Integración, acogida y Alianza de Civilizaciones

Primero, una noticia más. La Nueva España:

Un menor marroquí golpea a una mujer de 50 años para robarle
El magrebí arrastró por el suelo a otra señora a la que también dio un tirón para quitarle el bolso el mismo día

Un joven marroquí menor de edad protagonizó dos violentos robos a mujeres el pasado día 5, en los que las víctimas no sólo perdieron dinero, sino que salieron malparadas físicamente.

A una de las víctimas, una gijonesa de 50 años de edad, el agresor le propinó tres puñetazos en la cabeza para que soltase el bolso que llevaba colgado del hombro y que le quería robar. La mujer se asió con fuerza a sus pertenencias y la respuesta del magrebí fue golpearle la cabeza. Sucedió el viernes día 5 a las cinco de la madrugada en la calle Eleuterio Quintanilla, en el barrio de El Llano. La víctima fue asistida en un centro de salud por los golpes recibidos, que le ocasionaron varios hematomas y equimosis, según el parte médico.

Ese mismo día en la calle Alegría otra mujer fue perseguida supuestamente por el marroquí. Le pidió su bolso y al negarse ésta a dárselo, lo cogió por la correa con la intención de llevárselo. A pesar de la oposición de la víctima, el joven le dio un tirón tan fuerte que hizo que ésta se cayera al suelo y la arrastró hasta conseguir marcharse con él.

El marroquí, de 17 años de edad, fue detenido por agentes de la Comisaría de El Coto y fue identificado por ambas víctimas. El presunto agresor contaba con antecedentes por robo y lesiones.

Un poco más suavizado, cómo no, El Comercio:

La Policía arresta a un menor marroquí que hirió a dos mujeres para robarles el bolso
Utilizó una gran violencia para conseguir su cometido en ambos casos
O. S. | GIJÓN

Un menor de origen marroquí fue detenido por agentes del Cuerpo Nacional de Policía acusado de cometer al menos dos tirones de bolsos durante la primera semana de junio. Utilizó una gran violencia para conseguir su cometido en ambos casos.

El primero de ellos se produjo el día cinco de junio, sobre las cinco de la madrugada en la calle de Eleuterio Quintanilla. Una mujer de 50 años fue abordada por el joven. Le intentó arrebatar el bolso que llevaba colgado al hombre. Ante la negativa de la víctima, el chico le propinó tres fuertes puñetazos en la cabeza, lo que hizo que la mujer acabase entregándole el bolso. Fue asistida en un centro de salud por los golpes recibidos.

Ese mismo día, en la calle Alegría, abordó a otra mujer, que se cayó al suelo como consecuencia del fuerte tirón que le dio para quitarle el bolso. Los agentes localizaron al sospechoso con la descripción de las víctimas.

Si la víctima hubiera sido nuestra señora madre, y en justa consecuencia hubiésemos reducido a alcuzcuz (cous-cous, para los papanatas que llaman magrebíes a los moros y dicen arrestar por detener) al salvaje morito, nosotros habríamos terminado en la cárcel; el morito, en un «hogar de acogida» en el que le darán una asignación pecuniaria y permiso para salir a aterrorizar a los vecinos, a cambio de escupir a los funcionarios, agredir a las funcionarias y violar a los compañeros más débiles.

Políticamente incorrectos como, gracias a Dios, somos, digámoslo claro, para que lo entiendan los del PPSOE y los del Hogar de San José: MOROS FUERA. Expulsión y cierre de fronteras.

Algunas (hay más) entradas en Voluntad, para ilustrarse:

Delincuentes habituales, víctimas habituadas
Un respeto
Como chinos, como moros
Una de gochos
Cuando las barbas de tu vecino…

Anuncios

15 comentarios

Archivado bajo 02.- Gijón, 07.- Enseñanza, Justicia social, Política local

15 Respuestas a “Integración, acogida y Alianza de Civilizaciones

  1. Hoy en La Nueva España. Las negritas son nuestras (lo de arrestados por detenidos, no, y lo de ciudadanos, tampoco):

    Cuatro detenidos, dos de ellos menores, por robar bolsos la noche de San Juan

    R. GARCÍA

    Cuatro jóvenes fueron detenidos durante la noche del martes y la madrugada del miércoles como autores de varios delitos de hurto. Los arrestados robaron varios bolsos aprovechando la aglomeración de personas que se produjo en las playas de Poniente y El Arbeyal durante la celebración de la noche de San Juan, según informaron ayer fuentes policiales a través de un comunicado.

    Los tres primeros delincuentes fueron arrestados en la playa de Poniente. Se trata de ciudadanos marroquíes, dos de ellos menores de edad. Los agentes que les detuvieron habían observado en ellos una actitud sospechosa, comprobando luego que portaban tres bolsos que acaban de robar.

    En la otra intervención policial realizada por los agentes de servicio especial durante la noche festiva fue arrestado un ciudadano de Vizcaya que se encontraba en la calle Brasil manipulando un bolso que previamente había sustraído en la playa del Arbeyal.

    El arrestado llevaba un cuchillo y había sido detenido 40 veces antes, acusado de delitos contra la propiedad.

  2. Otra de moros. Teniendo en cuenta que en las noticias de sucesos rara vez se especifica, se sigue que son muchas más. Y en Voluntad recogemos sólo una pequeña parte de lo que llega a publicarse en los periódicos. Supongan y multipliquen.
    La noticia es de Mieres. Pero, como es sabido, aunque los ríos Caudal y Nalón no lo hagan, las cuencas mineras desembocan en Gijón. El Comercio:

    La Guardia Civil detiene en Mieres a un marroquí con más de 56 kilos de hachís
    Hallaron la droga en el interior del maletero tras detener el vehículo por una infracción de tráfico

    JULIO VIVAS | MIERES

    Agentes de la Guardia Civil de Mieres detuvieron el sábado pasado a M. A., de 40 años y de nacionalidad marroquí, tras incautarle más de 56 kilos de hachís en el interior de su vehículo.

    Los hechos ocurrieron sobre las 15.30 horas, cuando una patrulla de Seguridad Ciudadana del puesto de Mieres observó cómo un vehículo que circulaba por la A-66, a la altura de los túnes del Padrún (entre Oviedo y Mieres), cometía una infracción de tráfico. A continuación, la patrulla procedió a la detención del vehículo, un Citroën C5, propiedad de una empresa de alquiler con domicilio en Madrid, e identificó también al detenido. Según los agentes, M. A. mostró un «excesivo nerviosismo» cuando le comunicaron que iba a ser denunciado por una infracción de tráfico y decidió huir a pie justo en el momento en que la Guardia Civil le pidió que abriese el maletero del vehículo para realizar una inspección.

