San Lorenzo se va

No nos referimos a la capilla de San Lorenzo, tan vergonzosamente desacralizada, cabe la torre de los Jove-Hevia (aunque la mar puede acabar llevándosela también). Ni a la parroquia de San Lorenzo, quemada por los rojos en 1936 y nuevamente devastada por nuevas turbas revolucionarias –el clero del Vaticano II– treinta y tantos años después. Nos referimos a lo que ya contábamos anteayer en Voluntad: la mar nos tragará, si no ponemos remedio.

La Nueva España de hoy vuelve a traernos el testimonio de Íñigo Losada, catedrático de Ingeniería Oceanográfica. No es pesimista, aunque lo parezca: otros cálculos no lo fían tan largo.

El cambio climático pone en riesgo la playa de San Lorenzo de Gijón para el año 2050
El científico asturiano Íñigo Losada anuncia un clima marítimo mucho más agresivo y grandes inundaciones en las rías de Villaviciosa y Ribadesella

Oviedo, Rafael SARRALDE

Gijón se arriesga a perder antes de medio siglo uno de sus lugares más emblemáticos, la playa de San Lorenzo. Si los gijoneses buscan culpables, que miren al cambio climático. La voz de alerta no es de uno de los jinetes del apocalipsis, sino de un científico de prestigio, el luarqués Íñigo Losada, catedrático de Ingeniería Oceanográfica de la Universidad de Cantabria, que ha participado, por encargo del Ministerio de Medio Ambiente, en un detallado estudio sobre los impactos (inundaciones y erosiones) en la costa española por el calentamiento del planeta.

El clima no se conjurará únicamente contra el arenal de San Lorenzo. Sostiene Íñigo Losada que todas las playas urbanas que no tienen posibilidad de retroceso debido a la construcción de muros podrían sucumbir a la subida del nivel del mar ocasionada por el aumento de las temperaturas. Según el catedrático valdesano, estas playas podrían perder entre 15 y 20 metros de arena si todo se ajusta a las mediciones elaboradas por los científicos de Cantabria. El estudio de Íñigo Losada dibuja cómo será el litoral en 2050 de acuerdo a su evolución durante los últimos cincuenta años y que, a su juicio, estará marcado por la erosión y las continuas inundaciones.

Esto es lo que nos espera: un clima marítimo mucho más agresivo, temporales cada vez más fuertes (sobre todo en la zona occidental), mayor velocidad del viento, subida del oleaje, aumento del nivel del mar (entre un metro y metro medio), aceleración de la subida de las temperaturas (entre 2 y 2,5 grados) y retroceso de la línea de playa.

Subirá la cota de inundación, lo que tendrá efectos sobre los estuarios de Ribadesella y Villaviciosa. Y habrá un aumento generalizado del rebase en las obras marítimas al situarse el nivel del mar por encima de muchas infraestructuras: «Si aumenta el nivel del mar habrá más probabilidades de que se sobrepasen los diques o los paseos marítimos». Losada piensa, por ejemplo, en el puerto de Llanes: «Está claro que bajará la seguridad y la funcionalidad del puerto».

A un ritmo acelerado

La emisión masiva de gases a la atmósfera ha acelerado en un «cien por ciento» el ritmo natural del planeta, de modo que si durante el último siglo la temperatura aumentó en 0,8 grados, los científicos prevén que de aquí a 2050 el incremento llegue a ser incluso superior a los dos grados.

El catedrático asturiano asegura que otros parajes como el Mediterráneo sufrirán efectos más devastadores que el asturiano debido a la urbanización masiva del litoral y aboga por un plan de adaptación a esta nueva realidad: «Tenemos dos asignaturas pendientes: mitigar los efectos del cambio climático reduciendo las emisiones y adaptarnos a lo que se nos avecina». ¿En qué consiste la adaptación? «En protegernos con nuevas estructuras o en asumir que hay que retroceder ante la pérdida de playas».

Íñigo Losada participó junto a otro catedrático asturiano, el biólogo Ricardo Anadón, en las conclusiones del último informe del Grupo de Evaluación sobre Cambio Climático, en el que intervienen más de 2.500 científicos reclutados por Naciones Unidas. Según estos especialistas, ya ni siquiera serviría el milagro improbable de la eliminación de las emisiones de gases de efecto invernadero (la actual concentración es la mayor en 650.000 años) para revertir un futuro planetario que se antoja alarmante.

Según Anadón, muchas de las señales de alarma provienen del deshielo del casquete de Groenlandia o del incremento de eventos extremos, huracanes y tifones en zonas tropicales, sequías en algunas áreas, lluvias torrenciales en otras, cambios en las épocas de floración de las plantas o la presencia de animales o plantas que no se conocían en muchas regiones, casi todas ellas características de zonas más cálidas.

Mientras tanto, el Ayuntamiento de Gijón y el Gobierno autónomo y su criatura COGERSA planean su particular contribución al efecto invernadero, con la incineradora de Serín; también, por supuesto, con la regasificadora y las centrales de ciclo combinado. Para compensarlo, al parecer, reparten tebeos entre la población escolar para «concienciarlos» ecológica y recicladoramente.

