Peligra la Caja de Ahorros

En realidad peligra hace tiempo: desde que los parásitos de la política pusieron sus sucias manos en ella, y desde que la dinámica propia del régimen (la democracia es el liberalismo en política, el capitalismo es el liberalismo en economía: el afán de lucro y la usura sustituyen al servicio a la comunidad). De ello viene ocupándose hace tiempo Voluntad; véanse, con sus comentarios, las entradas La Caja de Ahorros, Lo que a Gijón se le debe, etcétera.

Tras escándalos tan recientes como el de la Caja de Castilla La Mancha (¡vaya un nombre ridículo!, fruto de la intervención de esos parásitos de la política y de su política de fusiones de cajas, con el fin de disponer de bancos centrales autonómicos a su disposición, o de salvar, mediante la huida hacia adelante, las cajas que peligran por culpa de su gestión), ayer de nuevo saltaban las alarmas: los de Rodríguez Zapatero tienen un plan. A ello se refiere hoy Eulogio López (quien tan desafortunado ha estado con motivo de las elecciones europeas de anteayer; pero ese es otro asunto) en el confidencial digital Hispanidad:

¿Quién debe mandar en las cajas de ahorros? Como su mismo nombre indica, los ahorradores

En medio de una crisis provocada por la especulación financiera, por unos mercados en manos de los bancos de inversión, que compraban con dinero ajeno lo que no querían poseer más allá de un año, que utilizaban el crédito a las familias para crear burbujas especulativas (con el horrísono nombre de titulización), que habían captado el ahorro de las familias y se lo habían transferido a grandes empresarios para que especularan con la compra de grandes empresas, las que luego daban el pase, cuando, en resumen, reinaba la especulación rampante, resulta que el problema son las cajas de ahorros.

Los bancos, especialmente los bancos de inversión, los más volcados en el mercado, son los responsables de la mayor crisis de económica sufrida por Occidente, pero lo único que se le ocurre al Gobierno Zapatero- apoyado con entusiasmo por el Partido Popular, dicho sea de paso, es convertir a las cajas de ahorros en bancos-SA.

Lo que decía Clive Lewis: los seres humanos siempre corren con mangueras a las inundaciones y con barcazas a los incendios.

Insisto: las cajas de ahorros no han entrado en dificultades por ser cajas o por ser pequeñas, sino por jugar a ser bancos, y algunas, como Caja Madrid, hoy en la cola de solvencia, por comportarse como verdaderos bancos de inversión. Es cierto que los especuladores sólo se salvan cuando son grandes, a costa de los clientes, de los accionistas y, sobre todo, del Estado, es decir, de todos. Pero eso no significa que haya fracasado la naturaleza mutual de las cajas, lo que ha fracasado es la especulación y el apalancamiento excesivo de las cajas, es decir, la codicia y la falsa economía de papel.

Otrosí: con 9.000 millones de euros de caja y hasta 90.000 millones de avales, no se salva en el sistema bancario español. Pero eso sí, sirve para cambiar las cúpulas directivas de las cajas que se deseen y, lo que es más importante, para vencer las resistencias de quien ahora detenta el poder las cajas, los barones autonómicos, que son los que no desean la conversión en SA para no perder sus cargos: Do you understand?

O, si las cajas deben despolitizarse no deben ser para convertirse en sociedades anónimas, sino parar reforzar su carácter mutual. En otras palabras, en las cajas de ahorros deben mandar los ahorradores, es decir, los impositores, los clientes de pasivo. Lo demás, es una caradura tremenda del PSOE y del PP, en espléndido consenso, para seguir repartiéndose cargos bien pagados en las cajas de ahorros.

La Caja de Ahorros de Asturias (y la Caja Rural de Gijón, y la Caja Rural Provincial) puede y debe jugar un papel esencial en la recuperación social y económica de Asturias. Para ello es preciso alejar de ella toda influencia tanto del PPSOE/IU como del pensamiento (por llamarlo de alguna manera) liberal capitalista hoy en boga. Debe desbancarizarse y volver a ser lo que fue. Asturias se encuentra ya ante una disyuntiva: o regeneración, o hundimiento.