    M. A. fue alcanzado por los agentes y retenido. Tras examinar el vehículo, observaron que, en su interior, había dos bolsas de deporte y, dentro de ellas, se encontraban más de 56 kilos de hachís almacenados en diversos envoltorios y pastillas sueltas, lo que demuestra la droga era para la venta. Por ello, fue detenido como supuesto autor de un delito contra la salud pública por tráfico de drogas. La Guardia Civil instruyó las correspondientes diligencias y puso al detenido a disposición de la autoridad judicial de Mieres.

    Esta operación se llevó a cabo dentro del operativo de servicio llevado a cabo por las unidades territoriales y cuyo fin es erradicar el pequeño tráfico de drogas, conocido como ‘menudeo, así como el consumo de sustancias estupefacientes en lugares públicos y de ocio frecuentados por jóvenes, la prevención de la seguridad ciudadana y la vigilancia de las vías de comunicación.

    Hace justo un año, en el mismo operativo, el Cuerpo Nacional de Policía de Mieres participó en una detención similar. El arrestado fue N. L., un joven de 30 años, natural de Marruecos. En aquella ocasión, los agentes se incautaron de 5,3 kilos de hachís que tenía guardados en la zona del motor de su coche, así como en su domicilio.

  3. Dos bellos ejemplos, dos más, de los frutos de la multiculturalidad y de la perfecta integración de moros (perdón, magrebíes) y mahometanos (perdón, musulmanes). Del mismo día, mismo diario: el bilbaíno El Correo ex Español, edición gijonesa (antes El Comercio).

    Arrestado un menor marroquí tras ser sorprendido con nueve bolsas de cocaína
    El joven arrojó la droga al suelo en Fomento cuando se percató de la presencia policial
    O. SUÁREZ | GIJÓN

    Un menor de edad de origen marroquí fue detenido por la Policía en la zona de bares del Puerto Deportivo después de sorprenderlo con una bolsa que contenía nueve papelinas de cocaína. Iba en compañía de otro menor, también de origen marroquí.

    El arresto se produjo de madrugada después de que dos agentes en servicio observasen la conducta sospechosa del menor. «Parecía ofrecer algo a los individuos con los que se cruzaba», explicaron fuentes del Cuerpo Nacional de Policía, las mismas que aseguraron que cuando los efectivos trataron de identificar a los dos marroquíes, ambos echaron a correr y uno de ellos tiró al suelo una bolsa que contenía la droga. Tras ser identificados, se detuvo al que portaba las sustancias estupefacientes y el otro fue entregado a sus tutores legales.

    En el marco del dispositivo especial de vigilancia de las zonas de copas, los cuerpos y fuerzas de seguridad detuvieron además en Cimadevilla a otra joven de 17 años por «increpar a los agentes, insultarlos y tratar de soliviantar los ánimos de los presentes contra los policías». La detenida acompañaba a un joven al que le habían intervenido previamente un trozo de hachís y marihuana.

    Uno en Fomento, otro en las proximidades de Fomento (un par de horas antes, en Fernández Ladreda):

    Detenido un joven de 18 años que acababa de robar un bolso
    El detenido se mostró muy agresivo profiriendo insultos a los agentes y manteniendo una actitud desafiante y retadora
    14.10.09 – 15:08 – EFE | GIJÓN

    La Policía Nacional ha detenido en Gijón a un joven de 18 años, de nacionalidad marroquí, que huía tras robar un bolso por el procedimiento del ‘tirón’.

    Fuentes policiales informan de que agentes de servicio de paisano a bordo de un vehículo camuflado buscaban a este joven por un ‘tirón’ de un collar cometido sobre la una de la madrugada del día 10 y cuyas características físicas habían sido facilitadas por la víctima a todas las patrullas en servicio.

    A las 03:00 horas del día 10 de octubre observaron al joven descrito corriendo por la calle Linares Rivas con un bolso en la mano siendo perseguido por dos personas que pedían ayuda.

    Los policías procedieron a dar el alto a este individuo que hizo caso omiso a las indicaciones de los agentes, por lo que tras perseguirle unos metros a la carrera lograron interceptarle, pese a que el joven opuso gran resistencia.

    Localizada la víctima, ésta manifestó que el bolso le había sido arrebatado de un fuerte tirón a pesar de llevarlo colgado cruzado en el cuerpo, por lo que la había arrastrado algunos metros y le había causado daño.

    El detenido se mostró muy agresivo profiriendo insultos a los agentes y manteniendo una actitud desafiante y retadora.

    Fue identificado en Comisaría donde se pudo comprobar que, además de encontrase en situación irregular en España, contaba con un amplio historial delictivo por actos violentos así como con varias identidades y que esa misma madrugada había realizado otro ‘tirón’ de la que fue víctima una vecina de Gijón a la que arrebató un collar de plata que lucía en el cuello.

    Este mismo sujeto, dos horas antes, en la avenida de la Constitución, mediante ‘tirón’, había arrebatado un collar de plata a una mujer cuando volvía a casa acompañada de su marido.

    En el momento de producirse el hecho, el marido de la víctima forcejeó con el autor del mismo, pero no consiguió retenerlo.

    Este asalto había causado a la mujer lesiones en el cuello de las cuales fue asistida en un centro médico.

    Las negritas de la segunda noticia son nuestras. Lo que destacan no es nada nuevo, pero merece tenerse en cuenta.

  4. Insistimos: no somos exhaustivos. Podríamos poner muchas más noticias, de sucesos, de los amables y encantadores mahometanos, de los que algunos cretinos dicen que pueden vivir entre nosotros. El Comercio:

    Detenido un marroquí tras robar un maletín en el Muro desde su bici
    31.10.09 –
    E. C. | GIJÓN

    Un joven marroquí de 19 años fue detenido en la madrugada de ayer por agentes del Cuerpo Nacional de Policía por robar, presuntamente, el maletín a un peatón y posteriormente agredir a los efectivos policiales que intervinieron en su detención. Los hechos ocurrieron en la avenida de Rufo García Rendueles. El imputado circulaba en bicicleta por dicha vía y en un momento determinado se cruzó con un hombre y le arrebató el maletín que portaba y en el que había numerosa documentación perteneciente a una compañía de seguros y cuyo uso fraudulento podría haberle reportado una cantidad aproximada de 400 euros.

    El delincuente huyó velozmente en dirección al parque de Isabel La Católica, donde abandonó la bicicleta y continuó a pie. La Policía lo sorprendió en la avenida del Molinón y lo detuvo a la salida del pasadizo subterráneo que cruza desde el parque al paseo de la playa.

    Según la versión de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, «el joven reaccionó de forma violenta contra los agentes dándoles patadas, puñetazos y empujones». Finalmente, lograron reducirle, esposarle y trasladarlo a la Comisaría. Dos de los efectivos policiales tuvieron que ser atendidos en un centro sanitario por las lesiones que presentaban.

