Pequeña victoria

Hasta El Comercio Digital lo cuenta. ThyssenKrupp Elevator retrocede ante la publicidad negativa que les suponía el atropello contra la Universidad Laboral (ver «Cajón de sastre» y «Más cajón de sastre» en Voluntad). Nótese cómo el portavoz de la multinacional procura salvar a sus fieles servidores, el Gobierno autónomo de Asturias y el Ayuntamiento de Gijón:

Thyssen renuncia al polideportivo y negocia con el Principado otra ubicación en la Laboral

El Gobierno asturiano y la compañía alemana estudian «dos alternativas viables» en la Ciudad de la Cultura El centro de I+D sacará al mercado un nuevo producto de escaleras mecánicas

ELENA RODRÍGUEZ/GIJÓN

ThyssenKrupp Elevator descarta el polideportivo de la Universidad Laboral para instalar el taller de prototipos de su centro mundial de Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i) especializado en escaleras y pasarelas de embarque para aviones. El presidente de esta unidad de negocio en la multinacional alemana, Ramón Sotomayor, afirmó ayer, en declaraciones a EL COMERCIO, que la compañía «no ha tenido intención de causar inconvenientes», por lo que, en vista del conflicto suscitado por el traslado de los alumnos del módulo de Animación y Dinámica de Actividades Físico-Deportivas al Palacio de Deportes, ha solicitado al Principado buscar, conjuntamente, una segunda opción.

Según explicó Sotomayor, la consejería de Educación y la multinacional alemana están estudiando «dos alternativas viables que resuelven el problema de la ubicación del taller». Cuentan también con una superficie de 2.000 metros cuadrados para poder desarrollar los prototipos de escaleras y pasarelas de embarque para aviones, ya que, por sus dimensiones, requieren grandes espacios.

El directivo de ThyssenKrupp Elevator afirma que «hay total sintonía» con el Ejecutivo asturiano en la búsqueda de soluciones. De hecho, cree que «no va haber dificultades para encontrar rápidamente una salida». Es más, cree que la ubicación final «podría concretarse la próxima semana» y permitirá «compaginar la labor del centro de I+D+i con las actividades diarias de la Universidad Laboral».

Desde el punto de vista empresarial, Ramón Sotomayor sostiene que el nuevo emplazamiento permitirá a la compañía «combinar el desarrollo de proyectos con la realización de prototipos», sin tener que modificar el calendario de trabajo previsto por la compañía. La intención de ThyssenKrupp Elevator es que los técnicos trasladados de Mieres comiencen a trabajar, antes del día 15 de este mes, en el departamento de ingeniería del nuevo centro.

Asimismo, Ramón Sotomayor adelantó que la compañía alemana quiere sacar este año al mercado un nuevo producto de escaleras mecánicas, que se desarrollará en el centro de I+D.

Con estos proyectos encima de la mesa, el presidente de la unidad de negocio de escaleras y pasarelas de embarque para aviones de ThyssenKrupp Elevator subraya su «sorpresa ante las reacciones en contra» que ha suscitado la sede de esta nueva inversión. «No ha tenido la acogida que esperábamos pese al gran esfuerzo, empeño e ilusión que pusimos en traer este proyecto a Asturias», añade Sotomayor.

Tal y como publicó EL COMERCIO, Gijón compitió con los centros que tiene la unidad de negocio en Alemania, Estados Unidos y China y con Londres, ‘germen’ del centro mundial de I+D. La compañía barajó otros emplazamientos como Irlanda, Croacia y La India, pero se descartaron porque, al no estar implantada en estos países, su capacidad de establecerse era menor.

Pensó en abandonar

Ante «las dificultades de aceptación», la multinacional alemana se planteó dos alternativas. «La primera, abandonar el proyecto, comenzar de nuevo y estudiar otras ubicaciones», explica Ramón Sotomayor. La segunda -que es por la que se ha decantado finalmente la compañía- era «buscar una solución al emplazamiento que no afectase a ningún colectivo».

Con este propósito, ThyssenKrupp Elevator propuso al Principado buscar una ubicación alternativa al polideportivo -que era donde se iba a instalar el taller de prototipos- pero dentro del recinto de la Universidad Laboral.

La firma mantiene que la Ciudad de la Cultura «es el lugar idóneo» para su sede mundial de investigación y desarrollo porque «queríamos un lugar próximo a nuestras fábricas de Mieres, pero que, al mismo tiempo, nos permitiera desvincularnos de ellas para pensar más en el largo plazo». Al mismo tiempo, agrega que Gijón «cuenta con el entorno académico y tecnológico propicio, dada la proximidad del Parque Científico y Tecnológico, el campus, donde se encuentran las ingenierías, y el ambiente de creación que hay en la Laboral».

Realmente indigna la desvergüenza del representante de ThyssenKrupp Elevator –contagiado quizá por la desfachatez de sus favorecedores, los políticos asturianos de la izquierda plural— cuando dice «No ha tenido la acogida que esperábamos pese al gran esfuerzo, empeño e ilusión que pusimos en traer este proyecto a Asturias». Llamar «gran esfuerzo, empeño e ilusión» a una instalación «gratis total» para una multinacional que obtiene enormes beneficios, es síntoma de la sintonía de esa izquierda plural con el gran capital transnacional; hasta el punto de que los portavoces de éstos asumen hasta la parla de los politicastros profesionales, como ese llamar «Ciudad de la Cultura» (oh la la, la Culture) a la Universidad Laboral de Gijón.

Para máxima desvergüenza la de los comunistas de Izquierda Unida/BA, jugando insistentemente –más a medida que se acercan las elecciones– a estar en la procesión y repicando, Gobierno y oposición a la vez. Aun formando coalición con el PSOE tanto en el Gobierno autónomo como en el Ayuntamiento de Gijón (donde además detentan la concejalía de Educación), y por lo tanto teniendo en sus manos el impedir cualquier decisión, se dedican a protestar, para la galería, mientras consienten:

«El Ejecutivo está primando los intereses de una empresa sobre los de Asturias», afirma Jesús Iglesias
El consejero de Educación no autorizó la entrada de diputados y concejales de IU al centro de Formación Profesional El coordinador general de la coalición señaló que «si no planificas, lo hará alguien por ti»

EVA MONTES/GIJÓN

El PP pide que sea fuera de la Laboral

Ser socios de gobierno no fue aval suficiente para que el consejero de Educación y Ciencia permitiera al coordinador general de IU de Asturias, Jesús Iglesias; a su portavoz en la Junta General, Noemí Martín, y a los concejales Jesús Montes y Carmen Rúa entrar en las dependencias del Centro Integrado de Formación Profesional de la Laboral. El propósito de los miembros de la coalición era «mostrar nuestra solidaridad con los alumnos y profesores» afectados por la instalación de la empresa Thyssen en el polideportivo del centro educativo, pero hubieron de conformarse con quedar a la puerta, vigilada por un guardia de seguridad.

En cualquier caso, los miembros de IU, a diferencia de la concejala y senadora del PP, Pilar Fernández Pardo, ya eran conocedores, cuando se desplazaron hasta la Laboral, de que su presencia no era del agrado de la autoridad, toda vez que el consejero comunicó personalmente a la portavoz parlamentaria la decisión institucional. «Argumentó que se trataba de un centro educativo, pero no es razonable, porque venimos fuera de horario lectivo y no íbamos a entrar en un aula a organizar ninguna asamblea… Ya dijimos que era un error no permitir la entrada al PP y sigue siendo un error no dejarnos entrar a nosotros», resumió Noemí Martín.

Pero la intemperie no fue obstáculo para que Jesús Iglesias criticase con crudeza la actuación del Gobierno socialista, del que dijo que «está primando los intereses de una empresa privada sobre los intereses generales de Asturias. Mal papel están jugando las máximas instancias del Ejecutivo y en mal lugar están dejando a Asturias».

Y en su análisis de los acontecimientos que han conducido a la situación actual, el coordinador general de IU afirmó que «imagino que un centro de I+D+i no habrá sido una ocurrencia que se tenga que plasmar precisamente en un centro que acabas de poner en marcha con un claro compromiso del Gobierno por la FP. Esa improvisación continua es un despropósito en contra de los intereses educativos de Asturias y la conclusión de todo este conflicto es que cuando no planificas, siempre va a haber alguien dispuesto a planificar por ti. Si las multinacionales pueden sacar adelante sus planteamientos con imposiciones, las empresas le pierden el respeto a Asturias y eso no es bueno para nuestra imagen».

En ese mismo sentido se manifestó ayer CC OO, que calificó de «inaceptable» la «supeditación de los espacios educativos públicos a los intereses de cualquier empresa privada» y advirtió del peligro de tal precedente, «que puede hacer que cualquier espacio público requerido por una empresa con influencia en los miembros del Gobierno, le pueda ser cedido».

Última protesta

Automarginados de la crítica porque «aun siendo socios de gobierno hemos trasladado nuestro rechazo absoluto» a todo el proceso, Iglesias llamó «a la reflexión». Y señaló que «si no es una ocurrencia, tiene que existir la posibilidad de manejar otras alternativas. Se me ocurre que la Thyssen, que acaba de cerrar una nave en Mieres, la ocupe hasta que pueda disponer de un local en el Parque Tecnológico, si es lo que quiere», concluyó.

Poco antes de la visita de IU, un grupo de alumnos de FP protagonizó su última protesta, con un corte de carretera en la glorieta del Jardín Botánico poco antes de las doce de la mañana, que se prolongó un cuarto de hora.

Pero es que el mismo portavoz comunista, Jesús Iglesias, se marca en El Comercio de hoy un artículo que es el colmo del cinismo y del descaro. La coalición Izquierda Unida, la de la promotora PROGEA que asfixia el astillero de Naval Gijón; la que colabora de mil amores con SOGEPSA; con el PGOU gijonés; la que en los ayuntamientos que gobierna en solitario ha desatado una especulación del suelo de tal calibre, que hasta el PP debe tenerle envidia (véase la entrada «Corrupción» en Voluntad)… El portavoz de esos mismos, decíamos, escribe nada menos que esto:

¿Urbanismo especulador?: no, gracias
JESÚS IGLESIAS/COORDINADOR GENERAL DE IZQUIERDA UNIDA DE ASTURIAS

LAS noticias sobre tramas de corrupción urbanística al calor de las recalificaciones y las expansiones sin control en nuestro país dominan la actualidad informativa desde hace tiempo. Tanto escándalo genera la indignación colectiva y es la base del hartazgo, la falta de ilusión y confianza en los representantes políticos. No todas las personas que participamos activamente en la vida pública somos iguales, ni todos los partidos optamos por callar o mirar a otro lado ante estos hechos que, dicho sea de paso, deben ser castigados con toda la dureza que permita la ley.

Desde Izquierda Unida llevamos tiempo mostrando nuestra preocupación y llamando la atención sobre el descontrolado proceso de urbanización de muchas áreas de interés, fundamentalmente en la costa. Nuestros concejales y diputados llevan tiempo defendiendo un modelo sostenible que impida destruir nuestros recursos naturales y ponga límite a la codicia del ladrillo. Lamentablemente, no tenemos la fuerza suficiente en las instituciones. El resultado es que, con los planes urbanísticos en vigor o en tramitación, en los próximos años en Asturias se construirán más de 60.000 viviendas en nuestros municipios costeros.

Se acabó una época dorada. Atrás quedan los tiempos en los que factores como la meteorología y la ausencia de grandes infraestructuras de comunicación, por citar sólo dos ejemplos, permitieron que los grandes intereses inmobiliarios centraran su atención en otras costas del Estado. El resultado ha sido aterrador para esas zonas: en los últimos cuarenta años se ha llevado a cabo la destrucción irreversible de una parte muy importante de nuestro patrimonio natural, a la par que ha amparado la proliferación de numerosos negocios y casos de corrupción que atentan contra los principios básicos de nuestro sistema democrático y que han provocado un modelo de desarrollo económico insostenible en nuestras costas (relacionado con el agua, los residuos, alteración irreversible de la naturalidad de los suelos…).

Por desgracia, en estos momentos Asturias ya es diana del ilimitado afán urbanizador y especulador y resulta obligado hacer frente a la avalancha urbanizadora. No sólo hay que garantizar una adecuada y correcta política de ordenación de nuestro territorio; también hay que preservar adecuadamente nuestro patrimonio natural y garantizar una utilización sostenible de nuestros recursos limitados como el agua, por no mencionar también el reto que supone la gestión de los residuos.

La intransigencia con la especulación urbanística es una obligación inexcusable de toda fuerza de izquierdas. La movilización social y las administraciones públicas son, por otro lado, el único obstáculo con la suficiente consistencia para interponerse entre los poderosos intereses económicos de los grupos especuladores inmobiliarios y el desarrollo sostenible. La ausencia de iniciativa política y la falta de exigencia y rigor en los poderes públicos puede provocar destrucción del territorio, crecimiento desordenado, problemas medioambientales y la irreparable pérdida de identidad de nuestra tierra. La sociedad asturiana, a través de todos sus instrumentos, incluidos los poderes públicos, partidos políticos, etcétera, no debe quedar impasible ante un fenómeno que, no siendo nuevo, nos está empezando a alcanzar en sus verdaderas dimensiones.

Es necesario proceder a las reformas legales necesarias que actualicen y mejoren los instrumentos de protección del litoral asturiano, procurando concentrar en mayor medida la urbanización y construcción en las áreas urbanas y urbanizables, endureciendo la posibilidad de realizar convenios urbanísticos perjudiciales desde el punto de vista de la protección del medio ambiente y de los intereses generales. También es necesario establecer nuevos instrumentos o normas de ordenación territorial que impidan, limiten u ordenen el crecimiento urbanístico en la costa y en la cordillera, así como en otras zonas sensibles, con objetivos concretos.

Una de los grandes déficits de los últimos años en Asturies ha sido la ausencia de suficientes instrumentos de vigilancia urbanística, así como la poca eficacia del régimen sancionador. Es imprescindible incrementar sustancialmente los servicios de inspección y vigilancia urbanística, dotándolos de nuevo personal y medios, así como endurecer el régimen de incompatibilidades de autoridades, funcionarios y personal contratado de ayuntamientos, Administración regional y empresas públicas o semipúblicas con competencias en materia urbanística.

Hemos de dar prioridad al turismo hotelero y rural frente a la promoción de urbanizaciones y viviendas nuevas de segunda residencia, salvo que estas actuaciones supongan la rehabilitación de viviendas y núcleos rurales existentes. La proliferación de proyectos de nuevos campos de golf asociados a operaciones urbanísticas que incluyen hoteles, cientos de viviendas y centros comerciales son un claro ejemplo de modelo de desarrollo urbanístico ajeno y no respetuoso con las características ambientales y sociales del lugar sobre el que se proyectan. Se nos hace imprescindible una regulación legal específica de los campos de golf y de las estaciones de esquí y su relación con los desarrollos urbanísticos inmobiliarios, diferenciando nítidamente ambas iniciativas.

No cabe duda de que el objetivo de todas estas medidas es ordenar, planificar el territorio atendiendo a criterios de sostenibilidad. La ausencia de iniciativa política en este campo sería una temeridad y una irresponsabilidad por parte de quienes tenemos el deber de hacer lo posible para que Asturias alcance los mejores parámetros de desarrollo económico y calidad ambiental.

