Ni patatas

Ni leche, ni vino, ni sidra, ni bonito, ni gochos (comestibles), ni patatas. Ora el sectarismo y la corrupción de los gobiernos que padecemos (nacional, autonómico, municipal), ora las imposiciones neobonapartistas de las instituciones europeas, siguen devastando nuestro campo y desabasteciendo nuestros mercados. El Comercio, sección El Campo (las negritas son nuestras):

Dificultades para la patata en fresco
28.05.2008 –
JUAN QUINTANA

Toda organización, producto o idea tiene su año, al menos desde un punto de vista promocional. 2008 es el año de la patata. Una apuesta de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), conscientes de su importancia para la alimentación mundial. Lo avalan más de 320 millones de toneladas producidas el pasado año y un mayor rendimiento alimenticio que el trigo, maíz o el arroz. Lo que sucede es que la imagen de este producto está por los suelos, haciendo honor a su origen, al igual que sus precios. Pero vamos por partes.

España produce el 4,5% de la patata en la Unión Europea de 25 Estados, con más de 1,6 millones de toneladas en 2007 y casi 63.000 hectáreas cultivadas. Cifras importantes que no ocultan una acelerada disminución del cultivo. En Asturias son 2.350 hectáreas de variedades de media estación y tardía, cultivadas en secano. En su mayoría se orienta a consumo en fresco y se localiza en las zonas de Navia, Valdés, El Franco, Coaña y Grandas de Salime.

Pero no se puede hablar del mercado de la patata en general. Existe la patata para siembra, para industria y para consumo en fresco. Los dos primeros casos subsisten sin excesivos problemas. Su orientación industrial se suele gestionar a través de contratos previos, lo que facilita su comercialización y evita los altibajos del mercado en fresco.

La situación más compleja la sufren los productores de patata para fresco. En primer lugar, es un sector mal organizado que padece subidas y bajadas anuales de producción y precio. Otro factor que lo condiciona es la diferencia de precio entre origen y destino. Según los últimos datos del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Natural y Marino los precios en origen rondan los 0,33 euros y ascienden a 0,79 en destino. En muchos momentos, estos datos son más extremos y las diferencias se amplían. En esta situación, los escalones intermedios de almacenado, lavado, envasado y distribución captan unos márgenes importantes que impiden ser competitivos. Además, se producen significativas mermas en el manejo mayorista, tanto en origen como en destino. Es necesario, tal como ya se ha hecho en algunos casos, intentar captar este valor añadido y sacar al mercado una patata con mejor imagen. Una línea en la que ya se trabaja en el Principado, mediante la consecución de una marca de calidad protegida. Hay que tener en cuenta que en España se importaron en 2007 más de 630.000 toneladas de este tubérculo. Una buena parte entra por debajo del precio nacional desde Francia, pero también de Holanda, de países centroeuropeos y del norte de África. En este último caso sin aplicar las exigentes normas europeas de calidad y control fitosanitario.

Habría que añadir a esta lista de males la práctica desaparición de las variedades asturianas de patata; la rápida desaparición de su cultivo en los concejos de Carreño, Gijón y Villaviciosa, pareja con la efectiva persecución contra el pequeño agricultor; suma y sigue.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo 02.- Gijón, 03.- Comarca, Carreño, Justicia social, Medio ambiente, Política local, Villaviciosa

Una respuesta a “Ni patatas

  1. La Nueva España. Interesante, aunque quizá necesitase alguna precisión:

    Club Prensa Asturiana
    Ortega: «Asturias está a la cola de la agricultura ecológica»
    Las «II Xornaes d’estudiu: reconciliase cola tierra» se celebrarán en Ponga
    Oviedo, Ángel FIDALGO

    «La agricultura ecológica es una alternativa para frenar el despoblamiento del campo fijando población y creando riqueza». Así lo afirmó ayer Norberto Ortega, que será uno de los ponentes de las «II Xornaes d’estudiu: reconciliase cola tierra», que se celebrarán en la capital de Ponga durante este próximo fin de semana.

    Este encuentro cultural, que organiza el colectivo Alitamientu y Defensa d’Asturies (AYDA), fue presentado ayer en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA en el transcurso de un acto en el que intervinieron, además de Ortega, María Jesús Varela, presidenta de AYDA, y el portavoz de este colectivo, Ezequiel Sánchez.

    Ortega lamentó durante su intervención que «Asturias esté a la cola de la agricultura ecológica», aunque admitió que poco a poco va despegando. «El turismo rural nos está ayudando en este sentido, ya que este tipo de viajero quiere consumir y comprar productos ecológicos de la tierra que visita», resaltó. Tras anunciar que están tratando de recuperar semillas tradicionales para hacer nuevas cosechas, puso en valor la carne ecológica, «que como mucho cuesta un euro más el kilo», afirmó.

    María Jesús Varela se mostró satisfecha de que la asociación cultural que preside, que fue fundada en Oviedo, saliera del letargo en el que se encontraba.

    Tentados estamos de decir que Oviedo y letargo son sinónimos. Pero en fin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s