    Encantador lo de «Según la versión de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado». Que se trata de un moro (magrebí, según los papanatas) y a lo mejor su versión merece más crédito. (Por cierto: ¿se trataba en verdad de «su» bici, como dice la edición gijonesa del bilbaíno Correo ex Español, o era la de alguien más?) y lo de usar ocho palabras, por no decir simplemente «la Policía»… Asco de medios, preparándose para la Umma, y con penosa redacción.

    • Y otra de delincuentes moros, campando en Gijón por sus respetos. La Nueva España:

      Un marroquí amenaza con un cuchillo a una mujer que le pedía que no siguiera robando

      Un marroquí de 46 años de edad fue detenido el pasado sábado alrededor de las siete de la tarde en la explanada del Acuario acusado de amenazar a una mujer con un cuchillo. Ambos implicados, agresor y víctima, se conocían por ser habituales de la Cocina Económica. La mujer se dirigió al detenido y le recriminó que le hubiera robado varios objetos y que ahora siguiera delinquiendo: «Vale ya de robar», le increpó. El aludido se puso nervioso y la amenazó con un cuchillo asegurando que la iba a matar. La víctima le dio un fuerte empujón y solicitó la ayuda policial para su arresto.

      La ignorancia de los redactores, atiborrados de series televisivas estadounidenses mal dobladas, sigue haciendo que en lugar de «detención» pongan «arresto», que sólo puede imponer un juez o, en las Fuerzas Armadas, el jefe de la unidad. Lo malo es que esa ignorancia es más amplia, y afecta en general a la información…

      Ya que de integración habla este hilo, también cabrá esta otra noticia, del mismo diario. Fíjense en nuestras negritas, a continuación acotamos:

      Un joven, detenido por robar en varias tiendas y agredir a su novia
      El delincuente acumula más de veinte comparecencias en Comisaría
      R. GARCÍA

      Un joven de 20 años de edad ha sido detenido como presunto autor de numerosos hurtos cometidos en locales de El Llano y el centro de la ciudad. La última de sus actuaciones, antes de que fuera arrestado en medio de una pelea doméstica, tuvo como escenario una tienda de ropa situada en la calle Los Moros, en donde el delincuente consiguió robar de la caja registradora más de 800 euros.

      El suceso tuvo lugar el pasado lunes. Alrededor de la una de la tarde el joven se introdujo en el comercio y después de observar detenidamente la ropa que había en las estanterías, pidió a la dependienta dos prendas de tallas que no estaban colgadas. La trabajadora se fue al almacén para buscarlas y el joven aprovechó este descuido para meter mano en la caja. Cuando la víctima del robo salió del almacén y se percató de lo que estaba sucediendo intentó frenar al delincuente pero éste le dio un fuerte empujón y salió corriendo. La dependienta avisó entonces a la policía y ofreció una descripción detallada del ladrón: un joven de complexión delgada, con tatuajes en los brazos, pendientes en las orejas y un piercing en el rostro.

      La Policía Local le localizó poco después, mientras mantenía una pelea con su novia en plena calle. Los agentes municipales trasladaron entonces a los dos jóvenes a la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de El Natahoyo, en donde los funcionarios se percataron de que el detenido era el mismo al que estaban buscando como responsable del hurto en la tienda de Los Moros.

      No es la primera vez que este delincuente pisa las instalaciones policiales gijonesas: cuenta ya con 22 detenciones anteriores en su historial delictivo. Sólo en lo que va de 2009 ha pasado por los calabozos de la Policía en 13 ocasiones. El delincuente actúa fundamentalmente en comercios situados en El Llano y el centro de la ciudad y por lo general comete hurtos «al descuido» en tiendas y furgonetas de reparto. Si lo estima necesario emplea la violencia contra los trabajadores o los clientes de los negocios que intentan impedir su huida. La chica que le acompañó el lunes en la Comisaría cuenta con otras ocho detenciones anteriores, ya que a veces colabora con él en sus actividades delictivas.

      La Policía ha advertido a los comerciantes gijoneses de que «adopten las medidas de precaución pertinentes» contra este delincuente y los que actúan de la misma forma ante la cercana campaña de ventas de Navidad ; y pide que «no duden en avisar al Cuerpo Nacional de Policía ante la más mínima sospecha de que se pudiera estar cometiendo un ilícito penal». Los agentes policiales reforzarán en los próximos días el número de efectivos que vigilan las calles gijonesas con el objetivo de proteger a los comerciantes durante la venta navideña.

      La tribalización de la democracia nos ha traído estos lodos. Un alternativo, un guarro, un antifa. Como tantos otros.

  5. Una buena entrada de La Yijad en Eurabia:

    EL REGRESO DEL ISLAM

    Nadie medianamente despierto y mínimamente informado está autorizado a ignorar a estas alturas que el imparable y acelerado avance musulmán en España es la manifestación de un proceso de islamización en curso, que ya no puede engañar a nadie ni pasar por desapercibido al más despistado. No estamos ante un fenómeno demográfico temporal y reversible de carácter económico y laboral: una inmigración de mano de obra extranjera hacia un país desarrollado en una fase de crecimiento, etc. (Por cierto España va camino a marchas forzadas hacia las realidades socioeconómicas del Tercer Mundo, y en cuanto al crecimiento, eso hay que buscarlo en el pasado, pues en el futuro no nos espera más que retroceso en todos los campos).

    Resulta evidente que la presencia de un millón/millón y medio de musulmanes en España (¿quién sabe exactamente cuántos hay en realidad?) al día de hoy no resulta de la contratación en origen de una fuerza de trabajo necesaria a nuestra economía y solicitada por nuestro mercado laboral; no estamos ante la aplicación de una política diseñada a la medida de nuestros intereses y objetivos nacionales, ni de la concreción de algún acuerdo bilateral entre el gobierno del país receptor y aquellos de los países emisores de esta migración masiva. No estamos trayendo trabajadores a España para arreglarnos la casa, se nos están colando intrusos para quedarse con ella. En efecto, se trata de una invasión en toda regla, una empresa de conquista, una colonización poblacional, una expansión territorial de una cultura enemiga que desborda su marco geográfico histórico, alentada por la debilidad de un vecino rico y reblandecido, aparentemente idiotizado y ciertamente incapaz de poner freno al empuje de una fuerza adversa.