Puesto que muchos no dan valor a lo que no provenga de autores extranjeros: hay que leer a E.F. Schumacher. Asturias está extraordinariamente bien dotada para regenerarse. Pero sólo podrá hacerlo con políticas sensatas, de pequeña escala, alejada de faraonismos, europeísmos y pelotazos. Pongámonos a ello. El futuro, como siempre, está en la tradición.

Empecemos por impedir que jueguen con la Caja de Ahorros.

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo 01.- Voluntad, 02.- Gijón, 03.- Comarca, 05.- España, Justicia social, Política local

6 Respuestas a “Peligra la Caja de Ahorros

  1. ¿Qué decíamos, en qué manos están las cajas de ahorros, gracias a la democracia? En manos de sinvergüenzas, en la mayoría de los casos. Lo que se dijo ayer en Oviedo clama al cielo. Diario Directo:

    Las cajas de ahorros proponen al Gobierno una reestructuración de los impuestos para salir de la crisis
    El director general de Funcas cree que llevar a cabo esta medida aportaría dos o tres puntos de recaudación al Estado que en estos momentos son necesarios

    B.Ramos

    Victorio Valle cree que el sector público es un estimulante de la demanda si se gasta más y de forma ordenada

    Victorio Valle, director general de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), ha abogado por llevar a cabo una “reestructuración impositiva” que permita recaudar más y hacer realidad la idea de salir de la crisis a finales de 2010. La propuesta se basa en una subida de impuestos que, en su opinión, aportaría dos o tres puntos de recaudación al Estado que, a su juicio, “son necesarios”. “Comparando la estructura tributaria de España con la UE, aquí hay un impuesto sobre la renta más bajo y un IVA más bajo, pero sin embargo un Impuesto de Sociedades más elevado”, ha explicado Valle.

    Durante su intervención en una ponencia en Oviedo que versaba sobre las ‘Reformas tributarias en tiempos de crisis’, el director general de la Fundación de las Cajas de Ahorros ha pedido al Ejecutivo que aumente el gasto público y que reduzca algunos costes en la prestación de servicios como el de justicia. A su juicio, esto permitiría corregir algunos defectos de forma, como las cuotas de Seguridad Social.

    Valle considera que es necesaria en España una política presupuestaria más activa e intensa que la actual, a pesar de que los impuestos tengan que subir en los próximos años. Para el máximo responsable de Fucas hay servicios convencionales, como el de justicia, que llevados a cabo por una empresa privada tendrían un 30% menos de coste.

    En este sentido, Valle cree que “gastando más y de una forma más ordenada” el sector público puede estimular la demanda. Por eso, ha abogado por un gasto mayor en infraestructuras, no en gasto corriente, ya que según ha advertido ello puede suponer llegar a un déficit del 10 ó el 12 por ciento en 2010 o en 2011.

    En cuanto a la crisis económica, Valle ha dicho que se han superado los límites de la ‘Gran Depresión’, y que aún queda por superar la caída de la demanda.

    ¿Recaudar más? ¿Y qué tal gastar menos? Sólo con suprimir el dinero que el Estado entrega a los sindicatos «mayoritarios» (que ni representan a los trabajadores, ni los defienden), a los partidos políticos y a la ONU, el ahorro sería espectacular. Sólo con que ayuntamientos y comunidades autónomas dejaran de derrochar a manos llenas, se suprimiría el déficit.

    Las típicas comparaciones con Europa son prueba segura de estulticia y, además, falsas. La carga fiscal que el español soporta, por impuestos directos e indirectos, estatales, autonómicos y municipales, es confiscatoria, es intolerable; es, simplemente, robo, para que los políticos derrochen y para pagar, encima, cosas vergonzosas. Los ingresos del español medio son también inferiores a los de los principales países europeos. El precio de la vivienda es astronómicamente superior a la media europea, y el precio de los artículos de primera necesidad es también mayor. Proponer subir los impuestos y privatizar la administración de justicia, como hace el señor Valle, muestra que está tan lejos del espíritu que creó las cajas de ahorros como de la justicia y del sentido común. Palabrería al uso de politicastros y «economistas». Aquí hace falta una buena limpieza.