Contra lo que ha sido norma en este conflicto, La Nueva España va hoy por detrás de El Comercio. Queda sin embargo patente el cinismo extremo de Izquierda Unida, por boca esta vez del inefable Jesús Montes Estrada (alias Churruca), y los brindis al sol del Partido Popular:

PP e IU refuerzan su campaña de oposición a la entrada de Thyssen en la Universidad Laboral

Fernández Pardo exige al Pleno que frene el desalojo de los estudiantes y Riopedre impide el acceso al centro a sus socios

R. VALLE

La dirección del Centro Integrado de FP de la Universidad Laboral ha notificado a los alumnos de Actividades Físico-Deportivas que el lunes seguirán recibiendo clases en las actuales instalaciones. Su traslado al Palacio de los Deportes de La Guía se pospone, por lo menos, un día. Ésa es la única certeza sobre el conflicto educativo abierto tras la decisión del Gobierno del Principado de Asturias de ceder parte de las instalaciones del Centro de FP a la multinacional Thyssen para que ubique un centro tecnológico de I+D+i de referencia mundial en el área de pasarelas y escaleras mecánicas. Los alumnos han decidido paralizar las movilizaciones hasta este lunes.

Sin embargo, ante la proximidad del desalojo de los estudiantes y la llegada de los técnicos de Thyssen, se agudiza el conflicto político que enfrenta tanto al PP como a IU con los responsables socialistas del Gobierno del Principado de Asturias y el Ayuntamiento de Gijón. Una delegación de IU que incluía a los coordinadores generales de Asturias y Gijón, Jesús Iglesias y Jesús Montes Estrada, a su portavoz parlamentaria Noemí Martín y a la propia concejala de Educación de Gijón, Carmen Rúa, se quedó ayer ante la puerta del Centro de FP, donde habían ido a mostrar su apoyo a la comunidad educativa. No pudieron entrar. Una decisión que le comunicó personalmente el consejero de Educación, José Luis Iglesias Riopedre, a Noemí Martín cuando la diputada le informó de su visita y del rechazo de su grupo a esta operación. IU es socio de gobierno del PSOE tanto en el Principado como en el Ayuntamiento. Riopedre también impidió la entrada hace unos días de cargos públicos del PP, con la senadora y concejala Pilar Fernández Pardo a la cabeza.

Iglesias y Martín reiteraron que «no nos sentimos corresponsables de una decisión que no compartimos» y criticaron que el Gobierno autonómico haya antepuesto las necesidades de planificación de una multinacional a las de un centro educativo público recién inaugurado «y que ejemplificaba el compromiso del Gobierno con la FP». Para Jesús Iglesias la mala gestión ha convertido en conflicto lo que podía ser una buena noticia para Gijón y para Asturias. «Este aquietarse ante las decisiones de una empresa deja en mal lugar al Ejecutivo y afecta al buen nombre de Asturias», indicó Iglesias.

«No dejan entrar a nadie, ellos son los amos de la Laboral», denuncia Montes Estrada

R. V.

«Vienen unos y no les dejan entrar. Venimos los otros y tampoco. Ahora queda claro quiénes son los amos de la Laboral». Jesús Montes Estrada, edil de IU y tercer teniente de Alcaldía del Ayuntamiento de Gijón, se expresaba con esa rotundidad a la puerta del Centro de FP de la Universidad Laboral. La Consejería de Educación, ante el encierro y protestas de alumnos y profesores, ha dado orden (y así se puede leer en un documento avalado por la dirección del centro) de prohibir el acceso a «personas, profesores y alumnos» que no tengan que acudir a las clases ordinarias.

A pesar de las restricciones físicas, los casi cien alumnos de los ciclos formativos de Actividades Físico-Deportivas siguen recibiendo adhesiones y apoyos de colectivos de toda la región. Así, delegados de Comisiones Obreras han decidido sumarse el lunes a las protestas de los alumnos, que quieren volver a encerrarse en las instalaciones.

Ayer, y tras una sentada y asamblea informativa en la que contaron con el apoyo de compañeros del IES Universidad Laboral, decidieron cortar el tráfico en la rotonda cercana al edificio de Luis Moya. Los alumnos volverán a las movilizaciones este lunes y su previsión es hacer frente al traslado al Palacio de los Deportes de La Guía, que ya está siendo acondicionado para su inminente uso, con un encierro en su actual polideportivo.

También el lunes, pero en Oviedo, tendrá lugar la reunión entre el consejero de Educación y la Junta de Personal Docente no Universitario de Asturias. Su intención es frenar la marcha de los alumnos afectados por el desembarco de la multinacional Thyssen.

Por su parte la alcaldesa Fernández Felgueroso sigue aleccionándonos. En su caso no sabemos si atribuirlo a desvergüenza y cinismo, o a simple disociación de la realidad. Bien es verdad que sus modos totalitarios, y sus hábitos de dueña de la finca, la han hecho encajar perfectamente en el PSOE. Fíjense que, de paso, también se refiere a otro de los disparates con que el PPSOE ha castigado a Gijón, el metrotrén:

El Palacio de La Guía estará listo para el traslado, según Felgueroso

É. V.

La alcaldesa de la ciudad, Paz Fernández Felgueroso, no quiso hacer ayer comentarios sobre la visita que su socio de gobierno, Izquierda Unida, hizo a los estudiantes encerrados en la Universidad Laboral. «No hago menciones al respecto. Cada uno tiene capacidad de acción en determinadas cuestiones», explicó la Alcaldesa.

Lo que sí quiso asegurar la regidora es que cuando se produzca el traslado de los estudiantes el Palacio de los Deportes de La Guía estará en perfectas condiciones. «No conocemos la fecha, pero, en cualquier caso, el Palacio estará preparado» para acoger a los alumnos, ya que aseguró que la concejala de Deportes visitó la instalación para adecuarla a las necesidades de los estudiantes.

En este sentido, la decisión del momento en el que se producirá el traslado, como recuerda Felgueroso, depende de la Consejería de Educación y en eso el Ayuntamiento «tiene poco que decir». Lo que sí gestionará, y para eso deberá reunirse el Consistorio con la Consejería, es la construcción de un nuevo polideportivo para acoger a los estudiantes de FP.

«Tenemos que verlo con ellos», argumentó Fernández Felgueroso, pero recordó que la instalación «tiene que construirse en una zona de cambio, en un espacio con varias construcciones pendientes» en donde habrá una importante «ampliación vial y por donde también pasará el metrotrén», lo que puede condicionar la ubicación del polideportivo.

El PP sigue enseñando la patita de despilfarradores del dinero de los demás, de políticos profesionales contra la sociedad. Queriendo instalar a ThyssenKrupp Elevator en el ridículo e innecesario estorbo que es el llamado «Parque Científico y Tecnológico». ¿Recibe alguna verdadera empresa asturiana apoyo en serio, por no hablar de los carísimos regalos que se prodigan a grandes multinacionales como ThyssenKrupp?

Los opositores al plan de Areces optan por el uso alternativo del Parque Científico

IU exige al gobierno que busque alternativas a la ubicación del centro tecnológico de Thyssen que permita mantener la actividad pedagógica actual. El propio Jesús Iglesias habló de una nave recientemente dejada por la empresa en Mieres o del Parque Tecnológico en Gijón. Serían opciones de uso transitorio antes de negociar una ubicación idónea para Thyssen y que no repercutiera en los usos educativos de la Laboral. El coordinador general de IU puso como ejemplo de la lógica en el proceso de colaboración entre una administración y una multinacional el reciente acuerdo con Mittal para un centro de I+D+i en Avilés.

Esa búsqueda de otra ubicación es uno de los ejes fundamentales de la proposición que ha presentado el grupo municipal popular que lidera Pilar Fernández Pardo para que sea debatida en el Pleno del próximo viernes. «Nuestra intención es que sea suscrita también por Izquierda Unida», indicó Fernández Pardo, que llevará el documento a la Junta de Portavoces del martes, donde se decidirá si será incluida en el orden del día del Pleno de este mes.

La proposición del PP plantea que el Pleno del Ayuntamiento de Gijón encomiende a Paz Fernández Felgueroso, por un lado, exigir a Álvarez Areces e Iglesias Riopedre que renuncien a trasladar a los alumnos de FP de sus instalaciones en la Universidad Laboral y, por otro, encomendar la búsqueda de «un lugar adecuado dentro de nuestro municipio, ya sea el Parque Científico y Tecnológico u otro, también válido, para que allí se instale la empresa».

Pilar Fernández Pardo ha mostrado desde un primer momento su desacuerdo con la opción de ubicar el centro tecnológico de Thyssen en la Universidad Laboral por su incidencia sobre las actividades docentes que se desarrollan allí. Su primera alternativa fue el cercano Parque Tecnológico. A nivel regional, Ovidio Sánchez también ha criticado el proceso.

Y este artículo:

La ciudad de la cultura y la FP

PEDRO GARCÍA-RENDUELES AGUADO

Las fundaciones son personas jurídicas cuya norma básica es la voluntad e intención del fundador; es decir, el objetivo y fin para el que éste las dotó.

En el caso de la Universidad Laboral, ésta se creó para asegurar la formación de los hijos y descendientes de los mutualistas laborales, de cuyos fondos se detrajeron los necesarios para dotarla.
César Figaredo clama -y con razón- por el logro de un nivel de FP que asegure la prosperidad de la industria del metal en Asturias; nuestros gobiernos socialistas -municipal y autonómico- se cuidan muy mucho en incluir en sus planes de futuro para nuestra economía, junto a la impulsión del sector servicios y turístico, el de la industria y, para más inri, hasta Jovellanos predicó con insistencia que debían propalarse las enseñanzas de las ciencias útiles, sin duda pensando en un futuro de prosperidad para la industria en aquella Asturias agrícola que él vivía.

Hoy se reconoce universalmente que sin FP la industria no puede lograrse a un nivel de importante prosperidad, y pese a cuanto queda escrito, de la ciudad de la cultura se desplaza y se limita la posibilidad de darle allí cobijo a una Formación Profesional integral, la siempre preterida y postergada e hipócritamente deseada de boca afuera.
No es difícil predecir que en la ciudad de la cultura que propugna Tini Areces, amontonando bajo sus bóvedas los más variopintos intereses (desde centros de arte dramático a hotel de no se cuántas estrellas; desde emisoras de televisión a escuelas de música; desde centros de enseñanzas universitarias a otros de uso deportivo), se está formando una torre de Babel, semillero de conflictos y líos. ¿Qué pasó? Que en ese intento de amontonar intereses, con poco tiempo y con poca reflexiva meditación sobre su compatibilidad práctica, se agotó el espacio disponible -caído cual maná del cielo- y, como siempre, la FP, la gran olvidada, quedó extramuros, o sea, en la calle, o sea, «en la rue».
He aquí un asunto para uno o varios abogados inquietos que deseasen hacer luz sobre un proceso que se inicia allá por el final de la década de los cuarenta del siglo XX, con la creación de la Fundación José Antonio Girón, y concluye en la actualidad con el puzzle de la ciudad de «las culturas».
Y para el final, varias preguntas: ¿qué va a hacer Thyssen Krupp en su centro y cómo lo va a dotar?, ¿estaría el Principado tan bien dispuesto con otras propuestas?, ¿ha comprendido éste, al fin, el peligro de hacer las cosas por mera oportunidad electoral?, ¿no querrá Thyssen simplemente llenar el hueco que deja en Mieres?, ¿no primarán más motivos políticos y de partido en este asunto que otros de promoción auténtica de la FP en Asturias?

La retirada de ThyssenKrupp (con el declarado propósito de sus bienhechores, el Gobierno autónomo, de sostenella e non enmendalla e instalarlos en algún sitio de la Universidad Laboral) supone una pequeña victoria para la sociedad, contra los parásitos de la política que nos desgobiernan. No debe permitirse que parte de esos parásitos se alcen con el mérito. Gijón y Asturias necesitan regenerar la vida social y sacudirse la rémora de los partidos y las oligarquías (procede recordar el apoyo descarado al atropello de la Laboral por parte de Severino García Vigón, nunca empresario y sin embargo presidente de una cosa que se hace llamar Federación Asturiana de Empresarios, FADE). Pongámonos a ello. Los alumnos y algunos profesores de la Laboral han demostrado que se puede.

Anuncios

11 comentarios

Archivado bajo 02.- Gijón, 07.- Enseñanza, Justicia social, Política local

11 Respuestas a “Pequeña victoria

  1. Sigue el peligro. No contentos con el destrozo interior, con el «Parque Científico y Tecnológico» y con el cubo que impide la visión de la Universidad Laboral desde el este, Álvarez Areces, Fernández Felgueroso y los suyos quieren regalar a ThyssenKrupp Elevator un edificio adosado a la fábrica principal, y les hacen la pelota hasta la náusea. ¿Qué se oculta en este asunto?

    El Comercio:

    El Principado ofrece a Thyssen la construcción de un edificio anexo a la Laboral para sus talleres

    Areces garantiza a la multinacional alemana que entrará en sus oficinas de la Ciudad de la Cultura este mes Herminio Sastre califica de «cínica» la actitud de PP e IU

    O. ESTEBAN / E. MONTES/GIJÓN

    Iglesias afirma que «hay que agradecer la capacidad de reacción de la empresa»

    La renuncia de ThyssenKrupp Elevator a ubicarse en el polideportivo de la Laboral podría conllevar finalmente la construcción de un nuevo edificio para su taller de prototipos. Esa parece ser la alternativa más viable, después de que la empresa y el Principado hayan analizado las opciones posibles dentro del recinto de la Laboral: ninguna parece reunir los requisitos que la empresa necesita, especialmente en cuanto a la altura de los inmuebles o naves disponibles.

    Así, según ha podido saber EL COMERCIO, la multinacional y el Gobierno regional están buscando ya la ubicación para un nuevo edificio que estaría anexo a la Laboral. En principio se estudian las mismas opciones que ya se barajaron para construir el nuevo polideportivo. A saber: cerca del cementerio de Somió, en las antiguas instalaciones deportivas de la Universidad Laboral y en terrenos libres entre el Intra y la propia Universidad Laboral. Sea cual sea el espacio escogido, todas las partes implicadas tienen la intención de agilizar al máximo la concesión de licencias para que las obras puedan comenzar lo antes posible.

    Antes de eso, y al igual que se hubiera hecho de construir un nuevo polideportivo, el Ayuntamiento de Gijón deberá dar el visto bueno sobre la ubicación. Tal y como explicó la alcaldesa hace unos días, hay varias actuaciones planificadas en la zona, como la llegada del metrotrén y nuevos viales. Sería necesario, por lo tanto, comprobar que los proyectos no entran en colisión.

    Con ello cuenta el presidente del Principado cuando afirma que «vamos a resolver esta situación de una forma positiva y satisfacer las peticiones de ThyssenKrupp Elevator para que se encuentren cómodos en un entorno adecuado que, por supuesto, será en la Laboral». Y para que a la multinacional alemana no le quepa duda alguna de su destino tras haber renunciado al polideportivo del Centro Integrado de Formación Profesional, Álvarez Areces ratificó que «mantenemos todos los términos del compromiso con la misma fuerza y la misma ilusión que el día que suscribimos el acuerdo y que se ha plasmado en algo que para nosotros es irrenunciable: la permanencia en el área y el entorno de la Universidad Laboral. Es un compromiso del Gobierno de Asturias que no sólo mantenemos, sino que ratificamos», aseguró ayer durante su visita a varios concejos del Bajo Nalón.

    Areces insistió en enviar un mensaje tranquilizador a la multinacional. «Garantizamos plenamente a la empresa que todos los compromisos adquiridos se van a cumplir: van a entrar en la Universidad Laboral este mismo mes», apostilló, en referencia a los 1.500 metros cuadrados adaptados para sus oficinas de diseño en la zona sureste del edificio central, a continuación de la biblioteca de la Escuela Universitaria Jovellanos. Y es que las previsiones apuntan a que en la primera quincena de febrero ThyssenKrupp comenzará a trabajar en sus nuevas dependencias.

