Dejen el Hospital de Jove en paz

Quienes pueden contrastar los hospitales de Jove y de Cabueñes (o cualquier otro de la región) desde el punto de vista del paciente, se quedan con Jove. Mejor trato, más espacio, entorno más agradable… Con muchos menos medios que los hospitales del antiguo INSALUD y con mucho menor coste para las arcas públicas. Al cabo Jove es el antiguo Hospital de Caridad de Gijón, un recuerdo de la gran labor asistencial del antiguo régimen (entendido éste como el que precede a la revolución liberal que tiene lugar durante el reinado de Fernando VII) que sobrevivió a la inicua Desamortización.

Se comprende que la funcionarización resulte golosa para trabajadores no siempre bien pagados y con demasiada frecuencia en situación contractual precaria. Ambas cosas pueden solucionarse sin integrar el Hospital de Jove en el SESPA, idea que asusta a quienes, como decíamos más arriba, pueden comparar. La situación del personal dependiente del Gobierno autónomo no es precisamente excelente; la dotación de medios y el gasto sanitario efectivo están cayendo en picado desde las transferencias autonómicas. Véase la entrada «La sanidad en peligro» y sus comentarios. Y visto el rumbo que llevan las finanzas públicas en manos de los parásitos de la política, tampoco es descartable la argentinización del funcionariado.

Viene esto a cuento de una noticia que hoy recoge La Nueva España. El Ayuntamiento de Carreño, ejemplo de incuria e incompetencia, se preocupa por el Hospital de Jove. Del comité de empresa del hospital, parece que se trata de ese subgénero de los parásitos de la política que son los sindicalistas profesionales:

El Pleno se pronunciará sobre la integración de Jove en el Sespa
El comité de empresa sostiene que el presupuesto del Hospital es muy bajo
Braulio FERNÁNDEZ

El Pleno de Candás se pronunciará próximamente sobre la integración del Hospital de Jove en la red pública del Sespa. Los grupos políticos fueron informados ayer de los movimientos realizados por el comité de empresa del Hospital de Jove, en su intento de integrar el centro en el Sespa.

A la reunión acudieron todos los grupos políticos municipales además del Alcalde y la concejala de Bienestar Social y Participación Ciudadana, Áurea Gutiérrez, quien declaró «estar preocupada por lo expuesto por el comité, porque es una preocupación de los vecinos de Carreño estar en igualdad de condiciones con el resto de asturianos».

El contenido de la reunión sirvió para que Alberto Riera, Jorge Álvarez y José Luis Molins expusieran a la Corporación los problemas de la actual gestión concertada del centro sanitario y su repercusión para los vecinos de Carreño. Para el comité de Jove, el principal problema es presupuestario, ya que «contamos con 26 millones de euros para 238 camas, lo que es sin duda el presupuesto más deficiente de toda Asturias en cuanto a la relación con el número de pacientes». Para ellos, «los ciudadanos de Carreño no están homologados ni tienen una asistencia sanitaria igual a la del resto de los asturianos», mientras que resaltan el hecho de que por cada cama de Jove hay 1,7 de personal sanitario, cuando la media asturiana es de 3, incidiendo en el mantenimiento de la calidad asistencial. El Hospital de Jove está encuadrado en el área sanitaria V, que agrupa a Carreño, Gijón y Villaviciosa, atendiendo al distrito número uno, el de los vecinos de Carreño, y los barrios gijoneses de Natahoyo o La Calzada. La gestión del Hospital corresponde a un patronato en el que se encuentra la Alcaldesa de Gijón, pero ningún representante de Carreño.

(Señores sindicalistas: ¿qué es eso de «ciudadanos de Carreño»? Sin insultar. Vecinos de Carreño).

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo 02.- Gijón, 03.- Comarca, Carreño, Política local, Sanidad

Una respuesta a “Dejen el Hospital de Jove en paz

  1. Esta carta al director de La Nueva España da que pensar:

    Hospital de Jove: ¿Público, privado? That is the question
    4 de Mayo del 2010 – Dámaso Escribano (Gijón)

    Jove, hospital bicentenario, en los últimos treinta años, ha sido hecho a la medida de la población a la que asiste, mejoras de tipo logístico, tecnológico e incluso estético realizadas en este tiempo han sido bienvenidas.

    Recordar, no obstante, que los verdaderos «valores» de una empresa, en este caso un hospital, residen en el colectivo humano. También señalar que los principios éticos y legales por los que se rige la Fundación Hospital de Jove hacen referencia al carácter benéfico y social y desde luego no lucrativo de la misma.

    El Hospital de Jove tiene de modelo público la prestación sanitaria que ofrece a una población definitiva y que «a priori» gozaría de los mismos derechos que cualquier otra atendida en otros hospitales pertenecientes al Sespa, a cambio recibe una financiación anual que se negocia de la forma al parecer más conveniente/ventajosa.

    Del modelo de empresa privada estarían el sistema contractual, régimen laboral ¡sin derecho! por ejemplo a la carrera profesional o al menos no percibida, la libertad de contratación de sus trabajadores (INEM vs. bolsa de empleo del SESPA), la edad de jubilación voluntaria hasta los 70 años, la negociación de los convenios colectivos, etcétera.

    También es de índole modelo empresa privada la llamada cartera de negocios, el importante patrimonio, veinticinco millones de euros en renta fija e inversiones, las transacciones y compraventas de fincas e inmuebles, los arriendos y subarriendos, etcétera.

    Al final todo esto genera entre los profesionales que trabajamos en este hospital y posiblemente entre todos sus trabajadores desconcierto, ambiente enrarecido y constante malestar.

    ¿Cómo es posible que el Hospital de Jove auspiciado por el Sespa siga en una indefinición permanente con respecto a su modelo de gestión, o lo que somos y representamos no hace el caso?

    Creo que los órganos políticos del Principado y la propia Consejería de Sanidad deberían explicar a la población y por ende a los trabajadores del Hospital de Jove si todo esto es plausible o no, y entonces al hacer y conocer las cuentas de forma pública y transparente así como su verdadera interpretación, todos podamos sentirnos menos disconformes con el trato discriminatorio que venimos recibiendo.

    Dámaso Escribano, médico del Hospital de Jove, Gijón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s