Pero los contratistas de obra pública y las cajas B de los partidos políticos no están por esperar hasta el año 2050, no. San Lorenzo, y la bahía de Gijón, deben desaparecer lo antes posible. Para ello se arrojan toneladas de piedra (con la consiguiente erosión y destrucción del medio mediante canteras y transporte) y hormigón a la mar, para llevar a cabo en el puerto del Musel una ampliación rigurosamente inútil (y gracias a la venta de Arcelor a Mittal Steel, bendecida por Álvarez Areces, pronto mucho más inútil todavía). La Nueva España:

El Musel deja de estar entre los ocho puertos españoles con más tráfico, en favor de Huelva
La dársena gijonesa movió el año pasado 1,2 millones de toneladas menos que la andaluza por la caída de mineral para uno de los hornos de Arcelor

J. L. ARGÜELLES

El descenso global de tráficos se ha convertido en la principal sombra de los resultados en 2006 de El Musel, que deja de estar entre las ocho dársenas españolas con mayor movimiento portuario, en favor de la dársena de Huelva. Mientras que las instalaciones gijonesas movieron el año pasado un total de 20,2 millones de toneladas, el puerto onubense registró un total de 21,4 millones, según explicaron fuentes de la Autoridad Portuaria andaluza.

Los tráficos de El Musel cayeron en los últimos doce meses un 6,18 por ciento respecto al ejercicio de 2005, período en el que alcanzó unos resultados históricos, 21,5 millones de toneladas, cien mil más, incluso, de las que declara para el año 2006 el puerto de Huelva, una dársena especializada en graneles líquidos (para la industria petroquímica) y sólidos. Las instalaciones gijonesas movieron en ese mismo año 1,3 millones menos que en 2005, y 1,2 menos que los muelles onubenses, por el descenso de entrada de mineral para uno de los dos hornos altos de Arcelor en Veriña, que fue reparado.

Aunque aún faltan los datos oficiales definitivos, todo indica que los ocho puertos españoles con mayores tráficos (hay 28 autoridades portuarias) en 2006 son: Algeciras, Barcelona, Valencia, Bilbao, Tarragona, Cartagena, Las Palmas y Huelva. El noveno puesto lo ocuparía Gijón, que aún es el mayor puerto de graneles sólidos del país.

El dato de la caída de tráficos en 2006, unos movimientos que se pueden recuperar y aun mejorar con la reparación de los hornos de Arcelor, que tendrán mejores rendimientos, es la nota amarga para la Autoridad Portuaria de Gijón en un año en el que, sin embargo, hubo buenas noticias. La apertura de dos líneas regulares, una con Rotterdam y otra con escalas en los principales puertos del litoral ibérico, ha permitido avanzar en el principal reto de la dársena gijonesa: la diversificación de tráficos. Y en la línea de cumplir con ese objetivo estratégico, el balance de 2006 muestra un destacable crecimiento de la mercancía general (un 22,71 por ciento) y, más concretamente, del tráfico en contenedores.

La normalización de las descargas de mineral para Arcelor, que aún suponen la mitad del tráfico de El Musel (llegó a representar el 80 por ciento del total de esos movimientos), y la entrada en servicio, a partir de 2010, de los muelles de la ampliación portuaria que se ejecuta junto al Cabo Torres indican que la dársena gijonesa no debería tener problema para volver a estar entre los ocho grandes puertos españoles.

Claro que en Villaviciosa tampoco esperan los constructores ni las cajas B. El inefable Asensio Martínez Cobián y su PP no quieren quedarse atrás respecto de la inefable Paz Fernández Felgueroso y su izquierda plural. Si en Gijón la destrucción de la bahía de San Lorenzo y del entorno rural son signos de progreso y democracia, en Villaviciosa han de caer también la ría y todo lo demás. El Comercio, moderadamente:

La Junta Vecinal de San Martín pedirá a la Fiscalía que actúe contra Cobián
Considera que hay «indicios claros» de corrupción urbanística y prevaricación
DAVID ARTIME/VILLAVICIOSA

Las sospechas recaen sobre Carballo

«Corrupción urbanística y prevaricación». Con estas acusaciones, los vecinos de San Martín del Mar piensan pedir la intervención del fiscal de Medio Ambiente del Principado, si el alcalde de Villaviciosa no impulsa la redacción de un nuevo esquema director de la zona a partir de un órgano público. Así lo manifestó la Junta Vecinal formada para paralizar los planes parciales que promueven 400 chalés en Llames y Liñeru.

El colectivo tiene claro que «cuando el alcalde dice que la redacción del documento será por iniciativa privada, está prevaricando, porque va contra la normativa y los intereses vecinales». Considera que el fiscal de Medio Ambiente «puede intervenir en cualquier momento» y su intención es solicitar su acción, si Cobián sigue adelante. Advirtió además de que «serán responsables todos los que hayan respaldado este proyecto», comparando la situación con el caso que se está juzgando en Marbella.

Sin embargo, Cobián ve las cosas de forma muy distinta. Asegura que, tras consultar la cuestión con técnicos municipales, sabe que «no hay obligación legal de realizar una redacción pública por parte de un consejo redactor». El primer edil mantiene que seguirá siendo el promotor el que desarrolle los planes parciales, porque «este Ayuntamiento no es intervencionista, y no puede paralizar una iniciativa de un particular si cumple las normas». Además, defiende que el Consistorio no tiene capacidad para desarrollar el esquema director. «Ni este ni ningún otro municipio», afirmó. La Junta Vecinal sostiene que el Consejo Redactor no sólo estaría formado por el Ayuntamiento, sino por todas las administraciones involucradas. Costas, Confederación Hidrográfica, Reserva de la Ría son algunos de los organismos afectados, los cuales según el colectivo, colaborarían en el desarrollo. «No es una cuestión inabordable», señaló María José Gutiérrez, presidenta de la Junta.

La Junta recordó que existe la posibilidad de realizar un estudio de impacto infraestructural. Se trata de un análisis de los costes y beneficios sociales y económicos que se derivan directa o indirectamente de la actuación prevista.

