Virgen de Begoña, ruega por nosotros

El horror en que los neocarmelitas sepultaron a Nuestra Señora de Begoña, tras derribar su capilla

El horror en que los neocarmelitas sepultaron a Nuestra Señora de Begoña, tras derribar su capilla

Signum magnum apparuit in caelo:
mulier amicta sole et luna sub pedibus eius,
et in capite eius corona stellarum duodecim.
Cantate Domino canticum novum: quia mirabilia fecit.
(Del Introito de la Misa de hoy, fiesta de la Asunción de la Santísima Virgen María)

Que la Santísima Virgen de Begoña, Patrona de la villa de Gijón, ruegue por nosotros. Falta nos hace. Y que nos perdone las ofensas que, so pretexto de festejarla, van a hacerle hoy los malos eclesiásticos al alimón con los malos políticos (véanse las del año pasado, y van ya unos cuantos).

Hoy, por cierto, publica en El Comercio un artículo razonablemente bueno (aunque no se entiendan algunas alusiones, como la de la «fiereza taurina») Fidel García Martínez:

La Virgen de Begoña y el Apocalipsis

En ese libro singular y misterioso que es el ‘Apocalipsis’, atribuido con toda propiedad a San Juan, el discípulo preferido de Jesucristo –verdadero Dios y verdadero hombre–, se nos da una visión de la historia desde el punto de la Providencia Divina en la que las fuerzas del mal, representadas por el dragón infernal, intentan aniquilar no sólo a los hombres buenos, sino incluso cualquier referencia a Dios, a Jesucristo y, especialmente, a la Iglesia Católica.

Esta lucha entre la ciudad de Dios y la ciudad de los hombres –según el gran Agustín de Hipona– se representa con símbolos espectaculares, como los terribles cuatro jinetes que asolan la Tierra y extienden la guerra, el hambre, la peste y la muerte. Símbolos estremecedores son también los sellos apocalípticos, especialmente el séptimo, en el que se inspiró el cineasta sueco Ingmar Bergman para rodar un filme existencialista en el que la muerte tiene un protagonismo sin esperanza. Pero en el ‘Apocalipsis’ aparece una gran señal: la mujer vestida de sol, con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas sobre su cabeza. Está encinta y las angustias de parto le arrancan gemidos de dolor. En esa mujer maravillosa siempre ha visto la Iglesia –intérprete fiel de la palabra de Dios– a la Santísima Virgen María, y por eso en la fiesta de hoy, 15 de agosto, de la Asunción de Nuestra Señora, en la liturgia de la palabra se lee el texto de la Señora del Apocalipsis.

Esta fiesta de María, la madre del cordero que quita el pecado del mundo, tiene en Gijón el nombre de Nuestra Señora de Begoña, que es necesario rescatar porque, entre tanta Semana Negra caótica, tanta fiereza taurina, tanto ruido metálico y estridente y altavoces rockeros elevados a la enésima potencia ruidosa, amenaza en convertirse en un ¡ay! iluminado con resplandores ígneos fugaces.

El gran drama del catolicismo convencional es que se ha dejado arrebatar sus señas de identidad más genuinas y piensa que el triunfo es del dragón rojo Satán, lo cual, además de blasfemo, es históricamente falso, porque el mal, por mucho que lo intente, puede aparentar tener la penúltima palabra, pero nunca la última y definitiva. Ésa pertenece al Señor de la historia, que no es otro su juez definitivo Jesucristo, el hijo de Nuestra Señora de Begoña en su asunción al cielo.

Anuncios

7 comentarios

Archivado bajo 02.- Gijón, Política local

7 Respuestas a “Virgen de Begoña, ruega por nosotros

  1. En relación con la reciente polémica entre Arzobispado de Oviedo, Parroquia Mayor de San Pedro Apóstol y la Comunidad Carmelita de Gijón, un propio de Voluntad, que quiere permanecer en el anonimato, nos ha hecho llegar su valoración sobre la misma.