    Pero más allá de la confianza a transmitir a la multinacional alemana, Vicente Álvarez Areces no desaprovechó la oportunidad para criticar a sus socios de gobierno por «obstruir» el proceso. No los mencionó expresamente, pero resultaron fácilmente reconocibles en sus críticas. «Lamento que algunas formaciones políticas, acostumbradas a hacer el discurso industrial de Asturias, cuando llega el momento de la verdad se dediquen a obstruir proyectos emblemáticos como éste. Tendrán que explicarlo a los ciudadanos, porque la fuerza de los hechos y nuestra convicción en el acierto de las decisiones sobre este gran proyecto de la Laboral, van a salir adelante por encima de todo».

    Sin improvisación

    Más contundente fue el viceconsejero de Ciencia y Tecnología, Herminio Sastre, quien no tuvo reparos en calificar de «cínica y negativa» la actitud «de Izquierda Unida y del Partido Popular ante un proyecto de I+ D+i positivo para Asturias». Y hasta incluyó en el paquete de las críticas a Comisiones Obreras por «pedir más competitividad por un lado, y combatirla por el otro».

    En un tono más justificativo, el viceconsejero rechazó las acusaciones de improvisación y señaló que «elegimos el lugar porque era el más idóneo, una zona que siempre, hasta ahora, había sido utilizado como taller, una zona que era poco utilizada porque muchas de las actividades se realizaban fuera de ella, y a cuyos alumnos el consejero de Educacion había prometido un polideportivo nuevo para el proximo curso en el ámbito en el que estaba ahora. Los estudiantes han decidido quedarse en un taller adaptado y yo lo respeto, pero si hubiéramos encontrado un espacio mejor para todo el mundo, lo hubierámos cogido», concluyó, entre halagos a la «flexibilidad» de Thyssen.

    Tampoco ahorró halagos el concejal de Promoción Económica del Ayuntamiento gijonés, José María Pérez, quien quiso agradecer públicamente a la multinacional «seguir apostando por Gijón». Pérez aseguró que «su intención no era en modo alguno que se originase la polémica, que nos sorprendió a todos. Y ahora, esto plantea ajustes en sus propios planes y en el desarrollo de su actividad». El edil destacó que la decisión de Thyssen «cumple el deseo de la comunidad educativa».

    En La Nueva España, el nuevo candidato socialista a concejal de Gijón, Santiago Martínez Argüelles, cuñado del primer teniente de alcalde, el socialista Pedro Sanjurjo y concuñado de María José Ramos, consejera de la Presidencia del Gobierno autónomo, se explaya en favor de encajar a ThyssenKrupp Elevator en la «Ciudad de la Cultura» (oh la la, la culture) de la Laboral, y demuestra que es un profesional de la política, sea en la Universidad de Oviedo o en el desgraciado concejo de Gijón, y un profesional del socialista arte del cinismo y del desprecio por los gobernados:

    «Sería irresponsable dejar pasar el centro de Thyssen, es una oportunidad estratégica»

    «Lo que las ciudades avanzadas podrán aportar al bienestar ciudadano se vincula al conocimiento y las universidades son fábricas de conocimiento»

    SANTIAGO MARTÍNEZ ARGÜELLES EX VICERRECTOR DE LA UNIVERSIDAD DE OVIEDO, INTEGRANTE DE LA CANDIDATURA DEL PSOE A LAS MUNICIPALES EN GIJÓN

    R. VALLE

    Santiago Martínez Argüelles sonríe cuando asegura que vive la política desde el romanticismo, pero es que para este «universitario ejemplar», que ha dejado un vicerrectorado de la Universidad para integrarse en la candidatura municipal del PSOE, la política es un instrumento «para ayudar a que la gente sea más feliz».
    -¿Quién o qué le convenció para dar el salto de las aulas a la política?
    -Fue Sariego… (José Manuel Sariego es el máximo responsable de la Agrupación Socialista de Gijón)
    -Vaya, hay un culpable.
    -Bueno, Sariego… y Paz también. Ellos me convencieron de que me incorporara a la lista de Gijón. La verdad es que yo, para estas cosas, soy un poco fácil porque siempre me ha gustado mucho la cosa pública y todo lo que tiene que ver con el interés de todos. Me pareció que era un momento en el que podía aportar algo. Lo pensé durante un tiempo porque también dejo atrás cosas que son importantes y estaba haciendo una labor interesante y satisfactoria en la Universidad, pero, bueno, me atraía la aventura. Ésta es una aventura que merece la pena y Gijón merece la pena.
    -Va en el puesto número once, ¿y si al final de la aventura no sale concejal?
    -Lo importante es formar parte de un equipo ganador. Y yo, cuando dije que sí, dije que sí a un proyecto. Mi voluntad es formar parte de un proyecto colectivo y ambicioso para esta ciudad. Los ciudadanos tienen que depositar sus papeletas el 27 de mayo y tienen que elegir la Corporación que quieran. Espero, y estoy seguro, que van a elegir una Corporación mayoritariamente socialista. Aun cuando sé que hay un componente de renuncia personal, hay otra valoración importante y es que siguen teniendo mucho interés para mí las cosas públicas. Yo tengo una actividad profesional que está ahí y que es una red permanente porque mi dimensión universitaria va a perdurar más allá de que sea o no sea concejal o cargo público. Ser universitario no es tener un título colgado o cobrar una nómina de la Universidad. Ser universitario es tener inquietud intelectual y capacidad para transmitirlo a los demás.
    -Al despedirlo, el rector lo calificó de «universitario ejemplar». ¿Eso se lo dicen a todos los que se marchan?
    -Juan Vázquez, aparte de rector, es amigo. No sé si soy ejemplar o no, pero sé que ha sido muy generoso con su calificativo y yo se lo agradezco. Hay muchos universitarios ejemplares a día de hoy.
    -Parece claro que tiene muchos amigos porque aún no es concejal y ya dicen de usted que será el sustituto de Paz Fernández Felgueroso en la Alcaldía de Gijón.
    -(Risas). Es una cosa extrañísima. A mí me dijeron que si quería ir en una lista. No me hablaron de otras cosas, ni siquiera me dijeron en qué puesto… Yo dije que sí a ser concejal en una lista y a formar parte de este proyecto que lidera Paz Fernández Felgueroso. Cualquier otra cosa me parece extemporánea e inapropiada. Las elecciones del 27 de mayo están claras: hay una candidata estupenda que se llama Paz Fernández Felgueroso para un proyecto que vamos a desarrollar durante los próximos años en Gijón. Y punto. No hay más.
    -Su trabajo es desarrollar el programa electoral de los socialistas, ¿cómo lo lleva?
    -El programa electoral se ha ido organizando en dos etapas. Hasta ahora hemos hecho trabajo interno dentro del Partido Socialista para captar ideas. De ahora en adelante comienza un trabajo más externo para tener en cuenta las opiniones de los ámbitos vivos de esta ciudad, que son muchos porque es una ciudad muy poliédrica. Jugamos con cierta ventaja porque tenemos información muy fiable de lo que nos piden. Del programa daremos algún avance en las próximas semanas, pero eso lo hará la Alcaldesa. Yo coordino ese trabajo pero no me toca a mí ponerlo en valor ni hacerlo público.
    -¿Se va por la línea de la micropolítica o de los proyectos estrella?
    -Hay dos grandes cuestiones que van a formar parte prioritaria de nuestra agenda: el empleo y la vivienda. No porque creamos que hayamos hecho poco en el ámbito del empleo, que Gijón tenga un récord histórico de ocupados ya es un dato relevante, pero somos conscientes de que la ciudad de Gijón pide más. Toda gestión progresista tiene que ser una expresión de una inconformidad permanente con los resultados. Para quien gobierna es una tensión tremenda no poder disfrutar de los logros, de los éxitos. Esta ciudad ha conseguido un gran éxito pero tiene que estar pensando en el siguiente reto: cómo generar empleos de más calidad, en mejores condiciones, más cualificados… para unos jóvenes que aspiran ya a otras condiciones de trabajo. Ese empleo sostenible será una de las prioridades y la segunda será la vivienda porque los ciudadanos de Gijón siguen percibiendo que la vivienda es un problema en el sentido de que quieren acceder a mejores viviendas y en mejores condiciones. En este último mandato se han dado pasos que han sido determinantes, como aprobar el Plan General de Ordenación Urbana, que es un hito, o hacer operaciones estratégicas como la de Roces, que es otro.
    -Y además…
    -Hay otra cuestión que nos parece también importante: atender a los problemas cotidianos de las personas. Desde la familia que tiene hijos y hay una parte del horario del día que no sabe qué hacer con ellos porque trabajan los dos miembros de la pareja, o esa unidad que son mayores o esos jóvenes que se encuentran despistados y su familia está preocupada porque no saben muy bien qué hacer en la vida. No sólo el problema de una baldosa en una acera, que también. Son problemas cotidianos de las personas que es imposible que formen parte de las grandes agendas políticas, pero es lo que resuelve la vida a las personas que viven en nuestra ciudad y que les hace sentirse un poco más felices.
    -¿No nos van a vender ni un balneario ni un acuario?
    -No lo sé. Estoy dando los grandes enunciados, pero detrás de estos enunciados puede haber actuaciones simbólicas. El empleo y la vivienda dan mucho juego para las actuaciones simbólicas.
    -¿No son problemas que exceden la capacidad de un Ayuntamiento?
    -Un Ayuntamiento debe tratar de mover todo lo que está en su mano. Hay dos grandes actitudes en la vida pública. Una es dejar pasar a ver lo que ocurre y frente a lo que ocurre en cada momento dices me gusta o no me gusta. Y otra es, frente a lo que ocurre o no ocurre, yo intervengo. En el tema del empleo, tenemos que preguntarnos qué podemos hacer nosotros siendo conscientes de nuestro tamaño y relevancia para poder crear las mejoras condiciones posibles para este objetivo al que no renunciamos. No hay que renunciar a objetivos ambiciosos, ésos son los que merecen la pena.
    -¿Cómo puede la ciudad utilizar la Universidad como un instrumento de futuro?
    -Lo que las ciudades avanzadas de este principio de siglo van a poder aportar al bienestar de sus ciudadanos va a estar íntegramente relacionado con el conocimiento. No hay posibilidades de crecimiento, de cambio, de sostenibilidad en el desarrollo a largo plazo si eso no está vinculado al conocimiento. Y las universidades son la fábrica del conocimiento. El campus universitario de Gijón tiene experiencias estupendas de colaboración con la ciudad, de cómo los grupos de investigación pueden aportar su conocimiento y su propia presencia para resultar atractivos para la inversión o para el desarrollo de iniciativas o para la resolución de problemas tecnológicos que tiene la ciudad. Hay una interrelación tremenda entre lo que son oportunidades de desarrollo futuro de una ciudad y lo que son sus centros de creación de conocimiento. Creación de conocimiento que no lo tienen sólo las instalaciones. El conocimiento son personas, el conocimiento no son máquinas. La política que nosotros concebimos para los próximos años es una política de personas. No se trata de tener infraestructuras físicas, que son importantes y relevantes y en Gijón disponemos de un campus estupendo, sino disponer de las personas que van a poder aportar ese conocimiento y aportar esos valores y ese saber hacer.
    -Entonces, ¿Thyssen o centro de FP para la Laboral?
    -Aspecto número uno. Disponer de un centro tecnológico como el de Thyssen es una oportunidad estratégica que sería irresponsable dejar pasar. Y aspecto número dos, ¿para que se ubique Thyssen, que está en una fase de maduración de un proyecto en la que ya tiene que culminar plazos, tiene que resolverse otra serie de cuestiones que surgen? Pues tienen que resolverse.
    -Pues el mensaje que muchos han entendido es que se encapricha una multinacional en un espacio que es un centro público de educación y la Administración se baja los pantalones.
    -No es un problema de bajarse los pantalones o no. Es cuestión de que tenemos que combinar una respuesta a algo que sí queremos, y tiene que ser una apuesta ciudadana porque no podemos estar hablando de sociedad del conocimiento y hacer cosas en otra dirección, y al mismo tiempo dar una solución a un problema que pueda existir. Como sociedad hay que tener claro que I+D significa también disponer de espacios para estas instalaciones cuando surgen. No es una instalación cualquiera, es una instalación relevante de una empresa que es líder en su sector en el mercado mundial.
    -Musel, motor económico de Asturias, ¿es sólo un eslogan?
    -El Musel es una instalación esencial para que el desarrollo económico de Asturias sea posible a medio y largo plazo. Ésta es una de esas decisiones que hay que tomar en un momento de forma anticipada porque, si no, cuando nos diésemos cuenta de que necesitábamos ampliar El Musel, sería demasiado tarde. El Musel… y todo lo que significa El Musel, con una zona logística y con espacios anejos para poder desarrollar actividades económicas diversas, será uno de los elementos fundamentales de toda la actividad económica de Asturias, de nuestra conexión con el resto de España y de la salida de productos hacia los mercados mundiales. Es una pieza determinante en lo que va a ocurrir en los próximos años.
    -¿Cómo puede compaginar Gijón su búsqueda de liderar Asturias con renuncias en favor de una visión global de la autonomía?
    -Gijón ya es líder de muchas cosas y también en actividad productiva. Eso es algo poco discutible. Es cierto que la zona central de Asturias, desde un punto de vista económico, suma un conjunto y que quien toma decisiones económicas las toma para el centro de Asturias. ¿Competir o cooperar en el entorno? Yo creo que debemos cooperar. Somos tan pocos en Asturias que si competimos entre nosotros lo más probable es que seamos incapaces de proyectarnos hacia afuera y el gran reto de Asturias es proyectarse hacia afuera, no es quitarle algo al vecino. Las soluciones van a estar en nuestras manos, no van a caernos del cielo, no hay más varitas mágicas. En la zona central somos 800.000 habitantes y cuando las empresas miran nos ven como un barrio de París, o de otra gran ciudad.
    -¿Calcula que Gijón dará a los socialistas un apoyo similar a las últimas elecciones o el proyecto está agotado como dice la oposición?
    -Vamos a tener otra vez la confianza de los ciudadanos. La mejor prueba de lo que es un proyecto ciudadano es la ciudad y que nadie nos diga que ésta es una ciudad agotada o finalizada. Ni una ciudad en la que esté todo hecho. Es una ciudad en la que se han hecho muchas cosas y en la que queremos seguir haciendo más porque sabemos que Gijón pide más.

    Y Javier Morán se refiere a la desacralización y banalización de la grandiosa iglesia de la Universidad Laboral, con la complicidad cobarde del titular de la diócesis, Carlos Osoro. Por desgracia el señor Morán, como hombre procedente de los ex jesuitas, se equivoca gravemente en lo que podría hacerse con el templo: las iglesias sólo pueden dedicarse al culto divino, los usos mixtos son sacrílegos.

    Relaciones excepcionales

    JAVIER MORÁN

    Apelando a sus buenas relaciones con la Iglesia, el presidente Areces comunicó hace poco que está a punto de recibir del Arzobispado el templo de la Universidad Laboral, convenientemente desacralizado. La diócesis renuncia así a derechos sobre una iglesia fuera de lo común, enclavada en lo que el Principado denomina nueva Ciudad de la Cultura.

    Tras ese trámite desacralizador, Areces entregará el templo a la alcaldesa de Gijón, Paz Felgueroso, cuyo deseo es ubicar allí un centro de interpretación del territorio consistente en maqueta, ortofotomapa y paneles que de inmediato serán aplastados por la impresionante cúpula concebida por el arquitecto Luis Moya y calculada por el ingeniero García Amorena.