Alegaciones

Los vecinos recordaron también ayer a Cobián que tiene obligación de responder a todas las alegaciones presentadas y que muchas de ellas no hacían referencia únicamente a la cuestión de la necesidad de un estudio de impacto ambiental. El alcalde, por su parte, aclaró ayer que «se responderá en tiempo y forma a todas, una por una». Cobián aseguró que cuando dijo que las daba por respondidas, fue porque entendió que la respuesta de la Consejería, confirmando la necesidad de Impacto Ambiental, ya suponía una contestación al 90% de las presentadas.

En contestación a las críticas del PSOE, el primer edil descartó que el Ayuntamiento vaya a solicitar una revisión del Plan de Protección de la Ría. Según Cobián, «el PSOE debe aclarar si pide esto para beneficiar a los vecinos o para perjudicarlos». El primer edil recordó la situación de la normativa, anterior a la modificación del 98, cuando la densidad de edificación establecida no permitía desarrollar ningún tipo de construcción.

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo 02.- Gijón, 03.- Comarca, Medio ambiente, Política local, Villaviciosa

6 Respuestas a “San Lorenzo se va

  1. Una forma eficaz de reducir emisiones, y de mejorar la salud de los vecinos de Gijón –sin la persecución nazi contra los fumadores que la izquierda plural lleva a cabo– sería facilitar y fomentar el uso de la bicicleta, tan popular como medio de transporte en esta villa hasta hace poco más de treinta años. El Ayuntamiento vende que lo hace… La observación, y la asociación Tronchacadenas, lo desmienten. El Comercio de hoy:

    Tronchacadenas critica que se alquilen bicicletas pero no se hagan carriles-bici
    E. C./GIJÓN

    La asociación Tronchacadenas califica de ‘vender humo’ la política de alquiler de bicicletas que desarrolla el Ayuntamiento de Gijón. A través de un comunicado, este colectivo asegura que apoya el préstamo de bicicletas a cargo de una empresa particular, pero reflexiona: «Qué sentido tiene decir que la idea es dar todas las facilidades para fomentar el uso de la bicicleta si luego los concejales del PSOE y de IU se oponen a la creación de la red de carriles-bici que Gijón necesita».

    Tronchacadenas asegura que la ciudad cuenta con muchas bicicletas y que el problema «no es un préstamo o un alquiler, sino la falta de infraestructuras adecuadas para poder circular con ellas por el casco urbano de la ciudad».

    Ubicaciones

    Por eso, desde la asociación se pide de las autoridades municipales que acometan la construcción de este tipo de carriles en el Muro y en la avenida de Juan Carlos I, en una política de implantación de este tipo de transportes como la que están desarrollando localidades como San Sebastián, Córdoba, Barcelona, Madrid y Burgos.

    Además, Tronchacadenas recuerda que el equipo de gobierno «tiene un buenísimo Plan Ciclista que el Ayuntamiento pagó y que tiene enterrado hace años. Ejecutar dicho plan es la mejor y más efectiva manera de promocionar el uso de la bicicleta».

    Así, esta asociación dice que «sería deseable que la izquierda gijonesa ingresase en el siglo XXI», ya que los responsables del PP se han sumado a la política de apoyo a la creación de carriles-bici dentro de la ciudad.

    (Por cierto: ¿para cuándo dedicar la mal llamada avenida de Juan Carlos I a un rey de verdad, y que haya hecho algo por Gijón o por Asturias? Claro que el callejero gijonés, mezcla de Stalingrado y de corte de José Bonaparte, da para mucho).

  2. La Nueva España se hace eco hoy de lo que hace días circula por la Red: para adecuarse a la Ley de Calidad del Aire de su propio Gobierno de la nación, el Frente Popular del Ayuntamiento de Gijón tendría que detener la construcción en el concejo. No caerá esa breva. Jesús Morales echa balones fuera, cómo no:

    La ley de Calidad del Aire obligará a limitar los nuevos pisos por la contaminación de la ciudad

    Gijón, la única localidad asturiana afectada por el proyecto del Gobierno central, deberá introducir medidas en su Plan de Ordenación Urbana

    J. L. ARGÜELLES

    El Ayuntamiento deberá limitar, en un futuro, los niveles de construcción de nuevas viviendas si no rebaja sus índices de contaminación. Es una de las consecuencias de la ley de Calidad del Aire, en fase de tramitación tras aprobar el Gobierno central, el pasado viernes, un proyecto con el que la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, trata de rebajar el número anual de muertes prematuras en España relacionadas con la contaminación ambiental: 16.000 personas.

    La intención del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero es obligar a comunidades autónomas y a las ciudades de más de 250.000 habitantes a cumplir esa ley. ¿Cómo? Según las primeras explicaciones ministeriales, mediante la inclusión de medidas contra la contaminación en los planes generales de ordenación urbana. Gijón, que ha modificado recientemente su planeamiento tras una áspera polémica con representantes vecinales de la zona rural, es la única localidad asturiana en la que se podría aplicar, una vez aprobada, la ley de Calidad del Aire.

    Colectivos como la Coordinadora Ecoloxista d’Asturies subrayaron ayer que con lo que ha trascendido de los contenidos de esa futura ley, «en Gijón no se va a poder construir por contaminación atmosférica». «El año pasado, según los datos facilitados por el Servicio de Calidad Ambiental del Principado, fueron 156 días al año los valores aptos en calidad del aire en partículas», explicó el portavoz de la citada organización, Fructuoso Pontigo.

    Los datos de medición en las estaciones de Constitución, Hermanos Felgueroso, Castilla y Argentina muestran que en los meses de noviembre y diciembre pasados el límite diario de protección a la salud se superó en 113, 109, 115 y 156 veces, respectivamente. Ese valor límite diario es, como media diaria, de 50 miligramos por metro cúbico, sin que, en ningún caso, pueda superarse en más de 35 veces por año. «En Gijón se superan de manera amplia los 35 días al año», destacó la Coordinadora Ecoloxista d’Asturies. Es decir que, según las explicaciones ofrecidas por Cristina Narbona, el Ayuntamiento tendrá la obligación de elaborar «planes de reducción determinantes» en los instrumentos de planeamiento urbanístico y de ordenación del territorio».