  2. No somos seguidores de la COPE. Pero este audio de ayer, poco más de cuatro minutos, «El disparate económico de la semana», es de escucha obligada:

    http://www.cope.es/copealo.php5?nomAudio=progarchivo_12446696881153327010.mp3&titulo=El+disparate+econ%C3%B3mico+de+la+semana+(10+de+Junio+de+2009)%27

  3. De la agencia FARO:

    Acabando con lo poco que nos queda: las cajas de ahorros

    Madrid, 28 julio 2009. Sumido el mundo entero en una crisis provocada, en primer lugar, por la especulación financiera (señal del agotamiento de la segunda prórroga del sistema capitalista, que muerto ya a principios del siglo XX, se embalsamó merced a dos guerras mundiales), y España en una recesión sin precedentes desde la década de mil novecientos cuarenta (pero con agravantes, como la práctica desaparición del sector productivo y el desplazamiento y desarraigo de las poblaciones), las decisiones políticas no hacen sino causar más alarma. La huida hacia adelante del Gobierno (de ocupación) de España y del resto de la clase política, de todos los partidos, está poniendo en peligro lo poco que queda de viejas instituciones que proporcionaban una cierta seguridad.

    Es el caso de las cajas de ahorros. Algunas, como la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Madrid (Caja Madrid) remontan sus orígenes al Antiguo Régimen, antes de la Revolución liberal. El resto fueron en gran parte fruto del esfuerzo por fomentar la industria y por librar de la usura a los humildes, impulsado por lo mejor del clero y de los seglares católicos, a menudo carlistas.

    Desde la imposición del régimen constitucional/autonómico, en 1978, y de la consiguiente proliferación de mini gobiernos y de cargos políticos, las cajas de ahorros han sido utilizadas por éstos para sus intereses. Se las forzó a imitar en sus prácticas a los bancos –liberados éstos por la democracia de cualquier limitación o freno moderador– y últimamente se las utilizó para proyectos especulativos tan peligrosos, que han terminado obligando a intervenir al Banco de España, como ocurrió a fines de marzo pasado con la Caja de Castilla la Mancha.

    El nombre de ésta última es revelador de otro proceso que ha dañado el papel social y la reputación de las cajas, poniendo a la vez en peligro su futuro: la fusión de las mismas, provocado por los políticos autonómicos, ansiosos de prebendas y de “bancos centrales” a su servicio.

    El Gobierno parece ahora empeñado en estimular esa política de fusión, ad nauseam, y en convertir a las cajas de ahorros en sociedades anónimas. Se pondría así fin, definitivamente, a su naturaleza mutual, a sus fines sociales, a su misma existencia.

    Ninguna caja de ahorros ha sufrido dificultades por ser fiel a sus propósitos fundacionales, ni por ser pequeña. Algunas de las más pequeñas han sido ejemplo de solvencia y buena administración, mientras que las más grandes se han puesto en peligro por habérselas forzado a comportarse como bancos de inversión.

    Aprovechando el sopor del verano (que como período de inactividad, que no de vacaciones, es otra de las aportaciones del liberalismo a la vida política y económica española), en los últimos días se ha anunciado la fusión de las cajas de ahorros de Sabadell, Tarrasa y Manlleu, impulsada por el separatista gobierno autónomo de Cataluña. Han trascendido las negociaciones para la fusión de la Caja de Ahorros de Guadalajara con Caja Badajoz, Caja Extremadura y Cajasol. A la temida y anunciada fusión de Caja Duero (Caja de Ahorros de Salamanca y Soria) con Caja España, puede sumarse Caja de Burgos (la Caja de Ahorros del Círculo Católico de Burgos, de la que fue muchos años presidente José María Codón, q.s.g.h.). Una de las más solventes, la Caja de Ahorros de Asturias, está siendo sondeada para la fusión por Caja España y por entidades gallegas, de nuevo con el aplauso y el impulso de los políticos del sistema. Y Cajasur, la única gran caja de ahorros que todavía estaba (más o menos) bajo control diocesano, parece abocada a fusionarse con Unicaja, quedando el control eclesiástico relegado y dando entrada al PSOE a sus órganos directivos y, en consecuencia, incluso a los de la COPE, en una comunidad autónoma –la de Andalucía– que es cortijo socialista desde su creación, hace ya más de treinta años. El preacuerdo de fusión, aprobado ayer por unanimidad por los responsables de Cajasur, pone serias dudas sobre la continuidad de la labor social de la misma, que previsiblemente lleve a partir de ahora el camino de las entidades controladas por el PSOE, IU y el PP: “inclusividad”, fomento de la aberrosexualidad, subvenciones a manifestaciones “artísticas” pornográficas y antirreligiosas, etc.