    La mal llamada inmigración ha traído a suelo español a millones de extranjeros de pueblos no europeos, una oleada masiva, salvaje, sin control, generadora de muchos problemas y de escasos beneficios para nosotros. Sobre esto ya no hace falta insistir, sería como repetir una y otra vez que el mar es salado. Para mayor información basta salir a la calle con los ojos abiertos. El grupo más perjudicial para nuestros intereses, más peligroso para nuestra seguridad, más hostil hacia nuestra identidad y más agresivo hacia nuestros valores es el compuesto por elementos de cultura y religión musulmanas, sobre todo los ahora llamados magrebíes, pero también por cada día mayores contingentes llegados de otras comarcas del orbe islámico, árabes de distintas procedencias, paquistaníes, mahometanos del África negra y cien etnias más: un conglomerado conflictivo y dañino que nunca hubiéramos debido dejar instalarse en nuestro país, al que llevarán a la catástrofe mucho antes de lo que la mayoría de los españoles se imaginan. La colonización musulmana es una bomba de relojería con el minutero en marcha.

    Estos moros (los llamaremos así, ya que la mayoría de esta nube de langostas viene del norte de África, y por extensión así designamos en España a los musulmanes en general) que retornan por sus fueros por caminos ya andados (y desandados) vuelven a contar, en ese regreso que nunca hubiera de haberse consentido, con las simpatías, complicidades y ayudas de esos infaltables renegados, traidores y colaboracionistas que todo invasor siempre encuentra entre los peores elementos de un país en bancarrota, una infame escoria con alma de esclavo siempre dispuesta a ponerse al servicio de un nuevo amo y prosternarse ante la fuerza bruta.

    El cúmulo de noticias que se producen a diario vienen a reforzar la percepción de que estamos ante una voluntad inequívoca y un proyecto perfectamente diseñado. Los ejemplos sobran y aparecen a diario en distintos medios de comunicación, ya sea masivos o en otros medios más modestos.

    En España, el islam no sólo ha asomado el hocico por nuestra puerta entreabierta o ha entrado tímidamente de visita invitado por los dueños del lugar: ya ha echado de nuevo raíces en nuestro solar patrio. Convencidos de la fuerza que les da nuestra propia debilidad, estos molestos inquilinos no deseados ya levantan el tono reclamando, exigiendo, amenazando incluso sin ningún complejo ni temor. Si un extraterrestre llegara mañana a este rincón del planeta sin ningún conocimiento previo de nuestra realidad, tendría cierta dificultad para identificar a los dueños del país y a los extranjeros que en él habitan, tan subvertidos están los roles y las actitudes de unos y otros. El elemento musulmán, extraño a nuestra nacionalidad, a nuestra cultura, a nuestro sentimiento, a nuestra alma, a nuestra sangre (extraño y radicalmente opuesto a todo lo nuestro) expresa sin disimulo no sólo una fuerte vocación de poder, sino además de apropiación, basada en los “títulos de propiedad” que el islam reclama para sí de la tierra de Al-Ándalus. Su objetivo, a mediano plazo, es la disolución de la cultura occidental, la erradicación de su sistema de valores, sus leyes, sus costumbres, etc., porque esa es la vía más segura y directa para la desintegración nacional de España y su reemplazo por otra cultura, otras creencias, otra civilización, otro pueblo: la umma. Se trata, en definitiva, de desarmar al enemigo para someterlo a gusto y ponerle el yugo.

    No es posible admitir que en la sociedad española existan grupos étnicamente agresivos que no son españoles (ni en lo cultural, ni en lo político, ni lo social, ni en lo moral, ni en lo religioso…) pero que sin embargo están empeñados en poseer ventajas sociales y derechos políticos no sólo iguales, sino superiores a los de los autóctonos. Y eso en virtud y aplicación de dos principios: el de su superioridad de naturaleza “divina” como adeptos de Alá, el verdadero Dios, y el de sus “derechos antiguos” sobre lo que ellos llaman Al-Ándalus. Estos grupos no vienen como extranjeros dispuestos a someterse a la ley y los intereses de los legítimos dueños del país: vuelven a casa, a recuperar lo suyo, a retomar posesión de un bien largamente expoliado. No se comportan como huéspedes agradecidos por haber sido admitidos entre nosotros, se sienten dueños a la espera de las circunstancias idóneas para recuperar lo que ven como suyo.

    Esta realidad, claramente expuesta en un discurso perfectamente estructurado (que no por solapado es menos evidente) que se viene difundiendo sin mayores obstáculos en España, con la complacencia bobalicona de los tontos útiles y la entusiasta colaboración de los “compañeros de viaje” de esta marabunta, exige la respuesta política y social adecuada. Resulta urgente plantear a la sociedad entera la necesidad perentoria de la expulsión de esos grupos étnicos hostiles. Ellos no son integrables al conjunto social-nacional: son su mayor amenaza, un ejército enemigo acampado dentro de nuestros muros, una gangrena que exige el bisturí. Es vital que sepamos identificar el quién, el cómo y el porqué de esta empresa de conquista, de esta voluntad de dominación, y conocer los motivos y las herramientas del regreso del islam a tierra española.

    El islam reaparece entre nosotros de la misma manera que ya lo hizo hace 1300 años: una avalancha demográfica. La primera vez, violenta, a punta de cimitarra; en esta ocasión a golpe de pateras y embarazos. España no adopta el islam, es el islam que la invade. Otra vez. Para alcanzar el objetivo de la conquista, cuenta con tres instrumentos: la inmigración (traer cuantos más moros posible a nuestro país), la reproducción in situ (tasa de natalidad que dobla o triplica la española) y el continuo goteo de las conversiones, que no influye numéricamente de manera significativa aún en el crecimiento de la “comunidad de los creyentes”, pero que evidencia el estado mental de algunos españoles y por ende la penosa degradación de la sociedad capaz de producir a estos renegados. España se ha convertido en una playa de desembarco y el grueso de las legiones enemigas espera frente a nuestras costas el momento y la orden del asalto definitivo.

    La insuperable repugnancia y hostilidad que desde los albores de la Historia sintieron los pueblos europeos hacia este compuesto norteafricano-medio oriental se manifiesta nítidamente en la larga pugna hispano-musulmana de la Reconquista. Y este multisecular enfrentamiento, que se prolonga hasta nuestros días, a pesar de la retórica hueca y falaz del Nuevo Evangelio de la Multicultura, la Tolerancia y la Diversidad que se viene a superponer a la sobada fábula de las “Tres Culturas”, es la confirmación de un antagonismo fundamental, la prueba concluyente de la insalvable incompatibilidad de estas dos estirpes y sus respectivos sistemas.