    El concejal de Urbanismo, Jesús Morales, señaló ayer que antes de dar una opinión sobre el proyecto del Gobierno hay que analizar el texto y ver las competencias de cada Administración. El proyecto de ley contempla sanciones importantes, hasta 2 millones de euros, y el cierre de las instalaciones contaminantes. Pese a los intentos de este diario, no fue posible ayer conocer la opinión de la concejala de Medio Ambiente, Dulce Gallego, sobre la situación de Gijón ante esta nueva norma.

  3. En La Nueva España, hoy domingo.

    «Todas las zonas llanas de la costa asturiana se inundarán por la subida del nivel del mar»

    «He conocido la Asturias del frío, el verde y la humedad; no quiero que me la cambien»

    ÍÑIGO LOSADA CATEDRÁTICO DE INGENIERÍA OCEANOGRÁFICA DE LA UNIVERSIDAD DE CANTABRIA

    Santander,
    Rafael SARRALDE

    Esta entrevista se realizó en la Escuela de Caminos de Santander el pasado jueves, un día antes de que se hiciera público el esperado estudio de Naciones Unidas sobre el calentamiento del planeta. «Será un informe demoledor», anticipa el entrevistado, el asturiano Íñigo Losada, catedrático de Ingeniería Oceanográfica de la Universidad de Cantabria. Maneja información privilegiada: ha sido uno de los tres mil sabios que han participado en el informe. Su labor consistió en evaluar los impactos en la costa española, con el horizonte de 2050, de un clima marítimo que se adivina mucho más agresivo. Su grupo ha estudiado para cada zona marítima las tendencias del nivel del mar, de la marea o del oleaje. Y sus anuncios para Asturias no son precisamente promesa de felicidad: habrá temporales cada vez más fuertes, mayor velocidad del viento, subidas del oleaje, aumento del nivel del mar (unos 20 centímetros), aceleración de la subida de las temperaturas (unos dos grados) y pérdidas de muchas playas urbanas, entre ellas la querida San Lorenzo de Gijón.