    Todas estas operaciones cuentan con la complicidad de los sindicatos mal llamados mayoritarios, así como de las grandes organizaciones empresariales (que suelen estar dirigidas por especuladores y por “empresarios” de obra pública y subvención). Ignoran asimismo una de las grandes ventajas históricas de las cajas de ahorros: su territorialidad, su arraigo.

    Urge una vigorosa reacción social, si España y los españoles quieren seguir teniendo futuro. Una reacción restauradora, como la que el Carlismo lleva años propugnando.

    • Agencia FARO, ayer:

      Madrid, 25 enero 2010, San Policarpo, obispo y mártir. Está previsto que mañana martes se firme el protocolo de fusión entre Cajasol y Caja Guadalajara, en lo que los medios llaman “la primera fusión interregional”, entre dos cajas de ahorros de diferentes “comunidades autónomas”. No se tiene en cuenta que hace pocos meses se le endosó a la muy saneada Caja de Ahorros de Asturias, la problemática Caja de Castilla La Mancha, cuya solvencia fue destruida por los políticos del PSOE y sus empresarios y especuladores aliados.

      No se crea, sin embargo, que es distinto en las comunidades autónomas en manos del PP. Como FARO ya ha relatado en despachos anteriores, la forzada y antinatural fusión de las cajas de ahorros y su utilización como “bancos centrales” autonómicos tiene en Castilla y León un ejemplo paradigmático: el de la destrucción de Caja Duero (ella misma resultante de una fusión anterior, Caja de Ahorros de Salamanca y Soria) y su ayuntamiento con la menos saneada Caja España, en una fusión impuesta por el PP con la complicidad del PSOE y de los sindicatos mal llamados mayoritarios. Fusión que va a representar de inmediato la pérdida (para empezar) de alrededor de mil puestos de trabajo y, para Salamanca, el probable fin de la muy importante obra social de Caja Duero. El pasado domingo 17 de enero hubo en la Plaza Mayor una nueva concentración contra dicha fusión, en la que participaron tradicionalistas salmantinos. El portavoz de los concentrados acusó a todos los políticos del sistema, que por supuesto siguen sordos a cualquier reclamación razonable. El Gobierno (de ocupación) de España y un Banco de España puesto al servicio del Banco Central Europeo respaldan la política de fusiones: la imponen, en su permanente huida hacia adelante.

      Los políticos han pervertido la vocación original de las cajas de ahorros, nacidas –casi siempre al amparo de la acción social católica, a menudo carlista– para librar de la usura a los humildes y para promover las economías locales. Esos mismos políticos del sistema han usado a veces las obras sociales de las cajas para propósitos abominables. Pero seguían siendo de lo poco sano que quedaba en el tejido económico español, arraigadas en sus territorios.

      Urge una vigorosa reacción social, si España y los españoles quieren seguir teniendo futuro. Una reacción restauradora, como la que el Carlismo lleva años propugnando.

    • Hace algo más de un año, un mes después de la entrada que abre este hilo, Voluntad publicó otra titulada Necesidad de nacionalizar la banca. En vez de ello, el juancarlismo, el PPSOE, ha dado un salto cualitativo en la destrucción definitiva de las cajas de ahorros. El 20 de julio último publicaba Tetralema – Bitácora Lealtad:

      Reforma de la ley de cajas: expolio de su patrimonio social y desnaturalización

      Llama la atención sobremanera cómo ha pasado totalmente desapercibido en el reciente debate sobre el Estado de la Nación la reforma que el PSOE ha acometido, con la total aquiescencia del arco parlamentario, contra las Cajas de Ahorro. No obstante esta reforma es la puntilla a una serie de reformas menores y fusiones politizadas que se llevan haciendo desde hace unos años. Solo desde las asociaciones de usuarios (ADICAE) y sindicatos no politizados han recurrido dicha reforma ante el Tribunal Supremo.