    A Areces le pesa más su compromiso con la Alcaldesa que la posibilidad de formular al Arzobispado una valiente alternativa para el templo: un uso compartido mediante programas de arte religioso en sus expresiones plástica, musical, teatral, etcétera. Ello sería combinable con un centro de interpretación, pero de la propia Laboral, y emplazado en el espacio interior más significativo del noble edificio de Cabueñes. En todo caso, voces diocesanas han pedido al Arzobispado conservar la iglesia de la Laboral; y voces audaces reclaman para ella la condición de concatedral, réplica arquitectónica del siglo XX a la gótica ovetense.

    Sin embargo, las «buenas relaciones» conducirán el asunto por donde más conviene al Principado. Ciertamente, tales relaciones son un hecho porque, en este punto, Areces es naturalmente mucho más inteligente que Zapatero, con su laicidad a trancas y barrancas. Un ejemplo: mientras el Gobierno driblaba neciamente en Madrid los responsos por los ecuatorianos fallecidos en el atentado de Barajas, en Asturias asistían las autoridades como un solo hombre a los funerales celebrados en la Sancta Ovetensis. Por su parte, el arzobispo, Carlos Osoro, es hombre de distancias cortas y evita los enfrentamientos. Pero, insistimos, con esas buenas relaciones, todo sale a gusto del Principado más que de la Iglesia, como si le hubieran cogido la medida al gobierno de la Corrada del Obispo.

    Por ejemplo, hay diocesanos que ponen mueca de asombro por el hecho de que Popular TV se haya quedado sin licencia regional, después de una inversión millonaria de la diócesis, socio mayoritario.

    Por ejemplo, extraña que la basílica de Gijón, la Iglesiona, fuera expulsada del 1 por ciento cultural -con el asentimiento del Principado- y ahora deba la diócesis afrontar costes suplementarios. Por ejemplo, perduran los interrogantes sobre la gratuidad y capacidad de flujo de visitantes a Covadonga mediante el célebre remonte incluido en el plan del real sitio, cuyo patronato se reunirá en breve. Por ejemplo, hay dudas sobre el acomodo nominal y pecuniario del primer templo ovetense en el plan nacional de catedrales.

    Más que buenas, las relaciones Principado-Diócesis son excepcionales. Si fueran malas, sería la hecatombe: habría que sacrificar cien bueyes y cubrirse de saco y ceniza.

  2. Sigue el peligro, y de la pequeña victoria quieren apropiarse los sindicatos de la izquierda plural. El Comercio, hoy:

    Thyssen ve aceptable la oferta de un nuevo edificio anexo a la Laboral porque «no retrasa nuestros planes»

    La ubicación más viable sería a espaldas de los actuales talleres de FP. Riopedre se entrevista hoy con la Junta de Personal Docente no Universitario

    E. MONTES / O. ESTEBAN/GIJÓN

    El PP acusa al PSOE de haber mentido y defiende una ubicación fuera de la Laboral

    Superada la tormenta sociopolítica, la que obligó a la empresa ThyssenKrupp Elevator a renunciar al taller de prototipos de su centro mundial de I+D+i en la nave que actualmente ocupa el polideportivo del Centro Integrado de Formación Profesional, el entendimiento entre la multinacional alemana y el Gobierno del Principado para alcanzar un acuerdo definitivo de ubicación parece fluido. Si primero fue el presidente del Principado quien aseguró que la apuesta tecnológica de Thyssen se materializará «en el entorno de la Universidad Laboral, que es donde querían estar», la empresa no tiene dificultades en admitir la posibilidad de que sea una nave de nueva construcción la que albergue su actividad, «porque no alteraría nuestros planes».

    Según las previsiones con las que trabaja la firma tecnológica, en febrero comenzarían los trabajos en las oficinas técnicas y en junio, en los talleres. La primera parte quedó garantizada el sábado, tanto por el presidente del Principado como por el viceconsejero de Ciencia y Tecnología, Herminio Sastre, quien concretó que «en la primera quincena de febrero entrarán en las oficinas de diseño de la Laboral», en el ala sureste del edifico central de Luis Moya.

    La segunda fase de la instalación en Asturias del centro mundial de I+D+i de Thyssen juega con «dos alternativas viables», como las definió el presidente de escaleras y pasarelas de embarque para aviones de la empresa, Ramón Sotomayor, en el entorno de la Laboral. No han sido desveladas ni por el Gobieno asturiano ni por la empresa alemana, pero están lo suficientemente clarificadas como para que Sotomayor esté confiado en hallar la nueva ubicación esta misma semana. Y según ha podido saber EL COMERCIO, de las dos posibilidades manejadas, la que resulta más viable es la construcción de una nave anexa a la Laboral, que podría ubicarse a la espalda de los actuales talleres del Centro Integrado de Formación Profesional.

    Razones económicas

    Las razones, además de logísticas, serían económicas, toda vez que la segunda alternativa barajada, el viejo secadero de la Laboral, situado en la zona del Intra, no sólo estaría más alejado de lo que Thyssen quisiera de su oficina técnica y del marco monumental, sino que su adecuación a las necesidades de la empresa podría resultar más costosa que una nave de nueva planta. El tiempo, espada de Damocles para cumplir los compromisos contraídos por el Principado, no constituiría en este caso un problema, porque, según las fuentes consultadas, las características de las necesidades del taller, con dimensiones de 2.000 metros cuadrados, un foso y una considerable altura, «no constituirían ningún retraso constructivo».

    El mismo viernes, cuando Thyssen comunicó al Gobierno asturiano que renunciaba al polideportivo de FP, técnicos y políticos recorrieron las instalaciones de la Laboral analizando los posibles emplazamientos. Casi al tiempo que el director del centro educativo comunicaba a profesores y alumnos del ciclo de Actividades Físico-Deportivas que de lo dicho dos horas antes -que el lunes iniciarían las clases en el Palacio de Deportes- no quedaba nada. «A tercera hora nos dieron el horario del Palacio de Deportes y a última hora nos dijeron que el lunes quedábamos aquí», relata Belén Álvarez, enseñante del ciclo a trasladar, que se confiesa «muy contenta, como todos, porque los profesores nos encontrábamos muy desubicados y sin un futuro claro. El año pasado lo pasamos muy mal con las obras, pero había un objetivo. Ahora no lo teníamos».

    Belén Álvarez, que ansía el reencuentro con sus compañeros y alumnos para celebrar la buena noticia, confiesa que el pequeño departamento al que pertenece -tres titulares y tres interinos- se sintió «siempre apoyado por los profesores de otras materias».

    Reunión en Oviedo

    Y también por sus representantes sindicales, porque la Junta de Personal Docente no Universitario mantendrá hoy una reunión con el consejero de Educación y Ciencia, José Luis Iglesias Riopedre, para abordar la situación de los docentes que ya no serán trasladados. La entrevista fue solicitada en medio de la vorágine de protestas generadas por el desalojo, pero no fue concedida hasta hoy lunes, cuando el consejero podrá informarles de las novedades surgidas en el fin de semana.

    «Ahora estamos muy contentos porque parece que finalmente se impuso la cordura. No tengo muy claro de quién, pero cordura a fin de cuentas», afirma Beatriz Quirós, presidenta de la Junta de Personal y secretaria general de Suatea, quien calificó de «éxito» las movilizaciones, criticó la «ausencia total de planificación educativa» y confesó su satisfacción personal al comprobar que «merece la pena luchar por la escuela pública».

    También a la cordura impuesta se refirió Luis Fernández, responsable de Política Educativa de CC OO. «La decisión era un error, una metedura de pata y una falta de planificación total. Pero gracias a la oposición presentada, que no esperaban que fuera tan decidida, hemos conseguido poner cordura en una situación que no la tenía», aseguró. Ahora, en el sindicato esperan las explicaciones de Riopedre y que la solución definitiva «satisfaga los intereses de todos». Los suyos, que no sea «ningún espacio público en uso».

    Mucho más en La Nueva España de Gijón:

    El Ayuntamiento destaca el compromiso de Thyssen con Gijón al mantener su proyecto

    El PP critica al gobierno socialista por «enfrentar a una multinacional con la sociedad» y reivindica el Parque Tecnológico como ubicación del centro

    La renuncia de Thyssen al polideportivo de la Universidad Laboral deja satisfechas a todas las partes afectadas. Los estudiantes y profesores, que esperaban hoy el traslado, esperan a escuchar del propio consejero de Educación la resolución definitiva ante la polémica. Ahora los trabajos se encaminan en buscar otra ubicación a la empresa que renuncia al polideportivo pero no al entorno de la Universidad Laboral. El Partido Popular apuesta por el Parque Científico y Tecnológico como mejor lugar para ubicar la empresa en el caso de que haya que construir un nuevo edificio para el taller.

    É. V.

    La decisión de Thyssen de renunciar a instalar su taller en el polideportivo de la Universidad Laboral satisface, en principio, a todas las partes. Aunque, a la espera de recibir la información de manera oficial por parte del Principado, algunos se mostraban ayer escépticos. De momento, los alumnos continuarán en el polideportivo y la empresa instalará, a lo largo de este mes, su oficina técnica en la zona de la Universidad que estaba prevista. Lo que hay que buscar ahora es un lugar donde colocar el taller de prototipos. Es en este punto donde surgen las incógnitas.

    Desde el Ayuntamiento el concejal de Empleo, José María Pérez, asegura que la decisión definitiva será del Principado y que la empresa se instalará en otro espacio pero «dentro del complejo de la Universidad Laboral». Si hay que construir otro edificio, como parece que se está planteando, Pérez recuerda que existen dos factores fundamentales, «que en la zona habrá un nuevo vial y que hasta allí llegará el metrotrén». Puntos esenciales para decidir el lugar definitivo de la ubicación.

    En cualquier caso, el concejal José María Pérez quiso destacar la «flexibilidad» que ha mostrado una empresa que no «es de capital asturiano» y que ha sabido «adaptarse a esta situación. Podría haberse ido al extranjero pero han seguido adelante con la idea de desarrollar su proyecto en Asturias y más concretamente en Gijón». En este sentido, explicó, hay que insistir en la «posición de Thyssen y en su apuesta por la ciudad». Pese a «la situación molesta, que les ha supuesto un retraso en su instalación», han accedido a instalarse «en otro lugar» al que primeramente habían solicitado.

    Por su parte, el Partido Popular apuesta por el Parque Científico y Tecnológico como el lugar más idóneo para la ubicación de Thyssen. «Siempre dijimos que el Parque era el mejor sitio» para que se instalara la multinacional aunque no sabemos «qué otras opciones se plantean». Esta opción la propondrán mañana para llevarla a Pleno. «Esperamos que se imponga la razón frente a la fuerza», aseveró Pardo, que lamentó que el gobierno haya puesto a una «multinacional en una situación tan controvertida, enfrentándola a gran parte de la sociedad».

    Los principales usuarios, los estudiantes y profesores, mostraban ayer su satisfacción, aunque con ciertas reservas. La junta de personal del profesorado se reúne hoy por la mañana con el consejero de Educación, José Luis Iglesias Riopedre, para escuchar de primera mano la decisión definitiva. «Queremos que se nos explique bien la situación y cómo se gestó» toda la polémica, explica Beatriz Quirós, portavoz de Suatea. «Todo esto ha sido una burla al sistema público de enseñanza. No puede ser que si una empresa se encapricha de un edificio público, que está en uso, se le tenga que dar sólo porque sí», criticaba Quirós.

    El PP preocupadísimo por la multinacional, y los comunistas de Izquierda Unida preparando el terreno para secundar al PSOE, tras la protesta pro forma:

    IU pide transparencia en la negociación para la búsqueda de la nueva sede

    É. V.

    El concejal de Izquierda Unida, Jesús Montes Estrada, pide «transparencia» en la negociación que el Principado tendrá con Thyssen para buscar una nueva ubicación que satisfaga a la empresa. «Hay que sentarse y hablar. Y valorar bien todas las opciones», explica el edil, que pide respuestas a varias dudas. «Hay que ver qué es lo que necesita la empresa, cuál es su compromiso con la ciudad, con qué plantilla va a contar, qué va a hacer… Saber de lo que se está hablando. Que le digan a Gijón qué es lo que necesita y lo que va a aportar a la ciudad y luego, con el Principado y el Ayuntamiento, ver qué se hace», reclama Montes, que lamenta haber llegado tarde a una solución que debía «haberse tomado desde un principio. Nos habríamos ahorrado dos meses que sólo sirvieron para poner en pie de guerra a todos menos al PSOE y a UGT», critica.
    El objetivo, para Jesús Montes, es conseguir «un campus espléndido» y no «usurpar espacios» de los que «siempre han sido ninguneados, que son los estudiantes de FP y las enseñanzas medias».

    «Burda mentira»

    Por su parte, la edil popular Pilar Fernández Pardo calificó ayer toda la polémica de «burda mentira» después de que «nos dijeran que era de absoluta necesidad que la empresa se instalara en el polideportivo de manera inmediata. Parece que ya no es así». Critica, de esta manera, la actitud del gobierno socialista, «tanto local como regional», que se «quedaron solos frente a todas las fuerzas sociales» cuando apoyaban el desplazamiento de los estudiantes de Formación Profesional.

    La empresa Thyssen había pedido el polideportivo en el que actualmente cursan sus estudios los alumnos de Formación Profesional del ciclo de animadores deportivos para poner en marcha en él el taller de prototipos. Además de un área dentro de la Universidad Laboral para ubicar las oficinas.

    Los estudiantes se negaron en todo momento al desalojo alegando, entre otros motivos, que los lugares alternativos ofrecidos no cubrían sus necesidades. Ahora habrá que buscar otro lugar para la empresa y no se descarta un edificio de nueva construcción, pero siempre en el entorno de la Laboral.

    Los estudiantes se quedan «en casa»

    É. V.

    «Contentos de quedarse en casa». Los estudiantes y profesores del centro de FP se mostraban ayer «satisfechos» ante la decisión de Thyssen de renunciar al polideportivo en el que ellos estudian. «Estamos contentos después de habernos sentido un poco abandonados», explicaba Luis Fernández, profesor del centro. «El traslado hubiera supuesto un problema grave de desubicación de los alumnos», matizó.
    La resolución les cogió ayer, domingo, un poco de sorpresa ya que ellos esperaban hoy el desalojo. «Igual ya hay hasta alguna cosa embalada», dice Fernández. De momento, tendrán hoy una reunión del departamento que previsiblemente se celebrará durante la hora del recreo ya que, el resto de la mañana, seguirán dando clase de manera normal, como cuando empezaron el curso.

    La empresa se instalará este mes en la Laboral

    La empresa multinacional Thyssen instalará sus oficinas en el edificio de la Universidad Laboral a lo largo de este mes. En la imagen superior se ve el lugar en el que previsiblemente se instalarán. A la izquierda, los alumnos de Formación Profesional, durante una de las muchas manifestaciones de protesta que iniciaron cuando el Principado anunció que les desalojarían del polideportivo donde reciben sus clases para instalar el taller de prototipos de Thyssen.

    La TIA

    JUAN CARLOS HERRERO

    Este verano pasado coincidí en la Universidad Laboral «José Antonio Girón» de denominación de origen con un profesor del «pequeño Escorial», al que conocí ejerciendo de educador cuando nos vigilaba los recreos de pan y chocolatina o en las salas de estudio mientras deambulaba cabizbajo con sus temarios entre hileras interminables de pupitres, igual nos juntábamos trescientos alumnos en un estudio corrido; él y la aparición del padre prefecto -tan sigiloso como su sabiduría- eran suficientes para invitarnos al recogimiento y los deberes del día siguiente.

