La leche

Copiamos de La Nueva España esta noticia, y luego la comentamos:

La leche líquida sigue al alza en la región

Oviedo, M. J. I.

Asturias hace honor a sus productos autóctonos y lidera el consumo de leche líquida en España, con 117,6 litros, frente a los 90,4 de media nacional.

El dato es significativo si se tiene en cuenta que el descenso de consumo de leche líquida baja en la mayor parte de las comunidades, salvo en Asturias, Aragón, Madrid, Castilla y León, La Rioja y Navarra, donde continúa al alza.

Como no podía ser de otro modo, los asturianos también son los mayores consumidores de sidra, de la que se beben casi el triple que la media nacional, situada en 340 mililitros por persona y año.

El consumo total de alimentos en 2006 apenas sufrió un incremento del 0,7 por ciento, hasta 38,37 millones de kilos, siendo el consumo fuera del hogar el que experimentó la mayor subida, con un 1,5 frente al 0,4 del consumo en el hogar.

El estudio del Ministerio apunta a que el grado de confianza del consumidor en los alimentos ha crecido hasta una puntuación de 6,9 puntos sobre diez. Además, destaca el incremento de las compras por internet, que llega al 4,4 por ciento, frente al 3,3 por ciento del año anterior.

Ojalá hiciera Asturias honor a sus productos autóctonos, como ingenuamente escribe la periodista. Buena parte de la leche –por llamarla algo– que se consume viene de fuera de la región. Lo cual es un disparate económico y energético, un embate directo contra la sostenibilidad. Buena parte de esa leche, de fuera y de dentro de Asturias, es la repugnante de larga duración o UHT (ultra high temperature, leche esterilizada a más de 135 grados centígrados), que ha perdido casi todas sus cualidades organolépticas y muchas de las nutritivas. La introducción de leche UHT a precios muy reducidos (incluso menores que su coste) fue la estrategia utilizada por las grandes superficies de capital francés para habituar a los consumidores (stultorum numerus infinitus est) y hacerse con los mercados y con las redes de distribución, intentando acabar con las empresas locales.

¿Por qué no se favorece el uso de leche pasterizada, de producción local? Además de parecerse mucho más a la verdadera leche, tiene la ventaja de que, si bien necesita refrigeración y su duración almacenada es mucho menor que la UHT, una vez abiertos los envases la pasterizada dura más en buenas condiciones, porque conserva lactobacillus. En el procesamiento UHT, todos los lactobacillus desaparecen.

¿Por qué no se permite la distribución y venta libre de la leche sin tratar, directamente de los ganaderos? Las razones sanitarias, que se adujeron para someter a las antiguas lecheras a una persecución sin cuartel, no se sostienen. Si la cabaña ganadera está saneada, nada hay que temer. Se reduciría el número de envases desechados, el despilfarro de energía, la contaminación y los residuos de todo tipo que genera el procesamiento actual de la leche.

Y en todo caso es decisión del consumidor. Pero las manías burocráticas, las tendencias totalitarias de los políticos, el papanatismo progresista y los intereses de las grandes empresas se aliaron, una vez más, contra el pequeño productor y contra el consumidor responsable.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo 02.- Gijón, 03.- Comarca, Carreño, Medio ambiente, Política local, Sanidad, Villaviciosa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s