      Las claves de esta reforma destructiva son las siguientes:

      1. Dicha reforma se ha realizado mediante Decreto-Ley, es decir, por vía de urgencia, lo que impide y oculta el debate político y social que debería darse con una reforma que afecta a la práctica totalidad de la sociedad y que va a incidir de manera determinante en la economía de España (o mejor dicho, en la economía tutelada por poderes extranjeros que opera en España). El PP, en teoría la oposición, se ha apresurado a apoyar dicha “reforma” (eufemismo que esconde su destrucción) de las Cajas.

      2. Con la reforma se permitirá captar capital privado con el fin de reforzar la solvencia y además se abre la posibilidad de trasladar el negocio a los bancos. Lo cual supone, como hemos venido denunciando, la práctica desaparición de la función de las Cajas de Ahorro.

      En lo que respecta a la capitalización de las Cajas, se ha abierto una nueva vía al permitir realizarla a través de las cuotas participativas, las cuales contarán, al contrario de lo que sucede ahora, con derechos políticos. Este punto, pese a los límites que se anuncian en forma de cupos máximos o nuevas mayorías para la toma de decisiones fundamentales, supone un ataque directo contra la naturaleza jurídica de las Cajas de Ahorro y contra su función social.

      En ningún caso se ha tenido en cuenta los rasgos característicos que definen a este tipo de entidades como son el fomento del ahorro, la atención a familias y PYMES o su naturaleza social, sino que se va a proceder a la bancarización del sector del ahorro, rompiendo definitivamente el modelo social que determinaba la actividad de este tipo de entidades.

      Pese a que el límite máximo que las cuotas participativas pueden representar en el patrimonio de estas entidades se ha fijado en el 50%, en la práctica esto supone que una entidad privada se puede hacer con el control total de la entidad. Conviene recordar a este respecto que muchas empresas e instituciones financieras se dirigen con porcentajes muy por debajo de este límite, con lo que las decisiones y directrices que se marquen para la entidad las decidirá un agente privado.

      Relacionado con este punto, hay que tener en cuenta que las acciones y las cuotas participativas hay que remunerarlas. Este hecho supone que de los beneficios que obtenga la entidad como resultado de su actividad, deben de minorarse para retribuir al capital, lo que va a provocar consecuentemente una caída de las cantidades destinadas a la obra social de las Cajas de Ahorro, uno de sus principales valores, reconocidos además por toda la sociedad.

      En el caso de la cesión del negocio a un banco, la situación sería parecida. Las decisiones las tomaría un agente privado, al que habría que remunerar por el capital invertido. El sobrante, iría a parar a la fundación en la que se habría convertido la Caja de Ahorros, perdiendo ésta poder de decisión y convirtiéndose en un mero actor secundario a expensas de lo que decida el banco del que depende.

      3. Se supone que con la reforma se va a limitar la presencia de cargos políticos. Pero despolitizar no es privatizar. Se han cambiado a los politicuchos locales por los politicuchos nacionales que ejercen su control sobre la banca a través de la regulación y del gobernador del Banco de España, nombrado por el Gobierno.

      4. Por último, el patrimonio social de las Cajas no queda con esta nueva legislación salvaguardado de su utilización para la capitalización o la especulación. Y a ello inevitablemente se verán abocadas muchas Cajas, hoy en día en la más absoluta ruina por culpa de una gestión politizada de las mismas y una malversación de sus caudales.

      Muchas Cajas de Ahorro estuvieron durante años regidas por la Iglesia y por carlistas. Durante aquellos años fueron instrumento contra la usura y en favor de la justicia social y de una economía sana y estable. Los políticos y banqueros del sistema liberal juancarlista decretaron desde su instauración la destrucción de las mismas. Con esta reforma llega de hecho su fin.