    La derrota final del islam en la Península Ibérica, marcada por la caída de su último bastión andaluz en 1492, trajo como consecuencia obligada y bienvenida, no la simple subordinación del vencido a la autoridad de los amos del momento, sino su erradicación completa que se cierra con la deportación en 1609 de los moriscos, falsamente convertidos al cristianismo, quinta columna beligerante del Turco y maldición permanente de aquella época. El fracaso islámico no significó únicamente el fin de la idea, constituye realmente la extirpación de nuestro territorio del elemento portador de la misma. Los moros no fueron “absorbidos”, integrados, incorporados de alguna manera al cuerpo nacional: fueron echados como indeseables, tratados como un mal que no se podía sufrir por más tiempo, arrancados como un cuerpo extraño que había que desterrar sin titubeos ni contemplaciones, so pena de tener que resignarse a vivir eternamente con el organismo envenenado por la ponzoña de la traición enquistado en el propio seno, y ver malogrados para siempre los destinos que la Providencia le reservaba todavía a una pueblo que ha protagonizado a lo largo de su andadura multisecular una de las historias nacionales más gloriosas de Occidente. Para acabar con la rabia islámica, hubo que matar al perro moro.

    La toma de Granada por Fernando e Isabel tuvo como primera consecuencia el regreso de España a la escena del mundo. Algo más de cien años después del desenlace triunfal de una jornada épica, la drástica medida, lógica y acertada por demás, de la limpia final ordenada por Felipe III, acabó con aquel lastre y baldón y garantizó la supervivencia y la estabilidad de la nación española durante los siguientes 400 años. España vivió porque se sacó de encima la brutal tiranía que la esclavizaba. España puede morir si sus hijos llegaran a carecer del valor y la inteligencia que la coyuntura presente exige para librarse de la nueva opresión que se está gestando en las entrañas mismas de nuestra patria.

    Definitivamente, no hay afinidad posible entre el español y el moro. Ni la hay ni la puede haber, pues la rivalidad es demasiado marcada, la diferencia de temperamentos es excesiva: nos separa un abismo moral y espiritual insalvable. Entre el español y el moro existe una hostilidad profundamente arraigada que limita fatalmente el campo de nuestras relaciones comunes a un conflicto latente, cíclico, inevitable. Entre ellos y nosotros no hubo ni podrá haber nunca unión, cooperación, amistad, sino desconfianza, rechazo y enemistad. El peligro que nos viene de ese lado no es, por lo tanto, el de una improbable fusión con ese elemento indeseable y nocivo, sino la realidad de una invasión en curso, una colonización avanzada que busca la suplantación de los españoles y la dominación musulmana en la recobrada Al-Ándalus.

    Este es el verdadero dilema que se nos plantea en los albores del tercer milenio: un desafío real, una amenaza cierta, un peligro inminente, una conquista en marcha. Así pintamos un cuadro que no surge de ninguna especulación ociosa ni constituye un ejercicio gratuito de política-ficción. La realidad es proclamada por los hechos mismos que perciben los sentidos y no escapan a la inteligencia.

    Puestos ante una situación tan sorprendente como inesperada, sometidos al interrogante de su razón de ser, nos hemos detenido a observar el fenómeno para intentar comprenderlo a través del examen de sus manifestaciones más señaladas y del estudio de sus métodos ejercidos y sus objetivos anunciados, buscando desentrañar la lógica de este movimiento y tratando de encontrar, por encima de nuestro asombro y angustia, una respuesta a esta agresión, una esperanza ante este desafío, una solución a este dilema. Hemos identificado el mal, hemos descrito el problema, hemos propuesto un remedio. Ahora conviene hacer algo. Y pronto.

    • Otro ejemplito. Como si no bastaran los de aquí… El Comercio:

      Detenidos la madre y un tío de una joven marroquí a la que obligaban a casarse
      La víctima se había casado en Marruecos a los 15 años en un matrimonio concertado por su familia y tras dos años de relación y de tener un hijo, se separó de su esposo y se trasladó a vivir a Gijón
      27.11.09 – 15:36 –
      EFE | | GIJÓN

      Agentes de la Policía Nacional de Gijón han procedido a la detención de un varón y una mujer de origen marroquí, tío y madre de una joven de 18 años a la que, al parecer, maltrataban y coaccionaban para que contrajese matrimonio con un compatriota y dejase a su novio senegalés.
      Fuentes policiales han informado de que la víctima se había casado en Marruecos a los 15 años en un matrimonio concertado por su familia y tras dos años de relación y de tener un hijo, se separó de su esposo y se trasladó a vivir a Gijón, donde residía desde hace unos cuatro meses junto a su madre y hermanos pequeños.
      Poco después de venir a Gijón, su madre trató de obligarla a casarse con un otro marroquí residente en Francia y al que la joven no conocía, por lo que se negó a las pretensiones familiares.
      Según las mismas fuentes, este ciudadano marroquí disponía de dinero como para garantizar su situación económica, ya que tanto la madre como la hija carecían de trabajo.
      La joven, además de no conocer a este hombre, salía desde hacía un mes con un joven de origen senegalés con el que decidió irse a vivir el pasado 20 de noviembre, dado que, según la versión de la denunciante, su madre la golpeaba para tratar de someterla a su voluntad y que se casase con un desconocido.
      Al parecer, al no aceptar su marcha, la madre y un familiar accedieron al nuevo domicilio de la joven con el propósito de localizarla, reintegrarla al hogar y que cuidara de sus hermanos, pero al no hallarla, agredieron “violentamente” al senegalés que compartía la mismas vivienda y que trató de impedir su entrada en la casa.
      Al enterarse de todo lo sucedido y de la agresión sufrida por su compañero de piso, la joven quiso dialogar con su familia para arreglar su situación y concertó con ellos una cita el día 22 en la estación de autobuses de Gijón.
      Una vez allí, la obligaron a montarse en un coche, a dejar a su novio y mientras era golpeada en el rostro, la condujeron a un piso de un tío suyo donde la retuvieron en contra de su voluntad.
      Una vez que en la Comisaría de Gijón se tuvo conocimiento de estos hechos, el Servicio de Atención a la Familia coordinó un operativo para la localización de la chica y lograr liberarla de su cautiverio en un piso situado en el barrio del Natahoyo.
      La mujer que, se hallaba muy nerviosa pero en buen estado de salud, fue tranquilizada y asistida por los Policías que recogieron su denuncia y le prestaron apoyo para alejarse del núcleo familiar.

      Nótese, por cierto, que la víctima se ha arrejuntado con un senegalés, seguramente mahometano, probablemente ilegal. Y de los detenidos, ¿qué se apuestan que la detención queda en nada? Ni juzgados, ni expulsados. Lo democráticamente habitual, vamos. Todo un bello homenaje a la cultura de los moriscos, definitivamente expulsados en 1609, a cuyos supuestos descendientes quiere ahora el PSOE indemnizar. ¿Por qué no indemnizarnos a nosotros, los españoles, descendientes de las víctimas de moros, moriscos, turcos y berberiscos? Porque volvemos a ser víctimas. De los mismos y de sus cómplices.

