Cuando las barbas de tu vecino…

Los muslimes son proclives a las barbas, y más bien desaliñadas. Al desaliño tienden también el concejal Montes Estrada y los párrocos al uso (un desaliño que se les nota aún más cuando se aliñan). El concejal comunista es declarado partidario del apoyo y la subvención a los mahometanos (porque los católicos ya tienen bastante, y porque a Izquierda Unida los católicos le caen mal; basta ver su web local, o simplemente su historia), y los párrocos ex católicos también; alguna de las mezquitinas que han venido apareciendo en Asturias deben mucho a la ayuda de sedicentes cristianos. Luego está, por supuesto, la íntima querencia pro mahometana de la Agrupación Socialista Gijonesa, que deja chiquita la del PSOE nacional; especialmente si hablamos de ciertos antiguos falangistas, como Fernando Huarte… Todo esto, y mucho más, viene a cuento porque hemos decidido reproducir estas Enormes minucias del confidencial digital Hispanidad de hoy:

Promocionar mezquitas y cerrar iglesias

Los islámicos han decidido reclamar a la Iglesia y al Estado español todos los bienes de Al-Andalus, aquella potencia mundial de hace algo más de un milenio. Es lo suyo, pero la reclamación puede encadenar otras reivindicaciones. Por ejemplo, las de los sucesores de los godos, a quienes, de forma violenta e inhumana, les arrebataron sus pertenencias. Y ahí está el lío, porque los hispano-romanos bien podrían reclamar lo que, contra todo derecho, les arrebataron los bárbaros llegados del norte. De los romanos, hacia atrás, están las justísimas reivindicaciones de los cartagineses, a los que tantos meses les costó la conquista de Sagunto para que luego los romanos les masacraran con entusiasmo.

Y qué me dicen de íberos y celtas, expoliados por romanos, cartagineses, griegos, fenicios, etc. Dejó a un lado al patriarca euskaldún Aitor, sin descuidar a su Amaya y los vascos en el siglo VIII, que Navarro Villoslada no nos especifican cuántos eran, pero cabe colegir que un montó (el índice de natalidad euskaldún siempre fue muy alto, hasta que se volvieron batasunos). Además, Amaya, hija de rey godo, también tendría que reivindicar un montón de propiedades históricas, entre ellas la Sierra de Grazalema, en Cádiz, por aquello de la Batalla del Guadalete.

Así que ya lo saben: reclamamos a los árabes los bienes de la monarquía visigoda y de la Hispania romana, a ser posible con la Lusitania incluida. Y, de postre, me pido la Basílica de Santa Sofía, que ya está bien. Tengo un amigo judío que reivindica los terrenos del templo de Salomón, es decir, las dos mezquitas islámicas, con el Domo de la Roca incluido, que los creyentes ocupan desde hace siglos. Por cierto, un descendiente de Godofredo de Bouillón ha reclamado a la población entera de Jerusalén, Belén, Nazaret y la fortaleza de San Juan de Acre pero, al parecer sus pretensiones ni se han considerado en la Hoja de Ruta sobre el problema palestino. Verbigracia, Hamas mantiene un significativo silencio al respecto.

Así que no conviene preocuparse en exceso por la reclamación de la Federación Española de Entidades Religiosa Islámicas. Lo único preocupante es que el Gobierno Zapatero no diga esta boca es mía. Debe de ser una diplomática exigencia de la Alianza de Civilizaciones.

En el entretanto, los italianos, que son cachondos pero no estúpidos, están preparando una ley para vigilar la financiación de mezquitas en Italia, financiación preferentemente saudí. Más que nada porque la palabra clave en las relaciones con el Islam –aunque ZP no se haya enterado- continúa siendo éste: reciprocidad. En España, como nos hemos vuelto todos un poco ellos, no sólo no exigimos a los islámicos que permitan libertad religiosa en sus países a cambio de concedérsela en la nuestra, sino que, puestos a decidir quién paga las mezquitas, hemos decidido que se las pagamos nosotros. Por los derechos históricos y eso, que en todo sitio y lugar, país o cultura, tienen fecha de caducidad… menos en la vieja Iberia, país regido por un estadista de primerísima división.