    “Con respecto al patronazgo de Gijón, por lo que he podido leer y con las personas con las que hablé, tengo la impresión (sin datos históricos concluyentes), de que estamos ante un gran fraude histórico. Es decir, creo que la única patrona de Gijón es Nuestra Señora de Contrueces, ya que su santuario data, como poco, del siglo IX, y el palacio-casona que se encuentra frente al santuario siempre fue conocido como la Casa del Obispo. Creo, sin fundamentos históricos contrastados, que San Pedro es el patrón de la iglesia parroquial Mayor de San Pedro Apóstol, única parroquia existente en la villa de Gijón hasta finales del siglo XIX, lo que no significa que San Pedro sea el patrón de Gijón, ni mucho menos. Además, como cualquier persona aficionada a la historia sabe perfectamente, la cristianización se hizo edificando templos cristianos en los mismos lugares en los que había altares o templos romanos, lo que es el caso del santuario de Contrueces. Por ello, creo que es la Virgen de Contrueces, desde tiempo inmemorial, la patrona del concejo (hinterland) de la villa de Gijón. De hecho, desde hace siglos allí se hacían las principales (y tal vez únicas) ferias de ganado del concejo, lo que refuerza la teoría de que Nuestra Señora de Contrueces es la única patrona del concejo. Otra cosa son las disputas entre monseñor Javier Gómez Cuesta y el arzobispo de Oviedo, Carlos Osoro Sierra, que no se pueden ver ni en pintura.”

    Desde Voluntad, queremos agradecer a nuestro anónimo comunicante su participación en este cuaderno de bitácora.

  2. Como ya hemos apuntado en Voluntad (también sin datos históricos contrastados, es verdad), resulta compatible el patronazgo de las dos advocaciones de la Santísima Virgen María: Contrueces para todo el concejo, y Begoña, más reciente, para la villa.

    En épocas de Cristiandad (antes de la llegada del liberalismo, para entendernos) las instituciones eclesiásticas y las civiles eran distintas, pero estaban tan entrelazadas (como era normal y deseable) que no siempre resultaba fácil establecer dónde terminaba la potestad de unas y empezaba la de las otras. Patronazgos «de hecho» no son, pues, descartables.

    En cuanto al de San Pedro, al ser –como arriba se indica– el patrón de la única parroquia de la villa de Gijón hasta fines del XIX, era sin duda el patrón de la villa misma. La villa era una parroquia. ¡Qué tiempos!

  3. A vueltas con el patronazgo de la Villa de Gijón, queremos traer aquí el comentario colgado, por Mar (así está firmado), en la edición digital de El Comercio, otrora diario gijonés y agora mera sucursal de El Correo Español-El Pueblo Vasco (mal que les pese este nombre).

    Sin meterme en cuestiones de santos , vamos a recordar que Gijón tiene una patrona:Nuestra Señora de Contrueces.La construción de este santuario comenzó durante el reinado de Alfonso III el Magno, último rey de la monarquía asturiana, que lo fue entre los años 866 y 910. Pero el conjunto fue destruido hacia el siglo XVI, lo que vemos hoy comenzó a levantarse en 1638, y se terminó en el año 1660. Había una costumbre local: la imagen de la Virgen del Rosario, que estaba en San Pedro, era llevada en procesión hasta Contrueces, y la de Contrueces a la iglesia Mayor de San Pedro durante nueve días. Este intercambio continuó realizándose anualmente al menos hasta 1723, ahi empezó la novena de Nuestra señora de Contrueces. En 1966 la Virgen de Contrueces fue trasladada vez en procesión hasta la iglesia de San Pedro.La causa fue una sequía muy importante que padeció Gijón, y con el traslado se pretendía que la Virgen intercediese a favor de la lluvia.La ermita incluso sirvio de polvorin en el año 1808 y fue respetada durante la guerra civil.El estar más centrica la ermita de Begoña , hizo que ésta fuera siendo olvidada y casi abandonada a su suerte por todos los equipos municipales.Tras varios años de deterioro continuo, la iglesia fue parcialmente rehabilitada por la Consejería de Cultura del Principado de Asturias en el año 2001, en gran parte gracias a la perseverancia de los de los vecinos de Contrueces.Se restauraron la cúpula y el retablo de madera del siglo XVII, . El autor de este retablo fue el gran escultor barroco Luis Fernández de la Vega, natural de Llantones, cuyo valor ya en su día fue destacado por el mismo Jovellanos. En fin, lo dicho.Gijón, tiene patrona y desde hace muchos, muchísimos años.Ya que ahora todos estamos dispuestos a recuperar tradiciones, empecemos por esta, por que en los que corren ya no podemos decir , que el Santuario está alejado de la ciudad.

    http://www.elcomerciodigital.com/gijon/20080817/gijon/lejania-santuario-resto-importancia-20080817.html

    Estragos de la LOGSE aparte (más aún teniendo en cuenta la incomodidad de escribir en el mínimo espacio dedicado a la redacción de los comentarios), es una excelente aportación a esta polémica y a las desaparecidas tradiciones de Gijón y su Concejo.

