Llorar por Jove

O, lo que es lo mismo, llorar por Gijón. Hoy en la prensa aparecen noticias y declaraciones triunfales, sobre el crecimiento de esta villa, hinchándose hasta reventar sus costuras (a imitación del Alcaldón); sobre las tropecientas mil viviendas del Lauredal; sobre, en fin, la destrucción del concejo. Aunque los profesionales de la política, los especuladores urbanísticos y los papanatas lo dicen de otra manera.

Aunque sea también triste, nos ha gustado, por su tono sencillo y evocador, esta carta al director en El Comercio:

Adiós al Monte de Jove
09.08.2007 –
Macu Díaz Serrano

Hace unos días, se celebró la festividad de San Pedro. En los años de mi niñez, era la fiesta de Jove, mi parroquia; hoy, ya no se celebran más que los actos religiosos, pero ¿y la romería?, ¿qué pasó con ella? Recuerdo con mucho cariño y tristeza a la vez, como nos lo pasábamos. Estrenábamos vestido, comíamos avellanas, subíamos a los caballitos, las lanchas, el vaivén y, como no podría faltar, había buena música. Se oía la gramola desde El Cerillero, La Calzada y otros barrios de alrededor. La comisión de las fiestas ponía una barraca donde la sidra no faltaba, como bebida de nuestra tierrina, que alegraba a todos los que la bebían y, para que no faltase de nada, nuestros padres llevaban la tortilla y la empanada y todos juntos hasta la noche, que empezaba la verbena. Entonces, todo el mundo bailaba al son de la música. El último día para rematar se hacía la ‘carrera de burros’, donde todos nos veíamos y no costaba nada la diversión; qué tiempos que ya no volverán, pues con el progreso, el prau de la fiesta se llenó de chalets y la romería pasó a otro sitio en el cual, tres cuartos de lo mismo, más chalets. Quien podía pensar que Jove se terminaría llenado de hormigón. Ya no hay caleyes, ni matos con mores, ni tan siquiera praos con margaritas. Hoy por desgracia es así, real como la vida misma. Nuestros nietos ya no tendrán la gran suerte de correr por el monte como lo hicimos nosotros. Sirva este humilde recuerdo como homenaje a todos los que tuvimos esa experiencia que no olvidaremos nunca.

1 comentario

Archivado bajo 02.- Gijón, Medio ambiente, Política local

Una respuesta a “Llorar por Jove

  1. Felicidades por este blog, un saludo desde Candás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s