Se me olvidaba. A los italianos también les preocupa que las mezquitas se conviertan en algo más que un lugar de culto. A ZP no sólo no le importa, sino que está encantadísimo de promocionar mezquitas si con ello logra cerrar iglesias.

Eulogio López

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo 02.- Gijón, Política local

5 Respuestas a “Cuando las barbas de tu vecino…

  1. En El Comercio hoy. Discutibles, equivocados incluso, algunos términos y afirmaciones, pero la fuerza del testimonio es indudable (tan indudable, que el rojo en nómina Alberto Piquero añade un pretencioso comentario, que no nos molestamos en reproducir, para intentar salvar la «Alianza de Civilizaciones» de Rodríguez Zapatero).

    «Una mujer es media persona en el mundo musulmán»

    «La chica que se rebela y es asesinada por su padre envía a las demás el mensaje de que hay que obedecer» Acaba de editar en España su durísima biografía

    CÉSAR COCA/MADRID

    Su nombre significa en somalí ‘afortunada’, pero la infancia y adolescencia de Ayaan Hirsi Ali no fueron las de una persona con suerte: sufrió la ablación del clítoris, un predicador musulmán la golpeó hasta causarle una fractura de cráneo, intentó suicidarse ingiriendo una gran cantidad de pastillas, vistió burka, se unió a la Hermandad Musulmana y, obligada por su padre, contrajo matrimonio con un hombre al que no conocía. A los 20 años decidió buscar la fortuna que su nombre le vaticinaba: escapó a Holanda, consiguió la nacionalidad, estudió Ciencias Políticas, se convirtió en defensora de la causa de las mujeres en el Islam, fue elegida diputada por el Partido Liberal -dimitió el año pasado- y escribió el guión para un cortometraje de denuncia que filmó Theo van Gogh, quien fue asesinado por ello. En su cadáver, clavada con un cuchillo, apareció una carta en la que el asesino le anunciaba que sería la próxima víctima. Con semejante biografía, no extraña que Ayaan Hirsi Ali haya hecho frente a la amenaza y siga denunciando la violencia contra las mujeres en el Islam. Esta semana ha presentado en España su biografía, ‘Mi vida, mi libertad’ (Galaxia Gutenberg / Círculo de Lectores), un documento muy duro, pero escrito con la esperanza de que, como dice en una entrevista concedida a este diario, llegue el día en que una musulmana deje de ser sólo media persona.

    -En un momento de su infancia, usted y su hermana le dijeron a su padre que no querían ser mujeres. ¿Qué significa ser mujer en el mundo musulmán?

    -En España, Rodríguez Zapatero ha promovido una ley que quiere hacer frente a la violencia contra las mujeres. Si ese tipo de ley se convirtiese en una norma internacional, no tendría importancia ser mujer musulmana. Entonces, no le habríamos dicho a mi padre que no queríamos ser mujeres. Pero es muy difícil ser mujer musulmana porque en la mayor parte de esas sociedades existe una violencia sistemática ejercida contra nosotras.

    -¿Cómo se manifiesta?

    -A menudo, no se nos envía a la escuela; si podemos ir, se nos saca de ella a mitad de los estudios; nos obligan a casarnos; nos practican la ablación del clítoris; nos fuerzan a obedecer sin ápice de cuestionamiento, lo que en la práctica, en la vida cotidiana, es una negación de tu vida intelectual y sexual, de tus ideas, de tu libertad de movimiento. Ser una mujer musulmana es como ser medio ser humano. Das a luz, cocinas, te ocupas de tu entorno doméstico. Si vives en una familia rica, te aburres porque no sabes qué hacer con las horas, horas y horas de tiempo libre. Si vives en una familia pobre, no paras de trabajar todo el día y nadie te da las gracias. Simplemente, ése es tu lugar.

    -¿Por qué pudo rebelarse y cambiar el rol al que parecía destinada?