    Losada es asturiano, aunque nació hace 44 años en Bilbao por una bilbainada: su padre, reputado matemático, eligió esa ciudad para vivir porque era un devoto del Athletic. Palabras mayores para quienes profesan esa religión. Pero toda su familia es de Luarca y su esposa, de Oviedo. Sus tres hijos, de 13, 11 y 3 años, han nacido en Santander, la ciudad en la que ha cubierto toda su trayectoria académica, a excepción de un período de doctorado en Delaware, Estados Unidos.
    -Empecemos por el estudio: ¿La subida del nivel del mar será más o menos homogénea?
    -No, no. Hay zonas, como Huelva, donde el nivel del mar está bajando ahora mismo. Nosotros damos valores medios representativos. Después hay que ir, una por una, a la playa de San Lorenzo en Gijón o a la del Sardinero en Santander porque cada arenal funciona de forma diferente. Unas playas están encajadas, otras son playas abiertas. Unas tienen capacidad de retroceder. Otras, como San Lorenzo, no tienen ninguna capacidad de retroceder.
    -¿Sabía que sus predicciones sobre San Lorenzo han conmocionado a los gijoneses?
    -Ah, ¿sí? No tendría por qué. Si estamos diciendo que el nivel del mar puede subir veinte centímetros y que va a haber más temporales y olas más grandes, ¿dónde nos ponemos en San Lorenzo en pleamar?
    -¿El problema es extensible a todas las playas urbanas?
    -A casi todas. Ese problema, por ejemplo, no lo tiene el Sardinero, que dispone de 200 metros de playa. Pero las playas que ahora sufren erosión o que han sido ocupadas por las infraestructuras urbanas no tienen remedio: o las regeneras o las defiendes. No hay más alternativas. Como decía mi madre, es del género tonto. Si tú tienes tu playa en la bañera y le das al grifo, la playa no tiene ninguna capacidad de reacción. Entonces, ¿se quejaron mucho los gijoneses?
    -Hombre, arriesgarse a perder la playa es una faena.
    -No hay que tomarse nuestros estudios a la tremenda. Hay que huir de posiciones radicales. Nosotros ofrecemos evidencias de que algo está pasando pero las decisiones para salvar los muebles las deben tomar los políticos.
    -¿Cómo afectará el cambio climático al litoral asturiano?
    -Asturias se va a ver afectada por la sobreelevación del nivel del mar, por el aumento de los vientos (sobre todo en el Occidente) y por el aumento de la intensidad del oleaje. Las olas van a ser mayores y la duración de los temporales, también.
    -Consecuencias.
    -Muchas. Las dos primeras playas de Luarca desaparecerán a no ser que se regeneren. Y si cambia el oleaje y el nivel del mar, cambiará la configuración de los estuarios de Navia, Nalón, Ribadesella o Villaviciosa. Con la sobreelevación del nivel del mar, algunas zonas que ahora están descubiertas pasarán a estar cubiertas. En las zonas naturales la capacidad de adaptación a los cambios es mayor. Pero las zonas con infraestructuras son mucho más vulnerables.
    -¿Cuáles son los puntos más sensibles?
    -Todas las zonas bajas. Todas las rías. Todas las zonas que tengan acantilados blandos. Y todas las zonas con infraestructuras construidas. Si en Asturias aumenta veinte centímetros el nivel del agua, todas las zonas llanas quedarán inundadas.
    -¿Y qué zonas se verán menos afectadas?
    -Las zonas de acantilados de caliza. La zona de Llanes (salvo la playa en sí) o la de Cabo Peñas o Lastres se verán poco afectadas. Piense también en la playa de Torimbia. No se verá afectada si cambia la dirección del oleaje porque esa playa está acorazada.
    -Déme un consejo: ¿compro o no compro casa en el litoral?
    -No me pregunte eso porque la última vez que un compañero mío declaró que él no compraría una casa en Murcia nos llamó el delegado del Gobierno para pedirnos explicaciones. Además, el litoral asturiano es tan cambiante que un fenómeno en una zona no se reproduce a cinco kilómetros. Lo que hay que hacer es vivir una vida tranquila pero teniendo en cuenta que existe un fenómeno que puede ser relevante. Por otra parte, muchas decisiones no dependen de usted: imagine que compra una casa en la zona de Rodiles y que ahora se decide hacer un puerto, que cortará el transporte de sedimentos. Y usted, que tenía una playa de 200 metros, se quedará con 25.
    -Luego el impacto de la intervención en el litoral es tremendo.
    -En la costa, nuestra capacidad de intervención es mucho más traumática que cualquier otro aspecto del cambio climático. La costa es una zona sumamente frágil porque, siendo un sistema natural, la presión que ejercemos sobre ella es enorme. El puerto de Gijón gira la playa mucho más rápido que lo que pueda hacer el cambio climático. En cuanto acabe el dique del puerto, las olas que entren en San Lorenzo tendrán otra dirección.
    -Al Gore dice que el cambio climático es peor que el terrorismo internacional. ¿Exagera?
    -El terrorismo internacional tiene escala de actuación limitada. Afecta localmente a algunos países y tiene efectos inmediatos. El cambio climático tiene mayor dimensión, una escala global. Afecta a la humanidad y los efectos son a un plazo mayor.
    -¿Cómo es posible que, pese al consenso científico sobre el fenómeno, mucha gente no se crea lo del cambio global?
    -Hay un problema: se lleva mucho tiempo hablando de cambio climático pero nuestra capacidad para demostrar la existencia del fenómeno y relacionarlo con la acción del hombre no tenía la credibilidad científica necesaria. Sin embargo, cada vez aumenta más la fiabilidad de las mediciones y cada vez se hace una mejor investigación. Hemos pasado por una época de cierta esquizofrenia porque el mundo científico ha hecho anuncios apocalípticos, lo cual descalifica a cualquiera que sea incapaz de poner datos sobre la mesa, pero ahora las evidencias medidas están ahí.
    -Pero aun así, en internet llueven los mensajes contra la existencia del cambio climático.
    -Lo que yo diría es que existe un consenso general sobre el cambio climático y sus efectos, y quizá donde no existe tal consenso es sobre el efecto que el hombre ha tenido sobre ese cambio.
    -¿Cuál es el nivel de toma de conciencia ante el problema?
    -En los tres últimos años el aumento del nivel de toma de conciencia está siendo exponencial. ¿Por qué? Porque los científicos tienen cada vez más credibilidad y porque los medios han hecho una causa de este tema, como con el tabaco.
    -¿Cuál es la analogía?
    -Si hace veinte años nos dicen que los fumadores y las empresas tabaqueras iban a ser perseguidos, nos hubiéramos partido de risa. Pero la presión que se ha ejercido ha sido tan grande que ahora un fumador está marcado. Con el cambio climático ocurre igual: la presión es cada vez mayor y eso se traduce en una concienciación muy grande.
    -Pero ¿no es una concienciación de fin de semana?
    -Sí, pero también hace diez años muchos no creían en la correlación entre el tabaco y el cáncer de pulmón.