    El profesor me dijo textualmente «están entrando a saco en la universidad y no respetan nada: muebles, enseres y demás patrimonio cultural de esta institución lo están tirando a la basura…». A mi querido profesor le vi cabizbajo de nuevo y no precisamente por aquellos estudios que comenzaba cuando velaba por nuestra educación, más bien todo lo contrario, quería arrojar la toalla y mandar a la porra su docencia, estaba harto -razón tenía, sus treinta y cinco años de docencia habían sido pisoteados-, no se alistó a la nueva corriente ideológica y le pasó factura, es lo que tenemos.

    Si Ibáñez se diera una vuelta por Gijón retomaría su personaje de «Mortadelo» para ponerle al frente de esta institución tan necesitada de disfraces, uno por quiosco, montado por aquellos que tanto renegaron de esta obra llevada a cabo por don Luis Moya a mediados del siglo pasado, quienes pasaron años y paños olímpicamente de un centro que agonizaba en goteras sin que nadie subiese a su tejado y, ahora, después de borrar del mapa cualquier vestigio de lo que supuso el centro, darse el postín de su autoría magnífica subidos en el balcón central del patio, como «Filemón», arropados por los escudos de la Falange y un nuevo séquito formado por socios y simpatizantes. Antes era todo más vertical, ahora vale todo menos morder.

    Como es tiempo de Carnaval y de disfraces, el autor de las viñetas pondría como director general de este tinglado al superintendente Vicente el «Super», auténtico promotor del desaguisado que están sufriendo los alumnos de FP del quítate tú para ponerme yo (…). Falta el último personaje «Tirano», que es el que mueve todos los hilos y al que hay que desenmascarar para ponerle nombre y apellidos; disfrazado de buen samaritano está armando cada una que empieza a tener tonalidades despóticas de un caudillo anónimo cuyos tentáculos alcanzan a cada uno de nosotros, siendo visibles, pero no así su bulbo cefálico, que esconde bajo un gorro siniestro.

    Esta TIA asturiana acabará sus días como los vuelos secretos con escala en Mallorca en los que ya alojaron a mi profesor y ahora quieren secuestrar a los neños de FP. Como sigan así las cosas elaborarán una pócima encargada al profesor «Bacterio» para quitarnos del mapa a los que pensamos de otra forma. Es tiempo de Carnaval, que nadie se sienta aludido.

    Ataque de «señaléctica» y otros dolores

    JAVIER MORÁN

    En la Televisión del Principado sufrieron hace poco un ataque de «señaléctica» y decidieron colgar un cartel de grandes letras azules -TPA- sobre la fachada del antiguo convento de las Clarisas, que ahora ocupa este ente de comunicación (por cierto, padeciendo ya grandes apreturas, lo que les llevará a conquistar un día de estos las plantas superiores del inmueble, misteriosamente entregadas en el pasado a la Fundación Danae; «¡timeo danaos, et dona ferentes!»: temo a los griegos, aun cuando traen regalos).

    Pero, tras sufrir el rapto «señaléctico», alguien recapacitó, o advirtió, que aquello le pegaba al interesante convento circular como a un Cristo unas pistolas. O como a Santa Clara un corsé de látex color azulete (estas fusiones creativas es mejor dejarlas para el vecino Centro de Arte Actual, donde podrán caber en el futuro performances, o instalaciones, de nazarenos con misiles o santas castigadoras; cosas semejantes ya se han visto en ferias de arte).

    El caso es que los señores de la TPA retiraron el cartel a las pocas horas, lo cual les honra, pero delata que el amo de la Universidad Laboral, el Principado, se conduce con el noble edificio del arquitecto Luis Moya de un modo ya constatado: a tumbos.

    Tumbos son los que se están dando con el emplazamiento de ThyssenKrupp Elevator en el edifico de Cabueñes: un asunto positivo para la ciudad que la temeridad ha convertido en crisis aguda.

    Lo grave es que lo acaecido con Thyssen, en cuanto contenido de la Laboral, es equivalente a lo que está sucediendo con las formas arquitectónicas del conjunto. No puede predicarse que la Universidad Laboral sea «el edificio más representativo del siglo XX en Asturias» -según afirma el folleto de presentación del Centro de Arte- y, a la vez, poner carteles a discreción o reformar peligrosamente elementos del edificio.

    El pecado original de las transformaciones de la Laboral viene de que no hay plan director que las gobierne, que diga lo que se debe y lo que no se debe hacer. Ni siquiera ha sido declarado el conjunto Bien de Interés Cultural (BIC), lo que significaría una brida contra apetencias espurias. Por su parte, el Ayuntamiento ha otorgado licencias que no controla y que son libérrimamente interpretadas por los reformadores de la Laboral, con consecuencias, por ejemplo, sobre muchos de los antiguos ventanales de madera, obras excepcionales en diseño y mecanismo. Pero nos insisten en que se trata del más «representativo edificio…» y bla, bla, bla. En el apartado de la «señaléctica» nos preguntamos qué sucederá cuando llegue el hotel y quiera señalarse con el correspondiente letrero. Un hotel que, como iba a suceder con Thyssen, será una privatización de espacios -mediante concesión-.

    Pero los carteles se quitan y se ponen con relativa facilidad, mientras que el hormigón es irremovible, salvo voladura. Viene esto a cuento de que ya asoma en todo su esplendor la caja escénica del teatro. Más que caja, es un verdadero cajón, similar en tamaño a los cajones que preparan en El Musel para construir el dique exterior, el primero de los cuales puede verse ya desde la Punta de Lequerica. El cajón escénico tiene su historia. Cuando el Principado convocó hace unos años el concurso de ideas para la reforma de cada elemento de la Laboral, el arquitecto Antón Capitel -el mejor conocedor de Moya y su obra- planteó que la futura caja fuera el resultado de recrecer la trasera del teatro exactamente con las mismas formas actuales. Era la única manera, según su criterio, de no intervenir agresivamente en un edificio tan arquitectónicamente clausurado como el de la Laboral.

    Pero había otra alternativa, a la que respondía en parte la idea del arquitecto Miguel García-Pola, ganador del concurso. Existen elementos de arquitectura expresionista en la cubierta del teatro que recuerdan trazas de algún edificio de Erick Mendelsohn, por poner un caso. Pues bien, ni lo uno ni lo otro. Lo que hay es un paralelepípedo descomunal que irá cubierto finalmente de lindas plaquetas. Ni cubriéndolo de láminas de oro se evitará su choque con la parte más sobria y escurialense de la Laboral, lo que Moya denominaba su etapa de edificación «pesimista». A mayores, la fachada norte será mucho más visible cuando el Ayuntamiento se decida a construir el nuevo vial hacia Cabueñes.

    Pero, lo que es peor: al teatro le caen todas. La eliminación de sus butacas originales no tiene perdón posible; y la ocultación del mural frontal alcanzará, si se ejecuta, dimensiones de delito histórico.

    El cormorán
    Tarazona no recula

    JAVIER MORÁN

    Ya conocerán ustedes aquella historia sucedida en Tarazona, localidad zaragozana próxima al Moncayo, donde hace algún siglo una procesión se metió, por despiste del sacristán que la encabezaba, en un callejón sin salida, a causa de un muro recién construido. «¡Hay que dar marcha atrás!», gritaron desde la cabecera del cortejo cuando el callejón ya estaba abarrotado de gente.

    Entonces, el corregidor (alcalde) se cabreó una barbaridad y gritó la célebre frase: «¡Ni hablar! ¡Tarazona no recula aunque lo mande la bula!». Y fue así cómo la procesión acabó saltando por encima del muro con santos, cirios y pendones al hombro.

    Aquello sí que era liderazgo de corregidores. Aquello sí que era tenacidad, de modo que suele decirse -con cierta crueldad, por cierto- que cuando un navarrico clava con la cabeza un clavo y éste no acaba de entrar es porque al otro lado de la pared tiene puesta su cabeza un mañico (pedimos disculpas por esta alusión a aragoneses y navarros, a los que, por otra parte, tanto apreciamos).

    Pues bien, en Gijón sucede lo mismo, aunque con la diferencia de que aquí los corregidores, o mandatarios -locales y regionales-, siempre van a la contra de la procesión, que acaba pasándoles por encima.

    Sucedió con la ampliación 3C de El Musel, sucedió con la radioterapia y acaece ahora con la instalación de Thyssen en espacios de FP de la Laboral. Ya lo habíamos sugerido aquí hace días: que el Principado iba a recular nuevamente como un campeón de la rectificación, lo cual indica tres cosas, al menos: que lo inicialmente propuesto no estaba suficientemente meditado; que la respuesta ciudadana les produce canguelo electoral, y que, tomándolo por donde menos quema y por donde lo reorientarán en futuros discursos, regidores y corregidores todavía escuchan algo.

    No obstante, recuérdese que hubo hasta amenazas de un edil gijonés acerca de que Thyssen se iba porque era esa nave de la Laboral o nada. Pero Tarazona no recula aunque el concejal Pérez o el presidente Areces se líen a cabezazos con el clavo.

  3. La Nueva España hoy. A buenas horas, Mapi. Pero ojo: el vicealcalde urbanista, Morales el trotskista («¡Ojalá todo el suelo fuera público!»), se apunta a adosarle nuevos edificios a la Universidad Laboral. Enternece la obsesión del socialista Herminio Sastre por ofrecer «una imagen seria que dé confianza a las multinacionales»:

    Felgueroso admite que «se podían haber hecho mejor las cosas» en el conflicto de la Laboral

    Morales informó a Sastre y a Fernández León de que «hay sitio de sobra» para el taller de Thyssen, pese a los condicionantes del entorno de la Universidad

    La resaca del cambio de ubicación del taller que la empresa Thyssen tendrá en la Laboral, tras las reiteradas protestas de colectivos estudiantiles, de sindicatos y del PP e IU, siguió ayer. La alcaldesa, Paz Fernández Felgueroso, valoró la importancia de que el centro de I+D+i se mantenga en Gijón, aunque matizó que «seguramente se pudieron hacer las cosas de otra manera» para evitar el conflicto. Por su parte, el viceconsejero de Ciencia y Tecnología, Herminio Sastre, se reunió en el Ayuntamiento con Jesús Morales para garantizar que los condicionantes de la zona no entorpecerán el proyecto del taller.

    A. R. / J. M. C. / M. S.

    La alcaldesa de Gijón, Paz Fernández Felgueroso, zanjó ayer, por parte de su equipo de gobierno, el asunto de la instalación de un centro de investigación de la multinacional Thyssen en el recinto de la Universidad Laboral, afirmando que «lo importante es que la inversión siga teniendo vigencia», aunque, a preguntas de los periodistas, en el transcurso de un desayuno celebrado en el salón de recepciones del Ayuntamiento, también opinó que «seguramente se pudieron hacer las cosas de otra manera», en referencia a la negociación del Gobierno de Asturias con la multinacional alemana y sus resultados finales.

    En este sentido, Paz Fernández Felgueroso matizó que «el Principado no consideró que no era superable el perjuicio». No obstante, respecto al cambio de ubicación del centro de investigación de Thyssen, la alcaldesa de Gijón añadió que le parecía «oportuno ante la complicación no esperada».

    Por su parte, Herminio Sastre, viceconsejero de Ciencia y Tecnología, y Jorge Fernández León, director de la Agencia para el Desarrollo de la Comunicación y los Proyectos Culturales, mantuvieron ayer una reunión con el responsable de Urbanismo municipal, Jesús Morales, para definir opciones y aclarar algunos de los condicionantes a los que se enfrenta el futuro taller de prototipos de la Thyssen, que se quiere ubicar en el entorno de la Laboral. «Hay que tomar decisiones que sean muy serias y, como tal, planteárselas a la empresa», indicó Sastre. Desde el Ayuntamiento se les aseguró que «con el Plan General en la mano hay sitio de sobra para que se hagan las instalaciones que necesita la multinacional», como así lo reconoció el edil.

    «Por encima de todo, nos interesa que la empresa se sienta a gusto con la posible ubicación», insistió Sastre, que afirmó que aún no está tomada la decisión exacta de la nave, algo que le corresponderá a la empresa en función de las alternativas planteadas. Lo que sí está previsto es que esta semana se haga el cableado de la oficina técnica -en los espacios de la antigua biblioteca del centro de FP, ahora desocupada- y «esta quincena se incorporarán allí los trabajadores, algo que para ellos y para nosotros era muy importante. Sobre todo, porque demostramos que somos mayores de edad y cumplimos los compromisos», reafirmó Sastre. Para el Viceconsejero, «estamos tratando con empresas importantes y hay que dar una imagen de seriedad».

    Herminio Sastre reconoce su «disgusto total» por el conflicto originado tras anunciar el Gobierno de Areces su apoyo a la instalación en la Universidad Laboral de un centro de I+D+i de la multinacional, que implicaba el desplazamiento de un centenar de alumnos de los ciclos deportivos de su actual polideportivo. Las movilizaciones escolares, a las que se sumaron fuerzas políticas (PP e IU), sindicales y movimientos sociales, acabaron por generar el disgusto de los responsables de Thyssen, que pidieron la retirada del proyecto en lo que implicaba desplazar a alumnos de FP. Para Herminio Sastre, lo importante ahora es «caminar hacia adelante y agradecer a la empresa la flexibilidad que ha tenido». También contestó a quienes acusaron al Gobierno de improvisación: «Es fácil hablar de planificación, pero por encima de todo los gobiernos tienen que ser ágiles para que las empresas estén aquí, con nosotros, cuando lo necesitan, no diez años después. Hay que empezar a saber qué cosas son importantes para Asturias y dar soluciones a los jóvenes y a las empresas, ofreciendo una imagen seria que dé confianza a las multinacionales».

    Cuando Ovidio Sánchez «ironiza», debe ser muy obvio:

    Ovidio Sánchez ironiza con que «todo lo que no tenga sitio se envíe a la Laboral»

    A. R. / É. V.

    El presidente regional del Partido Popular de Asturias, Ovidio Sánchez, aseguró que «todos estamos encantados con que Thyssen quiera desarrollar sus proyectos en Asturias, pero nos parece razonable que las aspiraciones de una empresa sean compatibles con otras actividades». Sánchez mostró su preocupación por la «sensación» que se está dando de que «todo lo que no se sabe dónde se va a ubicar se envía a la Laboral» y reprochó al Gobierno regional sus críticas al partido, «porque somos nosotros los que apostamos por el I+D+i y no el PSOE, que tiene la inversión paralizada desde que comenzó a gobernar hace ocho años».

    El Parque, sí y no

    Pilar Fernández Pardo volvió a insistir que debe ser el Parque Científico y Tecnológico el lugar en el que se ubique la empresa. «Hablan de construir un edificio anexo y nosotros decimos que ese anexo debe estar a escasos cien metros de la Laboral y es en el Parque». Pero esa cuestión no está ni mucho menos tan clara, según Herminio Sastre. «La empresa ya sabía que había un Parque Tecnológico y prefirió contemplar otra opción». Además, zanjó, «es posible que una nave allí no se permita ni se pueda contemplar, y también tenemos en cuenta que no cumpliría muchos de los criterios que nos pide la empresa».

    Los sindicatos colaboracionistas quieren apuntarse el tanto:

    «La actitud de la Consejería de Educación ha sido muy negativa», critica CC OO

    A. R.

    El colofón al debate generado por la ocupación de la empresa Thyssen de espacios públicos educativos en la Universidad Laboral tenía ayer un punto de interés en la reunión solicitada por la junta de personal docente no universitaria con el consejero de Educación y a la que asistió también el director de Recursos Humanos. Pese a que la reunión tenía como único punto -según sostienen los sindicatos- el asunto de la Laboral, el tema se dio por zanjado sin explicaciones de la Consejería al considerar que «no es competencia de la junta de personal» y acabó convirtiéndose en una presentación de los miembros de la comisión permanente y de puesta al día, tras la renovación de la junta. Lo que no impidió las críticas sindicales.