  4. Complementando el anterior comentario, traemos aquí el excelente artículo publicado, en La Nueva España en su edición de Gijón, por el periodista local J.M.C., de reconocida raigambre gijonesa. En este artículo, nos cuenta la realidad, pasada y presente, de la festividad de la Virgen de Begoña, la original y la importada, y algunas historias que, a sus alrededor, han surgido.

    Dos Vírgenes para la villa

    La petición de un carmelita abre la discusión sobre si Nuestra Señora de Contrueces debe ser la patrona de Gijón o dar el testigo a Nuestra Señora de Begoña
    J. M. C.
    Un carmelita residente en Burgos, el padre Aniano Álvarez-Suárez, pidió públicamente que la Virgen de Begoña sea la copatrona oficial de Gijón junto con el Apóstol San Pedro. Lo hizo el pasado 15 de agosto, en la misa solemne que en honor de Nuestra Señora de Begoña se ofició, como todos los años en la misma fecha, en la iglesia parroquial que los Carmelitas tienen a su cargo en el paseo de Begoña, y en presencia de la alcaldesa, Paz Fernández Felgueroso.

    No obstante, la petición de Aniano Álvarez-Suárez podría parecer un dislate para muchos gijoneses, para quienes la Virgen de Begoña es, sin discusión, la patrona de la villa, aunque estén radicalmente equivocados. Y es que, muchas veces, la reiteración de un error aceptado popularmente distorsiona los hechos y la verdad histórica.

    Lo cierto es que la patrona de Gijón es, desde hace siglos, Nuestra Señora de Contrueces, cuya imagen se venera en el único santuario que existe en el concejo: el de Santa María de Contrueces, que se empezó a construir hacia el año 1638 sobre los restos de otros edificios religiosos de los que existen noticias desde el siglo IX. La imagen de la Virgen de Contrueces que se venera en el santuario data del siglo XVI y hoy, domingo, es cuando se celebra la fiesta en su honor en su santuario.

    Adolfo Mariño, párroco de la iglesia de San José y arcipreste de Gijón, tras la petición del carmelita Aniano Álvarez-Suárez, tiene claras dos cuestiones: la primera, que «lo que dijo la Alcaldesa después de la misa de Begoña me parece acertado» (Paz Fernández Felgueroso declaró que un Ayuntamiento laico no tiene capacidad para declarar los patronazgos religiosos); y segundo, que «la patrona de Gijón, aunque este asunto está oscurecido desde hace muchos años, es la Virgen de Contrueces, y no creo que los Carmelitas soliciten que se cambie, yo no lo haría».

    El santuario de Contrueces pertenece a la Diócesis y en el año 1947 se encomendó su atención a los claretianos del colegio del Corazón de María (Codema), que son los propietarios de la casona que se levanta frente a la iglesia gracias a una donación particular.

    Por su parte, monseñor Javier Gómez Cuesta, que fue vicario general de la Diócesis y desde hace años párroco de la iglesia Mayor de San Pedro Apóstol, explica que el procedimiento para pedir el cambio de patrona se debe hacer a la Santa Sede, es decir, a la Congregación del Culto, «y no sería lo mismo que lo pida una congregación religiosa (los Carmelitas) a que lo haga el obispo de Oviedo, en este caso sería que el obispo tiene interés», explicó Gómez Cuesta.

    Pero el párroco de San Pedro también asegura que en la tradición de la Iglesia «lo escrito, escrito está, y suele ser muy difícil cambiar las cosas, y si ya hay otra patrona suelen ser reticentes; lo hecho por la historia hecho está, como es este caso, y otra cosa es que fuera una Virgen que ya no existiera, pero existiendo es muy difícil».

    Al error de considerar a la Virgen de Begoña como la patrona de Gijón también contribuyeron los periódicos locales y, como botón de muestra, vale el suelto publicado el 15 de agosto de 1922 en el diario «La Prensa», dentro de la amplia información que sobre la semana grande ofreció a sus lectores: «Promete revestir gran esplendor la fiesta religiosa que la antigua Hermandad de Nuestra Señora de Begoña celebrará hoy en honor de su excelsa patrona y que también lo es de Gijón».

