No con mi sangre

Quien escribe estas líneas es desde hace bastantes años miembro de la Hermandad de Donantes de Sangre de Gijón, la cual estuvo a punto de desaparecer bajo los embates del Centro Comunitario de Transfusión, cuando los del PSOE, en la primera etapa de su Gobierno, se lanzaron a apoderarse de todo y a controlarlo todo. La Hermandad sobrevivió, gracias a Dios y a la voluntad de resistencia de algunos.

Siempre que se acercan fechas electorales, los políticos muestran un inusitado interés por la donación altruista de sangre, y hasta algunos donan, a cambio de su fotografía en la prensa. Este año se adelantan: la lampedusiana alcaldesa se fotografía presentando una campaña de captación de donantes. No reproducimos las instantáneas de la prensa de hoy porque bastantes escenas desagradables presenciamos ya. Quien quiera verlas en La Nueva España, hágalo bajo su responsabilidad. Sorprendentemente El Comercio hace una reseña más mesurada y menos politizada de la presentación de marras.

La única vinculación con la donación de sangre que vemos en los del consistorio gijonés es su decidida vocación de vampiros. Yo llevo mi cruz al cuello, y cargo además con la cruz de estos parásitos de la política que nos desgobiernan. No quiero que también se beneficien electoralmente de mi sangre.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo 02.- Gijón, 03.- Comarca, Política local, Sanidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s