    «Era una aberración que echaran a los alumnos de su espacio y vemos que la Consejería retrocede en su mal paso por las presiones y la movilización. No es un regalo; los alumnos jugaron bien su papel», apuntaron portavoces de CC OO. El sindicato deja claro que «nunca nos opusimos a los planes de que Thyssen instale un centro de I+D+i en Asturias, pero nos parece importante que no prevalezca el interés empresarial ante el educativo, y menos cuando se refiere a un espacio público que está en uso». Desde CC OO se ratificó que «se ha vuelto a jugar a la improvisación con la enseñanza y especialmente con la rama pobre de la educación que es la FP y eso es impresentable», por eso valoran «muy negativamente la actitud de la Consejería, que en todo momento actúa con oscurantismo y sin defender su principal valor: los alumnos». Y a río revuelto, padres del Conservatorio ofrecieron a la multinacional sus espacios en la Laboral, a los que no quieren trasladarse.

    Pero las trapisondas con la Laboral de Álvarez Areces e Iglesias Riopedre vienen de atrás:

    Educación repite in extremis la comisión sobre la elección de director en la Laboral

    La Consejería sustituyó por suplentes a la mitad de los que participaron en el proceso que desbancó a Luis Fernández

    A. RUBIERA

    La Consejería de Educación reunió ayer a la comisión de valoración que, por orden judicial, deberá determinar si en el año 2004 se apartó injustificadamente al profesor Luis Fernández de la dirección de la Universidad Laboral en favor del candidato oficial, Faustino García.

    Un día antes de que concluyera el mes de plazo que dio el juez, desde la Consejería se hizo la citación a los implicados en la comisión -4 representantes nombrados por la Administración y 4 por el centro-, pero con cambios significativos ya que se sustituyó por suplentes a la mitad de los participantes en un proceso que ha sido materia de estudio del Tribunal Superior de Justicia de Asturias, hasta que finalmente se declaró nulo por su irregularidad.

    Así, el presidente de la comisión en 2004, el inspector Alejandro Montoto -ahora jubilado-, fue sustituido por Ana García (inspectora de Primaria que aparecía como suplente en el proceso), y la profesora Pilar García, a la que el viernes se concedió una licencia por viaje, fue sustituida por otra profesora. Sí repitieron presencia María Luz Suárez (profesora en comisión de servicios) y José Fernández (director de instituto en Mieres). También repitieron participación los miembros elegidos por el consejo escolar en 2004, y se nombró suplentes de los profesores José González y Javier Montes (ambos por jubilación) a Inmaculada Gallart y a José Luis Cofiño. A última hora de la tarde de ayer la comisión seguía evaluando los proyectos de dirección que en su día presentaron tanto Luis Fernández como Faustino García. Con el «handicap» de que a los nuevos integrantes de la comisión les habían entregado los proyectos ayer mismo.

    La comisión se reúne, obligadamente, tras el dictamen judicial que invalidó el proceso por el cual Faustino García ejerció dos años de director. El hecho de que los representantes de la Administración en la comisión hubieran concedido cuatro ceros al proyecto de dirección de Luis Fernández, considerado como injustificable por el juez, motivó la convocatoria de ayer. La nueva valoración persigue determinar si Fernández habría obtenido la mayor puntuación de no haber tenido esa nefasta puntuación. El juez estimó que el hecho de que no se pueda conceder la dirección a Luis Fernández (ya que el IES Universidad Laboral ya no existe como tal y ahora es un centro integrado diferente) «no significa que la ejecución de la sentencia quede por completo vacía de contenido, pues queda por resolver la cuestión de si el recurrente debió ser nombrado director». Una cuestión que, recuerda el juez, tiene consecuencias económicas (por la retribución que le hubiera correspondido si finalmente él hubiera debido ser director) y a efectos de la carrera profesional.

    Compartimos el temblor de Javier Morán:

    El cormorán
    Un temblor irresistible

    JAVIER MORÁN

    Aún nos espera un tiempo duradero de sufrimiento. De hecho, un temblor irresistible nos acaba de entrar al saber que el Principado se dispone a construir un nuevo edificio cabe la Laboral para asentar en él definitivamente el centro de investigación de Thyssen, tan zarandeado por errores crasos de nuestros gobernantes, como incluso ha reconocido la alcaldesa Paz Felgueroso.

    Volvemos a lo mismo: adelante con Thyssen en Gijón, ¡força Alemania!, pero mucho ojito con pegarle cualquier adherencia improvisada al noble edificio de Cabueñes, que bastantes antojos lleva ya padecidos.

    Esta preocupación se acentúa por el hecho de que a la multinacional le urge desarrollar cierto prototipo y necesita rápidamente una nave adecuada. Esto es lo que nos pone de los nervios: que el Principado se nos vuelva un azogue y monte cualquier mecano en cualquier parte.

    Además, tienen todas las papeletas para acertar de lleno porque el entorno de la Universidad Laboral no está protegido por disposición alguna -la de un bien de interés cultural, por ejemplo-, como correspondería un edificio tan relevante.

    Pero recuerden: los coros y danzas del Principado no paran de repetirnos que éste es «el edificio más representativo del siglo XX en Asturias». Repitan conmigo: «Éste es el edificio más representativo del siglo XX en Asturias». Cópienlo mil veces.

    Con todo, la apoteosis de nuestros temblores ha llegado cuando nos hemos enterado de que el concejal de Urbanismo, Jesús Morales, tan sensible a la estética, les ha dicho al viceconsejero Herminio Sastre y al factótum Jorge Fernández León que adelante con los faroles.

    Y un recordatorio. Nuestros lamentos no van de balde. Véase el edificio de la Autoridad Portuaria en el Parque Científico Tecnológico de Cabueñes. Sí, ése mismo que fue autorizado por el Ayuntamiento y que tapa por completo la Laboral según se viene desde Deva.

    Un desquicie total, vamos. No más, por favor.

    El Comercio lo cuenta, algo más (aún más) moderadamente:

    La alcaldesa admite que «se podían haber hecho las cosas de otra manera» con Thyssen

    Ayuntamiento y Educación se reunieron ayer para dar el visto bueno a las posibles ubicaciones del edificio anexo La zona que queda a espaldas de los talleres de FP es de fácil acceso, tal y como ha solicitado la multinacional

    O. ESTEBAN / E. MONTES/GIJÓN

    Paz Fernández Felgueroso ha sido la primera responsable política, y por el momento la única, que ha entonado un cierto mea culpa por cómo se han desarrollado los hechos desde que se anunció la ubicación de ThyssenKrupp Elevator en la Universidad Laboral. «Se podrían haber hecho las cosas de otra manera. Es probable», admitió ayer la alcaldesa de Gijón, después de que la multinacional alemana haya renunciado a instalarse en el polideportivo del complejo, tal y como adelantó EL COMERCIO, vista la oposición que mantenían partidos políticos, sindicatos, profesores y alumnos. Ahora se buscan las alternativas que en un principio parecían no existir. Y no existían porque el Principado «consideró que el perjuicio que se creaba -el traslado de los alumnos del ciclo de Actividades Físico-Deportivas- era superable». Finalmente no lo ha sido.

    Así, la alcaldesa de Gijón reconoció ayer un posible error, a pesar de dejar claro que ella desconocía cómo se había tomado la decisión de ubicar la multinacional en el polideportivo. «Se hizo con la discreción propia de estas cuestiones y de una empresa que no quiere verse sometida al debate público antes de instalarse», explicó la primera edil. Está claro que a todos ha sorprendido la oposición presentada y que, a estas alturas del proceso, a todos les alegra por igual que Thyssen siga manteniendo su intención de ubicar su taller de prototipos en la Laboral, porque para Asturias, pero especialmente para Gijón, «lo que interesaba es que esa instalación no corriera peligro».

    Encuentro en Gijón

    No lo corre, y estará probablemente en una nave anexa al edificio, que podría ubicarse a espaldas de los actuales talleres de FP. Tal y como ha podido saber EL COMERCIO, esa es una de las alternativas que se han estudiado. Lo que es seguro es que las posibles ubicaciones han recibido ya el visto bueno del Ayuntamiento, que debía confirmar que el sitio elegido no estuviera afectado por alguna de las obras (metrotrén, viales…) que afectarán a la zona en los próximos años. Así se determinó en una reunión mantenida en la mañana de ayer en el Ayuntamiento de Gijón entre representantes de la Consejería de Educación y del equipo de gobierno, entre los que se encontraba el primer teniente de alcalde, Pedro Sanjurjo.

    El visto bueno del Ayuntamiento era uno de los requisitos exigidos. El otro, que el lugar sea cercano y fácilmente accesible desde el departamento de diseño que Thyssen tendrá también en el complejo y que, en este caso sí, ocupará en los próximos días, en el ala sureste del edificio central de la Laboral. De hecho, se han fijado para ello como plazo el próximo día 12 ó el 13, como muy tarde. Por eso, la zona que queda a la espalda de los talleres es viable, ya que al parecer existe un túnel perfectamente acondicionado, casi a modo de calle subterránea, que parte de las inmediaciones de la iglesia (a la derecha de ésta), cruza los jardines y va a dar cerca del cementerio. Ese túnel permitiría, por lo tanto, la unión de las dos divisiones de Thyssen.

    La idea de la multinacional es facilitar la entrada a sus instalaciones no sólo de sus propios trabajadores, sino también de los alumnos de Formación Profesional con los que, según anunciaron ya al principio del proceso, esperan colaborar. En cualquier caso, la decisión definitiva se cerrará en cuestión de días y no más allá de esta misma semana.

    Ahora bien, descartado el uso de los espacios educativos, la oposición política y social ha finalizado. Así, los miembros de la Junta de Personal Docente no Universitario mantuvieron ayer en Oviedo un encuentro con el consejero de Educación y Ciencia, José Luis Iglesias Riopedre, un encuentro solicitado y planificado en medio de las protestas y la polémica de las últimas semanas. La presidenta de la Junta, Beatriz Quirós, aseguró que Riopedre les confirmó que el polideportivo no sería ocupado por Thyssen. No obstante, la propia Consejería quiso matizar después que en la reunión no se había tratado esa cuestión, «dado que este asunto no es competencia de la Junta de Personal».

    El curso empieza en febrero

    Alumnos y profesores de FP vivieron la jornada de ayer en la Laboral «como si fuera el primer día de clase»

    A. F. A./GIJÓN

    Para algunos el curso comenzó ayer. O, al menos, esa era la sensación compartida por alumnos y profesores de los ciclos de Formación Profesional relacionados con la animación deportiva impartidos en la Laboral. «El viernes dábamos la batalla por perdida y hoy (por ayer), parecía como si fuera el primer día de clase, un curso nuevo, estábamos todos muy contentos», explicaba Marta Martínez, la delegada del primer curso de ciclo superior de Animación y Actividades Físico-Deportivas.

    A las ocho y media en punto de la mañana, Marta y sus compañeros pisaron de nuevo el polideportivo. Tenían ‘Fundamentos biológicos’. ¿El tema del día? «La velocidad», responde la alumna. Así, rápidamente, los estudiantes colocaron al fondo del gimnasio sus pancartas de protesta y las tiendas de campaña plateadas, aún montadas bajo los techos del centro de formación. «Supongo que a lo largo de esta semana las quitaremos y lo recogeremos todo», decía la delegada.

    La protesta orquestada por docentes y alumnos obtuvo una veloz respuesta de la multinacional ThyssenKrupp Elevator. A última hora del viernes, los jóvenes de los ciclos de FP recibieron sus nuevos horarios y un esquema con los medios de transporte que podían tomar para ir hasta el polideportivo de La Guía, que iba a ser su nuevo centro de estudio y trabajo. El sábado, los profesores telefonearon a los chavales. Un cambio.

    «Me llamó la tutora por la mañana para que avisara a los demás de que íbamos a ir al instituto normal», indicaba Marta. Pese a todo, la de ayer no fue una jornada al uso: una profesora enfermó y se suspendieron las clases en el polideportivo a partir de las once.

    «Respeto»

    «Ha vuelto la normalidad, más o menos. Volvemos a los cauces, pero no es fácil retomar la vida escolar». Para el profesor Luis Fernández, representante de los docentes en el Consejo Social, el curso también ‘empezó’ ayer. «La noticia nos produce satisfacción, sobre todo porque Thyssen ha explicado que no ocupará el polideportivo por respeto a la vida escolar», manifestó Fernández. Medio centenar de profesores mantuvieron una asamblea a la hora del recreo para acordar esta postura. «Cuando se tomó la decisión de ocupar el polideportivo, nadie valoró los daños colaterales», lamentó Fernández.

    También lamentó que la Consejería de Educación no hubiera hablado con los docentes del caso. «Comunicaciones oficiales hubo muy pocas, nos enteramos por la prensa…», recalcó. Rosa Lázaro, también profesora y miembro del Consejo Social, subrayó la «satisfacción general del profesorado por cómo se ha resuelto todo». Marta Martínez lo resumía así: «Lo tenemos como una victoria del grupo, porque trabajamos unidos, como una piña. Es un triunfo personal, grupal, del centro y de los profesores».

    La nueva amenaza y el nuevo despilfarro de dinero público, presentados en plan prometedor:

    Un nuevo inmueble, integrado y en 4 meses

    A falta de que el acuerdo se cierre de forma definitiva, todo apunta a que el Principado construirá un nuevo inmueble para Thyssen, anexo a la Universidad Laboral. Sea donde fuere donde se ubique, el Gobierno regional tiene claro que el taller de prototipos de la multinacional deberá tener una apariencia externa de integración con todo el conjunto arquitectónico.

    No obstante, todas las partes implicadas hablan de plazos muy cortos para que ese edificio sea una realidad. Así, se establecerían los mismos cauces de contratación urgente que pensaban aplicarse a la construcción del nuevo polideportivo y que agilizarían extremadamente los trámites. Si el compromiso regional en ese caso era que las instalaciones estuvieran listas para el próximo curso, ahora incluso se adelantan. Así, las fuentes consultadas por EL COMERCIO hablan de unos cuatro meses. Se cumpliría así el objetivo de la multinacional de poder empezar a trabajar en sus prototipos desde la Laboral en el verano. Y, aunque eso retrasara los plazos -algo que ha negado la propia empresa-, hay quien contrapone la ventaja. Y es que al ser un edificio de nueva construcción, podrá adaptarse mucho mejor a las necesidades y demandas de ThyssenKrupp.

  4. Cuando preparaban el terreno e impidieron que llegase a director alguien incómodo: La Nueva España hoy.

    Luis Fernández no da por cerrado el conflicto que le impidió ser director de la Laboral

    El profesor no descarta ir a la vía penal para saber por qué se le calificó con cuatro ceros y ahora se rectifica

    A. RUBIERA

    Luis Fernández ya sabe sus notas. Con 21,700 puntos por méritos y 13,325 más en el proyecto, si hoy tocara decidir el director de la Universidad Laboral, su candidatura habría ganado a la de Faustino García (15,937 en méritos y 12,150 en proyecto). Esas calificaciones ya están publicadas oficialmente y se encuentran en fase de información pública por si hubiera alguna reclamación.

    Pero 30 meses después de obtener una calificación indebida que le apartó de ser el director de la Laboral (durante dos años ejerció como tal Faustino García), la revisión de la nota ya no es suficiente para el afectado ni para sus compañeros en el recurso.

    «Considero que se ha culminado una fase del proceso abierto por los “cuatro ceros” -la nota que le pusieron los cuatro representantes de la Administración en la comisión de valoración- porque se ha producido la rectificación por parte de la Administración de una calificación que fue injusta», sostiene Fernández. Pero en ningún caso da el conflicto por cerrado.

