Como chinos, como moros

Black Mischief

  • Black Mischief (primera edición en 1932), una muy recomendable novela del gran Evelyn Waugh. En español se titula Merienda de negros. En Azania, país donde se desarrolla, hay también una influyente comunidad mahometana, y un Ministerio de Modernización…
  • Noticia de hoy en La Voz de Asturias:

    Shanghai estudia la administración astur

    01/05/2007

    UNA DELEGACION de Shanghai (China) participó ayer en una jornada auspiciada por la dirección general de Modernización del Gobierno de Asturias, en la que se dio a conocer a los representantes chinos el alcance, desarrollo e implantación del Sistema de Información y Gestión de Archivos del Principado.

    Está claro, ¿no? ¿Para quién servimos de modelo? Para la peor y más destructiva tiranía que queda en el mundo, la China comunista. ¿Para quién sirve de modelo la China comunista? Lo contábamos en Voluntad el 18 de marzo: para nuestro establishment político y económico, para la oligarquía que nos desgobierna, para el PPSOE/IU/BA/FADE etc. Tiranía comunista en lo político, laicismo militante, embrutecimiento, abortismo obligatorio y capitalismo salvaje, contaminación sin límites, sin más horizonte que el beneficio inmediato. Una bicoca que no puede dejarse pasar en esta era argentina / de socialismo y cocaína (Valle-Inclán).

    Como alternativa, o tal vez como complemento, está la islamización. Con el Gobierno persiguiendo la sidra, el vino y la cerveza, y llenándonos de mahometanos, cualquier día tenemos una estatua de Al-Tini, piadosamente cubierta por la chilaba su inmensa panza, ocupando el sitio de la de Pelayo.

    A la espera de la ley coránica, de momento Rosina Gómez-Baeza se va a Egipto (país prestigiosísimo e influyente, que marca tendencia en arte contemporáneo, como todo el mundo sabe), a presentar sus camelos LABorales, mientras Paz Bótox Fernández Felgueroso inaugura Corporación Dermoestética. Un gran paso para los harenes del futuro, sin duda.

    Las mafias sindicales hacen como que festejan un primero de mayo, cada vez más a lo chino, o a lo moro.

    Qué asco dan, y cuánto dinero nos cuestan.

    Anuncios

    2 comentarios

    Archivado bajo 02.- Gijón, 07.- Enseñanza, Justicia social, Medio ambiente, Política local

    2 Respuestas a “Como chinos, como moros

    1. El pobre Ladislao de Arriba no se entera, como de costumbre. La Guinea Española era una provincia, no una colonia, cuando Fraga Iribarne y García-Trevijano perpetraron su independencia y la sumieron en el caos. El dictador Teodoro Obiang N’guema está en la órbita del sultanato de Marruecos (los queridos «primos» de Juan Carlos y actuales jefes de Felipe González Márquez) y de la República Francesa. Ya saben a qué huele todo eso. Y, claro, el Gijón del PPSOE, del THC, la cocaína, la trata de blancas y el hormigón es buen puerto refugio para los Obiang y Cía. Etcétera. La Nueva España:

      Refugio de dictadores
      Una juez de Las Palmas investiga supuestas propiedades de la familia Obiang en Gijón y en otras ciudades
      LADISLAO DE ARRIBA

      Pertenezco al sensiblero grupo de los que se les altera el pulso de Gijón en los medios informativos. Siempre, naturalmente, que no sea en la sección de sucesos, el obituario o la página de esquelas mortuorias. No son demasiadas las ocasiones en que Gijón sale en letras de molde con motivo de gozosas celebraciones, importantes descubrimientos científicos, éxitos en el terreno cultural y deportivo o felices acontecimientos.

      Pero tampoco son muchas las veces en que Gijón aparece como escenario de algo que caiga de lleno en lo penal. Pero en este otoño se ha descubierto una trama de blanqueo de dinero que implica a una banda de guineanos ocupantes de cargos políticos en aquel país que algún día fue colonia española.

      Una juez de Las Palmas de Gran Canaria investiga supuestas propiedades de la familia Obiang y sus secuaces en España. Y en el Registro de la Propiedad parece figurar Gijón como uno de los lugares donde se han adquirido inmuebles. Por pura curiosidad, me gustaría conocer la ubicación de ese inmueble de propiedad guineana, quién lo vendió, en cuánto y qué destino se le ha dado. Si es zulo, polvorín, burdel o apartamento turístico frente a la mar cantábrica.

      ¿Cómo diablos ha venido a parar a Gijón, si lo que se investiga es cierto, la familia de los Obiang? ¿Quién los trajo y por qué? ¿Acaso estará Gijón destinado a convertirse en refugio de dictadores? Era lo que nos faltaba.

    2. La que nos está cayendo empieza a espabilar a algunos. En La Nueva España parece que Javier Neira está olvidando sus repetidos cantos liberales de no hace mucho. De seguir por este buen camino, si no fuera él tan carbayón terminaría colaborando en Voluntad:

      Cien líneas
      Chinatown
      La casta político-empresarial quiere que volvamos a ser chinos

      La última moda es alabar sin cuento a los chinos, su espíritu de trabajo, la laboriosidad infatigable de esas disciplinadas termitas orientales, la ejemplar capacidad de sacrificio de generaciones y generaciones en aras de un futuro esplendoroso que, ay, al final nunca llega porque ése es el truco mil veces escenificado por los revolucionarios de todo pelaje: ahora lo pasas mal para que después todo sea maravilloso, pero, claro, transcurre la vida entre mil penurias y el horizonte prometido nunca llega.

      Vamos, que quieren que seamos como chinos. Pero como comentaba no hace mucho Arcadi Espada, precisamente desde al menos 1940 todos los infinitos esfuerzos de los españoles han estado encaminados a dejar de ser chinos.

      Quiero decir que la casta político-empresarial que nos pastorea no pretende que seamos chinos, sino que volvamos a ser chinos en contra de los hercúleos esfuerzos de dos generaciones de españolitos.

      Desean que vuelvan a hacinarse cuatro familias en un piso con derecho a cocina -con derecho a escándalo, se decía-, que el personal trabaje de sol a sol sin apenas seguridades sociales, que le birlen horas extraordinarias y vacaciones, que cualquiera pueda ser despedido -ya pueden- porque sí y por nada y que si alguien protesta sea visitado rápidamente por la brigada político social, que ya le hará entrar en razón.

      Ese escenario ya lo conocemos y desde hace 70 años todos los esfuerzos de los españoles se han cifrado en superar semejante panorama. Cuando parecía que, al fin, se había logrado, salta a la palestra la casta político-empresarial proponiendo que volvamos a ser chinos. Oigan, ni borrachos.

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s