Talasomanía

Para talasomanía la de Paz Fernández Felgueroso, alcaldesa de Gijón para alborozo de la izquierda plural y de la especulación urbanística y para desgracia de este concejo. El llamado centro de talasoterapia, caro capricho para beneficio privado a costa de perder costa y dominio público, a costa de perjudicar al puerto y a las embarcaciones (el capricho adicional de la pasarela), no deja de generar sorpresas desagradables. A una de ellas se refiere Javier Morán
en La Nueva España de hoy:

Instancia

JAVIER MORÁN

Lamentamos comunicar a quien corresponda -mayormente, a la Alcaldía- que los gijoneses y gijonesas que a diario se asoman al borde marítimo del Puerto Deportivo y del Fomento ven crecer su estupor a medida que avanza el azulejado del futuro centro de talasoterapia, cuya fachada posterior está siendo resuelta mediante plaquetas de un verde oscuro que acentúa la lobreguez y melancolía de tal construcción en aquellas partes más visibles a la largo del itinerario que discurre desde los aledaños de la dársena del Fomentín hasta la Punta de Lequerica (la cual pasamos a denominar en este escrito el «punto de Lequerico», para no incurrir en lenguaje administrativo sexista).

Otrosí exponemos que el hecho de que el dominio público marítimo-terrestre sea regido por nuestros repúblicos y repúblicas no faculta a éstos y a éstas para que se conduzcan de cualquier modo (masculino) o manera (femenino), sino que el manejo de tan sensible franja exige extremo cuidado (m.) y suma sensibilidad (f.).

Otrosí sugerimos que un modificado de obra en dicha superficie del edificio balneario podría otorgarle condición de fachada amable hacia el caserío de Cimavilla y del barrio del Carmen, y hacia espacios y paseos tan concurridos como los jardines de la Reina y las calles de Rodríguez San Pedro y de Claudio Alvargonzález.

Otrosí citamos que es propio de sabios y sabias el rectificar.

Ello expuesto, respetuosamente solicitamos mejoras ostensibles en lo mostrenco, humildad para abordarlas y control arquitectónico sobre lo más delicado que tenemos (y que incluye las agresiones a la Universidad Laboral, aunque ello será materia de otra instancia).

Es gracia que esperamos alcanzar de Vuestra Ilustrísima. Gijón, a 3 de febrero de 2007. Festividad de San Blas, patrono de las gargantas quebradas a fuerza de repetir las cosas.

Simultáneamente El Comercio, versión vasca diaria de la municipal Panfleta (alias Gaceta) de Gijón, dedica una entrevista/reportaje publicitario a Susana de la Rubia, directora de Talasoponiente, que entre otras perlas nos confirma que en esta villa, ahora capital de la pornografía, de la sexualidad contra natura y de la simple obscenidad y desvergüenza, la oferta de talasoterapia se orienta en gran medida a los nudistas:

«Dos de las seis saunas serán para uso nudista a diario»

«Temo no responder a las expectativas. La clave será buscar el equilibrio entre confort y rentabilidad»

M. MORO/GIJÓN

-¿Cómo se articulará finalmente la oferta nudista en el balneario?

-Va a haber una oferta interesante para ese tipo de demanda, aunque aún no tengo claro de qué forma se va a instrumentar. Hay personas a las que coincidir con alguien que va desnudo les hiere su sensibilidad y por eso hay que lograr que la convivencia en el centro sea posible. Lo que sí puedo adelantar desde ya es que dos de las seis saunas, con vistas al mar, serán para uso nudista a diario.

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo 02.- Gijón, Medio ambiente, Política local

3 Respuestas a “Talasomanía

  1. El breve resumen del último pleno municipal gijonés que trae La Nueva España de hoy, tras dedicar un espacio al empeño de Paz Fernández Felgueroso y el resto del PSOE en adosarle un edificio a la Universidad Laboral para uso de la multinacional ThyssenKrupp, y a la hipocresía de Izquierda Unida que dice oponerse pero comparte gobierno con quienes lo deciden, toca varios puntos. Entre ellos, la famosa pasarela que quieren espetar en el Muelle. Copiamos y acotamos:

    El PP solicita «sentido común» para rechazar la pasarela en el Puerto Deportivo

    R. V.

    Pablo González, edil del Partido Popular, defendió desde «el sentido común» que no se permita el desarrollo de una pasarela que dificulte la actividad de los usuarios del puerto deportivo. La pasarela daría comunicación al centro de talasoterapia de Poniente. «No se puede primar un pequeño beneficio frente a una gran molestia», indicó González. La alcaldesa de Gijón y consejera de la Autoridad Portuaria, tras recordar que el puerto deportivo no es competencia municipal, sí asumió que «no me parece adecuado, y yo no sería favorable, que la pasarela se abriese cada hora».

    No es que el PP ande sobrado de sentido común; pero en este caso no hace falta mucho. Mapi Fernández Felgueroso es consejera de la Junta de Obras del Puerto (alias Port Authority), y es la talasómana número uno. Pues eso: uno más uno, dos.

    El Pleno de ayer también debatió sobre:
    – Fiestas locales. En 2008 los gijoneses tendrán fiesta el 5 de febrero al ser Martes de Antroxu y el 30 de junio, lunes, al retrasarse un día la festividad de San Pedro.

    Nuevamente la estupidez y el sectarismo prevalecen a la hora de señalar fiestas locales. Si el carnaval fuera carnaval, y en verdad fiesta popular y transgresora, no sería día festivo oficial: nunca lo fue, hasta que el PSOE llegó al Ayuntamiento para desgracia de este concejo. Si la fiesta de San Pedro cae en domingo, espléndido: queda un día más para celebrar una festividad en serio, y no un estúpido lunes porque sí. El jueves del Corpus Christi, la Ascensión, Santiago Apóstol… Hay donde escoger, todas ineludibles.