    -¿Qué relación tiene este extraño invierno con el cambio climático?
    -No hay evidencias de una relación directa. El cambio climático sólo puede analizarse a largo plazo. Lo que experimentamos ahora es un asunto meteorológico. Es muy arriesgado llamar cambio climático a todo aquello que no tenga una serie de observaciones suficientemente larga.
    -Desde que hay registros, seis de los siete años más cálidos han ocurrido desde 2001.
    -Evidentemente, algo está cambiando pero no sé decirle si eso es cambio climático. Lo mismo puedo decirle de mi trabajo: hemos comprobado una mayor intensidad en los oleajes. ¿Eso es debido al cambio climático o porque toca? No lo sé.
    -Es usted muy prudente.
    -Que un científico empiece a hablar como Nostradamus automáticamente lo descalifica.
    -¿Y hay mucho Nostradamus suelto en los laboratorios?
    -Sí. Hace unos días me llamaron de la televisión autonómica de Valencia para comentarme que un señor había dicho que el nivel del mar iba a subir 25 metros y que qué opinaba. Con 25 metros de más estaríamos todos muertos.
    -¿Hay consenso sobre la irreversibilidad del fenómeno?
    -Todo está condicionado por el aumento de la temperatura del océano. Eso afecta al clima. Aunque ahora cesemos las emisiones de CO2 a la atmósfera, la temperatura del agua se seguirá calentando porque el mar tiene muchísima inercia. Los escépticos dicen que si en 250.000 años hemos visto 21 cambios abruptos del clima, ¿por qué no va a haber ahora uno nuevo? La contrarréplica es que nunca ha habido tanto C02 en la atmósfera como ahora.
    -Y reducir las emisiones no resuelve el problema.
    -Mitiga pero no resuelve el problema.
    -¿Los «tsunamis» o el desastre del «Katrina» tienen que ver con el cambio climático?
    -Vuelvo a lo mismo. No sé si el incremento de los desastres naturales es porque toca o por el efecto del cambio climático.
    -¿El cambio climático implica una nueva concepción del mundo?
    -Se avecina un gran cambio cultural. En España podemos tener un cambio muy traumático desde un punto de vista socioeconómico porque afectará al turismo. Y el peso del turismo en nuestra cultura es enorme. Los andaluces tienen una forma de ser ligada a su clima. Pero resulta que ellos tendrán un clima mucho más extremo y Asturias se convertirá en Marbella. Y a lo mejor, dentro de 50 años, para salir a tomar un vino en Ribadesella hay que esperar a las siete de la tarde por culpa del calor.
    -Esto beneficiará económicamente a Asturias a corto plazo.
    -Los cambios pueden afectar para bien o para mal. Yo he conocido la Asturias del verde, de la humedad y del frío. No quiero que me la cambien. Si llueve menos, y aumenta la temperatura unos tres grados, hay escenarios para pensar que Luarca pueda convertirse en Marbella. Y yo no quiero que Luarca sea Marbella.
    -Saldría más en el «Tomate».
    -No me interesa.
    -¿Y los políticos no se ponen las pilas?
    -Hay una serie de hitos que muestran que algunos se han puesto las pilas, como la construcción de la Oficina Española de Cambio Climático. Ahora hay un plan nacional de adaptación que busca la generación de escenarios regionales y que se preocupa por los recursos hídricos y la costa.
    -Da la sensación de que todos trampean para saltarse a la torera el Protocolo de Kioto.
    -Ya. Si uno es político y tiene que pensar con el horizonte de una legislatura, atiende antes al alcalde o al concejal de turno que al cambio climático. Lo penoso es que tenga que haber presión global para que la gente reaccione. De hecho, ya hay algunas oficinas autonómicas de cambio climático.
    -¿Cómo combate el cambio climático como ciudadano?
    -Yo, poco. Soy un recién llegado al mundo del cambio climático. Hasta que nos encargaron un estudio sobre los impactos en la costa no estaba nada preocupado por el fenómeno. Como ciudadanos nos hemos comprometido con Kioto y ahora emitimos más que antes del protocolo. El 60% de las emisiones procede de los coches. En nuestra mano está usar más el transporte público pero yo ni lo intento: vivo a 12 kilómetros de aquí y no me queda más remedio que usar el coche. Es muy difícil luchar a título individual contra el cambio climático. La mejor forma de lucha para mí es conceder esta entrevista. Predicar con lo que hay y exigir a los que gobiernan que tomen medidas.
    -¿De qué forma ha alterado su conciencia el cambio climático en estos últimos años?
    -Ahora siento una mayor preocupación por el futuro del planeta, sobre todo pensando en mis hijos. Hemos afectado tantísimo a la costa que lo que observamos por efecto del cambio climático no es que sea ridículo pero no es tan relevante como nuestras intervenciones. Haberme introducido en este tema me ha llevado a conocer expertos de distintos campos y todos hemos llegado a la conclusión de que hay un problema y de que hay que hacer algo. Mi enorme concienciación del problema tiene fundamento: manejo información que la gente no tiene.
    -¿Habla con sus hijos de cambio climático?
    -Con los dos mayores, de 13 y 11 años, sí. Sus preocupaciones son ahora otras, pero forman parte de una generación que será superconsciente del cambio climático.
    -¿Heredarán un planeta distinto?
    -Está claro. En 2050 tendrán 60 años y leerán en el periódico que la temperatura es dos grados más alta, que han desaparecido muchas especies que pescaba su padre, que aquella playa a la que iban de niños ya no está…
    -Oiga, ¿con qué cara les decimos a los chinos que contaminen menos si ese camino ya lo hemos hecho antes?
    -Totalmente de acuerdo. Si yo fuera chino diría: «Haber dejado usted de emitir antes porque ahora me toca crecer a mí». Habrá que negociar con ellos y utilizar otros valores como moneda de cambio.
    -Dice su colega el biólogo Ricardo Anadon que muchos de los que negaban el cambio climático se apuntan ahora al reparto de fondos para investigarlo.
    -Ricardo sabe tan bien como yo que entre los científicos hay quinquis y chorizos como en cualquier otra profesión. Una prueba de ello es el «Prestige». Gente que no ha sabido publicar un artículo en «Science» o «Nature» escribió un artículo (firmado por 50 tíos) criticando no sé qué. Yo pensaba: «Mejor se ponían ustedes a trabajar como hicimos muchos científicos que llegamos a hacer guardias el Día de Reyes para hacer la predicción de las manchas».
    -¿Lo del chapapote está superado?
    -Al menos en Cantabria y Asturias. A nivel científico, estamos mucho mejor que antes del «Prestige». La crisis sirvió para mejorar el sistema científico. Antes no teníamos sistemas de predicción para dar corrientes en ningún punto de la costa. Ahora ya disponemos de ellos.
    -Así que también trabajó en la crisis del «Prestige».
    -Sí, sí. Nosotros estuvimos pringadísimos.