    -La rebeldía es una cuestión de personalidad. Si te rebelas en un contexto amistoso, en el que esa actitud es incluso admirada, puedes tener éxito. Sí, yo me rebelé, mentí, le dije a mi madre que me iba a la mezquita y me iba al cine; que iba a visitar a otra amiga y ésta me hacía de coartada, pero de hecho me iba con mi novio. Ahora bien, esto es algo que sólo puedes mantener durante un breve período de tiempo. Finalmente, me rebelé de verdad en Holanda. La rebeldía gratifica si las fuerzas que te son contrarias no son lo suficientemente fuertes como para matarte el alma.

    Mensajes a las rebeldes

    -En su caso, no lo fueron.

    -Yo me considero sumamente afortunada. Pero existen miles y miles que se rebelan y acaban en circunstancias peores que aquellas contra las que se rebelaron. La mujer que huye del marido que la golpea sistemáticamente y que acaba convirtiéndose en víctima de la trata de blancas envía un mensaje a todas las esposas que se quieren rebelar: ‘Mejor, quédate con lo malo que ya tienes’. La chica que se rebela y que simplemente es asesinada por su propio padre envía a las demás chicas potencialmente rebeldes el mensaje de ‘no lo hagas, es mejor obedecer a tu padre’…

    -En una foto se ve a una mujer con burka que graba con una videocámara cuanto hay a su alrededor. ¿Cómo es posible ese contraste entre última tecnología y tradiciones medievales?

    -Creo que al final la curiosidad humana no puede ser totalmente suprimida. Yo solía deambular por las calles bajo ese burka. El burka significa ‘no quiero que ningún hombre me mire con ojos de deseo’. Pero eso no evitaba que yo viese a los hombres con deseo. Hoy en día no tiene sentido impedir a las mujeres que salgan de casa, como sucede en Arabia Saudita o incluso entre las que viven en Europa, para dar así a la familia la certidumbre de que son vírgenes hasta su boda. Con el correo electrónico y los SMS, puedes fijar citas románticas y decirle a tu novio que venga a casa entre las 3 y las 6 porque no habrá nadie.

    -¿La tecnología ayudará por tanto a las mujeres musulmanas a terminar con esas prácticas?

    -La tecnología puede cambiar cosas, pero no es suficiente. Es como el fuego, puede ser utilizada para cosas buenas y malas. Los agentes de la opresión también la usan para difundir sus terribles ideologías, el miedo y el terror. De manera que ahora también te transmiten a través de esa tecnología el mensaje de que lo que Dios quiere de ti es que te quedes en tu casa.

    -¿Cómo es posible que en un mundo en el que noticias y valores circulan imparables se mantengan incluso en Europa tradiciones como la ablación del clítoris?

    -Es una cuestión de convicciones. Las sociedades europeas han alcanzado un nivel en el que educas a tus hijos para que sean ciudadanos civilizados. Antes de poder impartir la civilización, tienes que entenderla tú mismo. En la mayor parte de los países del Tercer Mundo se fusionan las antiguas convicciones con la hipertecnología, de manera que quieren conducir un coche de último modelo, manejar una videocámara y un ordenador, internet, el correo electrónico, pero en cuanto a valores están anclados en el medievo e incluso antes, y ese es nuestro contexto. Ahora tenemos una guerra de valores, pero ya no es una guerra territorial, no son hombres uniformados quienes la libran.

    -Usted ha comentado en más de una ocasión que en Occidente no se ha entendido eso muy bien.

    -Mire lo que pasa con los agentes del Islam radical: tienen unas ideas premodernas, pero utilizan tecnologías muy sofisticadas para divulgar esa visión totalitaria del mundo. No es que ellos estén confundidos. Somos los que vivimos aquí quienes lo estamos.

    -¿Por qué?