    ¿De dónde procede, entonces, el error? Viejas historias populares locales generalmente aceptadas, pero sin datos históricos conocidos fehacientemente contrastados, cuentan que fueron unos pescadores vizcaínos quienes trajeron a Gijón la devoción por la Virgen de Begoña, que es la patrona del señorío de Vizcaya y de su capital, Bilbao.

    La imagen de la «Amatxu» vasca, una talla del siglo XIII, se conserva en la basílica de Begoña (Bilbao), cuya construcción comenzó en el siglo XVI y se acabó en el año de 1620. Pero la iglesia fue reconstruida en el siglo XIX después de las Guerras Carlistas. Tomás de Zumalacárregui, el gran general carlista, murió en el transcurso del primer asalto a Bilbao de los partidarios de Don Carlos como consecuencia de una bala disparada desde la basílica, que formaba parte de las defensas liberales de la capital de Vizcaya.

    La festividad de la Virgen de Begoña, como consta en el santoral, es el día 11 de octubre, aunque el 15 de agosto se celebren actos en su honor en su basílica.

    En cuanto a la iglesia gijonesa de Nuestra Señora de Begoña, existen noticias de que ya existía una capilla en la zona de Begoña antes de la Guerra de la Independencia (1808-1814), que fue derribada por las tropas francesas. Tras sucesivas reconstrucciones y derribos, hay constancia de que la iglesia volvió a levantarse en el último tercio del siglo XIX, una vez eliminados la muralla y el foso que protegía Gijón desde las guerras carlistas, al lado del entonces flamante paseo de Begoña.

    La actual iglesia parroquial de Nuestra Señora de Begoña se construyó prácticamente en el mismo lugar de la antigua y se inauguró en el año 1978. En el templo se custodia la imagen de la Virgen de Begoña y otra de la Virgen del Carmen. Los Carmelitas se hicieron cargo de la iglesia en los años treinta del siglo pasado.

    Al error de atribuir a la Virgen de Begoña que sea la patrona de Gijón contribuyeron, decisivamente, las fiestas locales, resultado de las ferias campesinas que se venían celebrando desde hacía siglos en los alrededores del santuario de Contrueces, especialmente las de San Fernando (a mediados de mayo) y de la Asunción (a mediados de agosto).

    Y fue el Ayuntamiento quien decidió, a mediados del siglo XIX, que las ferias que se celebraban en Contrueces, un lugar alejado de la villa, se trasladasen a una zona mucho más próxima al casco urbano, y el lugar elegido fue la zona del paseo de Begoña, entonces terrenos de expansión de la ciudad.

    Las ferias se convirtieron en una, a celebrar los ocho días anteriores al 15 de agosto, festividad de la Asunción de Nuestra Señora, frente a la capilla o ermita de Begoña. Así, la feria y fiestas de la Asunción se convirtieron en la feria y fiestas de Begoña, que desde entonces se vienen celebrando en Gijón todos los meses de agosto.

    Y las fiestas agosteñas de Begoña, potenciadas por los comerciantes locales para dar diversión a los forasteros veraneantes, acabaron por asimilar a la patrona de Vizcaya y Bilbao con Gijón en el mismo papel, dejando a un lado a Nuestra Señora de Contrueces. Ahora, un carmelita lanzó el guante para dejar las cosas en su sitio, o no.

    http://www.lne.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2008081700_35_666799__Gijon-Virgenes-para-villa.html

  5. En la ciudad de Tandil, Bs. As. Argentina, se encuentra la parroquia Nuestra Sra. de Begoña.

  6. ¿Es por la advocación gijonesa de la Virgen de Begoña, o por la bilbaína?

    Es curioso que, a juzgar por la fotografía que hemos encontrado en http://www.cybertandil.com.ar/fotos/iglesias/virgen_begonia.jpg, el templo no deja de parecerse a la vieja capilla de Begoña que se encontraba en el paseo gijonés del mismo nombre, aun cuando el de Tandil tiene detalles característicos de la arquitectura virreinal.

  7. Ahora que el Gobierno del PP y sus cómplices suprimen la fiesta de la Virgen de Agosto, en Gijón Nuestra Señora de Begoña, parece oportuno volver al asunto de su patronazgo. Hacemos nuestra la afortunada expresión de nuestro colega GC – Gijón Católico: la Virgen de Begoña, patrona de nuestras fiestas veraniegas. Lo fue de alguna otra cosa, tristemente también desaparecida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s