  4. Incineradora, dragados, etc. Tropelías del PPSOE/IU/BA en Gijón, en Villaviciosa, en toda Asturias. Dos cartas al director en La Nueva España de hoy:

    Incineradora en Asturias

    Auspiciada por el Partido Socialista y como alternativa al vertedero de Gogersa, se propone la brillante idea de una incineradora para quemar basura. Así desaparecería mágicamente, dicen. Da miedo sólo pensarlo. ¿Pero en manos de quién estamos? Como si de la chimenea fuera a salir inocuo vapor de agua. Pero, además, ¿es que algún ingenuo cree que el aire se lo lleva todo o que siempre sopla en otra dirección? Nos toman por tontos.

    Contaminación ambiental de la peor clase y más gases de efecto invernadero a la atmósfera en pleno cambio climático. Y todo ello por el módico precio de más de 220 millones de euros y la salud de todos los asturianos.

    Lo más lógico, fácil y económico es invertir una ínfima cantidad de ese dinero en ampliar la zona destinada al vertedero. Solución cien por cien ecológica. El resto mejor lo invierten, por ejemplo, en rescatar el peaje del Huerna.

    Como votante exijo a nuestros políticos que se desmarquen de ideas obsoletas y absurdas como la quema de basuras y sean consecuentes con los tiempos en que vivimos.

    Prudencia Esquivo Requejo
    Gijón

    Poderoso caballero es don Dinero

    Leo estos días en los periódicos las declaraciones del alcalde de Villaviciosa, pronunciándose en el sentido de que hay que dragar la desembocadura de la ría de Rodiles para que puedan entrar y salir los barcos deportivos. Hasta ahí muy bien, si no fuera que el dragado de la ría llevaría consigo la desaparición de la ola de los surfistas. Servidor ya no es surfista, pero sabe que Rodiles es mundialmente conocida precisamente por su ola, no por su puerto. Pero, ¡ah, sorpresa!, la ola no da dinero; sin embargo, los pantalanes sí, y muuucho.

    ¿Por qué creen ustedes que se está haciendo el aparcamiento de la playa?

    Como en los eucaliptos no se puede cobrar, la solución pasa por prohibir la entrada en ellos y obligar a aparcar en el aparcamiento que a tal efecto se está haciendo (por cierto destruyendo una hermosa pradería). Ya verán cómo aquí sí nos cobran.

    ¿Qué se apuestan ustedes a que quitan el aparcamiento del Pelambre y ponen uno de pago?

    Cierto es que si nos echan de la playa y nos cobran también por aparcar en el pueblo tendremos que buscar otro lugar para tomarnos unas de sidra y picar algo.

    Claro que, como las arcas del Ayuntamiento se van a ver tan favorecidas, a lo mejor les pasan a los hosteleros y comerciantes un tanto por ciento en concepto de posibles perjuicios.

    ¿Ven cómo todo se arregla con dinero?

    Perdonen los de la Villa, parece que sólo me meto con sus políticos. Lo que pasa es que voy mucho por ahí y veo más las cosas, pero en todos los sitios «cuecen fabes».

    En los lagos de Covadonga, ahora por el invierno que vamos cuatro, no hay ningún problema, pero, ¡ah sorpresa!, cuando se llena de turistas, ¡«al ataqueee»! Todo cambia. Dejas el coche en el aparcamiento de pago y subes en el autobús (pagando claro). Y si suben cincuenta autobuses mejor que diez (no hay número máximo). Lo de menos es el medio ambiente; lo principal, el dinero.

    En Poncebos estudian algo parecido, ya verán cómo acabamos pagando todos.

    El tren de Bulnes, no satisface ni a montañeros ni a vecinos ni a nadie, pero acérquense a las taquillas y miren las tarifas, verán qué risa.

    ¿Por qué creen ustedes que nuestros gobernantes prohibieron la pesca de la anguila en nuestros ríos y, sin embargo, se puede seguir pescando la angula que, como todos saben, es su cría? (Semejante aberración no pasa más que en Asturias). Pero, amigo mío, un jubilado pescando anguilas con su nieto no da dinero, pero las angulas muuucho. Aunque se extermine el recurso.
    ¿Por qué creen ustedes que se quiere llenar Asturias de campos de golf y de urbanizaciones monstruosas? Porque dejan mucho dinero y suculentas comisiones.

    Cada vez que vean a nuestros políticos hablar del «paraíso natural» y decir que trabajan para Asturias y los asturianos observen bien la cara con la que lo dicen. Es para tirarse por los suelos de risa.

    Les hablo de todas estas cosas porque ya me canso de que sólo nos quieran para darnos por el c…, perdón, saco, y son las que me caen más cerca, pero se me ocurren muchas más, y mi carta se extendería de tal modo que no me la publicaría nadie, pero, como dice mi madre, para muestra vale un botón.

    Ven ustedes lo acertado del título, ¿a que sí?, aunque también valdría: «A nuestros políticos sólo les importa nuestro voto y nuestro dinero».

    En fin, los surferos, al carajo, impiden el desarrollo; si os metéis con el coche en los eucaliptos, sois antiecológicos por pisar un eucaliptal. En cambio, urbanizaciones, dragados y destrozos de campos y praderas, eso nada.

    Si pescáis una anguila, sois unos delincuentes; pero kilos y kilos de angulas, eso nada. Etcétera, etcétera.

    Párense ustedes unos segundos a pensar en lo que he escrito y tomen buena nota, que en cuatro días están ahí las elecciones. A lo mejor algunos llevan una buena sorpresa.

    Eduardo Figaredo Casielles
    Pola de Siero

  5. Una curiosa contribución en forma de carta al director de La Nueva España de hoy. Si bien desconfiamos de los grandes proyectos industriales, y también afirmamos que la Empresa Nacional Santa Bárbara debe volver a serlo y dedicarse a la fabricación de armamento y no a otra cosa, no carece de interés el planteamiento:

    Trabajo en Asturias

    El aletargamiento laboral que sufre Asturias no se debe a la falta de yacimientos de empleo, sino a la incompetencia de los políticos. Prueba de ello es que se han despilfarrado los fondos mineros y comunitarios sin que se hayan plasmado en empleos estables.