    -Porque es difícil para nosotros entender cómo se puede combinar una tecnología moderna con un mensaje como el que transmite Bin Laden, que no es otra cosa que volver al siglo VII. Pasa con otros grupos: no son los evangélicos estadounidenses los que están confundidos, son los medios de comunicación de masas, los universitarios y los círculos literarios de Nueva York los que lo están cuando se preguntan cómo es posible que en el Medio Oeste quieran que se enseñe creacionismo en las clases de Ciencias. Somos seres humanos, y tenemos una vertiente irracional y una racional. Desgraciadamente para nuestra especie, la irracionalidad tiene un gran poder de atracción y actualmente los que están haciendo un llamamiento a nuestra parte irracional son los que llevan la voz cantante en el mundo.

    -¿Debería hacer Occidente algo para promover ese Descartes del islamismo que usted reclama?

    -Idealmente, debería venir de dentro, pero nos encontramos en un mundo que se globaliza muy rápidamente. No nos queda tiempo para pensar que ya se pondrán al día.

    Cultura de diálogo

    -¿Por ellos o por nosotros?

    -Yo soy ellos, yo llegué a este continente como inmigrante, hija de musulmanes. No necesitamos sólo un Descartes, sino miles de filósofos. Yo pude transformar mi manera de pensar sólo porque fui sistemáticamente expuesta a la cultura del cuestionamiento, de la duda y la crítica y el progreso a través de la controversia. Una controversia de ideas, sin violencia. Con violencia sólo existe nihilismo, destrucción. Lo que necesitamos hacer ahora es proteger la cultura del diálogo, en la que puedas decir cualquier cosa sin temer la violencia, y es esa cultura la que está amenazada.

    -¿Hay en el Islam un germen de violencia, como sostienen algunos?

    -La violencia que es intrínseca al Islam es la sexta obligación: la yihad. Tienes que luchar, no es suficiente ser musulmán; tienes que difundir la palabra incluso con violencia, incluso con la espada. Ahora bien, el cristianismo también tenía esa violencia intrínseca. Sin embargo, la diferencia es que el Nuevo Testamento fue atribuido a los cuatro evangelistas y hay otros libros escritos por seres humanos. Por eso podemos pensar que san Pablo pudo haberse equivocado.

    -¿Los musulmanes no pueden?

    -A nosotros se nos dice, como musulmanes, que quien escribió el Corán fue el mismo Dios. Así que cualquier cambio de acento, cualquier reforma cambiaría la relación entre el individuo y Dios, de la sumisión total al diálogo. Eso quería reflejarlo en ‘Sumisión’. Que una mujer pueda decir: ‘Tú me has creado y yo te obedezco, pero mira lo que me ocurre en tu nombre’.

    -Por esa película murió Theo van Gogh y usted está amenazada.

    -Otro musulmán me quiere asesinar sólo porque formulo preguntas, porque según Dios él está obligado a asesinar a quien desafía su palabra. Esa es la diferencia actual entre el cristianismo y el Islam. Tiene usted una gran suerte por formar parte de la tradición judeocristiana, porque significa tener un historial de diálogo entre Dios y el ser humano. En cambio, la historia del Islam es de sumisión total.

    «Hay derechos inalienables e innegociables»

    C. C./MADRID

    -Usted se ha mostrado contraria a la Alianza de Civilizaciones…

    -El año pasado leí una carta que Rodríguez Zapatero envió al primer ministro de Turquía. Me sentí muy entristecida porque me pareció que la carta había sido escrita por Erdogan y firmada por Zapatero. Con eso en mente vine a España y los periodistas me explicaron cómo entendían ellos la propuesta, y yo no estaba de acuerdo. En cambio, ahora me he reunido con personas del gabinete de Zapatero y me han explicado cómo en esa Alianza se plantea una serie de derechos inalienables que él no está dispuesto a tocar. Eso ha sido una bocanada de aire fresco que me ha hecho recuperar la esperanza.

    -En su libro critica la actitud ‘liberal’ de muchos gobiernos y partidos con los inmigrantes y su integración.

