Carnavaladas oficiales

«las fiestas más transgresoras del año», dice hoy, sin sombra de sorna, La Nueva España. Menos oficiales y más próximos a la realidad, en Voluntad decíamos hace dos años: «El carnaval, el antruejo (lo de antroxu tiene poco arraigo en una villa como la nuestra, donde en las falas –la de Cimavilla y la del resto– el sonido de la x asturiana está prácticamente ausente; aquí decimos Juaco, Juanín, Gijón). El carnaval gijonés murió, para no resucitar, en 1932, con el laicismo republicano: si no se observa la Cuaresma, no tienen sentido las carnestolendas. El nuevo antroxu palurdo, procaz y papanatas es un festejo oficial, artificial y subvencionado, creado por el Ayuntamiento al comienzo de esta era argentina / de socialismo y cocaína (Valle-Inclán).»

Hoy por hoy, lo único transgresor es observar la Cuaresma. Para prepararla, mañana, Domingo de Quincuagésima, hay Misa (Misa de verdad, el Santo Sacrificio de Nuestro Señor Jesucristo) en la capilla de las Madres Agustinas Recoletas de Villamanín (Somió), a las 12:30. No falten. Las carnavaladas, para la chusma subvencionada, esos que eligen a Barrabás, al son de la música que toca el Sanedrín.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo 01.- Voluntad, 02.- Gijón, ¿Llingua?, Política local

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s