajadores de aquel país, ni la contaminación causada, ni las consecuencias nocivas de sus productos. Traducimos de Natural News.com:

El mercurio de las bombillas fluorescentes intoxica a los operarios de las fábricas

(NaturalNews) La eficiencia energética para el Primer Mundo supone un gran coste para los operarios de fábricas en China. Se informa de que gran cantidad de operarios sufren intoxicación por mercurio en las fábricas de bombillas fluorescentes compactas.

En un intento de imponerse al calentamiento global causado por el exceso de emisiones que causan el efecto invernadero, la Unión Europea ha aprobado una ley que fija para el año 2012 el abandono de las bombillas incandescentes en favor de las fluorescentes compactas, de mayor eficiencia energética. Esto ha conducido a un enorme incremento de la demanda de estas bombillas, y consecuentemente al auge de su fabricación.

Desgraciadamente, las bombillas fluorescentes necesitan mercurio para empezar la reacción química que produce la luz. El mercurio puede representar un notable riesgo para la salud; el gobierno británico aconseja que si se rompe una bombilla fluorescente, debe evacuarse la estancia durante 15 minutos, hasta que se dispersen los vapores de mercurio.

El mercurio es una neurotoxina conocida, especialmente peligrosa para niños y embarazadas.

Según un reciente estudio del ministerio de sanidad chino, sin embargo, la exposición al mercurio es general entre los trabajadores que fabrican estas bombillas. En una fábrica en Jinzhou, 121 de 123 empleados presentaban una carga peligrosa de mercurio en su cuerpo; uno de ellos superaba 150 veces el límite señalado por el gobierno. En una fábrica de Anyang, el 35 % de los trabajadores habían sufrido intoxicación por mercurio, y la fábrica estaba arrojando el mercurio directamente al suministro local de agua.

En entrevistas realizadas por el Times de Londres se descubrieron cientos de casos de exposición al mercurio e incluso de hospitalizaciones; pero muchos trabajadores evitan quejarse, por miedo a perder sus empleos.

«Las pruebas mostraban que el contenido de mercurio en mi sangre y mi orina superaban el límite, pero no me mandaron al hospital porque la dirección dijo que yo era fuerte y que el mercurio lo neutralizaría mi sistema inmunológico», declaró una joven operaria.

El periódico también descubrió un caso en el que 68 de 72 trabajadores de una fábrica habían necesitado hospitalización debido a envenenamiento por mercurio.

En la misma línea de abandono de la producción nacional y hasta de la imagen pública de un servicio antaño tan ejemplar como el de Correos, no podemos dejar de reseñar la desoladora imagen que ofrecen sus oficinas. No sólo por la desaparición de la Caja Postal de Ahorros, sustituidos sus símbolos por los ominosos del Deutsche Bank y de Western Union, tan fuera de lugar en las oficinas de Correos de España; sino también por haber convertido éstas, a menudo de una arquitectura bastante digna, en cutres mercadillos que ofrecen teléfonos móviles, bolígrafos, gomas de borrar, consumibles de informática, y hasta chicles y chucherías varias: casi todo ello, ojo al dato, invariablemente de marcas y fabricación extranjeras. Otro día volveremos sobre parecidas vergonzosas prácticas ahora aplicadas hasta en Paradores Nacionales y en las aerolíneas de bandera Iberia.

Compleméntenlo con entradas anteriores de Voluntad, por ejemplo:

  • Como chinos, como moros
  • La difunta Hidroeléctrica nos saquea
  • Peligra la Caja de Ahorros
  • Y tendrán un cuadro más completo.

    Anuncios

    1 comentario

    Archivado bajo 02.- Gijón, 05.- España, Justicia social, Medio ambiente, Sanidad

    Una respuesta a “Ideas «luminosas»

    1. Carta al director de La Nueva España:

      Buzón desaparecido
      J.I. García (Gijón)

      Como siempre que se arregla o urbaniza una calle, los elementos mobiliarios de uso general, no vuelven a ser restituidos. Ejemplo: en el entronque de la Avda. de Ramón y Cajal con la Avda. de Hnos. Felgueroso existía un buzón de correos que hacía servicio a todos los ciudadanos y empresas y curiosamente nada más acabar la urbanización de la calle el buzón desaparece y en su lugar colocan una papelera.

      Esperemos que lo tengan en cuenta y restituyan el buzón lo más pronto posible.

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s