    -Es fundamental dejar clarísimo que existen derechos y libertades que no son negociables. Mi experiencia en Holanda es que somos uno de los países que más luchan por los derechos humanos en el mundo, pero luego, en Amsterdam, Rotterdam, Utrecht y otras ciudades hay niñas a las que se les está practicando la ablación del clítoris en las cocinas de sus casas. Niñas que están siendo sacadas de la escuela y obligadas a casarse; golpeadas e incluso asesinadas. Homosexuales de origen marroquí o turco tienen que esconder su homosexualidad o son también asesinados. Les llevan a sus países de origen como si fueran de vacaciones, y sólo regresan los padres: el hijo o la hija han desaparecido.

    -¿De ahí viene su enfado con la actitud de Occidente?

    -En Holanda tenemos una imagen de nosotros mismos como la sociedad más libre y más tolerante; un mundo de fantasía total. Pero los psiquiátricos, las escuelas especiales para niños atrasados, las cárceles, el sector de las trabajadoras del sexo, están poblados por inmigrantes. Es esta hipocresía la que a mí me hace sentirme muy mal. Yo estoy a favor de la Alianza de Civilizaciones, pero para que sea posible tiene que ser civilizada. Y me temo mucho que el presidente Zapatero tiene buenas intenciones, pero en la práctica podría ser una alianza de bárbaros y civilizados. Si logra dominar a la barbarie, tendrá todo mi apoyo.

    • AICA (Agencia Informativa Católica Argentina), ayer. Negritas nuestras:

      Nuevo paso de Zapatero en su guerra contra la Iglesia católica

      Madrid (España), 21 Jul. 10 (AICA)

      “La noticia divulgada por el diario ABC, sobre el proyecto de una emisora de TV en Madrid, destinada a difundir las tendencias del radicalismo islámico, abre una nueva fuente de inquietud en el marco de la reforma de la ley de libertad religiosa que el Gobierno elabora en la sombra”, dice Manuel Cruz en el editorial de Análisis Digital, del arzobispado de Madrid.

      “Dada la notoria tendencia de Zapatero a disolver la identidad cultural cristiana de la sociedad española –añade Manuel Cruz–, cabría preguntarse hasta qué punto esta reforma permitirá la predicación de una interpretación extremista del Corán, como es el “wahabismo” saudita, radicalmente opuesto a la igualdad hombre-mujer, así como a la propia libertad religiosa”.

      El comentarista continúa su nota en estos términos:

      Se trata de difundir por el citado canal, que llevaría el evocador nombre de ‘Córdoba’, las teorías doctrinales del fanático ‘hanbalismo’ medieval que predica la aplicación rigurosa y literal del Corán, redescubiertas hace casi tres siglos por el jeque extremista de la antigua Arabia llamado Mohammed Ibn Aldelwahab, fundador de la secta que más tarde abrazaría la familia Saud para fundar lo que sería su reino.

      “Conviene recordar que esta doctrina islámica justifica la violencia contra todos los movimientos o creencias contrarios a las estrictas formas de vida por ella aceptadas y que implican la reunificación del mundo musulmán bajo la autoridad de un hipotético Jalifa, además de aplicar la ley del talión y castigar con la pena de muerte la apostasía o conversión a otra religión.

      “Prueba de su peligrosidad social y política es que Marruecos, a pesar de sus estrechas relaciones con Arabia Saudita, se opuso a la instalación en su suelo de esta emisora por temor a una desestabilización del régimen, ya bastante amenazado por el fundamentalismo interno.

      “Para aclarar más las cosas: es la doctrina del jeque Osama Ben Laden, fundador del movimiento terrorista ‘Al Qaeda’, aunque las autoridades saudíes lo hayan repudiado por mero oportunismo político. Más aún: los seguidores del ‘wahabismo’, igual que los ‘salafistas’ o predicadores de la vuelta a los orígenes del Islam del siglo VIII, no cesan de reclamar la ‘recuperación’ de Al Andalus como parte integrante de ese imperio perdido y disgregado por el nacionalismo y las diferencias doctrinales a partir de la desaparición del Jalifato otomano.

      “Por supuesto que, en una de las grandes contradicciones de las relaciones internacionales, Arabia Saudita, como principal productor y vendedor de petróleo, cuenta con el respeto interesado de la comunidad internacional y de ello se valen sus gobernantes para subvencionar la construcción de mezquitas y madrasas en el mundo occidental, que escapan al control de las autoridades civiles.