      • Y otro. La Nueva España:

        Piden 13 años a dos marroquíes por intentar matar a hachazos al cuñado
        La víctima sufrió una herida de siete centímetros en la cabeza cuando fue atacada en su domicilio

        La Fiscalía ha solicitado dos penas de 7 y 5 años de prisión por sendos delitos de homicidio en grado de tentativa para dos hermanos de nacionalidad marroquí que intentaron matar a su cuñado con un hacha de carnicero en el domicilio de éste. El juicio se celebrará el próximo jueves en la sección octava de la Audiencia Provincial de Asturias, con sede en Gijón.

        Según señala el Ministerio Público en su escrito de conclusiones, los acusados M. A. F. y A. F., de 28 y 24 años, respectivamente, y sin antecedentes penales, acudieron el pasado 19 de febrero a la casa de su víctima para dirimir «cuestiones familiares», informa la agencia Efe.

        Tras iniciarse una pelea, el hermano de mayor edad sacó el hacha y asestó varios golpes a su cuñado, uno de los cuales le alcanzó en la cabeza, mientras que el segundo acusado continuaba también agrediéndole.

        El agredido cogió entonces un cuchillo jamonero de la cocina con intención de defenderse y que le fue arrebatado por uno de los supuestos agresores, lo que causó a este último una herida en un dedo de la mano izquierda, además de otras dos provocadas por las mordeduras que le propinó la víctima de la agresión.

        El cuñado de los acusados sufrió, por su parte, una herida de siete centímetros en la zona pronto parietal derecha que afectó al hueso pero que no llegó a perforar la cavidad craneal y que, según el Fiscal, podía haber tenido riesgo vital de no haber sido por la «actitud defensiva» de la víctima.

        En la vista oral, el Ministerio Público pedirá además que los acusados indemnización a su cuñado con 5.300 euros por las lesiones, los daños morales y las secuelas.

  6. Más. Entre estas fechas nos hemos saltado unos cuantos; alguno tan ilustrativo que tal vez sea necesario recuperarlo. Mientras tanto, La Nueva España:

    Un marroquí, detenido por vender hachís en la estación de autobuses

    La policía detuvo el viernes a las once de la mañana a un ciudadano marroquí acusado de vender hachís en la zona de la estación de autobuses. El ahora imputado fue arrestado en la calle Llanes y se le intervinieron siete tabletas de hachís y 1.290 euros.

    Lo de «ciudadano marroquí» se las trae, pero en fin. En el mismo periódico, sin embargo, se entrevista de manera estelar y cómplice a un tal Raúl del Pino. Éste no es moro, pero sí desvergonzado promotor del criminal negocio del cáñamo índico. Está probado que el THC (tetrahidrocannabinol, principal sustancia psicoactiva del cáñamo índico de marras) resulta más dañino que las drogas llamadas duras. Pero a la democracia le interesa una gran masa de idiotas, como los aplastados por el Sultán de Marruecos y su claque.

    Hablando de aliados objetivos de los mahometanos y de las consecuencias del consumo de THC, éstas serían una explicación razonable para las interpretaciones marcianas que del Adviento, expectación de la Natividad de Nuestro Señor Jesucristo, da el torpe hereje José Luis Martínez en el mismo diario. Líbranos, Señor.

    • La que nos espera. Voluntad suele ocuparse preferentemente de lo que ocurre en Gijón, Villaviciosa y Carreño. Ampliemos a Oviedo, porque se encuentra muy cerca y por el valor ejemplar de estas noticias. Con el criminal y suicida apoyo de «católicos» (parroquias, Cáritas, el Hogar de San José de Gijón y hasta el Abad de Covadonga), la Umma y la Sharia ya están aquí. La Nueva España:

      Un barrio con amplia presencia extranjera
      La Argañosa denuncia la llegada masiva de inmigrantes magrebíes desde Cataluña

      Vecinos, comerciantes y ONG afirman que ocupan varios pisos de alquiler, que están sin papeles y sin trabajo y que suelen ser conflictivos
      Ángel FIDALGO

      Los vecinos y comerciantes de la Argañosa se muestran preocupados por la llegada al barrio, desde hace unos quince días, de lo que califican como oleada de inmigrantes argelinos y marroquíes, que aseguran que provienen de Cataluña. Al parecer, los inmigrantes magrebíes ocupan varios pisos de alquiler en edificios de la calle de la Argañosa, entre los números 80 y 94 de esta vía, y, según los vecinos, que prefieren mantener el anonimato, han provocado varios conflictos en la zona, además de carecer de permisos de residencia y de trabajo. Los residentes sospechan que podrían llegar con el billete de autobús pagado, como ha ocurrido con anterioridad en otras comunidades autónomas.

      Una ONG que trabaja en este barrio ovetense destaca el carácter «prepotente» del grupo de inmigrantes, que en muchos casos raya la exigencia a la hora de pedir ayudas, que reclaman que sean exclusivamente de tipo económico. Si se les ofrece un trabajo, lo rechazan directamente o no acuden a las citas concertadas con los posibles empleadores.

      Las organizaciones religiosas han mostrado también su extrañeza debido a que los magrebíes recurren a entidades católicas para pedir ayuda, siendo de religión islámica. No presentan ningún papel, solamente el empadronamiento que consiguieron en el Ayuntamiento.

      Los inmigrantes aseguran que no hablan castellano, por lo que cuando se presentan a pedir ayudas van acompañados de un traductor de su mismo país. Luego, siempre según la versión de vecinos y comerciantes, acuden a las tiendas de la zona expresándose en español, aunque no sea correcto, a la hora de hacer sus compras.

      Aunque no se han producido desórdenes públicos de importancia, en el barrio se afirma que sí ha habido conflictos por su actitud. La vida diaria de los inmigrantes la protagonizan los hombres, ya que las mujeres sólo salen de casa para recoger a los niños en el Colegio de La Ería.

      Los vecinos tampoco se explican cómo si no tienen trabajo pueden vivir cada uno en su casa, ya que las familias no se mezclan, y la mayoría cuenta con automóviles. Los coches se suelen estacionar en la zona de Vallobín, en un aparcamiento que no está habilitado y que permanece vigilado prácticamente las veinticuatro horas del día por algún miembro de la comunidad de los nuevos inmigrantes.

      N.B.: Donde dice «magrebíes», «norteafricanos» y «musulmanes», léase «moros», «árabes» y «mahometanos», respectivamente.

      Grupos de menores norteafricanos provocan varios incidentes en la plaza de Pedro Miñor
      Á.F.