    ¿Es posible fundar en Asturias una gran empresa con un volumen de empleo, tanto directo como indirecto, similar al de la época dorada de las grandes empresas que languidecen en la región? Lo es, ahora mismo se puede poner en marcha una empresa dedicada a la fabricación de placas solares para vehículos y viviendas. Un mercado sin explotar, un mercado con millones de potenciales compradores, especialmente en países atrasados, al permitirles disponer de maquinaria agrícola y pequeñas empresas sin precisar petróleo, ni centrales térmicas ni nucleares. Incluso diría más, junto a la empresa dedicada a la fabricación de placas solares tendríamos otras para fabricar vehículos movidos con energía solar, para fabricar maquinaria agrícola movida con energía solar, para viviendas prefabricadas con material ecológico y reciclable y con placas solares incorporadas, las cuales tienen un mercado en expansión en países atrasados al ser más baratas que las de construcción, etcétera. Resumiendo, podríamos en marcha un negocio que moverá miles de millones de euros, un negocio que generará miles de empleos directos e indirectos, un negocio que hará prosperar a Asturias.

    ¿Y por qué, te preguntarás, no existe esa empresa? Porque los oligarcas se oponen, ya que no quieren perder el negocio de las eléctricas y petroleras; y los políticos ponen trabas, puesto que hay políticos -ahí está un ex presidente del Principado- que están en la nómina de eléctricas y petroleras.

    Por lo tanto, se puede y se debe poner en marcha una empresa que genere riqueza para Asturias, que dé salida laboral a los ingenieros industriales junto a los técnicos del metal.

    ¿Hay terrenos e instalaciones? Los hay en los que la antigua empresa Nacional Santa Bárbara tiene en Oviedo y Trubia; si se unifican en Oviedo liberarán las naves de Trubia para ser utilizadas por la nueva empresa.

    ¿Hay personal cualificado? Lo hay en todos los formados en las escuelas de Ingeniería Superior e Ingeniería Técnica, junto a los procedentes de la Formación Profesional.

    ¿Hay dinero para la maquinaria? Lo hay en los fondos mineros.

    ¿Qué falta entonces? Voluntad política. Los políticos prefieren la destrucción planetaria con el cambio climático y que haya miles de parados antes que arruinar el negocio de los oligarcas.

    José María Álvarez Álvarez
    Trubia

  6. Más sobre San Martín del Mar. El Comercio, 14 de abril de 2007.

    Los vecinos afirman que Dolmen prepara otro plan urbanístico para San Martín

    Acusan al alcalde de hacer de agente del promotor en su segunda propuesta Rechazaron asistir a una reunión prevista con el primer edil

    DAVID ARTIME/VILLAVICIOSA

    «El alcalde está actuando de facto como agente inmobiliario del promotor». Rogelio Estrada, portavoz de la Junta Vecinal de San Martín del Mar, se expresó ayer en estos términos tras anunciar que el ejecutivo maliayo le había invitado a una reunión el pasado jueves, a la que asistirían representantes del estudio Dolmen. En dicho encuentro, según su versión, se le iba a proponer una segunda propuesta de esquema director para el desarrollo del suelo urbanizable de Llames y Liñeru. El colectivo rehusó la convocatoria.

    El primer esquema director, que proponía el desarrollo de una urbanización de 400 chalés en un área de dos millones de metros cuadrados, está actualmente retirado, por la falta de un estudio de impacto ambiental. Desde su retirada, los vecinos exigen un cambio en la normativa del Plan de Protección de la Ría, para que no pueda presentarse otro documento similar. A fin de estudiar esta demanda, el alcalde les había convocado a una primera reunión el pasado martes.

    Según explicó ayer Estrada, «el martes por la mañana aplazaron el encuentro y nos convocaron a otra para el jueves, a la que también estaban invitados los promotores». «Se nos dijo literalmente que nos iban a proponer otro esquema director», matizó.

    Los vecinos ya había anunciado en el Pleno municipal de enero su intención de reunirse con el primer edil únicamente para exponer su demanda de una revisión de la normativa por parte de un equipo redactor contratado por el Ayuntamiento. Dicho y hecho. El jueves la reunión se celebró, pero sin la presencia de los representantes de San Martín del Mar.

    «Hicimos la reunión, pero sin ningún efecto, porque nuestra intención era que estuviesen ellos presentes», explicó el alcalde, Asensio Martínez Cobián, tras reconocer que «estamos haciendo de intermediarios para tratar de acercar posturas entre ambas partes». Eso sí, el primer edil, negó que se esté redactando un nuevo esquema director, y aseguró desconocer si Dolmen está realizando el estudio de impacto ambiental, cuya carencia fue la razón dada por el ejecutivo municipal para retirar el primer documento.

    «De la mano»

    Para la Junta Vecinal, en palabras de Rogelio Estrada, está claro que «Cobián y los promotores están funcionando de la mano y están abandonando a su suerte a los vecinos de la zona, que son los propietarios del 80% de los terrenos afectados». «Es inconcebible que esté al servicio de un promotor, en lugar de defender el interés de los vecinos», añadió.

    Recordó asimismo que «nosotros no tenemos que reunirnos con los promotores porque nos negamos a aceptar ningún esquema director». «Si quisiésemos estudiar su propuesta», añadió, «ya nos habríamos puesto en contacto con ellos, sin necesidad de que el Ayuntamiento haga de intermediario».

    San Martín sigue defendiendo una revisión del plan, en la que se rebaje al mínimo la densidad de edificación, y se elimine el millón de metros cuadrados que actualmente se contempla como terreno de cesión para zona verde.

    El grupo presentó ayer una propuesta a la corporación municipal en la que solicita la derogación de la modificación del Plan de Protección Paisajística de la Ría de Villaviciosa realizada en 1998. Fue entonces cuando se introdujo un amento de la densidad de edificación, así como de los terrenos de cesión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s