      “Pero ahora la idea es la de predicar el Islam wahabita desde un potente canal de televisión destinado no solo a los propios musulmanes que ya residen en España, sino a todos los hispanohablantes del mundo entero, a los que se pretende convertir como paso indispensable para la restauración y ampliación del imperio islámico.

      “Obviamente, no es cuestión de señalar a Arabia Saudita como inspiradora de los múltiples atentados terroristas que se suceden cada día, especialmente en el propio mundo islámico. Ya se hizo con ocasión de los atentados del 11-S, sin ninguna consecuencia grave para el equilibrio de las relaciones internacionales. Pero no puede olvidarse que estos atentados son obra de fanáticos, previamente aleccionados por jeques y clérigos que interpretan el Corán de acuerdo con doctrinas extremistas de los primeros tiempos del Islam, entre ellas las derivadas del “hanbalismo” como ocurre con el wahabismo saudita.

      “En realidad, los múltiples movimientos extremistas que mantienen al mundo islámico en un estado de permanente violencia, se reclaman de doctrinas más o menos próximas a la aplicación más rigurosa del Derecho coránico o “Sharía”, que prohíbe cualquier atisbo de libertad religiosa.

      “Esto lo saben perfectamente todos los dirigentes políticos musulmanes que aspiran para sus países un mínimo progreso social. Pero, por paradójico que parezca, pese a padecer las sacudidas del extremismo islamista, no se han atrevido todavía a emprender una auténtica guerra santa contra estos fanáticos que propagan sus ideas asesinas con plena libertad porque, en el fondo, también los utilizan para combatir a sus enemigos políticos. De alguna forma, el mundo islámico vive desde la aparición del ‘chiismo’ en los primeros tiempos de la expansión del Islam, prisionero de sus enfrentamientos religiosos y dinásticos, que, por cierto, siempre han tenido una raíz común: el rechazo, más o menos matizado, de toda idea de progreso que proceda del mundo cristiano occidental.

      Este diagnóstico –concluye Manuel Cruz en el editorial de Análisis Digitalno ofrece ninguna novedad para los dirigentes políticos occidentales aunque algunos prefieran cerrar los ojos e, incluso, proponer imposibles e hipócritas ‘alianzas de civilizaciones’, como Zapatero. Por ello resulta en extremo inquietante este proyecto en la medida que pueda ser autorizado por un gobernante irresponsable cuyo objetivo ideológico máximo, además de dividir a España y a los españoles, es el de difuminar la identidad cultural cristiana a cambio de imponer el relativismo –todo es discutido y discutible– como ‘modelo’ de convivencia”.

  2. Encantador. El Gobierno autónomo vascongado, tan querido de nuestros nacionaliegos, de los de Izquierda Unida, y de los del PSOE (véase el tono suaave de la portavoz autonómica asturiana, que aprovecha para contar que ellos quieren mucho a los moritos. Ya lo sabíamos) nos envía a Asturias a moritos ilegales y conflictivos, que ya están delinquiendo aquí. Empezamos por El Comercio de 22 de marzo:

    “Preocupación” del Gobierno por el envío de menores ilegales desde el País Vasco
    Centros de menores del País Vasco pagaron el billete de autobús a menores indocumentados marroquíes para ingresar en el centro de Primera Acogida de Oviedo
    Europa Press

