Desolación

Los árboles del Parchís, talados (foto Ángel González, La Nueva España)

Los árboles del Parchís, talados (foto Ángel González, La Nueva España)


Jueves Santo. Esta noche, Nuestro Señor Jesucristo orará en el Huerto de los Olivos. De haber estado en Gijón, habría tenido que orar sobre las obras de un aparcamiento.

Al Ayuntamiento frentepopulista nunca le gustó la Plaza del Parchís. Nunca le gustó el apego de los gijoneses a su popular nombre, que hizo fracasar tanto el Generalísimo, como el Instituto, como algún otro que los politicastros de turno quisieron imponer. Por eso los socialcomunistas la reformaron varias veces (bueno, por eso y porque con las reformas innecesarias pasa bastante dinero a la caja B, y otro tanto a los comisionistas) y la dejaron sin su vieja y cromática distribución de tablero de parchís.

Ahora, para otro miserable aparcamiento de pago, por fin destrozada; como todo Gijón. Los árboles, talados. El sanedrín consistorial tiene «a mind of metal and wheels», odia todo lo que tiene vida y crece.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo 02.- Gijón, Medio ambiente, Política local

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s