Persecución

José Luis Iglesias RiopedreCarmen Rúa MoránRodrguez Zapatero
Reproducimos un artículo del director del confidencial digital Hispanidad, el periodista asturiano Eulogio López. Si alguien no entiende por qué lo ilustramos con las fotografías de arriba, que eche un vistazo a la categoría Enseñanza de Voluntad, en el menú de la derecha.

“Se puede decir todo, pero hay cosas que no se pueden admitir”

Lo bueno que tiene el progresismo es que siempre es progresivo. Primero reclama libertad para la víctima ultrajada, luego gratuidad para que la ex victima pueda desarrollar sus recobrados derechos. Luego viene el desquite, porque la víctima ha sufrido tanto durante tanto tiempo, que debe ser compensada y gratificada con una adecuada dosis de venganza. Finalmente, la presunta víctima se convierte en cruel verdugo. Y es que hay un momento en que hay que quitarse la careta, porque no es la ética la que protesta contra la incongruencia sostenida, sino la lógica.

Todo lo anterior viene a cuento de que otra genialidad de Noticias Globales nos informa de los atentados progresivos contra la cristiandad, en nombre, naturalmente de las conquistas sociales. Al final, se trata –aquí sí- de criminalizar el cristianismo y la Ley Natural, en nombre del principio que antaño defendiera la ultraderecha: “libertad sí, pero dentro de un orden”. Eres libre para ser católico, pero con tal de que no pretendas vivir, y mucho menos hacer proselitismo, de tus aberrantes convicciones. Recuerdo la genialísima e ilustrativa intervención del que fuera presidente del Parlamento Europeo, Enrique Barón para justificar el dictatorial cese de Rocco Butiglione como comisario europeo, por el nefando sacrilegio de haber expresado sus convicciones cristianas. De forma asaz prudente, Barón afirmó: “Se puede decir todo, pero hay cosas que no se pueden admitir”. Con tan lastimera apreciación es como el progresismo pasa de víctima a verdugo. Pero lo hace con mucha elegancia. Si no reparas en que te están metiendo el dedo en el ojo, ni te das cuentas. Además, si no eres cristiano y no quieres darte un mal rato, lo que tienes que hacer es mirar hacia otro lado Puede que en ese caso no seas muy cristiano pero recuerden el segunda axioma del progresismo : Moderación no consiste en ser moderado, sino hablar moderado. De ahí que, para un progresista, moderación y mediocridad guardan una gran similitud fonética.

En el entretanto, ¿alguien duda de que esta persecución pacífica a la Iglesia acabará en persecución violenta, con mártires incluidos? Se empieza como en Gran Bretaña y Canadá: lean la esplendida recopilación de Noticias Globales.

Eulogio López

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo 02.- Gijón, 07.- Enseñanza, Justicia social, Política local

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s