    «La fase siguiente tiene que ser deslindar responsabilidades. Esperaré a que se cierre la vía jurídica actual (contencioso-administrativo), para resolver luego por qué cuatro funcionarios hicieron mal su tarea», explica Luis Fernández, para encadenar: «Una regla clásica de la organización del trabajo es que cuando algo sale mal hay que buscar la causa, y sólo puede haber tres supuestos: porque el implicado no supo hacerlo bien, no quiso o no pudo. Y eso quiero saberlo, aunque sea ante un juez de lo penal», explica Luis Fernández.

    Los meses de espera transcurridos desde que se anuló su opción a dirigir la Laboral le han servido a Fernández para acumular deudas.

    Las primeras, de gratitud y agradecimiento «al esfuerzo de algunos compañeros, como Goñi, y al apoyo de muchos más que me han acompañado en este proceso de reclamación».

    Las segundas siguen en la línea de denunciar a la Administración «por su actitud constante de entorpecer, alargando injustificadamente plazos y tiempos, sin admitir las sentencias en contra que acumulaba hasta que no tenían más remedio. A la Administración no le interesó buscar la justicia, sólo ha querido entorpecer el proceso».

    Sostiene Fernández que la última muestra de esa actitud fue la convocatoria, a un día de que terminara el plazo dado por el juez, de la comisión que debía volver a valorar a los candidatos a director.

    «Fue un acto impresentable, plagado de errores de forma, con sustitución de integrantes de la comisión según les convenía. Incluso torcieron la elección del claustro y convocaron a dos miembros que no habían tenido el respaldo mayoritario en su día para participar en la comisión. Pero, incluso con una comisión adulterada y juzgándome las personas que no querían que yo ganara, el proyecto salió adelante», criticó.

    En todo caso, no se plantea reclamaciones sobre dicha comisión porque quiere pasar a la siguiente fase, la de depurar responsabilidades.

    Y lo primero será «hacer una denuncia ante el consejero, José Luis Iglesias Riopedre, para que se investigue por qué se me puso una calificación injusta que finalmente se ha anulado. Si hay sanciones, será que asumieron que los implicados no supieron hacerlo bien. Pero si no las hay, entonces nos tocará ir al Juzgado porque es que no pudieron hacerlo bien, o no quisieron».

    Fernández asegura que «lo mismo a mí que a toda la gente que me apoyó para seguir adelante con este recurso nos preocupa la actuación de unos funcionarios públicos. Y por eso vamos a pelear».

    Los cuatro funcionarios implicados en la comisión anulada son el inspector Alejandro Montoto -ahora jubilado-; las profesoras Pilar García y María Luz Suárez, y José Fernández, director de instituto en Mieres.

  5. Primero prescindieron de las Madres Clarisas, que hacían verdaderas maravillas (testimonio de generaciones de residentes) con las comidas y el cuidado de la ropa en la Universidad Laboral. Laicización: multiplicación de gastos y empeoramiento del servicio.

    Luego suprimieron las residencias de la Laboral.

    Ahora llega la Ministra Truquillo a contribuir al cajón de sastre queriendo usarlo para micropisos, las «soluciones habitacionales» del Chile de Allende; un poco ampliadas, después del escándalo de su primera propuesta. Destrozo, derroche, caprichos y ocurrencias. El Comercio:

    María Antonia Trujillo anuncia la construcción de minipisos en la Universidad Laboral

    La ministra de Vivienda precisó que serán apartamentos de 30 a 45 metros cuadrados cuyo alquiler oscilará entre 75 y 200 euros El Principado dedicará al proyecto los 6.000 metros cuadrados reservados para residencia

    CHELO TUYA/GIJÓN

    La Universidad Laboral no tendrá residencia de estudiantes. En lugar del proyecto original, el Ministerio de Vivienda plantea financiar en el espacio reservado, 6.000 metros cuadrados, la construcción de apartamentos para estudiantes. Según explicó ayer la ministra, María Antonia Trujillo, se trata de viviendas independientes, de entre 30 y 45 metros cuadrados, con servicios comunes en el sótano (lavandería, mantenimiento y atención médica),cuyo alquiler oscilará entre 75 y 200 euros.

    Por el momento, se desconoce cuántos apartamentos podrían construirse en Gijón, aunque el proyecto original de residencia preveía una capacidad de hasta 160 habitaciones. Los datos se concretarán en dos reuniones que Trujillo mantendrá, en el plazo de diez días, tanto con la consejera de Vivienda y Bienestar Social, Laura González, a la que verá mañana, como con el rector de la Universidad de Oviedo, Juan Vázquez, con el que mantendrá un encuentro la próxima semana.

    Según fuentes ministeriales, la de la Universidad Laboral no es la única obra de apartamentos que Vivienda está dispuesto a financiar en la comunidad autónoma asturiana, ya que el campus de Mieres podría contar, también, con un edificio de viviendas para universitarios. Las mismas fuentes explicaron que serán «el Principado y la Universidad quienes expliquen cuáles son las necesidades», puesto que el ministerio pretende repartir los 300 millones de euros que tiene para construir 10.000 apartamentos para estudiantes «entre todas las universidades del país».

    Las condiciones que deben cumplir las comunidades autónomas es que deben correr con la mitad de los gastos de construcción de las viviendas y comenzar las obras este mismo año, «para que estén listas para el curso 2009-2010». En principio, el ministerio marca un máximo de 100 viviendas por universidad, «aunque dependerá de las peticiones que haya y de la oferta de las comunidades y los rectores». Por ejemplo, el proyecto piloto de este plan, un edificio en la Universidad Carlos III, de Madrid, «cuenta con 190 apartamentos».

    Propuesta de Areces

    La idea de que la Universidad Laboral no tenga residencia y sí edificio de apartamentos se fraguó en Oviedo en la visita que realizó la ministra a la región. En un encuentro con el presidente regional, Vicente Álvarez Areces; la ya citada Laura González y el director general de Vivienda, Manuel González Orviz, fue el jefe del Ejecutivo autonómico «el que precisó que la residencia prevista en la laboral podría transformarse en apartamentos para universitarios, que son más modernos y más aceptados por los estudiantes», explicó la consejera.

    En esa cita, la ministra «nos anunció que colaboraría con la financiación», que ahora se ha concretado en la mitad del coste del proyecto. González confía en que los detalles «queden aclarados en la reunión de mañana».
    _____________________________________________

    EL PROYECTO

    Proyecto: el ministerio destinará 300 millones de euros a construir 10.000 viviendas para estudiantes en todas las universidades españolas. Las obras de todas deben iniciarse este año para que estén listas para habitarlas en el curso 2009-2010.

    Asturias: el ministerio plantea convertir en apartamentos los 6.000 metros cuadrados que el Principado reserva para una residencia de estudiantes en la Universidad Laboral. Si la Universidad de Oviedo lo pide, también podrían levantar un edificio en el campus de Mieres.

    La Nueva España:

    La ministra Trujillo anuncia minipisos para estudiantes en la Universidad Laboral

    D. ORIHUELA

    El Ministerio de Vivienda, que dirige María Antonia Trujillo, se ha interesado por la Universidad Laboral como posible ubicación de viviendas protegidas en régimen de alquiler para estudiantes universitarios. La propia ministra anunció ayer la construcción de minipisos en el complejo de Cabueñes.

    Fuentes de la Laboral confirmaron ayer que ya han remitido un informe al Ministerio en el que el Principado ofrece 8.000 metros cuadrados de espacio en el ala norte del edificio de Luis Moya, en la zona donde siempre se ubicaron las dependencias de los estudiantes. Se trata de un espacio del edificio principal en la esquina más próxima a las instalaciones de la TPA.

    «El Ministerio está muy interesado», confirmaron desde la Laboral, aunque señalaron que aún no hay nada concreto. De todos modos, las mismas fuentes reconocieron que «es una iniciativa muy interesante que encajaría perfectamente en la idea de la residencia que se tenía prevista».

    En el plan de usos de la Universidad Laboral se prevé la convocatoria de un concurso para la adecuación de espacios y explotación en régimen de concesión de más de 8.000 metros cuadrados (incluyendo cocinas y otros servicios auxiliares) para la constitución de una residencia de estudiantes que oferte servicios al campus universitario ubicado en la propia Laboral y en sus alrededores.

    En un principio, el órgano de gestión de la Laboral tenía previsto convocar un concurso público para que las empresas interesadas presentasen un proyecto de adecuación y explotación de los espacios, similar al del hotel. Con la petición formulada por parte del Ministerio de Vivienda se abre una nueva posibilidad.

    La ministra Trujillo pretende que al inicio del curso 2009-2010 estén construidos los nuevos minipisos para estudiantes de intercambio o profesores. La Ministra quiere que se construyan doscientos apartamentos por cada Universidad pública de las más de cincuenta que existen en España. María Antonia Trujillo ha solicitado comparecer en el Congreso para explicarlo.

  6. Carta al director en El Comercio:

    A vueltas con la veleta
    Julián de Riva Pérez/

    ¡Por fin han quitado la veleta franquista de la Universidad Laboral! Ahora un escudo del Principado ocupará su lugar y el complejo pasará a llamarse ‘Ciudad de la Cultura’. Muy bonito. No volveremos a ver salir del edificio franquista por excelencia a visitantes malhumorados y ofendidos clamando por esa revisión histórica que nunca llegaba. Ya no hay ni veleta, ni yugo, ni flechas. Y Morales nos promete que al águila poco le queda. Gijón es hoy un poco más justo con la historia. Más moderno. Más libre.

    Sin embargo queda mucho por hacer en la nueva y flamante ‘Ciudad de la Cultura’. No podemos permitir que los cientos de visitantes que sin duda acudirán a ver el complejo renovado escuchen en boca de los guías la verdadera historia del edificio, cual es, un orfelinato minero impulsado en tiempos de Franco por el Ministerio de Trabajo para formar a niños huérfanos de padres mineros. Un complejo con residencia, escuela, talleres, granja, instalaciones deportivas y campos de cultivo. Y no podemos permitirlo porque Franco era un dictador y jamás hubiese autorizado algo tan bueno. Los visitantes se marcharían ofendidos de nuevo pensando que los guías intentan enaltecer al dictador.

    Así pues, para evitar esto, lo mejor que hacía el Ayuntamiento, el Principado o el Gobierno, que al fin y al cabo son todos uno y lo mismo, era derribarlo todo y en su lugar levantar ese gran hotel, ese teatro y ese museo de arte moderno. Incluso habría sitio para las oficinas de Thyssen. Todo ello con un estilo adecuado a los tiempos que corren, moderno, dinámico, vanguardista. Entonces sí que seremos libres de nuestro pasado oscuro y fascista. Ya no habrá ofendidos por el yugo, por las flechas ni por el águila. Ni por la verdadera historia, que es la que realmente ofende.

    Ya sólo nos falta Simancas y la Iglesiona. Habrá que meterles mano.

    En el mismo periódico, en «La Columna» (antigua «Columna de Gijón»):

    Símbolos

    María José Pérez se pone en contacto con La Columna para protestar por la supresión de los símbolos franquistas de la Universidad Laboral: «Que los partidos políticos viven una guerra continua entre sí lo sabemos, pero la historia es la historia y no podemos ni debemos olvidarla. ¿Por qué tanto afán en quitar los símbolos de la Laboral cuando la propia Laboral es un símbolo?, ¿acaso también piensan quitarla? Yo quiero saber qué le parecería a la señora alcaldesa que el día que no esté el socialismo en el poder tirasen, por ejemplo, el Acuario por ser un símbolo socialista. ¿Por qué gente como Carrillo o La Pasionaria tienen una calle cuando sólo fueron simples mandatarios de un partido político?, ¿por qué no respetan unos lo que hicieron los otros y se dedican a hacer cosas nuevas para el pueblo? De esta forma tendríamos más cosas de unos y de otros sin importar la ideología. No considero justo lo que Areces está haciendo con la historia de la Universidad Laboral, ya que si no le gusta que la deje como está y construya otra».

  7. En La Nueva España hoy:

    Aniversario

    JAVIER MORÁN

    Menudean las ideas equivocadas sobre la historia constructiva de la Universidad Laboral, que está a punto de cumplir un aniversario de relieve: el cese del ministro de Trabajo, el camisa vieja José Antonio Girón, en febrero de 1957, fecha que, por otra parte, marca una inflexión en el franquismo, con consecuencias en todos los niveles nacionales, desde alcaldes a gobernadores, pasando por la misma prensa y alcanzando evidentemente al Consejo de Ministros.

    A los pocos días de que Girón abandonara el Ministerio, las empresas que se afanaban en rematar el colosal edificio de Cabueñes fueron invitadas a hacer el petate. Lo mismo acaeció con los cuatro arquitectos del proyecto: Luis y Ramiro Moya Blanco, Pedro Rodríguez Alonso de la Puente y el gijonés José Díez Canteli.

    Fue entonces cuando estos cuatro hombres tomaron la decisión de dejar como estaban, y al aire, las zonas inacabadas, con la esperanza de que su desnudez fuera corregida pronto. En realidad, el remate de la Laboral se ha producido ahora, cinco décadas después, aunque acompañado de mutilaciones y deformaciones arquitectónicas de dificilísima explicación.

    Camino de sus casas, los arquitectos no llegaron a realizar la entrega formal del edificio, lo que también explica que el conjunto nunca fuera inaugurado a lo grande. La Laboral había caído en el olvido del régimen, circunstancia que contradice la machacona idea de su naturaleza franquista. Igualmente, son falsas las versiones que aseguran que en su construcción habían trabajado presos de guerra. Como si esto fuera el Valle de los Caídos. En cuanto a la vaporosa existencia de una arquitectura franquista o fascista en la Laboral, basta con leer al propio Luis Moya. También son recomendables las memorias de Albert Speer para saber lo que era un arquitecto al servicio de un totalitarismo. Por cierto, Speer cuenta que, algo saturado de Hitler, visita España y El Escorial, y exclama: «Esto sí que es arquitectura».

  8. Carta al director en El Comercio de hoy:

    Integrismo
    Javier A. G./

    Supongo que recordaran ustedes, que hace unos años vimos perplejos y atónitos por televisión como unos descerebrados en un país asiático dinamitaban unas colosales y antiquísimas estatuas de piedra esculpidas en la pared en una montaña, que representaban a buda. Yo fui uno de los que me lleve las manos a la cabeza, observando tal estupidez, y me pasaba por la mente la pregunta… ¿cómo en el siglo XXI, ocurren estas cosas…?

    Igual o parecido esta pasando en nuestra ciudad y, en concreto, con la Universidad Laboral, desde que se empeñaron en quitar algunos de sus adornos, escudos, símbolos o como quiera llamarles, y que forman parte de su fisonomía arquitectónica.

    Y me pregunto, ¿no está tan fuera de lugar hacer un monumento a la república en un parque de la calle Carlos Marx, cuando en este país vivimos en una Monarquía Constitucional?, ¿acaso no hay que respetarlo también…?

    Si hipotéticamente mañana o en un futuro, se instaurara la república… ¿Vamos a suprimir los símbolos monárquicos el Palacio Real, los de la Puerta de Alcalá o, quitaremos la Cruz de la Victoria del regio Pelayo de nuestra enseña? ¿Y acaso regímenes ultra católicos, no respetaron muchos edificios que servían para el rezo, culto y difusión de la cultura islámica o judía?

    Miren, pese a quien le pese o le agrade el régimen anterior y los anteriores, forma parte de nuestra Historia y, como tal, hay que preservarla. El edificio de la universidad rebosa franquismo por todas partes y no por eso lo vamos a dinamitar, bastante desgracia tuvo ya, que gracias y por culpa de su etiqueta ‘facha’ fue olvidado muchos años.