      La plaza de Pedro Miñor, situada al final de la calle Valentín Masip, que acoge la antigua fuente de la Escandalera, está siendo «tomada» por un grupo de jóvenes norteafricanos con edades comprendidas entre los 13 y los 17 años, que están causando inquietud entre las familias que visitan esta zona de esparcimiento con sus hijos, por las continuas provocaciones e incluso actos violentos que se llegaron a producir al esgrimir uno de los inmigrantes, menor de edad, una navaja.

      Los vecinos de esta zona lamentaron ayer que la Policía de barrio hubiera desaparecido, «porque con ella estas situaciones no las estaríamos sufriendo».

      Como de costumbre, con absoluta impunidad. Negritas nuestras:

      En prisión el marroquí de 18 años implicado en la agresión de la calle Mon
      El joven fue detenido hace una semana por un altercado similar
      L.Á. VEGA

      El marroquí mayor de edad detenido en la madrugada del domingo como presunto autor, junto a tres menores de la misma nacionalidad, de las graves lesiones sufridas por un joven en la calle Mon de Oviedo, ingresó en la prisión de Villabona por orden de la titular del Juzgado número 3 de Oviedo. El joven, que cumplió 18 años el pasado mes de enero, ya fue detenido hace una semana por una agresión similar, aunque en esa ocasión fue puesto en libertad por orden del juez. Anteayer, lunes, no tuvo tanta suerte y la juez le envió a prisión. La letrada que le asistió, Alejandra Arenas, no solicitará por el momento que sea puesto en libertad.

      La juez decidió mandar al joven a prisión ante las graves lesiones sufridas por la víctima, que en la madrugada del domingo tuvo que quedar ingresada en el área de urgencias del Hospital Central.

      Sobre las tres de la madrugada, la Policía se dirigió a la calle Mon, donde un joven que sangraba abundantemente por la cabeza les aseguró que había sido agredido por un grupo de marroquíes, que habían salido huyendo hacia la plaza de Trascorrales. Un tiempo después eran detenidos los cuatro marroquíes, dos de los cuales presentaban signos de haber participado en una pelea.

      El fiscal de menores no actuará contra uno de los menores, de 13 años, al no haber cumplido aún la edad legal, fijada en 14 años. Otro de los implicados, de 14 años, quedó bajo la custodia de sus cuidadores, y un tercero, de 15 años, fue internado en el centro de Sograndio en régimen semiabierto, puesto que acababa de salir del mismo centro, donde permaneció un tiempo tras intentar incendiar el centro de Miraflores, en Noreña.

      La Policía investiga si los cuatro están implicados en otro incidente registrado la misma madrugada, sobre las cinco y media, en un local de la calle Carta Puebla.

      • Llevamos una temporada sin añadir noticias de estas, por lo desagradables. Pero es necesario. Reparen en el «si estuvieses en mi tierra…» del moro. El Comercio:

        GIJÓN
        Un marroquí se enfrenta a un año y medio de cárcel por abusar de una vagabunda
        19.11.10 – 02:21 –
        O. S. | GIJÓN.

        Un ciudadano de origen marroquí de 48 años se enfrenta a una pena de un año y seis meses de cárcel y al pago de una multa de 400 euros por un delito de agresión sexual y dos faltas de vejación injusta y lesiones. Se le acusa de propasarse con una vagabunda el día de Nochebuena de 2009 en la antigua pasarela de Feve. El juicio se celebrará el lunes en el Penal 3.

        Según se explica en el escrito de calificación del ministerio fiscal, el procesado se encontraba en compañía de la denunciante cuando en un momento determinado «procedió a empujarla, a darle cabezazos en la zona de la frente y a tirarla del colchón en donde la víctima dormía mientras le decía: te voy a follar, por las buenas o por las malas, por eso has estado conmigo toda la tarde, eres una calienta pollas, una puta, si estuvieses en mi tierra follabas porque follabas». Acto seguido procedió a «tocarla por todo el cuerpo a través de la ropa y en la zona de la entrepierna». La víctima consiguió huir al escuchar los gritos de auxilio varios peatones que pasaban por la zona.

        Según el informe forense, la mujer agredida presentaba hematoma en la región infraorbicular derecha e izquierda, rotura parcial del primer premolar y edema frontal derecho.

        Afortunadamente ha sido detenido y va a ser juzgado. No siempre ocurre. Ahora bien, se admiten apuestas:

          · Será condenado a menos de lo poco que ya pide el ministerio fiscal.
          · En la cárcel estará a sus anchas. Para un español, la prisión es un infierno. Para un marroquí, la prisión española es mejor que la «libertad» en Marruecos.
          · Saldrá antes de completar su condena.

        Por cierto: casi la mitad de los varones marroquíes cuya presencia padecemos en España, está cobrando de los fondos de desempleo o de subsidios varios. Parasitando, vamos.

  7. Repetimos: seguimos sin ser exhaustivos. Desde el último comentario, podíamos haber insertado decenas de noticias de delitos, impunes o casi impunes, cometidos por moros en Gijón y su comarca. Una de La Nueva España de hoy. Negritas nuestras, y también nuestra la observación, una vez más, de que en español «arrestar» y «detener» no son la misma cosa, y la Policía sólo puede detener. Cuánto «periodista» harto de teleseries.

    Un marroquí, arrestado por robar a tres jóvenes en la misma noche
    El acusado, de 35 años, actuaba con un cómplice para poder retener a sus víctimas

    04:25
    R. G.

    La Policía Nacional detuvo el pasado miércoles a un vecino de la ciudad de origen marroquí, de 35 años de edad, acusado de robar a tres jóvenes en la madrugada del día 1 de noviembre. El ahora detenido abordó a sus víctimas en compañía de otro delincuente al que aún buscan los agentes. Los ladrones retenían a los jóvenes cacheándolos para poder llevarse todas sus pertenencias.

    Los funcionarios encargados de la investigación del caso lograron llegar al responsable de los hechos cotejando la descripción de las víctimas con la de las personas con antecedentes policiales que ya habían sido fichadas por los agentes por cometer delitos similares.

    Reparen ustedes: el marroquí es «vecino de la ciudad» (sic) y está fichado «por cometer delitos similares». Sólo fichado. No expulsado. Pero probablemente sí abonado a los servicios sociales municipales, autonómicos y nacionales.

    • Una más. Han vuelto a transcurrir muchas noticias como ésta desde las últimas que insertamos. En La Nueva España persisten en no saber usar el español (compárese nuestro anterior comentario en este hilo con lo siguiente):

      Esconde en sus partes íntimas un móvil robado y lo descubren al sonar una llamada
      La Policía se percató del delito cuando procedía a identificar al detenido, un joven de origen marroquí

      03:25
      R. G.

