Nos extinguimos

Hablar de la catástrofe ecológica en la que ya estamos sumidos produce sentimientos encontrados. Porque está siendo utilizada por sus mismos responsables –los políticos y los financieros– como excusa para aumentar su poder y su control a costa de la sociedad. Es paradigmático lo que ocurre con el calentamiento global, hasta el punto de lleguen a negarlo muchos de los que temen la tiranía del Leviatán, seguramente queriendo quitar argumentos a sus esbirros.

De la catástrofe ecológica forma parte la demográfica –catástrofe artificial, impuesta por los gobernantes que han promocionado la contracepción, el aborto y la perversión sexual— y la económica. Asturias es víctima de todos estos fenómenos en grado agudo. Incluidos los peores parásitos de la política de Occidente. Que envidian el modelo chino, tan promocionado estos días: tiranía comunista, salarios infames, condiciones de semi esclavitud, y afán de lucro capitalista. El Estado más contaminante del mundo, el más abortista, el más criminal, exaltado en unas Olimpiadas de mentira, en las que ni se permite hablar, ni llevar crespón de luto a los deportistas españoles tras la catástrofe de Barajas (la indignidad es la constante de la política exterior de los gobiernos democráticos que lleva sufriendo España).

Con el fin de parecernos cada vez más a la China comunista, o tal vez al desierto de Marruecos (la izquierda y la Umma), la extinción de especies se acelera, especialmente en Asturias (de lo bien que se cuida al urogallo, por ejemplo, da fe la forma en que los responsables autonómicos contribuyen a extinguirlo, no vaya a molestar a los turistas). Lo dice Miguel Delibes de Castro, lo recoge hoy La Nueva España. Las negritas son nuestras.

Delibes: «El 20% de los mamíferos está en peligro de extinción»
El investigador del CSIC advirtió ayer de que las especies desaparecen a un ritmo mil veces superior al normal

La Granda (Gozón),
H. MARISCAL DE GANTE

Muchas especies de seres vivos desaparecen cada día en el mundo. Pero, de momento, al no ser posible cuantificar las que existen -pese a la existencia de muchos catálogos internacionales-, es muy difícil saber cuáles se pierden. Actualmente, prácticamente un 20 por ciento de los mamíferos está en peligro de extinción. Miguel Delibes de Castro, investigador del CSIC y premio «Rey Jaime I» a la protección del medio ambiente, aseguró ayer en La Granda que la extinción de especies se produce a un ritmo mil veces superior al que la biología considera normal, lo que podría llegar a poner en peligro la vida sobre la tierra.

Durante la conferencia que ofreció en la tarde de ayer, en el marco del curso de verano sobre biodiversidad, Delibes destacó que evitar estas posibles desapariciones «es tarea de todos». Para este experto en biología, la gente no está lo suficientemente concienciada, por lo que el respeto a la naturaleza «es un interés sanamente egoísta». Igualmente, aseguró que, aunque esa sensibilidad y respeto ambiental es cada vez mayor, el tradicional distanciamiento entre el hombre y los animales salvajes ha ido disminuyendo «dando lugar a relaciones anómalas», como sucede en el caso del lince ibérico al criar ejemplares en cautividad para intentar evitar, en la medida de los posible, su efectiva extinción. Por otro lado, si bien la ponencia estaba centrada en el caso del lince ibérico, el biólogo hizo referencia a la situación del Principado. Así, apuntó que la comunidad es especialmente sensible a la extinción de especies porque «su posición es la frontera suroccidental del área de distribución de seres vivos como el urogallo y el salmón», ambos animales en riesgo de desaparición por el incremento de temperaturas y el descenso de la pluviosidad asociados al cambio climático.

En relación al oso pardo, Delibes de Castro colabora en un proyecto de monitoreo en Asturias, a la vez que coordina el programa de conservación del lince ibérico en Andalucía. Fue sobre este animal sobre el que versó la mayor parte de su ponencia en la tarde de ayer. Del lince destacó su dependencia del monte mediterráneo y de los conejos -«casi lo único de lo que se alimenta»-. El biólogo calificó al lince como un «enfermo crónico» porque sólo hay 200 ejemplares aproximadamente en todo el mundo ¿Hay esperanza de que no desaparezca? «Hay más probabilidades de que se extinga, pero aún hay esperanza de conservación», sobre todo, aseguró Delibes, por los éxitos de los programas de estos últimos años.

Lo curioso es que la edición electrónica de La Opinión de Tenerife ya recogía ayer estas declaraciones. (Al fin y al cabo, La Nueva España es hoy una cabecera de Prensa Ibérica, es decir, Prensa Canaria, básicamente) Y en tono más positivo, que la noticia es de EFE:

Investigador del CSIC
Delibes alerta que las especies desaparecen a un ritmo mil veces superior al ´normal´
18:54

El investigador del CSIC Miguel Delibes ha alertado hoy de la extinción de especies a un ritmo mil veces superior al que la biología considera normal o “de fondo”, y que podría llegar a poner en peligro la vida sobre la tierra.

EFE Delibes de Castro participa hoy en el curso de Biodiversidad que se celebra durante esta semana en el Palacio de La Granda y que dirige el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Santiago Grisolía.

Durante su ponencia, titulada “Especies en peligro de extinción: El caso del lince ibérico”, Delibes ha comentado que resulta imposible conocer el número exacto de las especies que existen y de las que se extinguen, pero que su conservación debe ser una preocupación general.

“El respeto a la naturaleza es un interés sanamente egoísta, porque si las especies desaparecen es que algo malo está pasando, y evitarlo es tarea de todos”, ha insistido.

Respecto a Asturias, el biólogo ha apuntado que la comunidad es especialmente sensible a la extinción de especies porque su posición es la frontera suroccidental del área de distribución de especies como el urogallo y el salmón, en riesgo por el incremento de temperaturas y por el descenso de la pluviosidad asociado al cambio climático.

Asimismo, ha señalado que aunque el respeto y la sensibilidad ambiental es cada vez mayor, el tradicional distanciamiento entre el hombre y los animales salvajes ha ido disminuyendo y dando lugar a relaciones anómalas, como el acercamiento de éstos a núcleos de población.

En la actualidad, Delibes de Castro colabora en un proyecto de monitoreo de osos en Asturias y coordina el programa de conservación del lince ibérico en Andalucía.

“Aunque la situación de este animal es crítica, hay motivos para el optimismo”, ha defendido.

Para Delibes, el lince ibérico es un símbolo de la conservación que, a su juicio, pone de relieve la creciente sensibilidad de la sociedad con el medio ambiente.

Según ha recordado, el lince existió en la zona más meridional de la Península Ibérica y hoy existen unos 200 ejemplares distribuidos por los montes de Andalucía y Castilla La Mancha.

Además, los expertos aseguran que, gracias a los programas de conservación, la población de este animal experimenta un moderado incremento en Sierra Morena y se mantiene estable en Doñana, a pesar de las epidemias de leucemia.

Otro motivo para el optimismo es, asegura, el éxito que están teniendo los programas de cría en cautividad, que podrían servir para repoblar a partir de 2010, en un proyecto pionero, los montes de Sevilla y Córdoba, para posteriormente transferir ejemplares a Portugal, Extremadura y Castilla La Mancha.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo 09.- Medios, Justicia social, Medio ambiente, Política local

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s