    El Gobierno del Principado de Asturias expresó hoy su “preocupación” por el envío de menores inmigrantes ilegales por parte de las instituciones vascas para que sean acogidos en centros de Asturias. La Consejera portavoz del Gobierno asturiano, Ana Rosa Migoya, pidió además “responsabilidad” a todas las comunidades autónomas para hacer frente a una situación “que no es exclusiva de Asturias ni de otro territorio”.
    Migoya se refirió así a la petición de la fiscalía de Oviedo a la de Bilbao para que investigue el proceder irregular de personal de centros de menores del País Vasco que pagaron billetes de autobús a menores indocumentados marroquíes para que se trasladen a Oviedo e ingresen en el centro de Primera Acogida.
    “Estamos preocupados por una situación que afortunadamente está en manos de la fiscalía y se va a hacer un requerimiento y se va actuar porque no nos parece razonable que desde instituciones del País Vasco sus responsables o los trabajadores deriven menores a otras comunidades”, dijo la responsable regional.
    Recordó, asimismo, el esfuerzo realizado por el Gobierno del Principado para atender a los menores inmigrantes en los centros de acogida en los que se han reforzado los recursos. “Queremos que todas las comunidades tengan la misma responsabilidad y el compromiso para hacer frente a una situación que evidentemente no es exclusiva de Asturias ni de ningún otro territorio y al que tenemos que dar soluciones desde el punto de vista de la cohesión social”.
    Por ello, insistió en su petición de que “otras comunidades hagan un ejercicio similar de responsabilidad”.

    Fíjense en el segundo párrafo de la noticia en Terra, 22 de marzo. Aunque sea previsible que la Fiscalía actúe como la General del Estado con Arnaldo Otegui:

    Fiscal investiga traslado irregular menores marroquíes Asturias desde P.Vasco

    La portavoz del Gobierno asturiano, Ana Rosa Migoya, anunció hoy que la Fiscalía de Menores está investigando el supuesto traslado a la región de menores marroquíes en situación irregular, desde centros de acogida del País Vasco.

    Jorge Fernández Caldevilla, que coordina la Fiscalía de Menores de Asturias, ha solicitado a la de Bilbao que investigue el proceder irregular de determinados centros de menores del País Vasco, desde lo que supuestamente se pagaron billetes de autobús a menores marroquíes, generalmente conflictivos, para que se trasladaran a Oviedo e ingresaran en el centro de primera acogida de la capital asturiana, que se encuentra saturado.

    ‘No nos parece razonable que desde el País Vasco se deriven menores hacia otras comunidades’, indicó la portavoz del Gobierno asturiano, que reconoció la preocupación del Ejecutivo por estos hechos.

    Subrayó que en Asturias ‘se han atendido siempre en muy buenas condiciones a los menores inmigrantes no acompañados e incluso se han reforzado los efectivos para poder atender a esa demanda’.

    ‘Queremos que todos tengan la misma responsabilidad y el mismo compromiso para poder dar soluciones desde el punto de vista de la solidaridad’, concluyó.

    Terra Actualidad – EFE

    ¿Cuánta es la conflictividad de los pequeños sectarios de Mahoma? Nos lo cuenta 20 minutos, nada sospechoso de racista, xenófobo o simplemente razonable en materia de inmigración y falsas religiones:

    Menores del centro de Loiu arrasan el comedor al no gustarles la comida
    REDACCIÓN. 23.03.2007
    Intentaron agredir a los educadores y a la cocinera.

    Un grupo de menores inmigrantes del centro de Loiu se amotinó el martes porque no les gustaba la cena. Cuatro se levantaron e insultaron y amenazaron a los educadores, según cuentan éstos en un escrito.

    Otros internos se sumaron. Mesas volando, cristales y vajilla al suelo… Después, los intentaron entrar a la cocina para «matar a la cocinera por la puta comida de mierda». Los educadores se interpusieron y los amenazaron con cubiertos.

    Los mismos chavales habían amenazado en otra ocasión con quemar el centro si no les daban hallal (carne sacrificada bajo el rito musulmán). Antes, un trabajador fue hospitalizado tras ser rajado con un cristal. Los educadores piden desde hace años que lleven a los más conflictivos a un centro de reforma. Otros menores sufren sus agresiones también.

    Conflictivos a Asturias. La Fiscalía de Menores asturiana investiga si es cierto que están trasladando menores inmigrantes desde Euskadi.