      Un joven de origen marroquí, de 19 años de edad, fue detenido el pasado fin de semana en el barrio de Cimadevilla, acusado de robarle la cartera y el móvil a un gijonés con el que se había encontrado una semana antes durante la celebración de una noche de fiesta.

      El arresto tuvo lugar pocos minutos antes de las tres y media de la madrugada del domingo. Los portavoces policiales señalaron ayer que cuando era identificado el joven, «empezó a sonar un móvil que ocultaba en sus partes íntimas». Los propios policías respondieron a la llamada descubriendo que la interlocutora era la legítima propietaria del teléfono. El terminal había sido sustraído momentos antes de que la Policía identificara al joven como acusado del primero de los robos. El joven ahora detenido tenía antecedentes policiales en Oviedo, Gijón y Avilés por los delitos de amenazas, lesiones y robos.

  8. Cómo habrá sido lo de Colonia en Nochevieja, que incluso La Nueva España recogía hoy martes la primera versión de EFE: más de un millar de moros (los términos son de Voluntad, para no andar con rodeos) organizados se dedicaron a asaltar acosar sexualmente, violar y robar a mujeres (preferentemente: también algún joven varón sufrió parecido trato). La Policía optó por no enterarse, aunque reconoce los hechos.

    Delitos parecidos, aunque no con la magnitud de mil bandidos mahometanos en una ciudad y una noche, se han multiplicado en Alemania desde la reciente llegada masiva de «refugiados». Los departamentos locales de Policía en Baviera, por ejemplo, aconsejan off the record la autodefensa.

    A estas horas, sin embargo, tanto el diario ovetense como la agencia madrileña han modificado los textos de la noticia, intentando hacer pasar los hechos de Colonia por «violencia sexista» y buscando desdibujar la inequívoca identificación de la horda que se ha apoderado de las calles de Colonia, y que sólo podría controlar el Ejército: norteafricanos. Mahometanos. Moros. La invasión está plenamente en marcha.

    http://www.lne.es/internacional/2016/01/05/conmocion-alemania-ola-agresiones-nochevieja/1864233.html

    http://www.efe.com/efe/espana/sociedad/estupor-en-alemania-ante-decenas-de-agresiones-sexuales-nochevieja-colonia/10004-2803817

  9. Un pequeño ejemplo más. Ha habido muchos, entretanto, que no hemos recogido. Sin contar las múltiples ocasiones en que los medios evitan referirse al origen étnico y nacional de los delincuentes, que muy a menudo resultan ser moros u otros mahometanos, gitanos rumanos, etcétera. La Nueva España de ayer. Negritas nuestras. Donde dice «arresto», léase «detención».

    Ante el juez los mayores distribuidores de hachís de Gijón
    Los acusados afrontan el pago de multas de más de 6 millones de euros y condenas de hasta cinco años y medio de prisión
    R. García 06.03.2017 | 17:57

    La Audiencia Provincial de Asturias juzgará mañana a seis marroquíes y una joven vecina de El Natahoyo que afrontarán peticiones de condena que oscilan entre los cuatro años y medio y los cinco años y medio de prisión y el pago de multas por un valor total de casi seis millones de euros acusados de capitanear uno de los grupos de venta de hachís más activos de Gijón. El fiscal encargado del caso asegura que los imputados –cinco hombres y dos mujeres–, se dedicaban al tráfico de sustancias estupefacientes en dos locales de hostelería situados en Pumarín y Nuevo Gijón. La Policía les pilló con más de 100 kilos de hachís y casi 131.000 euros en efectivo. La droga incautada alcanzaba en el mercado negro un valor superior al medio millón de euros. Su arresto supuso, de hecho, una de las operaciones contra el tráfico de drogas más importantes de los últimos años en la ciudad. Una banda que, además, fue desarticulada gracias a las denuncias ciudadanas presentadas por internet.

    La Fiscalía asegura en el escrito de conclusiones provisionales presentado en el juzgado que los acusados formaban parte al menos desde enero de 2015 de “un grupo organizado y estable dedicado a la ilícita comercialización de hachís entre personas adictas a tal sustancia”. Para llevar a cabo la venta de droga los reos utilizaban dos establecimientos de hostelería situados en las calles La Mancha y Munilla. La Fiscalía señala a uno de los ahora procesados –un vecino del barrio de Moreda de 30 años–, como el máximo responsable de la trama, el que “impartía instrucciones y órdenes al resto de los acusados y se encargaba de adquirir la droga en Marruecos a personas desconocidas que la transportaban hasta Gijón en donde el acusado se hacía cargo de la misma”. Este joven marroquí afronta una petición de condena de cinco años y medio de cárcel y el pago de una multa de un millón de euros. Junto a él trabajaban los seis otros procesados. Los traficantes fueron detenidos gracias a un despliegue policial que comenzó a la una y media de la tarde del 15 de julio de 2015 en la plaza de La Habana de Gijón. Fue allí donde los investigadores pillaron al cabecilla de la trama con cuatro paquetes de hachís.

    Las indagaciones posteriores permitieron a los funcionarios llegar a un coche aparcado en un garaje comunitario en el que los acusados guardaban 106 kilos de droga y 130.310 euros en efectivo. Los procesados eran propietarios además de varios vehículos de lujo, uno de ellos un Audi A5 que habían puesto a nombre de un niño de cuatro años. El ministerio público asegura que la droga incautada hubiera alcanzado un valor en el mercado de más de medio millón de euros.El principal imputado carecía de antecedentes penales si bien el “segundo” del grupo ya había sido condenado por otros hechos similares en el año 2009. Cuatro de los procesados se encuentran en prisión provisional. La Fiscalía añade a su petición que se suspenda la actividad de los dos bares en los que se vendía droga durante los próximos dos años.

    La petición del fiscal

      · El cabecilla. El cabecilla de la trama es un joven de origen marroquí de 30 años que se encuentra en España con un permiso de larga estancia y que ahora afronta una condena de cinco años y medio de cárcel y el pago de una multa de un millón de euros. Hasta la fecha carecía de antecedentes penales. Él mismo se desplazaba hasta Marruecos para adquirir la droga que distribuía en los locales de los que era copropietario situados en Nuevo Gijón y Pumarín.
      · Los colaboradores. El fiscal asegura que el principal imputado contaba con seis colaboradores, entre ellos el copropietario de los bares y los camareros de los establecimientos de hostelería que realizaban las labores de venta de la droga. Hacen frente a penas de entre los 4 años y medio y los 5 años y medio de cárcel y al pago de multas de entre los 600.000 euros y el millón y medio.
      · Incautaciones. La Policía descubrió en el maletero de un coche aparcado en un garaje de la plaza de La Habana cien kilos de droga y 130.310 euros en efectivo.

    De utilidad: Cómo denunciar el tráfico de drogas de forma anónima por Internet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s