    Pero no dejo de reconocer que es un edificio impresionante y cada vez que voy me asombra más. Cuando tengo visita en mi casa de familiares o amigos foráneos, con gran orgullo les llevo a visitar entre otras cosas, el recinto de la universidad, y la verdad lo hago sin ningún complejo. Me agrada observar como mis invitados se quedan con la boca abierta, hacen mil fotos y comentan «que no se imaginaban que un edificio como este estuviera en nuestra ciudad». Y yo, desde luego, no creo que en todo el norte de España halla ningún edificio tan impresionante como este, y pocos en toda la nación, y habrá que reconocer que siempre le dio y le puede dar mucho prestigio a Gijón.

    Así que, por favor, tengamos un poco de sentido común y no dejarnos llevar por histéricas reacciones políticas.

    (Ojo avizor, que con Don Pelayo ya se meten también).

    En el mismo diario, «La Columna» (antigua «Columna de Gijón»):

    Símbolos

    Manuel Rubio escribe a La Columna para dar su opinión acerca de la retirada de los símbolos franquistas de la Universidad Laboral: «Quiero expresar mi estupefacción e indignación, no por el hecho de retirar los símbolos franquistas en la Universidad Laboral, sino por el empeño por parte de las autoridades en mantener otros del mismo pasado histórico pero distinto signo político (véase calle Pasionaria, Santiago Carrillo, Brigadas Internacionales…). Evidentemente, solicitar esta justa y ecuánime retirada a una corporación perteneciente al PSOE (que es quien los puso) es una ingenuidad. Ahora bien, el día que el grupo municipal socialista deje la Alcaldía, porque es seguro que no va a estar eternamente en el poder, sería lógico pedirlo a la nueva Corporación. Entonces sí se cerraría definitivamente un periodo oscuro de la historia».

    Como ya apuntamos en otro comentario de Voluntad, la que en su día fue bautizada Universidad Laboral «José Antonio Girón», va a terminar rebautizada (civilmente) Ciudad de la Cultura «Vicente Alberto Álvarez Areces». Oh la la, la culture et la démocratie.

  9. Hoy en El Comercio:

    El caso de la Universidad Laboral

    LUIS DÍEZ TEJÓN/

    LA reina Hatchepsut pasó a la Historia por varias razones: por ser la única mujer que llegó a faraona en Egipto, lo que ya da cuenta de sus cualidades y su carácter, por su reinado próspero y relativamente pacífico, y por haber levantado cerca de Tebas, junto al Valle de los Reyes, el espléndido templo de Deir-el-Bahari. Sin que sepamos exactamente por qué, su sucesor, Tutmosis III, proscribió su memoria; hizo borrar su nombre de los obeliscos y destruir todas las inscripciones donde figurase. Empeño vano, porque a la Historia no se la engaña y porque un nombre borrado acaso despierte más interés que el que figura ostentoso en cien inscripciones. Los Tutmosis de ahora, políticos sedicentes de la progresía, han decidido hacer lo mismo en la Universidad Laboral, a la que nunca han perdonado su pecado original. Durante treinta años pasaron a su vera torciendo a un lado la cabeza para no verla, la han dejado languidecer, han minimizado su valor patrimonial y hasta hubo quien la consideró un estorbo molesto por su condición de testimonio. Ahora parecen haberla redescubierto y han caído en su potencial capacidad de elemento dinamizador, pero antes sacan la piqueta y eliminan sus marcas de nacimiento para situar su origen en el limbo de la bruma histórica.

    Sin duda en algunos primará una pretensión honesta de acabar con las manifestaciones simbólicas de un régimen antidemocrático, pero en otros se adivina un odio que deriva en un puro y simple afán de venganza, un resentimiento por el pasado que no les es posible arrancar del subconsciente y que se traduce en un permanente deseo de revanchismo. Los adalides del talante y la tolerancia no soportan una veleta con un yugo y unas flechas. Los depositarios de la libertad consideran que un escudo de piedra con un águila es sumamente perjudicial para la salud intelectual de los ciudadanos. Los que plasman en una ley la necesidad de preservar la memoria histórica arrancan de raíz cualquier huella del pasado más inmediato.

    Pero es que, además, es inútil. El conjunto de la Universidad Laboral responde a un concepto indivisible. Todo en ella, el aspecto externo, la concepción estética, la disposición arquitectónica, la simbología espacial, la finalidad, todo es claramente representativo del régimen que la creó, y eso seguirá siendo inevitable salvo que se la destruya hasta los cimientos. ¿Para qué mutilarla, entonces? Es como pretender que un león deje de parecer un león porque se le corten cuatro pelos del rabo.

    ¿La mutilarán también en su historia? ¿Qué ordenarán a los guías que expliquen a los visitantes acerca de su origen? Las manos de los correctores del pasado son largas y ágiles para tachar a su conveniencia, pero sus cerebros son cortos. Han dictado contra la Laboral la vieja condena a la ‘damnatio memoriae’, la destrucción de la memoria. Dejaremos a nuestros hijos un edificio amputado y les negaremos el derecho a juzgarlo por sí mismos en su integridad original.

  10. En El Comercio hoy:

    MICROCOSMOS
    Laboral

    MIGUEL BARRERO/

    NO conviene maquillar demasiado la Historia porque siempre se corre el riesgo de olvidarla. La semana pasada se retiraban los símbolos franquistas (al menos los más visibles) de la Universidad Laboral, reconvertida ahora en un complejo cultural y de ocio cuyos resultados empezarán a conocerse en muy poco tiempo, y tanto PSOE e IU se alegraban de que, al fin, yugos y flechas fuesen relegados al almacén de los malos recuerdos y las águilas de la dictadura emprendiesen el vuelo hacia el olvido.

    Quienes leen habitualmente esta columna (y son ya sesenta y cuatro, si no me fallan las cuentas) conocen más o menos mi forma de pensar, y saben que nada tengo que decir a favor del general que durante cuarenta años trató de hacer de España su finca con no poco éxito por su parte. Siempre he defendido la retirada de las estatuas ecuestres del tirano de las plazas públicas, y aplaudiré cada vez que una determinada administración sustituya (como ocurrió aquí hace bien poco en el edificio de la Audiencia) los símbolos dictatoriales por otros mucho más acordes con nuestro actual (aunque también insuficiente algunas veces) régimen de libertades.

    Sin embargo, no me parece ni lógico ni deseable que la Laboral se vea despojada de los elementos iconográficos que precisamente se le implantaron para reconocerla como hija de una época y sus circunstancias. No es lo mismo retirar la estatua de Franco de la plaza del Ayuntamiento de El Ferrol (porque esa plaza estaba allí antes y seguirá estando muchos años más, porque poco o nada tuvo que ver el invicto caudillo en su existencia) que eliminar los elementos escultóricos que sirvieron para caracterizar a la Universidad Laboral y dar una explicación a su razón de ser.

    Guste o no, el edificio diseñado por Luis Moya se construyó partiendo de unos determinados preceptos estéticos y con un fin propagandístico que es el que acaba por dar sentido a todo el complejo. Suprimir por las buenas todo lo que evidenciaba ese propósito es tanto como eliminar su identidad y dejarla convertida en algo ininteligible, en un pastiche que ningún visitante medianamente inteligente sería capaz de interpretar. Lo honesto, lo valiente, hubiera sido mantener toda la simbología y congratularse de haber convertido aquel horror en otra cosa. En cambio, se ha optado por hacer como si nada hubiese existido. Y quizás algún día lleguemos a creérnoslo.

    Miguel Barrero se equivoca, como tantos, respecto del escudo del águila de San Juan, que es también el de la primera etapa del régimen actual, y el de la Constitución de 1978 (santa, santa, y el acólito echa incienso): el escudo de España no fue cambiado hasta 1981. Por otra parte sus símbolos son los de los Reyes Católicos. Y en las fachadas de muchos edificios de España podían verse hasta hace poco mezclados escudos y símbolos de la Monarquía tradicional (la anterior a 1833), de la I y de la II República con sus coronas murales, y el águila de San Juan al lado: sólo los gobiernos socialcomunistas han mostrado ese afán por destruir y borrar el pasado, estilo Enciclopedia Soviética.

    En La Nueva España:

    La quinta columna

    ALBERTO FERNÁNDEZ GRAÍÑO

    Hace treinta y un años que murió Franco, lo recuerdo por si algún antifranquista se ha olvidado de ello. Pero si Franco murió lo que aún pervive es su producto. A estas alturas de la película, y nunca mejor dicho lo de película, porque lo que sucede es de ficción kafkiana, todavía hay por ahí señores que se declaran beligerantes o guerrilleros antifranquistas desde la barricada de un Ministerio, o desde la presidencia de alguna comisión, cuando años atrás de ellos no se sabía nada.

    Resulta que personajes amparados y protegidos por el aparato de la dictadura como Belloch, cuyo padre fue gobernador civil; el propio Zapatero, cuyo progenitor fue enchufado de un alcalde franquista; el ahora ministro de Justicia, Bermejo, cuya filiación paterna en política es falangista; Maragall, también hijo de una prócer familia catalana franquista; Cebrián, director de informativos de TVE con Arias Navarro e ilustrado periodista bajo la enseñanza de Emilio Romero; Mayor Zaragoza, rector de Universidad franquista convertido en una especie de personaje de la cinta cinematográfica «Ladrón de cadáveres», y muchos más se muestran aguerridos combatientes y defensores de la democracia más pura y directa, cual representantes de un sóviet agropecuario.

    La cuestión -aparte de que no se les puede tomar en serio por lo que dicen, pero sí por lo que hacen- es buscar la explicación de cómo Franco pudo morir en la cama con una quinta columna tan infiltrada, aunque poco eficiente. La explicación, a mi entender objeto de estudio por avispados y doctos antropólogos, solamente creo que se puede hallar en una causa: que todos estos antifranquistas son precisamente los más franquistas. Su verdadera vocación no es la democracia, sino la continuación de lo que representa aquella frase de triste recuerdo: «Todo está atado y bien atado». El hecho de que sociológicamente la mayoría de los ciudadanos de este país hayamos vivido en dos regímenes, la dictadura y la democracia, da lugar a que a algunos en breves conatos de sinceridad y desinhibición se desahoguen diciendo que la dictadura no era tan mala a la vista de los derroteros y los ejemplos de esta triste y paupérrima democracia. Sin embargo, ése es el quid de la cuestión. Nuestra democracia es lo que es porque está protagonizada por los antifranquistas y no por los demócratas.

    Recuerdo un artículo del gran escritor Leonardo Sciascia, allá por la década de los ochenta, cuando Italia estaba en pleno apogeo de la lucha antimafia. En él venía a decir que para tener éxito y trepar dentro de la Administración italiana había que dar muestras de ser un perseguidor de la mafia, de esta manera se conseguía un rápido progreso en las altas esferas del Estado, lo cual daba origen a que dentro de la Administración se estaba creando una casta y otra especie de mafia. Pues algo parecido es lo que está pasando aquí. La cuestión no es ser demócrata. Eso no importa, lo que verdaderamente importa es ser antifranquista, aunque para ello sea necesario cargarse los principios más elementales de la democracia, o ésta no respetarla en absoluto. Muchos dirán: ¿y cómo se combate eso? Pues muy sencillo: estableciendo un régimen de responsabilidades y de verdadera aplicación de las mismas. Poniendo a funcionar la democracia con poderes verdaderamente independientes, un control exhaustivo y honesto de la Administración, algo que a los antifranquistas no les agrada en absoluto. Los procesos de la «épuration» francesa tras la liberación de los nazis, como del fascismo italiano, son tan sórdidos como miserables, pues colaboracionistas franceses del Gobierno de Vichy fueron luego los más significativos perseguidores de colaboracionistas, incluso hasta falseando su pertenencia a la Resistencia. La misma aberrante e hipócrita mentira se vuelve a repetir treinta y un años después de la transición. Al final todo es para que aquellos que gozaron de no ser contestados sigan disfrutando de dicha prebenda.

    Abundando en pasados falseados y legitimidades supuestas, un interesante artículo de Juan Ramón Pérez Las Clotas en La Nueva España del 18 de febrero de 2007 puede leerse pulsando sobre su título: La República pudo salvarse.

    Mucha más información sobre la Universidad Laboral en este sitio de antiguos alumnos: AAUL 59/64 COSECHA DEL 64

  11. Cambió la ministro de la Vivienda, sustituida por otra incompetente sin complejos. El disparatado plan de los minipisos, o micropisos, sigue amenazando la Universidad Laboral. Hoy en El Comercio hay una voz sensata.

    Residencia o colegio mayor, la solución
    EDMUNDO PÉREZ PÉREZ ex profesor de enseñanzas medias y auditor

    He insistido, reiteradamente, en lo perjudicial que sería la idea de los minipisos en la Universidad Laboral. Vuelvo al tema por haber recogido opiniones de ex compañeros y ex alumnos del centro que se manifiestan en la misma dirección. Este invento, nacido de una visión optimista de grandonismo, exigía recoger antes datos relevantes. Hace un tiempo, nuestro presidente, el señor Vicente Álvarez Areces, presentó el proyecto para la construcción de 102 viviendas en régimen de alquiler en el espléndido edificio. (En época reciente, se habló de doscientas). Se pone el acento en una única vía, sin cotejar otras opciones, lo que no es justo, porque la demanda social de una residencia, que existe, no debe ser arrinconada.

    La fórmula de los minipisos es inconsistente y no es lógico que la otra posibilidad -el colegio mayor o residencia de estudiantes- se desdeñe, sin determinar si este es o no el camino adecuado. La observación de lo cotidiano nos enseña que, a veces, ninguna solución es perfecta, pero una sí podría resultar mejor de entre varias posibles.

    Afirmo que en este momento la idea concreta para estructurar una empresa de tal magnitud, teniendo en cuenta su ámbito, lugar, a quién va dirigido el proyecto y qué se pretende de ese quién (se supone que el estudiante), debe pasar por hacer realidad la susodicha residencia. Primero, porque un estudio económico, conducente a precisar la cualidad del pretendido objetivo, nos diría que, respecto al problema financiero -dotación de recursos-, la residencia ganaría por goleada. Y no digamos nada de la benevolencia de la practicidad. La ventaja de la residencia sobre el minipiso es infinita. El alumno estaría atendido mucho mejor, tanto en lo personal como en lo docente; el minipiso dará una privacidad negativa para la formación humana y académica, no así la convivencia con sus camaradas de residencia. La tercera alegación a favor de ésta viene de que ¿no es una pena dedicar una parte tan amplia de un edificio singular, catalogado como de máxima protección, para albergar en él pisos, formando una enorme colmena? ¿Así se le protege?

    ¿Por qué tomar esa resolución? Se trataba entonces con los doscientos pisos de ocupar nada menos que ocho mil metros cuadrados. Ahora, al hablar de 102 (¿es esta una primera fase?), supongo que el espacio se reducirá.

    De este montaje resulta una absurda degradación, porque de lo noble a lo plebeyo únicamente hay un paso. La residencia de estudiantes o colegio mayor poseen el regusto de lo universitario; su ubicación parecería, evidentemente, una forma natural de seguir dando vida a la magna construcción y no es lógico que estos espacios se dediquen a una obra de minipisos, relevante, sí, pero innecesaria. No así el colegio mayor o residencia.

    Aplíquese en este asunto, además de racionalidad, prudencia y tómese un compromiso lógico de uso del edificio para alcanzar el objetivo adecuado. Que éste no sea otro diálogo de sordos que con tanta frecuencia salen a la luz y, por tanto, estéril.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s