    (Se habrán fijado en las exigencias gastronómicas de los jóvenes muslimes; cualquier día nos dejan sin gochos, en aras de la Alianza de Civilizaciones). En Gijón no nos hace falta la cooperación de los nacionalistas vascos para llenarnos de moritos. Lo hacen encantados los ex jesuitas ex católicos del Hogar de San José… Deberían poner sus barbas a remojar, viendo pelar las de Oviedo. La Nueva España, 23 de marzo:

    Reforzada la seguridad del Materno Infantil por los episodios de violencia

    Oviedo

    Empleados del Centro Materno Infantil de Oviedo han denunciado en las últimas semanas una escalada de los episodios de violencia en la institución, coincidiendo con la llegada de varios adolescentes marroquíes. El propio fiscal coordinador de menores, Jorge Fernández Caldevilla, reconoció que en el centro existen problemas de disciplina, fugas, daños y agresiones, aunque reclamó que no se «estigmatice a los menores». A ello se une la presencia en el exterior del centro, hace algo más de un mes, de unos cuarenta jóvenes con estética «skin head», que incluso intentaron entrar en el edificio para agredir a algunos de los chavales del centro.

    La consejera de Bienestar Social, Laura González, anunció la pasada semana en la Junta General que para evitar estas situaciones se ha reforzado la vigilancia en el Materno Infantil con dos guardas de seguridad las 24 horas. También se ha incrementado el personal del centro, con cuatro educadores más y dos mediadores.

    En el centro ovetense, que se encuentra saturado, conviven adolescentes con niños hasta de 3 años. La Consejera admitió que «lo ideal» sería separarlos y dispersar a los jóvenes conflictivos.

    En lo que va de año, 21 menores extranjeros no acompañados han llegado a Asturias, tres de ellos procedentes de los centros de acogida de Canarias, de donde han venido ya 19 jóvenes senegaleses. En la actualidad, 61 adolescentes extranjeros residen en los centros de acogida de la región.

  3. Artículo en La Nueva España de hoy.

    Agur

    LUIS M. ALONSO

    La solución para acabar con el problema de la inmigración incontrolada consiste, según acontece, en reubicar al inmigrante, es decir, cambiarlo de sitio, de manera que más que dedicarse a algo productivo para él y los demás pueda hacer turismo por la geografía nacional.

    El penúltimo ejemplo de esta peculiar forma de actuar para desembarazarse del problema más inmediato tirando por la calle del medio lo tenemos en los moritos que nos envía el Gobierno vasco, bien por mediación de Javier Madrazo o de la Diputación Foral de Vizcaya, o de quien sea el que les paga el billete del autobús a Asturias.

    La Diputación Foral admite que a los menores marroquíes se les da un dinero, pero que no les preguntan en qué lo gastan y, claro, puede pasar, añaden, que se les ocurra ponerse a todos de acuerdo y venirse para Asturias, porque como es bien conocido hay una predilección generalizada de los moros por lo asturiano.

    El plan para desembarazarse de los menores de edad de Marruecos, alejándolos de Vizcaya en autobús y con un bocadillo, es algo que se le puede ocurrir al consejero de Servicios Sociales vasco, pero parece mentira que lo admita el director de inmigración, Boladji Omer Bertin Oké, natural de Benín e inmigrante, que vivió en sus propias carnes, según se ha dicho, el problema de ser un extraño en un país desconocido. Es fácil suponer que Boladji Omer no habría llegado a hacerse un hombre de provecho si de la que aterrizó se le hubiese pagado un billete a Asturias o a cualquier otro lado para buscarse la vida o lo que fuere.

    Pero la farfolla política tiene cosas como ésta. El consejero de Servicios Sociales, al ser de IU y, por tanto, progre, designa para encargarse de los asuntos de inmigración a un inmigrante y, acto seguido, toda la sensibilidad se reduce a meter a unos críos en un autobús para aligerar la población flotante. Así que agur, camino de Asturias, que queda cerca y los asturianos son, además, muy hospitalarios.

    A esto se le llama solidaridad entre los pueblos.

  4. Pues hay otros, no sólo los del PPSOE. El micropartido piñarista AES (que creo no existe en Asturias, pero que amenaza con presentarse a las Europeas) va de la mano de los más pro mahometanos:
    http://cetaceo.wordpress.com/2009/03/18/accende-lucernam/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s