  4. En todas partes cuecen habas. En la noticia siguiente, fíjense en el final, acerca de las cajas de ahorros, ahora que amenazan con endilgar a la de Asturias la Caja de Ahorros de Castilla La Mancha; sí, la intervenida por el Banco de España en marzo pasado. Fíjense también en la fundamental unidad política, hasta en la promoción de perversiones a costa del contribuyente, del PPSOE/IU/etc., nuevo partido único, verdadero Movimiento antiNacional. Agencia FARO:

    Valladolid, octubre 2009. FARO informaba el pasado agosto sobre los 28.810 euros que el Ministerio de Asuntos Exteriores del Gobierno (de ocupación) de España destinaba a financiar una fiesta de pervertidos aberrosexuales en la dictadura socialista africana de Zimbabwe. Como siempre, el PP imita y supera al PSOE. En plena recesión, en una comunidad autónoma absurda que deja en el abandono a casi todo su territorio, la Junta de Castilla y León, Consejería de Interior y Justicia, Dirección General de Políticas Migratorias y Cooperación al Desarrollo (nombres tan largos como la corrupción y pretenciosidad que arrastran), con fecha 23 de septiembre y con la firma de su responsable Félix Colsa Bueno, regala 41.784 euros (robados a los leoneses y castellanos mediante impuestos) a la “Fundación Triángulo”, para la “promoción de los derechos reproductivos de las mujeres bisexuales y lesbianas de Bolivia” y para “realizar acciones en defensa de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres lesbianas y mujeres bisexuales en todo el territorio de Bolivia”.

    Es decir: el dinero robado a leoneses y castellanos no sólo va a aplicarse para promover la perversión y la aberrosexualidad entre las mujeres bolivianas, sino para promover el aborto, la adopción aberrosexual y la inseminación artificial, con su correlato de embriones humanos destruidos. El beatífico Partido Popular de Castilla y León es así. Y no es de ahora. Según PlanetaGay, acerca de un certamen celebrado el pasado año: “Este certamen de diversidad sexual en Bolivia ha sido subvencionado por la Agencia de Cooperación Internacional (AECID), la Junta de Castilla León y la Diputación de Valladolid; éstos dos últimos han concedido dicha subvención con el objetivo de abrir un centro asociativo, realizar campañas de prevención del VIH y seguir trabajando por los derechos humanos de gais y lesbianas. El festival de diversidad sexual de Bolivia fue apoyado también por el Festival Internacional de Cine Lésbico y Gai de Madrid (LesGaiCineMad) dentro de la Red Iberoamericana de Festivales LGTB que lleva a cabo Fundación Triángulo con 26 países de America Latina” (sic). En los mismos carteles de dicho festival aparece el logotipo de la Junta de Castilla y León, que arrastra así el viejo y glorioso pendón de la Corona de Castilla.

    No es de extrañar en un gobierno autónomo, del PP, que fue el primero en negar la objeción de conciencia a la “Educación para la Ciudadanía” (EpC); que aprueba libros de texto en los cuales la “memoria histórica” roja no tiene nada que envidiar a los más enloquecidos planteamientos de la extrema izquierda, y reparte cuentos aberrosexuales en las escuelas infantiles; que financia abortos con entusiasmo, uniendo así al asesinato la despoblación de León y de Castilla; y que ahora está a punto de acabar con las cajas de ahorros de su demarcación, forzándolas a unirse en una macrocaja, a manera de banco central nacional para uso y disfrute de los políticos de la autonomía. Imitando así a la comunidad autónoma de Madrid (ridículamente desgajada de Castilla por la ridícula Constitución de 1978), donde su presidente, Esperanza Aguirre, y su principal alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, ambos del Partido Popular, compiten no sólo en imponer la EpC, en financiar abortos y calendarios aberrosexuales pornográficos y blasfemos, sino en tratar a la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Madrid (Caja Madrid) como finca propia del PP, con los capataces peleándose por ella, y amenazando con poner a su frente al siniestro Rodrigo Rato, que representa exactamente lo contrario al espíritu y propósito de las cajas de ahorros.

    Más pruebas, si falta hicieren, de que PP y PSOE son exactamente lo mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s