    – La «Gaceta» de Gijón. «Ni es propaganda electoral ni incumple la ley». Fernández Felgueroso fue así de rotunda ante las denuncias del popular Pedro Muñiz sobre la irregularidad, sobre todo en períodos electorales, de la publicación municipal que se buzonea de manera gratuita. Felgueroso hizo frente a las denuncias del PP con publicaciones de Alberto Ruiz-Gallardón y Gabino de Lorenzo.

    ¿Y a quién le importa lo que haga Ruiz-Gallardón en Madrid, o Gabino de Lorenzo en Oviedo? Estamos en Gijón. Hablamos de política gijonesa, y de la hacienda local. La Panfleta de Gijón tal vez no sea ilegal, pues sufrimos leyes inmundas, hechas a la medida de los políticos. Pero es indecente. Es propaganda de la izquierda plural municipal, y es un escandaloso derroche del dinero de los gijoneses. Tal vez no sea legalmente malversación; pero moralmente lo es.

  2. Así que el agua para la talasoterapia va a ser del propio muelle de Fomento. Derroche y avaricia van con frecuencia unidos. La Nueva España:

    El cormorán
    Fortuna balnearia

    JAVIER MORÁN

    Los ecologistas acaban de poner el grito en el cielo al enterarse de que el futuro centro de talasoterapia de Poniente tomará las aguas salutíferas del mar al lado mismo de su emplazamiento, en lugar de lanzar un emisario al fondo marino más lejano que se pueda, y captar así su materia prima en el estado más saludable posible, y lejos de las aguas de la playa de Pando o del puerto deportivo, donde lo mismo se limpia una sentina, o se orina un niño, o se acumulan algas de las que dan picor (un puerto, aunque usado por gente muy deportiva, suele ser lugar sucio y nos remitimos a las acumulaciones de basura que pueden verse flotando en los rincones de la dársena interior, o en las de Fomento y Fomentín).

    Para entendernos, esto sería equivalente a que un embotellador de aguas de manantial tomara el líquido en la cuneta más próxima, en lugar de poner el tubo chorro arriba, en la misma fuente natural.

    Entendemos que los gestores del balneario habrán estudiado todo esto y garantizarán la salubridad de sus baños, chorreos, hidromasajes, duchas Vichy, rebozo de fangos y algas, maniluvios, pediluvios, etcétera. Sin embargo, más apropiado parecer acudir al mar en estado bruto y salvaje, para absorberlo y traerlo hasta el balneario, que tomarlo del remanso de las dársenas locales.

    Claro que todo es mar, todo es Talasos, pero ya saben ustedes la diferencia que va de bañarse en el caldo marino de una playa atestada en Benidorm a hacerlo en La Guardia, Pontevedra -pongamos-, con el Atlántico completamente enfrente.

    Probablemente tender un emisario submarino para la captación de las aguas del balneario suponga un gasto cuantioso, y tenga que disponerse de tal modo que no obstaculice el tráfico marítimo, especialmente en zonas de poco calado. Sin embargo, prescindir de ese elemento fundamental suena a ahorro excesivo, circunstancia que no nos extraña a la vista de otros detalles del balneario. Esto es, lo ponen con más balnearia que fortuna.

  3. El Comercio, 18 de abril de 2007:

    Los fisioterapeutas arremeten contra el balneario por conceder la clínica a un «no titulado»

    «Seré director pero no ejerceré de profesional», precisa Juan Carlos Menéndez, gerente de la empresa adjudicataria del concurso

    OLAYA SUÁREZ/GIJÓN

    Al proyecto del balneario le crecen los problemas. A la polémica suscitada en torno a los retrasos en su apertura y a la altura que alcanza el edificio, se suma ahora una nueva controversia referente a la concesión de la clínica de fisioterapia que albergará la instalación. El Colegio de Fisioterapeutas del Principado ha levantado la voz para criticar lo que considera una negligencia. «Según recoge la ley, el director de la clínica debe ser titulado oficial y el responsable de la empresa adjudicataria no lo es», apunta Manuel López Viña, presidente del Colegio.

    Gescal, empresa promotora del centro de talasoterapia de Poniente, otorgó la concesión de los más de 400 metros cuadrados que ocupará el servicio de fisioterapia a la propuesta presentada por la sociedad gijonesa Gestión de Rehabilitación Acuática, S. L. Detrás del proyecto hay siete personas con diferentes profesiones. Sólo Juan Carlos Menéndez Vázquez -el que será el gerente de la clínica del balneario- cuenta con formación sanitaria, pero no en fisioterapia.

    «Es un intruso, va a usurpar unas funciones que no le corresponden y que va en contra de la profesionalidad de todo el sector», apostilla López Viña, quien ha puesto «lo sucedido en conocimiento de la Consejería de Salud para que tome medidas sobre lo que está pasando en el balneario de Gijón, que vulnera los intereses de la profesión».

    El gerente de la empresa adjudicataria se defiende asegurando que «seré director y gestor pero no ejerceré como profesional; los tratamientos los harán fisioterapeutas titulados».

    Susana de la Rubia, directora de Talasoponiente apoya la decisión tomada por su empresa al afirmar. que «no es lógico que ahora el Colegio de Fisioterapeutas pongan problemas cuando fue un concurso libre al que pudo optar todo aquel que quiso; lo que hicimos fue ofertar un espacio y destacar el proyecto más acorde con las necesidades del centro».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s