Necesidad de nacionalizar la banca

Usury, por Hilaire Belloc: lectura recomendable, para quienes entiendan inglés

Usury, por Hilaire Belloc: lectura recomendable, para quienes entiendan inglés

Hoy en La Voz de Asturias:

Los bancos imponen a los asturianos tipos 10 veces superiores a los suyos
El Banco Central Europeo fija los intereses en el 1%, pero las entidades aplican el 9%. La falta de liquidez y la morosidad influyen en los altos precios de los créditos al consumo.

10/07/2009 PILAR COBOS

El precio del dinero ha bajado a mínimos históricos en los últimos meses, pero los asturianos siguen sin percibir estas rebajas al solicitar préstamos al consumo. De hecho, las entidades financieras con más actividad en el Principado aplican unas tasas hasta diez puntos superiores al tipo de interés fijado por el Banco Central Europeo, del 1%, en los créditos que conceden a las familias de la región. En el caso de Cajastur, los créditos para comprar coches tienen unos intereses cercanos al 9%. En Banco Herrero, el interés de los préstamos para las familias supera el 8% y en La Caixa, esta tasa alcanza el 11% en los préstamos al consumo, según las informaciones publicadas en las páginas web de estas firmas.

Los últimos datos facilitados por el Banco de España, relativos al mes de mayo, señalan un repunte de los tipos de interés aplicados a los préstamos a nivel nacional, que eran en marzo del 7,5% y en mayo subieron hasta el 7,8%. No obstante, la tendencia es positiva si se compara la cifra con la del pasado mes de enero, cuando los tipos que la banca imponía a los créditos al consumo eran del 8,7%.

El decano del Colegio de Economistas de Asturias, Miguel de la Fuente, afirmó que las grandes diferencias entre el tipo de interés marcado por el Banco Central Europeo, que es el precio al que los bancos se prestan dinero entre sí, y los intereses cobrados a los ciudadanos, se deben a que las propias entidades tienen dificultades para obtener fondos. De la Fuente explicó que “la banca utiliza la poca liquidez que tiene para aumentar sus ratios de solvencia. Son reacios a prestar, por esto el precio de los créditos aumenta”. La situación no excluye a ninguna región, porque la crisis del sistema financiero es global, y el economista señaló que “en Asturias también hay problemas, ya que el dinero para las familias y las empresas es menor, pero ahora hay un mayor afán de ahorro”.

Otro de los factores que influyen en la concesión de créditos bancarios es el nivel de provisiones, que se reduce cuando crece la morosidad. En este sentido, De la Fuente señaló que “los bancos sólo pueden prestar ocho veces su patrimonio neto, por esto hay menos dinero para créditos, porque se han reducido los fondos propios de las entidades”. El problema comenzará a resolverse cuando el sistema financiero recupere sus ratios de solvencia y de eficacia, una tendencia que puede comenzar a ser más visible a principios del año 2011, según las previsiones del decano del Colegio de Economistas de Asturias.

NUEVO MODELO Por su parte, el secretario general de la Asociación de usuarios de bancos, cajas de ahorros y seguros (Adicae), Fernando Herrero, aseveró que en los préstamos al consumo “los usuarios están pagando una gran diferencia que se están apropiando los bancos y las cajas. Las entidades trasladan el perjuicio a los consumidores, para que estos paguen de su bolsillo el saneamiento de la banca”. Así, Herrero manifestó que los márgenes que las entidades reciben al aplicar elevados tipos de interés al consumo son “una inmoralidad y un abuso”, porque los clientes no obtienen los mismos beneficios al depositar su dinero en el banco.

El incremento del ahorro de los hogares coincide con un nuevo planteamiento de consumo. “Un nuevo modelo. Consumir menos para vivir bien y no tener problemas futuros”, explicó Herrero. Esta tendencia podría extenderse, porque muchos hogares tienen dificultades al no poder hacer frente a sus créditos.

En este sentido, Herrero apuntó que Adicae ha solicitado al Gobierno medidas para proteger a los clientes de la banca. De un lado, que las rebajas de tipos de interés lleguen a los consumidores y, de otro, el impulso de iniciativas para evitar los embargos judiciales, “que vienen por hipotecas y por créditos al consumo”.

El sentido común no está de moda. Es de sentido común, sin embargo, que si el crédito resulta necesario para la vida económica, para la sociedad y para las familias, debe dejar de ser negocio privado y convertirse en servicio público. Se eliminaría de esta forma la intermediación del banco, que presta un dinero que o bien no es suyo (es de los impositores, a quienes paga intereses ridículos y además cobra simplemente por mantener una cuenta) o bien directamente no existe (falsificación de moneda, en realidad, pero «legal»: los bancos prestan más dinero del que tienen, y a cambio exigen dinero real), a intereses desorbitados y siempre usurarios.

Da miedo pensar en una banca pública en manos de los actuales parásitos de la política, los mismos que han reducido las cajas de ahorros a sus presentes prácticas y estado. Da miedo, sí, en manos de un PPSOE entregado a la gran banca. El cambio es técnicamente sencillo y, además, urgente. Pero también exige la regeneración de la vida política… Es decir, el cambio de régimen. Empezando por la salida de la Unión Europea. ¿Que hoy estamos maximalistas? Nada hay tan maximalista como la realidad.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo 05.- España, Justicia social, Política local

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s